Medio millar de carlistas protestan en Montserrat por la retirada del monumento del requeté

Montserrat protesta carlista Concentración carlista en Montserrat (FARO)
|

(LaEsperanza)-El sábado 29 de enero ha tenido lugar en Montserrat un multitudinario acto carlista que, bajo el lema «¡Que vuelva el requeté a Montserrat!», ha protestado contra la vergonzosa e impía retirada del Monumento del Requeté yacente ubicado ante el Mausoleo del Tercio de Montserrat, retirada que pretende volver a asesinar a los requetés nuevamente, esta vez mediante el olvido. Además, se ha desagraviado por tal profanación, honrado la memoria de los requetés, y exigido la restitución del monumento a su lugar original.

Poco después de las diez y media de la mañana, y ante el pedestal donde se ubicaba el monumento retirado, se ha rezado un Via Crucis y un responso, dirigidos por Mosén Emmanuel Pujol, uno de los capellanes del Círculo Tradicionalista Ramón Parés y Vilasau (Barcelona) y quien ya participó en nuestro acto en Terrasa el pasado 4 de septiembre de 2021, en homenaje al ilustre carlista que da nombre a nuestro Círculo con motivo del 85º aniversario de su martirio.

Posteriormente, en aquel mismo lugar, una ofrenda floral —una Cruz de San Andrés formada por claveles blancos y rojos— ha sido depositada en nombre de todos los asistentes por unos jóvenes pelayos, los hermanos García Brustenga, bisnietos del heroico requeté don Ramón Brustenga y Espelta —del Tercio de Montserrat— e hijos y nietos de ese dirigente de las Juventudes Tradicionalistas de la Comunión Tradicionalista en la primera década del siglo XXI. Representan un ejemplo de transmisión de la Tradición de padres a hijos, de generación en generación.

A la hora del ángelus, ha dado inicio la procesión, en fila de a dos, desde el lugar donde se ubicaba el monumento hasta la explanada del Santuario. Han abierto la procesión un Cristo y una imagen de la Virgen de Montserrat llevada en andas por un grupo de pelayos. A continuación, tres banderas: la del Tercio de Lepanto, la Cruz de San Andrés y la Senyera catalana, llevadas por los dos abanderados de nuestro acto en Terrasa del pasado mes de septiembre, y por un amigo de Navarra venido para la ocasión. Y seguidamente, en fila de a dos, han procesionado los asistentes al acto, con boinas rojas. Nuestro capellán vestía sotana, roquete, capa pluvial negra y bonete español, e iba acompañado de cuatro jóvenes acólitos también con sotana y roquete. Con un potente megáfono, dirigían los cantos seleccionados para la ocasión: Perdona a tu pueblo, y las Letanías de los Santos cantadas en gregoriano y en latín. Tan concurrida ha sido la procesión, que al llegar la cabecera a la explanada del Santuario aún no habían iniciado la marcha los últimos asistentes situados junto al Mausoleo.

Terminada la procesión, y reunidos todos los asistentes en la explanada del Santuario frente a su acceso principal, un duro pero justo Manifiesto ha sido leído en catalán por la profesora de filosofía doña Helena Escolano, margarita del Círculo Tradicionalista Ramón Parés y Vilasau (Barcelona) quien el pasado 2 de octubre ya presentó en Barcelona a don José Miguel Gambra —entonces Jefe Delegado de la Comunión Tradicionalista—, y quien ha promovido también el Club de lectura carlista de nuestro Círculo barcelonés. Este manifiesto ha hecho justicia a la enorme humillación sufrida por los requetés mediante la retirada de su monumento por parte del Abad Gasch.

En primer lugar, se ha protestado contra la «salvajada» que ha «humillado a los requetés», mostrando «nuestra amargura, semejante a la abominación de la desolación que afirma el Profeta Daniel, cuando contempló en una visión cómo era profanado el Templo de Jerusalén con sacrificios paganos».

En segundo lugar, se ha desagraviado por la profanación, dirigiéndose a los actuales monjes rosa-separatistas de Montserrat en los siguientes términos: «¡Oh sepulcros blanqueados!, os habéis entregado a la apostasía y os habéis sometido a la idolatría del poder político -el nuevo Antíoco- que profana el Templo y sustituye el sacrificio agradable a Dios. No creéis en la Patrona de las tierras catalanas, solamente creéis en un falso ídolo: la «nación catalana» y su ramera, la democracia anticrística. Cual cortesanas del poder, os congraciáis con el mundo impío, buscáis su aplauso vacío, queréis adaptaros al mundo. Y ésta es la razón de vuestra ceguera. De vosotros ya dijo Nuestro Señor Jesucristo: «guías ciegos», pues sois los nuevos fariseos que confundís al pueblo».

En tercer lugar, se ha honrado su memoria: «De igual manera que aquellos que quieren hundir la memoria de nuestro obispo mártir, D. Manuel Irurita, los depositarios de la fe han colaborado con los que arrebataron la vida a los requetés catalanes y ahora quieren asesinarlos nuevamente con el olvido. ¿Dónde queda la obra de misericordia de sepultar a los muertos? Ella incluye no olvidarlos, rezar por sus almas y suplicar constantemente su intercesión. Olvidar a nuestros muertos es peor que robarnos el alma».

Y en cuarto lugar, se ha exigido la restitución del Monumento a su lugar original: «Ponemos como testigos de vuestra villanía a los 319 requetés catalanes del Tercio de Montserrat que cerraron sus ojos para siempre en el combate. Desde el cielo os interpelan; desde el cielo os señalan; desde la derecha del Padre os conminan a que reparéis vuestra gravísima falta. Con ellos, los aquí presentes en la tierra os pedimos que restablezcáis el monumento. Habéis puesto en peligro desde hace tiempo la salvación de vuestras almas eternas. Es quizás momento de implorar vuestra redención con un gesto de reconocimiento hacia los que murieron para que ahora disfrutéis de vuestras prebendas. Decís que amáis Cataluña, pero sois fautores de su agonía espiritual. Y aquí estamos para recordároslo».

Pero ahí no ha quedado la cosa.

El manifiesto ha recordado quiénes somos nosotros: «Pertenecemos al linaje de los catalanes que prefirieron la muerte antes que entregarse a las tentaciones del liberalismo y sus falsas promesas. Somos parte de los que eligieron las libertades cristianas contra el libertinaje pagano. Somos piedras de esta magnífica fortaleza que se denominó Cristiandad y que ahora, desde dentro, queréis destruir».

Y quienes son ellos: «Os enorgullecéis de ser demócratas y antifranquistas, pero por dos veces recibisteis —en vuestra Abadía — al General Franco debajo Palio, y en cambio los carlistas nunca lo hicimos. No olvidamos que escondisteis a asesinos terroristas, asesinos y marxistas que buscaban la destrucción de la Iglesia. Entre vuestros muros ha brotado el nacionalismo, la ideología de la amargura por excelencia. Fuisteis el pesebre que acogió el movimiento político de Jordi Pujol que nos ha llevado a la trifulca y el descalabro de Cataluña. Y después de todo esto, ¿os aguijonea la imagen de un requeté?»

A continuación, varios cantos: el Oriamendi —«cueste lo que cueste, se ha de conseguir, venga el Rey de España a la Corte de Madrid»—, y el Virolai, hermoso himno con letra de Mosén Cinto Verdaguer: «Dels catalans sempre sereu Princesa / Dels espanyols Estrella d’Orient / Sigueu pels bons pilar de fortalesa, / Pels pecadors el port de salvament».

Finalmente, el acto se ha cerrado con la visita espiritual a la Virgen de Montserrat escrita por Torras y Bages: «Verge Prodigiosa, tron puríssim on reposà l’eterna Saviesa quan vingué al món a ensenyar el camí de salvació, aconseguiu per als vostres catalans aquella fe que enfonsa les muntanyes, omple les valls i fa planer el camí de la vida…», a cargo de Mosén Emmanuel Pujol.

Mientras los gritos de «¡Viva Cristo Rey! ¡Viva la España Católica! ¡Viva Cataluña española! ¡Loor y gloria a los mártires!» resonaban en la montaña de Montserrat, se ha entregado en mano el manifiesto al Prior de la Abadía, P. Bernat Juliol, por parte de Helena Escolano y del presidente del Círculo Tradicionalista J.L. Escobedo.

Hemos tenido el honor de recibir el siguiente mensaje de adhesión enviado por S.A.R. Don Sixto-Enrique de Borbón:

«Celebro la iniciativa de mis leales de Cataluña de haber convocado el acto en desagravio y protesta por la retirada cobarde del monumento al Requeté que se encontraba delante del Mausoleo del Tercio de Nuestra Señora de Montserrat. La gesta de los requetés en la Cruzada de Liberación nunca será suficientemente ponderada. Y, en concreto, el heroísmo del Tercio de Montserrat, formado exclusivamente por voluntarios catalanes y que tuvo el mayor porcentaje de bajas, requiere que lo tengamos siempre presente. Aunque los benedictinos que estaban obligados a custodiar su memoria y de rezar por sus almas, hayan preferido sumarse a los decretos de los poderes traidores que hoy ocupan las instituciones en Cataluña y en toda España.

Hubiera sido un honor acompañaros, pero el mismo día y hora en que os reuniréis he de estar en el entierro de la viuda de mi querido primo Roberto de Austria Este. Gracias por mantener enhiesta la bandera de nuestra Comunión Tradicionalista.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
12 comentarios en “Medio millar de carlistas protestan en Montserrat por la retirada del monumento del requeté
  1. En la Edad Media, los que participaban en las cruzadas, eran premiados por los Papas, pero la Iglesia de Francisco los castiga y lleva a ostracismo.
    En el caso que nos ocupa, es evidente que sin esos valientes defensores de la religión, Montserrat hubiera sido arrasado y sus monjes ejecutados.

  2. Sobraba la alusión al Generalísimo Francisco Franco de esa manera. Si Franco no hubiera ganado la Guerra a ver dónde estaban también los monjes y los carlistas. El resto muy bien pero presumir de antifranquista estropea el discurso.

    1. Cómo iban a recibir bajo palio a Franco los carlistas, ni los falangistas, ni los legionarios? Sólo lo podían hacer las autoridades eclesiásticas en los templos.
      Por lo demás, más cerca que la guardia mora, la última defensa en torno al Generalísimo era de una guardia carlista. Y los requetés desfilaron numerosas veces ante su Caudillo.
      Esta crónica tiene un sesgo muy sectario, de un grupito muy minoritario del carlismo, como si fuera cosa suya el acto, cuando han participado muchos carlistas e incluso falangistas, franquistas y católicos de muchas organizaciones.

  3. Mi padre fue requeté en el Tercio de María de las Nieves y medalla militar individual. Gracias a hombres como mi padre, los monjes de Montserrat pueden cantar las alabanzas de Señor, aunque prefieran hacerlo al nacionalismo catalán, Infovaticana puede ejercer su espléndida misión y yo hacer estos comentarios, que tratan de poner la Verdad por delante.

  4. Dada la poca objetividad del texto hay que aclarar varias cosas:
    1-Que no fueron quinientas personas -es mentira- sino poco más de DOSCIENTAS (vean uds mismos las fotos) y que en cualquier caso son muchas.
    2- Que en la organización del acto participaron MUCHAS ENTIDADES y organizaciones, carlistas y/o tradicionalistas, como Somatemps, la Comunión Tradicionista Carlista, la asoc. Cruz de Borgoña y otras, y que también estuvieron presentes personas con adscripción falangista o meramente patriota. En cualquier caso, y pese al auto-bombo del texto, la participación ‘sixtina’ fue MINORITARIA.

    1. Aclarando al aclarador:
      1- El responsable del servicio de seguridad nos comentó que él calculaba «más de 300» participantes a nuestro acto. Y el inspector de la policía nos dio la cifra de «entre 300 y 400». Considerando que en estos casos siempre cuentan a la baja, no es descabellada la cifra de 500.
      2- El Círculo Sixtino de Barcelona fue el impulsor y el principal organizador del acto. Eso lo demuestra el hecho de que los dos únicos intervinientes (el capellán y la margarita que leyó el manifiesto) son ambos miembros de tal Círculo sixtino.

  5. Signos de los tiempos, hasta en un acto tan maginífico nos liamos con divergencias y divisiones inútiles, sobre todo en los comentarios.
    Busquemos la unidad en estos dos principios POR DIOS Y POR ESPAÑA.
    El maligno, el padre de la mentira, provoca y disfruta con estas divisiones que no conducen a ninguna parte. Por ese camino terminaremos enfrentados todos contra todos.
    VIVA CRISTO REY.

  6. Ximo muy de acuerdo. Pero reconozca que tiene razón Simplicio y el mismo Aclarador. No viene a cuento reprochar a estos monjes de ahora lo que hicieron sus antecesores que por supuesto eran mucho mejores y agradecidos a quien les salvó la vida: Francisco Franco.

  7. Efectivamente, tras la victoria de Franco se acabó la persecución contra la Iglesia y sus fieles. De no haber sucedido así, mi familia habría sido exterminada, al igual que la de muchos católicos laicos. Incluso muchos hispanófobos, tanto de las provincias del Norte como del Nordeste, no estarían vivos si Franco hubiese perdido la guerra. La actitud de la Iglesia, a la que le bastaba una palabra para que el gobierno socialcomunista suspendiera la profanación, deja a sus dirigentes como ingratos, en el mejor de los casos, pero ningún católico tradicional esperaba otro comportamiento de la Iglesia conciliar ni de sus jerarcas entregados al mundo y a su príncipe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles