Las crueles e incoherentes nuevas restricciones a la misa tradicional en latín

misa tradicional en latín restricciones
|

(The Catholic Thing/Fr. Gerald E. Murray) El documento Responsa ad dubia («Respuestas a las dudas») de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos sobre ciertas disposiciones del Motu Proprio Traditionis Custodes (TC) del Papa Francisco que se acaba de publicar el sábado, es, lisa y llanamente, un ejercicio brutal de crudo poder eclesiástico en pos de la eliminación de la Misa Tradicional en Latín (MTL) y de los demás ritos sacramentales que, con ella, constituyen una unidad litúrgica. Amplía la represión de la Misa Tradicional en Latín iniciada por el Papa Francisco en Traditionis Custodes.

A los fieles que encuentran alimento espiritual en estos ritos litúrgicos no se les muestra ninguna caridad pastoral ni generosidad de espíritu en este nuevo orden de cosas. Se les acusa injustamente de fomentar la desunión en la Iglesia en virtud de su apego a los ritos más antiguos. En su carta preliminar, el arzobispo Arthur Roche, prefecto de la Congregación para el Culto Divino, afirma: «Como pastores no debemos prestarnos a polémicas estériles, capaces sólo de crear división, en las que el propio ritual es a menudo explotado por puntos de vista ideológicos». Esta afirmación sobre la Misa Tradicional en Latín nunca se refleja en su carta. Se afirma como si fuera un hecho evidente para todos. No lo es.

¿Quiénes son los personajes nefastos que promueven puntos de vista ideológicos que explotan el antiguo ritual? ¿Dónde y cómo se hace esto, y con qué propósito? ¿En qué sentido un punto de vista es una «ideología», a diferencia de un conjunto de principios? ¿Cuándo la polémica es estéril y no fructífera? En la actualidad, muchos miembros de la Iglesia recurren regularmente a la polémica para denunciar todo tipo de cosas, como el calentamiento global provocado por el hombre o las políticas antiinmigración de varios países. ¿Califican estas polémicas como estériles y causantes de división?

Afirma el arzobispo Roche:

“El primer objetivo es continuar «en la búsqueda constante de la comunión eclesial» (Traditionis custodes, Preámbulo) que se expresa reconociendo en los libros litúrgicos promulgados por los Papas San Pablo VI y San Juan Pablo II, en conformidad con los decretos del Concilio Vaticano II, la expresión única de la lex orandi del Rito Romano (cf. Traditionis custodes, n. 1). Esta es la dirección en la que queremos avanzar, y este es el sentido de las respuestas que publicamos aquí. Toda norma prescrita tiene siempre la única finalidad de preservar el don de la comunión eclesial caminando juntos, con convicción de mente y corazón, en la dirección indicada por el Santo Padre.

Pregunta: ¿No tiene un católico libertad de mente y corazón para discrepar respetuosamente cuando encuentra que la dirección que el Papa quiere que tome es el camino equivocado? ¿No es esa franqueza evangélica la que debemos a nuestro pastor principal cuando consideramos que se ha equivocado? ¿O es que el arzobispo Roche quiere hacernos creer que los papas no se equivocan? Ciertamente no, ya que las Responsa ad dubia son una acusación a las decisiones de los Papas Juan Pablo II y Benedicto XVI en relación con la Misa Tradicional en Latín.

La comunión eclesial de los fieles que hasta ahora han estado celebrando pacíficamente el culto en la Forma Extraordinaria gracias a los permisos concedidos por los Papas Juan Pablo II y Benedicto XVI queda demostrada por su elección de responder con gratitud filial a esa generosidad de espíritu papal, y no acudir a la canónicamente irregular Sociedad de San Pío X. Es presuntuoso e injusto poner a estos católicos, notablemente devotos, bajo sospecha por no reconocer en los libros litúrgicos reformados publicados por los Papas Pablo VI y Juan Pablo II una expresión única de la lex orandi cuando se valen de un permiso concedido primero por el mismo Juan Pablo II, y luego ampliado por Benedicto XVI, para participar en una expresión de la lex orandi aprobada por el Papa. Esto simplemente no tiene sentido.

La afirmación de que existe una única -es decir, una sola- expresión de la lex orandi (el Misal del Papa Pablo VI) no tiene sentido, dado que existen otras expresiones de la lex orandi legítimamente aprobadas. El Misal aprobado por el Papa para su uso en los Ordinariatos Personales para Anglicanos es llamado «una adaptación legítima del Rito Romano» en el decreto de 2015 que aprueba este Misal co-firmado por el Arzobispo Roche. El Misal Romano de 1962 sigue siendo autorizado para su uso en el Rito Latino, aunque en circunstancias cada vez más restringidas, por lo que es canónicamente una expresión de la lex orandi, a no ser que se pretenda, de forma inverosímil, que la Iglesia autoriza el uso de un rito litúrgico que no es expresión de la lex orandi de la Iglesia. ¿Qué sería entonces?

Las once respuestas a las preguntas sobre Traditionis Custodes presentan contradicciones de hecho y de lógica, así como disposiciones manifiestamente crueles destinadas a castigar a personas que están disfrutando de una gran fecundidad espiritual en con la Misa Tradicional en Latín gracias a la caridad pastoral de los dos papas anteriores. Veamos algunos de estas órdenes asombrosamente antipastorales:

  • Al describir las prohibiciones de TC de utilizar las iglesias parroquiales para la celebración de la Misa Tradicional en Latín , la Congregación para el culto divino afirma: «La exclusión de la iglesia parroquial pretende afirmar que la celebración de la Eucaristía según el rito anterior, al ser una concesión limitada a estos grupos, no forma parte de la vida ordinaria de la comunidad parroquial».

¿Así que la vida parroquial ordinaria no incluye la atención pastoral ordinaria que se da a un grupo de feligreses que sólo hacían lo que el Papa Benedicto les decía que podían hacer? ¿Se les considera aún feligreses, puesto que su presencia en la Misa Tradicional en Latín es una concesión a «un grupo» que no participa en la vida parroquial ordinaria? ¿No es esto manifiestamente una forma de apartheid religioso?

  • La Congregación para el culto divino continúa: «Además, dicha celebración no debe incluirse en el horario de la misa parroquial, ya que a ella sólo asisten los fieles que forman parte de dicho grupo. Por último, no debe celebrarse al mismo tiempo que las actividades pastorales de la comunidad parroquial. Se entiende que cuando se disponga de otra sede, se retirará este permiso.»

Nótese cómo se describe el «grupo» de la Misa Tradicional en Latín en contradicción con la «comunidad parroquial». ¿No debería el horario de misas de la parroquia incluir todas las misas celebradas regularmente en la parroquia? ¿Se le prohíbe al responsable de la parroquia que recibe una llamada telefónica preguntando por la Misa Tradicional en Latín decir la hora de la misa? ¿Hay que mostrar algún tipo de registro como miembro del «grupo» de la Misa Tradicional en Latín para ser admitido en ella? ¿Tendrán los párrocos que poner un nuevo apartado en la página web de la parroquia bajo el título «Misas programadas regularmente en la parroquia pero que no están en el horario de misas de la parroquia»? ¿Está prohibido ahora acoger un grupo de oración en el auditorio, o dar dirección espiritual en el despacho parroquial, o rezar el rosario en el santuario exterior de la parroquia al mismo tiempo que se ofrece la Misa Tradicional en Latín en la iglesia?

  • La Congregación (increíblemente) afirma: «No hay ninguna intención en estas disposiciones de marginar a los fieles arraigados a la forma de celebración anterior: sólo pretenden recordar que se trata de una concesión para proveer a su bien (en vista del uso común de la única lex orandi del Rito Romano) y no una oportunidad para promover el rito anterior.»

Esta afirmación es risible. Desterrar a la gente de su iglesia parroquial «cuando haya otro lugar disponible», prohibir la publicación de la hora de la Misa Tradicional en Latín, decirles que su participación en la misa «no forma parte de la vida ordinaria de la comunidad parroquial» son precisamente una clara manifestación de la intención de situar a estos fieles en los márgenes más periféricos de la vida parroquial.

¿Qué hay de malo en que la gente promueva una «concesión para proveer su bien»? ¿Por qué se trata la Misa Tradicional en Latín como un contagio que hay que aislar para erradicarlo? ¿No parece esto un intento de la Santa Sede de desprogramar a las personas atrapadas en una secta? ¿Se imaginan a la Santa Sede dictando las mismas normas para tratar a cualquier otro grupo de feligreses, como los refugiados o los miembros de minorías raciales?

  • La Congregación para el culto divino ordena además que los sacerdotes recién ordenados necesiten ahora la «autorización» de la Santa Sede para celebrar la Misa Tradicional en Latín.

Cuando Traditionis Custodes salió en julio, decía que el obispo local sólo tenía que consultar a la Santa Sede antes de autorizar a esos sacerdotes. Este poder local fue retirado rápidamente, indicando que la Santa Sede probablemente planea denegar tales solicitudes como norma. Los sacerdotes que celebran la misa de San Pablo VI ya no pueden celebrar una segunda misa ese mismo día en la forma más antigua para el beneficio espiritual de los fieles. Esto está claramente diseñado, dada la escasez de sacerdotes, para eliminar la Misa Tradicional en Latín de la mayoría de los entornos parroquiales.

  • La Congregación para el culto divino responde con un «no» a otra pregunta sobre la binación: «¿Puede un sacerdote autorizado a celebrar utilizando el Missale Romanum de 1962 celebrar el mismo día con el mismo misal para otro grupo de fieles que han recibido autorización?»

Su justificación de esta negativa vuelve a delatar la clara intención de acabar con la Misa Tradicional en Latín, todo ello alegando que se satisfacen las necesidades de los fieles: «No es posible conceder la binación con el argumento de que no hay «justa causa» o «necesidad pastoral», como exige el canon 905 § 2: no se niega en absoluto el derecho de los fieles a la celebración de la Eucaristía, ya que se les ofrece la posibilidad de participar en ella en su forma ritual actual.»

Por lo visto, sólo se puede tolerar la petición de la Misa Tradicional en Latín una vez al día en un lugar, sin importar el número de personas que quieran asistir a esa misa. No importa si el sacerdote es responsable de una segunda o incluso tercera parroquia. Es libre de celebrar una segunda misa, sólo que no puede ser la Misa Tradicional en Latín. Compadézcanse de los fieles que serán víctimas de una disposición que contradice la caridad pastoral elemental sin la menor justificación. Si la Misa Tradicional en Latín puede ser celebrada en dos momentos o en dos lugares por dos sacerdotes diferentes, ¿por qué no puede serlo cuando uno de esos sacerdotes cae enfermo o está de vacaciones?

Traditionis Custodes ordenó que las lecturas de la Sagrada Escritura en la Misa Tradicional en Latín debían hacerse en la lengua vernácula utilizando traducciones aprobadas por cada una de las conferencias episcopales, sin embargo, la Congregación para el culto divino  extrañamente dictamina que «[n]o se pueden publicar leccionarios en lengua vernácula que reproduzcan el ciclo de lecturas del rito anterior». Esto es completamente ilógico: ordenar lecturas en lengua vernácula y al mismo tiempo prohibir la publicación de un conjunto de esas lecturas en lengua vernácula. ¿Qué debe hacer un sacerdote? Estoy seguro de que algunas personas emprendedoras recopilarán y pondrán a disposición dicha colección en Internet, si no lo han hecho ya.

Las Responsa ad dubia revelan la profunda crisis de fe que atraviesa la Iglesia. El bien de los fieles es desechado basándose en la engañosa afirmación de que la forma inmemorial de culto de la Iglesia latina está siendo mal utilizada por personas no identificadas para promover ideologías no identificadas, es decir, «creando división». La verdad es exactamente la contraria: es la Santa Sede la que está sembrando la semilla de la división al estigmatizar y penalizar a los fieles católicos que descubren que su cercanía a Dios crece aprovechando la forma de culto que produjo innumerables santos en la historia de la Iglesia.

La Santa Sede necesita escuchar ese mensaje alto y claro de aquellos que se han sentido gravemente ofendidos por las injustas disposiciones de Traditionis Custodes y ahora por la Responsa ad dubia.

El reverendo Gerald E. Murray, J.C.D. es canonista y párroco de la Iglesia de la Sagrada Familia en la ciudad de Nueva York.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
59 comentarios en “Las crueles e incoherentes nuevas restricciones a la misa tradicional en latín
  1. Yo, ingenuo de mí, pensaba que el problema de la Iglesia Católica eran los innumerables abusos doctrinales, morales y litúrgicos que proliferan en su seno desde hace décadas y por todas partes, pero no, el problema es la Misa Sacrificio del Calvario y los católicos que nos reconocemos en ella conforme a Lex orandi-Lex credendi.

    Me temo que, aunque no de la noche a la mañana, nos hemos despertado de un sueño y nos encontramos en una Nueva iglesia que no tiene nada que ver con la Iglesia Católica. Hay que reconocerle a Bergoglio un mérito: Nos ha ayudado a despertar, pero no basta con despertar. Habrá que actuar. Habrá que repristinar la Iglesia Católica, hacerla reconocible, aunque sea por medio del Pequeño Resto, con la Misa Sacrificio, con Carlo María Viganó, Schneider y pocos más, muy pocos, desgraciadamente.

    1. Efectuvamente, la madre del cordero es la Santa Misa, hacia falta una nueva misa nuevos sacramentos para una nueva Iglesia, a la que todos los papás postconciliares contribuyeron y cuyo culmen es Francisco
      Yo conozco remanente fiel también novusordinos, pero la realidad es que la novus ordo es una lex credendi contraria a la lex credendi de la Iglesia bimilenaria.
      Y ha tenido que permitir Dios un Bergoglio para que muchos se caigan del caballo. Los no caídos del caballo me temo que coincide bastante con los inoculados, los inoculados están sentenciados, es cuestión de tiempo

      1. A confesión de parte, relevo de pruebas:

        «Pablo VI, autor de la Misa de su nombre»

        El autor del Santo Sacrificio del Calvario, que de forma incruenta se renueva en los altares (eso es la Santa Misa), es Cristo, y la Santa Misa del Rito Romano tradicional tiene origen apostólico, oficiándose en Roma ininterrumpidamente como Cristo enseñó hacer a los apóstoles. San Pío V sólo estableció que dicha Misa, libre de todo error, fuera adoptada por toda la Iglesia latina, sin eliminar ningún otro rito con más de 200 años. Cualquier parecido con el novus ordo creado «ex nihilo» por una comisión (desobedeciendo flagrantemente lo establecido por ‘Sacrosanctum Concilium’ (documento sobre la liturgia del CVII), con trocitos de aquí y de allá, es pura coincidencia (y nada que ver con la continuidad de la liturgia o la Tradición).

      2. Que si, hablar es fácil, como Francisco, charlatanes trileros, es evidente que la nueva misa es radicalmente diferente y su lex credendi a la misa de siempre. A mí estos charlatanes postconciliares me recuerdan a Francisco con el aborto, que si no se puede matar al inocente, pero ha hecho campaña muy activa a favor de los políticos aborteeos de izquierda en los países que ha podido.
        No te preocupes, los novus ordo no remanente fiel, la inmensa mayoría, dedaparecereis por extinción, pero no en pocas generaciones sino en pocos años. Y lo digo para vosotros y nosotros recemos por vosotros

      3. Pues para el católico todo es santo, tan es así que la santa misa se ha celebrado hasta en el campo de batalla de las guerras mundiales. No va a quedar de otra que buscar un pueblo que no tenga obispo, dónde la Iglesia en su forma clerico-burocrática no haya llegado y empezar ahí a celebrarla. Al aire libre si es necesario, tal vez haga falta un barco templo que la celebre en aguas internacionales, dónde el feísimo y rígido fariseismo dominante la puedan impedir

    2. Ya saben señores ….la puerta es los Cismáticos Lefebvrianos…..o sino no se llamen Católicos Romanos… espero que recapaciten y se bajen de su soberbia y pretenderse los auténticos Cristianos….tan cercanos a la Ley, pero alejados de Buenas Obras hacia el Próximo…y al auténtico Espíritu del Concilio..

      1. A ver si te enteras que se les levantó la excomunión, pero algunos prefieren seguir en la desinformación y las primaveras, tan gélida, con unas iglesias tan vacías, como los seminarios, los que quedan.

        1. Qué cómico el troll: sin ser católico ni aceptar el Magisterio de la Iglesia, ni el de 265 Papas, ni sus 20 concilios ecuménicos, se pone a dar lecciones y llamar «cismáticos» a los católicos. Usted primero conviértase a la fe católica y luego nos cuenta.

      2. El espíritu del Concilio ¿qué es? ¿ descristianizar como en Holanda, Cataluña o Vascongadas y vaciar a toda pastilla las parroquias?

      3. Seguro que tú lo has visto a ese tal espíritu, ¿verdad? Yo no imagino a nuestros abuelos hablar del espíritu del Concilio de Trento, o del del Vaticano I.
        Y aclaro: no soy lefebvriano ni filo lefebvriano.
        Lo que yo sé es que lo que dice Bergoglio, no coincide para nada con lo que decía en sus sermones el sacerdote de mi parroquia.
        ¿No será que el soberbio eres tú?

      4. Ramonet, leete mejor el vaticano II, es la norma básica de tu religión, no de la mía. Pone que cada uno elige la religión de su conciencia y nadie lo puede coaccionar. Esto quiere decir que unos aposta tan y se hacen modernistas cis maticos porque quieren, y otros permanecen tradicionales para seguir siendo católicos porque les da la gana. ¿Dónde ves el problema?.

    3. «La sinodalidad, nos explica el Papa Francisco, exige que la Iglesia escuche a todos los hombres, e insiste en el “todos”, sin ningún tipo de excepción. Pero los hechos, que son más elocuentes que las palabras, nos dicen que hay un “colectivo” que no debe ser escuchado sino que más bien, debe ser masacrado: es el “colectivo” de los católicos tradicionalistas». «La situación de hoy es, por cierto, mucho peor a la de hace un año. Pero es mucho mejor a la que tuvimos durante décadas bajo los pontificados de Pablo VI y Juan Pablo II. Conviene tenerlo en cuenta». «El movimiento tradicionalista es demasiado numeroso para ser dispersado a fuerza de documentos…». «La pax liturgica que había alcanzado el Papa Benedicto ha sido rota, y habrá guerra. Y la guerra provoca daños, graves en muchos casos, y ningún obispo con fe católica querrá guerras cruentas en sus diócesis». Wanderer.

  2. Estas restricciones totalitarias no se ajustan al derecho divino y por tanto no hay que obedecerlas.
    Es necesario resistir frente a Francisco en las cuestiones en que se opone a lo definido por sus predecesores.

  3. Es inconcebible que, mientras que una congregación como la Legión de Cristo no ha sufrido ningún tipo de restricción ni sanción pese a los innumerables abusos cometidos por su fundador y sus secuaces, se trate, en cambio, con esta hostilidad a los fieles a la misa tradicional que no son culpables de nada y a los que nada se les puede imputar.

    O sea, que si violas a docenas de niños, no pasa nada, pero si vas a la misa tradicional, eres perseguido y acosado. Pues vale.

  4. A palabras necias oídos sordos.
    El rito inventado por seis protestantes a las órdenes de «San Pablo VI Efod judío en cuello» no es el rito romano porque ya es el rito de Lutero.

    1. Lo que la secta modernista está queriendo decir es que el dogmático Trento y sus cánones perpetuos están equivocados, y el meramente pastoral – disciplinar Vaticano II es la palabra de Dios. Formalmente se han sublevado contra la Iglesia alterando su orden constitucional. Obediencia la justa.

      1. Por mucho que se diga la palabra «sacrificio», en ningún documento de Pablo VI se dice jamás «sacrificio propiciatorio», sino que al definir «misa», Pablo VI habla de «sacrificio eucarístico», o sea, sacrificio de acción de gracias, como lo que creen los protestantes. En el Novus Ordo no aparece el sacrificio propiciatorio por ninguna parte, por eso los protestantes celebran con el Novus Ordo. El sacrificio propiciatorio se indica en el ofertorio al ofrecerse al Padre «esta hostia inmaculada para la redención de vivos y difuntos». ¿Pero quien es Pablo VI para imponerme ofrecer a Dios los frutos de la tierra por los que Caín fue maldito?

        1. Hostia significa víctima de sacrifico. Por lo tanto el cura le ofrece a Dios la víctima de sacrificio que es el Hijo, no los frutos de la tierra como a los dioses paganos ¿qué le importa a Dios los frutos de tus tierras y el trabajo de los hombres? ¿Qué tiene que ver eso con el sacrificio de la cruz ofrecido al Padre que se hace en la misa de Trento? ¿Con cuál autoridad un Papa impone tal cosa y prohíbe lo correcto?

      2. Que no te enteras. El sentido sacrificial general al que te estás refiriendo es una milonga. La misa católica es católica por el sacrificio propiciatorio, el sacrificio eucarístico de acción de gracias del que habla Pablo VI ya lo tienen los protestantes. Ese no me interesa. ¿Pero qué me estas contando? El ofertorio Novus Ordo es un insulto y por tanto no me lo puede imponer ningún Papa por muy santo que sea. Si es santo que obedezca a Trento.

        1. Cuando el troll se queda sin argumentos, a insultar. Y encima, con faltas de ortografía (el que tanto corta-pega hace, ni siquiera sabe escribir). Patético.

    2. Lo que dijeron estos Papas en teoría estará muy bien, el problema es que en la práctica no se corresponde con lo que hacen en el ofertorio. Porque en vez de ofrecer el sacrificio de la cruz al Padre como aseguran hacer en la teoría, ofrecen los «frutos de la tierra», que casualmente es lo que ofreció Caín al padre por lo cual fue maldito.

    3. Una misa ortodoxa y tradicional que se corresponde en prácticamente todo con la misa luterana anglicana y calvinista. Y tan Tradicional que seis protestantes la elaboraron. Tan Tradicional que Trento condena sus cambios pues son los mismos cambios de las misas protestantes. Casualmente el Novus Ordo es exactamente la misa del sínodo apo sta ta de Pistoya que la iglesia condenó por cambiar la misa. Leete Auctorem Fidei. Uraburu es un modernista.

      1. Pero vamos a ver: aparte de que sus corta-pegas no tienen nada que ver con esta noticia (de la que usted no quiere que se hable), ¿cuál es el resumen de toda su perorata? ¿Que la Iglesia católica ha estado equivocada hasta 1969, que el Concilio de Trento miente, y que todo el magisterio pontificio previo sobre la liturgia era falso? Pues incluso aun suponiendo tal cosa, si todos los Papas y concilios se han equivocado, el actual tiene la misma posibilidad de hacerlo (de hecho, más). ¿Va a decir algo sobre «Tradiciones custodes» o las nuevas «dubia»? Si no, ahórrese contarnos los «errores» del Rito Romano tradicional, con su aparejada excomunión para quien ose afirmar tal cosa (que a usted le importa un cuerno, pues no profesa la fe católica y pasa de sus dogmas y anatemas).

      2. No creo que Iraburu es un modernista. Es uno de muchos clérigos conservadores de la línea de Juan Pablo II que por haber dejado de lado la filosofía perenne y hacer tanto énfasis solo en la gracia, vive ignorando el principio de no contradicción, inasequible a la realidad de las cosas.

      3. al. Es demencial todo lo que dices. Prácticamente estás diciendo que el Vaticano II es Palabra de Dios por encima de la Sagrada Tradición y la Biblia y que la h3r3 Jia modernista condenada es la verdadera doctrina católica. Ese es vuestro problema, que os creéis ciertamente que habéis refundado la Iglesia porque estaba mal y lo que habéis hecho es crear una Im post ura religiosa

    4. Es que no sabes lo que dices. Del mismo modo que el Canon de la biblia significa que no hay otros cánones alternativos con otros libros distintos, el canon de la misa significa que no es optativo entre otros muchos cánones, pues la variedad de opciones ya es la ausencia de Canon. El supuesto canon romano del Novus Ordo no contiene las mismas palabras de consagración del Canon romano y además se salta sus rúbricas igualmente canonizadas. No seas tan listo que yo sé más que tú.

      1. ¿Tan católico que eres, por qué no cumples con los cánones canonizados para siempre
        dogmáticamente en Trento?: Quién dijere que los ritos tradicionales pueden ser despreciados o sustituidos por otros ritos nuevos, sea anatema de excomunión.
        Pablo VI despreció los ritos y los sustituyó por otros nuevos, prohibiendo los tradicionales. Por lo tanto déjate de Santos que no existen.

      2. Y como veo que vas a decir que los cánones de concilios dogmáticos son solo disciplinares. Pues te digo que lo meramente disciplinar y cambiante no necesita de Canon de excomunión que lo proteja, por ejemplo cuando Trento establece la disciplina de estudiar en seminario. Eso es una disciplina. Los cánones de excomunión de Trento están puestos para que tu San Pablo VI no ponga la misa de Lutero.

      3. Querido «al». Me preguntas que si he visualizado la historia de la liturgia desde la perspectiva de 2000 años. Pues sí. Observa mi perspectiva: el dogmático e infalible Trento dice que: «al menos el Canon de la misa del rito romano es de Tradición apostólica» o sea, que no lo puso un papa. «quién dijere que el Canon contiene errores y por tanto puede ser abrogado, sea anatema de excomunión». En el momento que es opcional deja de ser un canon y pasa a ser una opción, y en el momento que cambias las palabras de consagración y pones otras, deja de ser el Canon romano. Si quieres te explico la palabra «abrogar»: cambiar por ley, o sea, que el Papa lo cambie por ley. Un cura por su cuenta no abroga.

      4. ¿Entonces cómo sería el Novus Ordo legítimo? Lo primero, no podría llamarse Novus Ordo pues Trento condena todo Novus Ordo al excomulgar al que sustituya los ritos tradicionales por otros ritos NUEVOS(=NOVUS). Y lo segundo: el Canon romano debería aparecer íntegramente como aparece en la misa de Trento: en latín, con sus rúbricas, en silencio y mirando para el sagrario. Porque el que abrogue el Canon está excomulgado. Todos los Papas lo entendieron así, ergo ésta es la interpretación infalible sin error.

      5. Pero troll: ¿de dónde se ha sacado esa perorata de liturgia-ficción y qué tiene que ver con esta noticia? El caso es trollear para que no se hable de las dubia y de la persecución a la Misa tradicional de origen apostólico.

    5. ¿Repite comentario? Pues repetimos respuesta:

      A confesión de parte, relevo de pruebas:

      «Pablo VI, autor de la Misa de su nombre»

      El autor del Santo Sacrificio del Calvario, que de forma incruenta se renueva en los altares (eso es la Santa Misa), es Cristo, y la Santa Misa del Rito Romano tradicional tiene origen apostólico, oficiándose en Roma ininterrumpidamente como Cristo enseñó hacer a los apóstoles. San Pío V sólo estableció que dicha Misa, libre de todo error, fuera adoptada por toda la Iglesia latina, sin eliminar ningún otro rito con más de 200 años. Cualquier parecido con el novus ordo creado «ex nihilo» por una comisión (desobedeciendo flagrantemente lo establecido por ‘Sacrosanctum Concilium’ (documento sobre la liturgia del CVII), con trocitos de aquí y de allá, es pura coincidencia (y nada que ver con la continuidad de la liturgia o la Tradición).

  5. Que rapidez en contestar esta dubia…
    Por su reacción, a Jorge Mario no le ha gustado la reacción a TC.
    La misa en latín estaba bien para cuatro abuelitos nostálgicos, pero sorprendentemente se ha visto que interesa a los jóvenes… Y eso les es intolerable.

    Según su isión, mejor que no haya curas a que haya curas que respeten la tradición.

  6. Perdón que opiné de algo que no entiendo bien. Sólo diría que es cruel y abusivo, no permitír a las personas que asistan a la misa que les llama su corazón.
    Si las dos formas están correctas, ¿ porqué no dejar la libertad de escoger? Es como con la Comunión,, a la fuerza la quieren dar en la mano.
    Ahhh, al poner éso, entiendo,, en la misa tradicional no la dan en la mano,,, parece que éso sería el meollo del asunto: La Santa Comunión. No que sea en latín ni nada de éso,, sino, la Santa Comunión.

    1. Ya le he respondido en otro comentario. Va a tener que hacer muchos corta-pegas sobre la concelebración. Y siempre habrá un texto magisterial que le contradiga. Es lo que tiene creer (erróneamente), que la Iglesia y la liturgia tienen sólo 56 años y no aceptar todo el Magisterio precedente de la Iglesia, que tiene algo así como 2.000 años, desde que la fundara Cristo.

      1. Claro, y si permite mujeres cada vez más ancianas, cada vez menos curas e iglesias cada vez más vacías… Lo que dices sobre la misa individual roza lo herético. Pero bueno, tú sigue pensando que perseguir a los pocos que vamos a misa es la solución. Allá tú

      2. Pues yo rezo el rosario en misa porque soy desobediente al que pisotea la tradición de la iglesia. En el catecismo de San Pío x pone que se rece el rosario. Por lo tanto, el cura en silencio como Trento manda, que me molesta y no me concentro.

      3. Es que os merecéis las misas rockeras y todas las demás aberraciones inválidas. Dios os las manda por modernos y por pisotear la misa de los apóstoles. Esa es vuestra lamentable situacion.

        1. ¡Me parto! Cuando se le acaban sus corta-pegas (de los que no entiende ni jota), y ya no puede desviar más el tema del artículo con ellos, ya saca su verdadero yo, lanzando condenas a diestro y siniestro: esta web se irá a pique, los católicos que no sostengan sus herejías tendrán que recurrir al lorazepan y zolpiden (se nota que los conoce), sólo pueden comulgar adúlteros y proabortistas, que esos no cometen sacrilegio alguno (si se profesa la fe y moral católicas de forma íntegra, no se puede, claro)… Y lo peor es que pensará que está haciendo una gran labor. Mejor que vuelva a cambiar de nick y que finja ser tontito, como hace habitualmente. Al menos así tendría disculpa.

      4. ¿Qué se puede esperar de un troll que no sabe ni insultar y comente faltas de ortografía hasta en los insultos (como en otro de sus comentarios)? «ultras provetusinos», dice. Usted primero aprenda a escribir y a leer (y a entender lo que lee), antes de meterse en teologías y liturgias de las que, a la vista está, no tiene ni la más remota idea. Y deje de desviar cada noticia o artículo, que ya le he dicho no sé cuántas veces que trata de otra cosa (TC y sus dubia, y no sus peroratas sobre lo equivocada que ha estado la Iglesia durante 1969 años).

      5. Qué cómico: el nuevo portavoz de Dios (le ha dicho personalmente las ideas que soporta y las que no), critica a las «Mujeres ancianas, viudas y niñas que se dedican a rezar novenas en plena consagración sin una participación activa». Mucho mejor el cura anciano mirando los bancos vacíos, que es a lo que se dirige el novus ordo. ¡Eso es participación activa, y lo demás tonterías! Y además de hereje, cursi como un repollo con lazo: «como las gotas de agua que se funden en…», dice. Usted conviértase a la fe católica en vez de fingir ese amor papal del que carece, contradiciendo a 265 papas y 20 concilios ecuménicos (haciéndose acreedor de una excomunión decretada por uno de ellos, por decir las barbaridades que dice y seguir sosteniéndolas de forma contumaz incluso después de que le corrijan su error).

      6. AL o lo que seas deja de decir chorradas. Nunca ha ido menos gente a Misa que ahora. Nunca se ha participado menos que ahora en la Misa ya que ni siquiera asisten a ella.

    2. Pero a cuántas misas concelebrada vas tú? Si la misa no está concelebrada (que es en la mayoría de parroquias) no es tradicional? No digas tonterias…Por esa lógica hay que perseguir hasta la desaparición todas las misas que no sean concelebradas, quitas otros ritos ,como el rito Ambrosiano, y persigues a los fieles porque no hay concelebracion? Eso es un atropello total y una falta de libertad terribles.

      Vas a responder a mis preguntas o me vas a soltar el rollo?

      1. No se moleste en preguntar: no tiene ni idea de liturgia ni de la fe católica. Se limita a hacer corta-pegas sesgados y ya, para que no se hable del tema del artículo. Es el troll de siempre, pero como han tocado una de sus obsesiones, pues a desbarrar de forma compulsiva.

    3. Sólo citan a los Papas del Vaticano II que según Fátima estarían lamentablemente muy desorientados porque el desastre empezaría por la cúspide de la Iglesia. Esta es la «desorientación diabólica». A los Papas de antes no los citan nunca, pues evidencian que tienen una «orientación» distinta. Sois sedevacantistas pero desde San Pedro hasta Pío XII.

  7. Están acostumbrados a que nadie les lleve la contraria y que los laicos sean unos zombis obedientes, por eso todo tradi es su piedra de tropiezo porque decimos las verdades sin importarnos las consecuencias. ¿Qué van a hacer, suspender a los laicos ad divinis? ¿Excomulgar al que hable?. Anda ya. Que no cuela.

    1. Los tradicionalistas no somos los que queremos vivir de las cenizas, si no los que queremos conservar la llama del fuego. La luz, la llama y el fuego fue el Concilio de Trento, lo demás a partir del renegado de Pablo VI es pura basura herética. Basura cuyos frutos podridos los estamos viendo durante mas de 50 años, y ciego es el que no los reconozca. Es hora de poner pie en pared, y no rendirnos jamás al modernismo diabólico, que está llevando a la iglesia a su fin. Al y compañía, vade retro satanás.

  8. Con todo respeto, una pregunta: durante el Canon de la Misa «Tradicional» Cristo se hace presente en la Consagración o no lo hace ?, Cristo elige hacerse presente únicamente en la Misa «nueva» ?, si Cristo se hace presente en ambas por qué motivo limitarlo ?, si sumamos todas las Misas «autorizadas» de los diversos ritos no hay mayor presencia de Cristo al alcance de los bautizados ?.
    Por otra parte la restricción prohibitiva invocada no explica su contenido «No es posible conceder la binación con el argumento de que no hay «justa causa» o «necesidad pastoral», como exige el canon 905 § 2″, por qué no es posible ?, qué sería una causa justa ?, qué sería una necesidad pastoral ?.
    Sigo más adelante por el espacio.

  9. Sigo:
    El Canon 905 (que en los tiempos actuales de carencia de sacerdotes es una norma que se aplicará cada ves menos y todos lo sabemos en la realidad) dice:
    905 § 1. Exceptuados aquellos casos en que, según el derecho, se puede celebrar o concelebrar más de una vez la Eucaristía en el mismo día, no es lícito que el sacerdote celebre más de una vez al día.
    § 2. Si hay escasez de sacerdotes, el Ordinario del lugar puede conceder que, con causa justa, celebren dos veces al día, e incluso, cuando lo exige una necesidad pastoral, tres veces los domingos y fiestas de precepto.
    El argumento está «traído de los pelos» y se advierte que es inconsistente ya que no puede considerarse una causa injusta la celebración tradicional o que no consista en una necesidad pastoral ese rito.

  10. Lamentable, pero la destrucción de la Santa Misa, del Sacrificio Perpetuo, nos lleva al ídolo de la desolación puesto en el lugar Santo, escrito en el libro de Daniel en el Antiguo Testamento, también mencionado en el libro del Apocalipsis. Esta crisis sin precedentes, sólo la puede solucionar una intervención directa de Dios, como lo atestiguan las apariciones de la Virgen María aprobadas por la Iglesia y escritos de santos y místicos.

  11. Espero que por coherencia S.S. FRancisco, felizmente reinante, prohíba, limite o suspenda otros ritos milenarios catolicos existentes en el mundo empezando por el mozárabe, caldeo, maronita, copto etc….digo yo, ¿o no?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles