Preocupación por la diócesis de Valencia

cardenal Cañizares salud Valencia
|

El corresponsal en Valencia de la comunidad de Lanceros de España está inquieto y preocupado por la situación en la que se encuentra esa antigua diócesis. En las últimas semanas se ha agudizado un proceso, que se puede percibir con claridad, de deterioro de las fuerzas del cardenal Antonio Cañizares. Un deterioro que no le impide la frenética actividad habitual, pero que se desarrolla con evidentes dificultades, incluso para el habla, como ha ocurrido en el Simposio sobre Teología e Historia en la Facultad de Teología o en alguna última celebración en la Catedral.

El cardenal Cañizares cumplió el pasado 15 de octubre 76 años y aunque cumple a rajatabla el tratamiento médico, en las últimas semanas se han agudizado los problemas de movilidad.

Si la situación del arzobispo titular comienza a ser preocupante, no lo es menos la de alguno de sus auxiliares. El caso más llamativo es el del obispo Vicente Juan Segura que, como se pudo comprobar en varios momentos de la pasada Asamblea Plenaria de los obispos, sufre un deterioro cognitivo que le lleva a actuaciones incontroladas que pueden provocar escándalo.

Vicente Juan Segura fue nombrado el 18 de enero de 2020 obispo auxiliar de Valencia después de haber estado desde el 14 de mayo de 2005 como obispo de Ibiza. Diócesis en la que fue removido, entre otras razones, porque eran ya evidentes algunos de los síntomas que anticipaban la crisis actual. En aquel entonces la bondad de su Eminencia el cardenal Cañizares propició una salida digna a quien había prestado importantes servicios al Cuerpo Diplomático de la Santa Sede y a la Secretaría de Estado, en dónde llegó a ser jefe de la sección española.

Este panorama hace que la diócesis, de hecho, esté en manos de monseñor Arturo Pablo Ros, la larga mano del cardenal Cañizares. Nombrado auxiliar de Valencia el 27 de junio de 2016, monseñor Ros es hoy quien puede hacer la transición hacia otro pontificado, siempre que el papa Francisco acepte la renuncia por edad que presentó el cardenal Cañizares. Dicen en la curia de Valencia que el papa le garantizó al cardenal Cañizares cinco años de prórroga. Dadas las circunstancias, todo apunta a que ese tiempo se reducirá.

El otro obispo auxiliar recogido en Valencia es monseñor Javier Salinas. Llegó hasta allí después de un escandalosos y no aclarado affaire en su diócesis anterior, Tortosa. Nacido en enero de 1948, pronto cumplirá 74 años. Un obispo debilitado por un pasado que pesa y que hace que, en la práctica, esté retirado.

Esta situación está provocando, según nuestro corresponsal en Valencia, una gran inquietud en el clero y en los fieles de la diócesis, una de las más importantes de España.

Diego Lanzas

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

4 comentarios en “Preocupación por la diócesis de Valencia
    1. Don Javier Salinas es muy buen obispo, de recta doctrina y celo pastoral, y muy cercano al clero y fieles. Sería un buen sustituto de D. Antonio Cañizares. Lo que se dijo de él en la diócesis de Palma, fue simple difamación periodística sin ningún fundamento.

  1. ¿Sólo por la de Valencia? ¿Alguna diócesis española se salva de la quema? Las iglesias se siguen vaciando, al igual que los seminarios, pero hay que seguir aplicando el CVII, versión bergo liante, para seguir con las primaveras gélidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles