Abogados Cristianos demanda a la Xunta por el derribo del monumento a San Juan Pablo II del Monte del Gozo

Xunta de Galicia Juan Pablo II
|

La Asociación Española de Abogados Cristianos ha comunicado que ha presentado un recurso contencioso administrativo contra la Consejería de Cultura de la Xunta de Galicia por la retirada, el pasado mes de marzo, del monumento a San Juan Pablo II del Monte del Gozo, en Santiago de Compostela).

La organización de juristas ha solicitado la nulidad de la resolución por la que se produjo el derribo y solicita la restitución del monumento en el lugar original. Además, Abogados Cristianos no descarta además iniciar acciones penales contra el propio presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, al considerar que la eliminación del monumento supone un ataque a los sentimientos religiosos.

La presidenta de Abogados Cristianos, Polonia Castellanos, denuncia que “la Junta permite que en Galicia haya monumentos a líderes comunistas como el Che Guevara, en contra de las recomendaciones del Parlamento Europeo, mientras derriba símbolos cristianos, atentando contra la propia Constitución”.

Castellanos asegura que “los gobernantes utilizan cualquier excusa para destruir monumentos cristianos. En este caso, la Junta dijo que haría una intervención para conservar y poner en valor el monumento y lo que ha hecho ha sido eliminarlo y dejar sólo una placa”. Recuerda que “en otras localidades, gobernadas por partidos de la izquierda radical, han utilizado el mismo argumento para derribar cruces”. La organización de juristas tiene en marcha una recogida de firmas en su página web que, hasta el momento, ha logrado que se sumen cerca de 23.000 personas.

El pasado mes de septiembre, Infovaticana contactó con la vicepresidencia primera de la Xunta para conocer en qué situación se encontraba dicho monumento. “La intervención que se está llevando a cabo para transformar la zona en la que se retiró el monumento escultórico situado en el Monte do Gozo que conmemoraba la visita del Papa Juan Pablo II en 1989 no está terminada”, fue la respuesta que dieron desde la Xunta. Además, la Xunta confirmó que llevará a cabo actuaciones de acondicionamiento para crear un espacio simbólico en homenaje a esta visita y para recibir a los peregrinos en su entrada a Santiago de Compostela.

La Xunta tampoco especificó en que consistirá dicho «espacio simbólico», pero no parece que esté previsto que vuelvan a colocar la escultura en recuerdo a la visita de Juan Pablo II que llevaba presidiendo el Monte do Gozo durante casi 30 años.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
15 comentarios en “Abogados Cristianos demanda a la Xunta por el derribo del monumento a San Juan Pablo II del Monte del Gozo
  1. Mucho ánimo a abogados cristianos. Dios no pierde. Sólo hacen falta gente como ustedes dando la batalla en todo terreno. Pensar también que los esbirros y gente miserable como Feijo no tienen dos tortas, solo tienen un poco de poder momentáneo para hacer el mal por encargo.

  2. Tampoco hay que obsesionarse con monumentos, porque los monumentos, monumentos son. Pero un corazón quebrantado y dolorido admira más el Señor. Más conversión de fondo y nos sobrarían los monumentos a santos, que santos serán y estarán en el cielo. Pero al que hay que adorar y arrodillarse es antes Jesucristo que es el que con su sangre nos redimió.

  3. Tal y como está el patio, hace falta más evangelización de la buena y arrepentimiento y ese tiempo precioso que dedicamos a la restauración o pleitos con los monumentos dedicarlo a evangelizar a tiempo y a destiempo.

    1. Los cristianos no somos Frailes retirados del mundo. Estamos dentro del mundo, y debemos reclamar el respeto de los poderes públicos.
      Quién no está dispuesto a defender sus derechos, que luego no reclame
      si le quitan su libertad. Ya ha pasado muchas veces en la historia.

  4. Ya me perdonará Abogados Cristiano, pero a mí ese monumento se me antoja un adefesio. No edifica la Fe, sino la fealdad, reñida con la Belleza. Dios es belleza, y no fealdad.

    1. Compartimos opinión. En ningún caso mejora el paisaje, por lo que parece. Otra cosa es lo que hay detrás de la retirada, que poca relación tendrá con la estética, temo.

    2. Por una vez estamos de acuerdo. Eso no honra la memoria de nadie, más bien hace daño a la vista y al paisaje. Una placa conmemorativa es mucho más digno

    3. Feo, era muy feo, las cosas como son. Pero no lo han quitado por eso. Ahí sigue el «Peine de los vientos» en San Sebastián, que es otro adefesio, y no lo quitan por muy oxidado que esté. Éste lo quitan por lo que respresenta. Si fuera un monumento a un comunista (como el texto dice que ya existe alguno) o a un «ilustre» masón gallego, lo dejarían aunque se estuviera cayendo a pedazos.

  5. Tengo entendido que el monumento será sustituído por una enorme plancha de hierro con el perfil del rostro de Núñez Feijóo. Creo que los santiagueses ya le han puesto mote a la imagen oxidada del cacique mundialista; «el abrelatas».
    Sí, ya sé…, «ad hominem», pero no soporto la maldad del personaje.

  6. Puede que tengáis razón, respecto del monumento en sí. No sería muy bonito, pero la cuestión no es si era bonito o no, sino la intencionalidad del masonzuelo Feijoo. Si su intención era la de cambiar el monumento por otro, porque es feo y estropea el paisaje, se advierte en la Junta, en la prensa etc y se procede a estudiar otra escultura, o lo que sea, pero no se tira a traición, con nocturnidad (seguramente) sin que se entere nadie, hasta que se ha quitado.
    Ahora todo es destruir símbolos cristianos, sin que nadie haga nada y la gente baje la cabeza. Con lo cual me parece correcto lo de abogados cristianos

  7. Admiro la labor de Abogados Cristianos y estoy con ellos en la medida de mis posibilidades. Por supuesto, firmé para que no quitasen el monumento a Juan Pablo II, porque aunque estoy en desacuerdo con muchas cosas que hizo, sigue siendo un símbolo católico. Pero ahora que he visto el monumento, he cambiado de opinión. Que lo quiten, porque es mejor no tener monumento a tener «eso»; pero que lo sustituyan por otro que no suponga un insulto a la belleza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles