Las declaraciones del arzobispo Planellas chocan con la carta apostólica “Ordinatio Sacerdotalis” de Juan Pablo II

Joan Planellas, arzobispo Tarragona
|

Las declaraciones del arzobispo de Tarragona, Joan Planellas, no han pasado desapercibidas para un amplio sector de la Iglesia española. Más allá del contenido social o político de la entrevista que concedió Planellas a la televisión pública catalana, ante la insistencia de la periodista en que el arzobispo Planellas se mojara con el tema de la ordenación de las mujeres dentro de la Iglesia Católica, consiguió arrancarle la siguiente afirmación: “a mi personalmente no me molestaría”, dijo el arzobispo en referencia a la ordenación de las mujeres.

Esta afirmación del obispo catalán, que se encuentra ahora en Roma realizando la visita «ad limina», ha generado confusión y controversia ya que podría sonar más propia de un clérigo protestante que de un obispo católico. En respuesta a esas declaraciones, el sacerdote Javier Olivera ha contestado lo siguiente: “¿A ud. le molestaría ver a una mujer haciendo de cura?” -a lo que el prelado responde: – “Personalmente no me molestaría, pero quizás molestaría a muchas personas o colectivos determinados». La pregunta es: ¿confirmar o confundir a los hermanos en la Fe?”.

Otro sacerdote, Francisco J. Delgado ha dicho: “Un arzobispo negando en televisión la doctrina definitiva de la Iglesia de la que vive (evidentemente no a la que sirve). Pero el problema de la Iglesia está en los curas que celebran la Misa Tradicional”. El sacerdote almeriense, Juan Antonio Moya Sánchez, también ha sido tajante a través de sus redes sociales al asegurar que “la cuestión no es si molesta o no molesta. Un pastor, llamado a guiar en la fe, debe responder si es conforme o no al Evangelio y a la tradición de la Iglesia”.

Por otro lado, el cura catalán Pablo Pich le ha recordado la carta apostólica “Ordinatio Sacerdotalis” de 1994 donde queda de manifiesto la postura de la Iglesia respecto a la ordenación de las mujeres. Ante la polémica suscitada y escándalo ocasionado a muchos fieles, Infovaticana se ha puesto en contacto con la Conferencia Episcopal Española que se ha pronunciado, precisamente, en la línea de la carta apostólica citada anteriormente. Voces de la CEE han recordado que “San Juan Pablo II pidió a la Iglesia acoger como doctrina definitiva la ordenación sacerdotal reservada a varones”.

La carta apostólica Ordinatio Sacerdotalis de san Juan Pablo II

En el año 2018 el cardenal Luis F. Ladaria, Prefecto de la Congregación Para la Doctrina de la Fe, publicó un documento “A propósito de algunas dudas acerca del carácter definitivo de la doctrina de Ordinatio Sacerdotalis”.

“La Congregación para la Doctrina de la Fe, en respuesta a una duda sobre la enseñanza de la Ordinatio sacerdotalis, ha confirmado que se trata de una verdad que pertenece al depósito de la fe”, comienza diciendo el documento. Así mismo, se muestra tajante con aquellos que ponen en duda dicha cuestión. “En este sentido, es motivo de gran preocupación ver que surgen en algunos países voces que cuestionan el carácter definitivo de esta doctrina. Para sostener que esta doctrina no es definitiva, se argumenta que no se definió ex cathedra y que, por tanto, una decisión posterior de un futuro Papa o Concilio podría revocarla. Al sembrar estas dudas se crea una seria confusión entre los fieles, no solo sobre el sacramento del Orden como parte de la constitución divina de la Iglesia, sino también sobre el Magisterio ordinario, que puede enseñar de manera infalible la doctrina católica”, afirma la Congregación para la Doctrina de la Fe.

La afirmación de Planellas choca frontalmente con lo mandado por dicha Congregación, que afirma que “la Iglesia reconoce que la imposibilidad de ordenar a las mujeres pertenece a la «sustancia del sacramento» del Orden (cf. DH 1728). La Iglesia no tiene la capacidad para cambiar esta sustancia, porque es precisamente a partir de los sacramentos, instituidos por Cristo, que se genera como Iglesia”.

El documento también hace referencia a los obispos al afirmar que “es importante reiterar que la infalibilidad no se expresa sólo en los pronunciamientos solemnes de un Concilio o del Sumo Pontífice cuando habla ex cathedra, sino también en la enseñanza ordinaria y universal de los obispos de todo el mundo, cuando proponen, en comunión entre ellos y con el Papa, la doctrina católica que se ha de sostener definitivamente”.

Por el momento, ni la archidiócesis de Tarragona ni el propio arzobispo, Joan Planellas, han declarado nada en relación a la polémica, ni siquiera para matizar, aclarar o rectificar las palabras del arzobispo.

Al arzobispo de Tarragona «no le molestaría» la ordenación de mujeres

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
14 comentarios en “Las declaraciones del arzobispo Planellas chocan con la carta apostólica “Ordinatio Sacerdotalis” de Juan Pablo II
  1. Por supuesto que chocan, como le gusta a Bergoglio Hagan Lío, que quiere sacar, al tercer intento, las diaconisas, como aperitivo de las sacerdotisas. Para eso ha efectuado los debidos cambios en la comisión establecida al efecto.

    1. De otro lado, es bueno que Planellas divulgará su error grave y no se retracte: prueba irrefutablemente el orgullo y la herejía de esta Iglesia primaveral llamada de los hijos del Concilio. Gracias, Planellas…

  2. Como tantas otras veces se ha dicho, el problema de fondo, y lo que más tristeza da, es que salta a la vista que no tienen fe. Y el pastor que no cree en la salvación de su rebaño lo lleva a su ruina.

    1. No son pastores de almas según el corazón de Cristo, sino políticos frustrados que se creen que la Iglesia es como ese sucio espacio de juego en el que las reglas se pueden cambiar cuando apetezca, desde la última norma de derecho eclesiástico al depósito de la fe. Un político se define como aquel ciudadano que está empeñado en cambiar las normas y que cuanto mayores sean, mejor político, de más impacto. Así, nuestros sedicentes pastores, cuanto más arriba apuntan en sus barbaridades, más pastores se creen, más cerca de Dios se creen. Es pura soberbia diabólica importada de la política. No le llegan ni a la suela de los zapatos del último pecador convertido.

  3. No será Francisco el que llame al orden a este mal obispo, ya que la sede petrina está ocupada por alguien que no quiere confirmar a los hermanos en la fe.

      1. Ya se la respuesta que va a dar el obispo Planellas: «la frase se ha sacado de contexto y unos rígidos, tienen ganas de polemizar».
        Pero nunca reconocerá su error.
        Ya sabemos de qué pie cojea cada uno. Ja, ja, ja.

        1. Eso es efectivamente el planteamiento de toda esta caterva de pseudo obispos y pseudo sacerdotes, en lo único que piensan es en su carrera, en sus ascensos y en conservar sus cuotas de poder y saben perfectamente que es repitiendo hasta la saciedad estos mantras progres como adquieren protagonismo y mérito delante de su infame jefe

      2. ¡Ojalá fuera tan sólo un juego de palabras y no un juego con la doctrina de NS Jesucristo, custodiada por la Santa Iglesia de Dios, a pesar de los miserables Planellas bergo liantes!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles