La archidiócesis de Valencia recuerda que «los abusos no los comete la Iglesia sino miembros dentro de la Iglesia»

Cardenal Cañizares España
|

La Oficina de Protección del Menor del Arzobispado de Valencia ha afirmado que “estamos siempre del lado de la víctima, en comunicación y a disposición de las instituciones judiciales”. De igual modo han recordado que «este servicio diocesano es fruto de la petición del Papa Francisco».

El Arzobispado de Valencia puso en marcha hace dos años la Oficina de Protección del Menor (OPM), fruto de la petición del Papa Francisco a todas las diócesis del mundo frente a casos de abusos sexuales, “una oficina que fue de las primeras abiertas en España con el objetivo de estar siempre del lado de la víctima, escuchándola, acompañándola y recibiendo toda la información, en comunicación siempre y a disposición de las instituciones judiciales”, ha explicado el sacerdote Daniel Juan Tortosa, director de este servicio diocesano.

«Un sólo caso para esta oficina es demasiado y una sola víctima son muchas y lo son todo para nosotros, es el axioma desde el que partimos”, según Tortosa, que ha destacado en estos dos años “no hemos recibido ninguna denuncia formal pero sí existe una denuncia que la Oficina de Protección del Menor ha interpuesto ante la Fiscalía al tener conocimiento de un caso, en enero de 2021, y desde ese momento está en manos de las instituciones judiciales”.

Daniel Juan Tortosa, director de la Oficina de Protección del Menor del Arzobispado de Valencia
Daniel Juan Tortosa, director de la Oficina de Protección del Menor del Arzobispado de Valencia

Sobre la forma de actuar de este servicio, “cuando recibimos información sobre un posible caso automáticamente nos ponemos en marcha para verificarlo y si tenemos el nombre de la víctima contactamos con ella e iniciamos una investigación y comprobamos si con toda esta información se puede iniciar un proceso penal, informando a la Fiscalía, y en ese caso se apartaría al sacerdote implicado de su ministerio”, explica su responsable

Pioneros en colegios y parroquias

En la diócesis de Valencia “hemos sido los primeros en poner en marcha esta Oficina hace ya dos años, y desde entonces nos pusimos a trabajar buscando aquellas personas que hubieran sido abusadas, contrastando datos publicados en los medios de comunicación y realizando muchas más acciones para lograr nuestro objetivo que es estar al lado de toda aquella persona que haya sufrido esta lacra del abuso, en su niñez o adolescencia, para que no vuelva a ocurrir”, informa el arzobispado.

El Santo Padre “pidió en 2019 que en todas las diócesis se abrieran estas Oficinas de Protección al Menor y nosotros fuimos de las primeras en España en hacerlo, y desde hace dos años ningún sacerdote ha sido apartado porque no existen denuncias formales hasta la fecha, excepto el caso antes citado, en que el hemos interpuesto nosotros la denuncia ante la Fiscalía, y no se trata de un sacerdote sino que es un laico el implicado”, ha señalado Tortosa.

La Oficina de Protección del Menor “ofrece un espacio seguro a todas las víctimas que quieran acudir a nosotros y ponemos todos nuestros medios a su disposición”. En este sentido, “desde el Arzobispado de Valencia hemos sido pioneros en nuestros colegios y parroquias, y en todas las realidades en donde hay posibilidad de proteger al menor, y hemos trabajado en la línea de la concienciación y en la creación de espacios seguros para que todo esto no vuelva a ocurrir”.

Del mismo modo, “ofrecemos la máxima disponibilidad y todos los medios a nuestro alcance y si es necesario pondremos más medios pero en este tema no se nos puede achacar de inmovilismo, al contrario” ha precisado el director de la Oficina de Protección del Menor.

Desde que se puso en marcha la Oficina «nuestro principal fundamento es estar cerca de las víctimas, conocerlas y acompañarlas. Si hay algún tipo de necesidad reparativa, de acompañamiento psicológico o de terapia, también están a su disposición. Las víctimas son las que han sufrido cada caso y es con ellas con quiénes tenemos que estar, y si es necesario un asesoramiento legal, tanto penal como canónico, también lo ofrecemos”.

Un espacio “abierto para acoger y escuchar todos los casos”

En relación a este ámbito, en los últimos años “se han dado pasos en la medida en la que hemos conocido los casos y en la medida en que, en comunicación con las instituciones judiciales o con la Fiscalía, hemos ido conociendo cada uno de los casos”, aclara el sacerdote.

Concretamente, en dos años “no hemos recibido ninguna denuncia formal sino información de casos que hemos recogido a través de los medios de comunicación”. De estos casos conocidos “tenemos el nombre de una víctima, nos hemos puesto en contacto con ella y estamos esperando respuesta, y hace poco tuvimos noticia de otra víctima, de un caso publicado en un medio de comunicación, con la que también hemos contactado y esperamos respuesta”.

¿Por qué una investigación para los cometidos por personas dentro de la Iglesia y no para cometidos contra las personas, por qué ese apellido?

Respecto a casos ocurridos en el pasado, la Oficina “está abierta para acoger y escuchar todos los casos, para poner en sus manos lo que sea necesario y emprender las acciones que sean oportunas ante las instituciones judiciales”. Concretamente, “los casos del pasado de los que hemos recibido información ocurrieron en los años 50, 60 y principios de los 70 del siglo XX. Todos han prescrito a nivel civil y canónico pero no nos importa: lo que nos importa es estar al lado de la víctima, conocer los nombres de las víctimas para poder ayudarlas y acompañarlas, y ofrecer todos nuestros medios e instrumentos para que puedan reparar y sanar el daño”.

“El problema es que no podemos contar sólo con datos sociológicos o de realidades que han ocurrido sin caras, sin personas a las que dirigirnos”, ha recalcado Tortosa, que subraya que “es una obligación de todo español, al tener conocimiento o noticia de un posible caso de abuso sexual, ponerlo en conocimiento y disposición de la Fiscalía”.

En lo referente a la posibilidad de crear en el Congreso de los Diputados una comisión específica sobre los casos de abuso relacionados con la Iglesia, la opinión de la Oficina es que “un abuso es un abuso en todas las entidades, lugares y personas, no podemos ponerle apellido a los abusos. ¿Por qué una investigación para los cometidos por personas dentro de la Iglesia y no para cometidos contra las personas, por qué ese apellido? ¿Por qué dejar fuera a personas abusadas en el entorno familiar, que es el que cuenta con el porcentaje más alto de casos de abuso, o en el entorno educativo no católico, u otros entornos institucionales o sociales dependientes de la Administración?”, ha lamentado Tortosa.

En la misma línea, el director de la Oficina de Protección ha defendido que “es el momento de ir codo con codo y no hacer lecturas partidistas de este tema, dejando a las instituciones a las que les corresponde que determinen qué hacer. Estamos a disposición de las instituciones judiciales para todo ello. No es sólo un problema que compete a la Iglesia, hoy mismo ha salido el porcentaje de casos en el seno de la misma, el 0’2 por ciento del total de abusos. Pero ante todo no debemos olvidar lo más importante: una sola víctima lo es todo para nosotros y una es demasiado”.

Por último, desde la Oficina “recalcamos que los abusos no los comete la Iglesia sino miembros dentro de la Iglesia; no son abusos de la Iglesia sino en la Iglesia. Al igual que un abuso en el seno de una familia no es un abuso de la familia sino de una persona dentro de la familia”, ha concluido.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
13 comentarios en “La archidiócesis de Valencia recuerda que «los abusos no los comete la Iglesia sino miembros dentro de la Iglesia»
  1. No te laves las manos que tienes mucha cara. No eres de los peores prelados de España, pero en Granada te dedicaste al negocio urbanístico y a acudir a restaurantes de cinco tenedores en tu coche alta gama, de los que suele llevar la jerarquía renegada de Añastro nº1. Mientras, perseguías a los pobres párrocos de los pueblos a los que les hiciste la vida imposible. Menos soberbia, que todavía tienes tiempo de rectificar, y sobre todo mas humildad. Por supuesto que la iglesia es responsable de los abusos de menores, en especial la jerarquía modernista y en último extremo el Santo Padre. Por acción o por omisión, en especial por despreciar las virtudes como la santa pureza en los seminarios, habéis provocado un auténtico genocidio de víctimas inocentes. Habéis renegado de la santidad en los jóvenes, habéis permitido pervertir al pueblo con vuestro apoyo a la democracia liberal que envilece al pueblo, y renunciar al Reinado social de Cristo. No tenéis perdón de Dios.

    1. De humilde no tiene nada. Echó de la Cope a Jiménez Losantos entre otras tropelías celoso de Rouco. Siempre queriendo ser protagonista, no será recordado con cariño en ningún sitio. Últimamente ha creado una fundación para los pobres para ganarse al Papa Francisco sacando cuatro perras de la venta de dos cruces pectorales. No se le entiende absolutamente nada hablando y va con bastón, excepto en Roma, donde hizo verdaderos esfuerzos para simular una salud que no tiene. Agarrado al báculo no se resiste a influir en los nombramientos de obispos que pueda. Y rodeado de sus auxiliares defenestrados de mejores destinos. Cuanto antes se vaya, mejor.

  2. A veces hay que recordar la verdades de perogrullo y lo que ha dicho este hombre es una de ellas. Otras son que no hay culpable si no hay condena judicial, que los delitos, si los hubiera, prescriben y que si ha muerto el acusado, no hay juicio y pro tanto no hay culpable.
    Finalmente a la madre de uno, y la Iglesia lo es espiritualmente de nosotros, se la defiende y no se consiente que impunementenunos chiquilicuateas de tres al cuarto, la pretendan violar.

  3. Esto no tiene defensa. La Verdad nos habrá libres, pedir perdón y rectificar cuanto antes la deriva al precipicio de la iglesia, antes de que ocurran nuevas barbaridades. Para eso hay que entregarse a Cristo con todas las consecuencias, y renunciar al mundo y a todas sus obras. Parece mentira que esa promesa bautismal se haya olvidado por los gerifaltes de la iglesia. Ahora, antes al contrario, los necios se agarran a el mundo con avaricia por los cuatro costados, pese al memento mori.

    Todo viene de antiguo, desde el contubernio de Munich, a la platajunta democrática, esos son los frutos del modernismo eclesial español. Y es que al final los prelados acabaron paseando a sus perritos al estilo francés. Esto es lo trágico.

  4. De Cañizares podrán hablar mucho que si es protagonista, que si le gusta pastelear como buen mediterráneo más o menos pero es mucho más valiente que los que hoy están en la CEE. El otro día cuando habló la CEE sobre inmatriculaciones un sujeto del panfletucho el País preguntó algo sobre abusos. Cañizares le contestó muy contundente y con aparente mal humor, los de al lado hicieron que no oian. El País adelantó la estrategia del social-comunismo y Cañizares les dijo que eso era juego sucio como en Francia poco más o menos, y ya vemos que el único digno fue Cañizares.

  5. No queréis reconocer que la homosexualidad es la causa del 80% de los abusos porque Bergoglio os prohibe decirlo y preferís la prórroga en la inanidad. Os obliga a decir que la causa es el clericalismo. Y todos tan tranquilos. Y todos navegando en la mentira bergo liante. No tenéis agallas para enfrentaros al demoledor. Tenemos abusos para rato. Los seminarios y sacerdocio están llenos de homosexuales, pero preferís hacer la vista gorda, en contra de las disposiciones eclesiales que prohiben el acceso, que ni se aplican ni hay voluntad de aplicar.

  6. Habiendo tomado nota de la escandalosa apostasía de la jerarquía, por un lado, y del plan criminal de la oligarquía globalista, por otro, se entiende entonces por qué Bergoglio y su corte son partidarios necesarios del golpe en curso. La corrupción de la industria farmacéutica, aunque es bien conocida, es deliberadamente ignorada porque la Big Pharma es uno de los principales aliados de la élite en la búsqueda del Gran Reajuste. La iglesia bergogliana también es partidaria del Nuevo Orden Mundial, y los crímenes cometidos bajo el pretexto de la pandemia son silenciados culpablemente por Bergoglio porque espera obtener ventajas políticas. Este golpe será frustrado y, junto con él, la secta de herejes y corruptos que ahora ocupa el Vaticano se derrumbará inexorablemente.

    1. Pero, para que la verdad triunfe y los culpables sean condenados, es necesario abrir los ojos, reconociendo la crisis de autoridad tanto a nivel político como religioso. Ambas, al haber negado su origen en Dios Creador, Señor y Redentor, han perdido su legitimidad y, en consecuencia, han perdido también la obligación por parte de los ciudadanos y de los fieles de obedecerlas. Oremos, pues, para que los gobernantes, tanto civiles como eclesiásticos, comprendan que sólo volviendo a Dios y a su ley podrán merecer el respeto que hoy es un deber negarles. Y que el Señor proteja y dé valor a los que se oponen al reino de Satanás en la tierra.

      + Carlo Maria Viganò, Arzobispo

  7. Yo diría más bien «miembros dentro de la iglesia a los que previamente se les otorgó y concedió una supuesta vocación como si fuera la tómbola de la feria o la lotería de Navidad con el pretexto de que el rector del seminario tiene una gracia de estado». Pues menuda gracia de estado que tienen algunos para poner a todo pederasta que se presente, será a lo mejor la providencia que lo quiso todo así o quizás el destino, o el demiurgo…

    1. Cierren ya los seminarios menores, que dan vergüenza ajena. Dejen ya de inventarse que Dios llama a vuestros sobrinos menores de edad o a los hijos de la que pagó el tejado, que San Pedro y San Agustín eran bien viejos cuando Dios los llamó. ¿Qué pretendéis con eso, que los errores de adolescencia naturales y no naturales se desarrollen entre capillitas?

      1. Si Dios no llama a nadie, algo habreis hecho. Como todos vais ya al cielo porque el infierno está vacío, pues allí ya se lo preguntais. ¿A cuanta gente habéis echado de la Iglesia con la tontería esta?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles