Para el cardenal Sarah

Sarah Traditionis Custodes Papa Francisco
|

Quería dedicar un artículo al cardenal Robert Sarah; mejor dicho, a la postura que, como muchos, ha tomado el purpurado africano. ¿Y a qué postura me refiero? A esa que consiste en reaccionar ante algo que hace o dice el Pontífice ―sobre todo desde que Bergoglio se convirtió en Francisco―, que se salga de la Tradición, la ortodoxia, o que, contradiga la postura de los dos últimos pontificados, haciendo malabares para aparentar que hace o dice algo que está en total consonancia con ellos.

Un ejemplo lo tenemos con la última entrevista que publicamos del cardenal guineano: “Su objetivo [el de Francisco] no es en absoluto abolir la antigua liturgia. Es consciente de que muchos jóvenes y familias están íntimamente ligados a ella. Y está atento a este instinto de fe que se expresa en el pueblo de Dios (…) El papa ha pedido que este texto se aplique con flexibilidad y sentido paternal», dijo Sarah.

Esto lo dice después de que el Papa Francisco, el 16 de julio de 2021, se cargara la liberalización de la Misa Tradicional, la misa anterior a las reformas posconciliares ―hecha por Benedicto XVI con el Motu proprio Summorum Pontificum―, con Traditionis Custodes, que volvía a poner trabas a la Misa anterior a 1969, considerándola, prácticamente, una especie de capricho para unos pobres nostálgicos.

El caso es que Sarah, el 8 de julio, pocos días antes de que el Vaticano publicara las medidas de Francisco, dijo que el pontificado de Benedicto XVI pasaría a la historia por Summorum Pontificum, “el Papa de la paz litúrgica”, lo que días después se cargaría el Papa argentino; pero es que, es más, en una entrevista en 2019, cuando era prefecto de Liturgia del Vaticano, el cardenal se preguntó en una entrevista: “¿No es cierto que prohibir o suspender la forma extraordinaria solo puede estar inspirado por el demonio que desea nuestra asfixia y muerte espiritual?”.

El Papa Francisco no ha prohibido la Misa Tradicional, pero es un hecho que no es un entusiasta de este rito y que, de hecho, lo ha limitado bastante con su reciente motu proprio; por eso, e cardenal Sarah, no puede defender la postura del Papa como, en mi opinión, ha hecho en la entrevista.

Puedes estar a favor de Summorum Pontificum o de Traditionis Custodes, pero de las dos a la vez, no. Y esto que le pasa al cardenal Sarah, les pasa a muchos católicos: parece que no se puede opinar distinto al Papa. Pero es que el Papa es Benedicto y Francisco; Juan Pablo y Pío; León y Pedro; es decir, tiene tanta autoridad Francisco como cualquier otro Papa que haya existido ―266, de hecho―, y esa autoridad se la da la Iglesia, Cristo.

Chesterton decía que cuando entrabas en la Iglesia, te quitabas el sombrero, no la cabeza. No nos quitemos el sombrero, eminencia; y si te gustaba tanto Summorum Pontificum, es imposible que te guste Traditionis Custodes, y no pasa nada por decirlo; nada. Pero hacer malabares para que el Papa parezca que dice lo que no dice, y diga lo que yo quiero que diga… no. Se puede disentir, creo yo. No somos una secta.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

40 comentarios en “Para el cardenal Sarah
  1. Es paradójico y hasta lamentable que diga lo que dice quien fue obligado por el propio Bergoglio a rectificar en dos ocasiones, incluso dando publicidad a la rectificación, como recogió Infovaticana, por lo que Bergoglio lo dejó con el culo al aire, como se dice vulgar pero expresivamente. Una a propósito precisamente de la Misa ad orientem y otra a propósito de las traducciones de textos bíblicos y litúrgicos. ¿Quiere Sarah una tercera? Querer vendernos que Bergoglio no es tan demoledor como parece resulta infumable, una monumental mentira, y la mentira no lleva precisamente al Cielo, sino a cohabitar con el padre de la mentira.

  2. Se ha cancelado la visita al Papa Francisco de Jean-Marc Sauvé, que ha investigado la pedofilia en la Iglesia, prevista para el próximo 9 de diciembre. Según informa Croix, ocho miembros de la Academia Católica de Francia denunciaron el informe Ciase, por debilidades metodológicas, teológicas y legales y análisis arriesgados, en un documento de 15 páginas que enviaron a Papa Francisco. Se critica la cobertura mediática del informe Sauvé, en particular en lo que respecta a la estimación de unas 330.000 víctimas de abusos sexuales cometidos en la Iglesia: «Tenemos derecho a preguntarnos por la metodología de la encuesta cuantitativa que trajo la cifra de 330.000 víctimas, la única cifra citada por los medios». «El rigor científico no guió su trabajo», «Es lamentable que un texto que ha puesto en su lugar tantos medios, humanos y económicos, (…) pueda revelar una eclesiología imperfecta, una exégesis débil, una teología moral obsoleta».

    1. La carta de los ocho académicos cita entonces un contexto favorable a la pedofilia en los años 1950-1970, y afirma que «la Iglesia Católica vive en un cuerpo social con límites inevitablemente permeables», y que «la responsabilidad de algunos de sus miembros debe asumir en cuenta un contexto psicológico, filosófico y teológico. Esto no quita valor al horror de los crímenes cometidos «. Los miembros de la Academia también subrayan que «los errores deben establecerse con precisión» y que «no parece posible acatar únicamente las declaraciones de las víctimas».

      Si el objetivo del informe era decir que mala era la iglesia antes y que buenos somos ahora, ha fracasado. Los católicos han leído el informe y han entendido que esta «tradición», que no tiene nada de tradicional, ha abierto las puertas a los abusos de poder y a los silencios por «miedo» al escándalo.

  3. Francisco ha establecido, con una Carta Apostólica en forma de Motu Proprio, en el Tribunal de la Rota Romana, la Comisión Pontificia ad inquirendum et adiuvandum, que tendrá la tarea de «constatar y verificar la plena e inmediata aplicación de la reforma del proceso de nulidad matrimonial» en las Iglesias particulares.

    El objetivo no es otro que repartir nulidades por doquier, como esa nulidad llamada Bergoglio. ¿Alguien lo duda?

    1. Los ultras de la Iglesia siempre han querido imponer sus inhumanas normas a golpe de dogma y, cuando se ha visto que ese dogma era demencial, se ha tenido que inventar una trampilla para escaparse de la jaula en la que se habían metido. Eso son las nulidades.

      1. Pues para tu, Jesucristo debía ser muy ultra, porque dejó claro, que lo que Dios ha unido, no lo puede separar el hombre.
        ¿O solo es otra estupidez de las tuyas?

      1. A los Espiritanos los admiraba, pero me consta que es de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz, intrínsecamente vinculada con la prelatura Opus Dei.

  4. Qué gracioso lo de contradecir los dos últimos pontificados.
    Pero si llevamos ya seis pontificados saltándose la Tradición y la ortodoxia en clara contradicción con todos los demás pontificados. ¿Qué más dará que Francisco contradiga los dos últimos? Lo importante es no contradecir a todos los demás.

  5. 😯😔,, Bueno pues.
    Yo quiero mucho a los sacerdotes, y sé, como todos comprenderán, que no son ángeles con hábito, son seres humanos con errores, y frágiles, sin embargo les exigimos con violencia que actúen como santos. Éso sería lo mejor,, pero para éso, también nosotros tendríamos que acercarnos a la santidad , y muchos, estámos lejos de ella,,
    (digo muchos,,no todos ¿eh? no se vaya a esponjar alguno)
    Ya urge que venga Cristo,, sólo Él pondrá orden ante tanto desorden.

  6. Hay algunos que se dedican a ejercer de abogados del diablo, otros de palmeros y otros de mamporreros. Es lo que nos ha traído este Pontifice. Francamente no sé dónde colocar a Sarah en este momento.

  7. Lo que yo pienso (y perdón si es un juicio temerario) es que el Cardenal Sarah se está haciendo la campaña para ser el próximo Papa. Primero, adoptó una postura para atraerse a los conservadores y, ahora, como se hace siempre en todas las campañas electorales, se mueve hacia el centro.

  8. Sarah llegó a decir que Bergoglio es un enviado de Dios para la Iglesia de nuestro tiempo, de modo que, de ser elegido papa, Dios no lo permita, sería otro Bergoglio con efecto retardado, como el cielino cardenal Scola, que también nos ha salido bergo liante retardado. Seguiríamos con más crisis, más iglesias y seminarios vacíos y más de lo mismo, más ong, más política, más sumisión al pensamiento único.

    1. Tengo la impresión, con tantas tonterías que ha dicho últimamente, impropias del mejor Sarah que conocemos, que quiere ser papable y recabar votos de los progres-retros, lo que nunca conseguirá por mucho empeño tardío que muestre.

      Sarah ha dejado de ser fiable, para unos y para otros, hasta para sí mismo.

    2. Ustedes solo se miran a sí mismos … Traditionis Custodes…es la Voz de la Iglesia. El Papa es Francisco …Los Cardenales…Los Obispos .. Los sacerdotes Diocesanos…Sarah otrora.. afín a las posiciones más UltraCatolicas y recalcitrantes..ha reculado..para Infovaticana.. la voz de los Rigoristas….es ya anatema…..

      1. Es usted un UltraPlasta que no para de dar la UltraPaliza en todos sus UltraEstultos comentarios. Los UltraModernistas UltraRigoristas como usted deberían dejar de sufrir en esta página y «migrar» a otra que sea más de su UltraAgrado (total, no van a UltraConvencer a nadie).

  9. Que facil es quitar la fama, juzgar y condenar para algunos.
    Sarah hace lo que puede, y con un Papado como este, lo que hace y dice es todo lo que piensa que puede ser mejor para defender en lo que cree.
    Pero ya Infovaticana tiene un articúlo en el que Sarah defiende Traditionis custodes:
    «El cardenal Sarah ha publicado una tribuna en Le Figaro sobre la liturgia en la que señala que «está en juego la credibilidad de la Iglesia».
    Pero no va a juzgar al Papa, aunque sea el actual, porque lo que le interesa es defender en lo que cree, y denunciar lo que cree que no es bueno y para eso hace las piruetas que considera necesario.
    Pero esto es algo que lo hacemos casi todos porque no somos los amos del mundo, ni somos tampoco el Papa, tampoco somos Sanchez.
    Una cosa es perserguir el bien, y otra dedicarnos a tumbar a la gente, no es lo mismo, aunque algunos lo crean.

    1. Un buen hijo lleva al hospital a su padre enfermo. Un buen hijo corrige a un padre que está llevando a la familia por el mal camino. Un buen hijo convence a su padre para que trate sus adicciones nocivas.

      Sarah no es un buen cardenal, sino un pelota que permite que Bergoglio se vaya y nos lleve al infierno.

  10. Un buen hijo lleva al hospital a su padre enfermo. Un buen hijo corrige a un padre que está llevando a la familia por el mal camino. Un buen hijo convence a su padre para que trate sus adicciones nocivas.

    Sarah no es un buen cardenal, sino un pelota que permite que Bergoglio se vaya y nos lleve al infierno.

    1. No hombre ,,Beluznegui,, si se le ocurre a ése buen hijo llevar a su papá al hospital lo reciben con una vkna. después, le hacen un test, después lo intuban,, que porque traía covid, después…..🏝
      Hay veces,, que tanta bondad puede ser perjudicial 😁

  11. Sarah representa a muchos obispos, también responde a otras cosas que hay que tener en cuenta (incluso la caridad cristiana, y el amor al Papa por lo menos oración por él), y me parece un gran cardenal.
    ¿Es tan absolutamente malo el Papa?.
    ¿No podríamos quedarnos con lo bueno en vez de con lo que encontramos de malo?

  12. Para buenos hijos los de Noe,, que vieron a su papá por los suelos y desnudo y lo levantaron con cariño,, no lo acusaron por andar
    «empinado el codo’ si el pobre no sabía lo fuerte que estaba ésa bebida.
    ¿Y el otro?
    Muerto de risa y burlándose de su papá,,, seguro él nunca había hecho tal cosa.
    Un buen hijo no pregona los pecados de su propio padre.

    1. No confundamos la borrachera ocasional con la adicción. Bergoglio es un anti católico adicto al pensamiento único, al que está totalmente sometido, más y más.

    2. «Un buen hijo no pregona los pecados de su propio padre»

      Un poco desafortunada la frase, porque no se ajusta a la realidad. Si es el propio padre quien está luciendo sus vergüenzas desde el campanario y lo está viendo todo el pueblo, el buen hijo, que lo ve igual que todos los demás, ¿debe negar que el padre está desnudo en público por propia voluntad? Y si el buen hijo pretende que se vista y el padre se niega, ¿sigue siendo culpa del hijo? ¿Cómo le obligaría usted a vestirse? Porque seguir negando su desnudez, o incluso callar al respecto, no ayuda (ni viste al padre).

  13. Leyendo Se hace tarde y anochece, el magnífico libro que el cardenal Sarah dedica al Papa Francisco, me pregunté en muchas de sus páginas cómo expresando lo que expresa pudo dedicarlo a Francisco, toda vez que en sus diagnósticos estaba implícita las posturas que cuestiona, posturas que Francisco promueve y Sarah ve como algo negativo. He tenido en esa lectura igual sensación que expresa el articulista en esta nota

  14. El bueno de Sarah defiende al papa como a un padre aun en la indefendible. «Las indicaciones sobre el modo de proceder en las diócesis están dictadas principalmente por dos principios: por un lado, prever el bien de quienes están arraigados en la forma de celebración anterior y necesitan tiempo para volver al Rito Romano promulgado por los santos Pablo VI y Juan Pablo II; por otro lado, interrumpir la erección de nuevas parroquias personales,» Francisco, carta que acompaña a Traditionis Custodes.

  15. Para colores, los que a mí me parezcan mejores; pero en fidelidad al pintificadomlo tengo muy claro y, aunque haya cosas que no me gusten a título personal y en los que puedo opinar sin faltar el respeto; puedo y tengo legitimidad para hacerlo. Por encima de todo, esta el respeto al Vicario de Cristo en la tierra y, si él se equivoca y lleva al error; ya será juzgado por Dios como la dureza de la justicia para los consagrados que es más dura que para los fieles ignorantes. Ustedes odian al Papa y ya puede hacer milagros que su odio no cesa ni aunque enten drogados. Es algo increíble.
    El cardenal SSarah opina cuando lo debe de hacerse pero también sabe que ni debe pasar las fronteras del respeto y obediencia que debe. su Santidad. Ustedes a lo suyos a insultar y a hablar de lo que deseo orden z a no ser que ustedes pertenezcan a la Curia Romana y yo no sepa sus plenos conocimientos

    1. Pido perdón por algunos errores en el escrito, pero tengo un grave problema de la vista , que hasta que no me receten unas gafas especiales para poder leer y escribir, lo hago con mucho esfuerzo y a veces con poca fortuna.

    2. Si él se equivoca y lleva al error usted tiene la obligación moral de corregirlo, dentro de su capacidad y conocimientos, por ser un deber de caridad, como indica el catecismo, tanto hacia quien comete el error (del Papa hacia abajo), como hacia las personas a las que pueda llevar al error. Ni ser laico es sinónimo de ser ignorante, ni ser clérigo lo es de docto. Y corregir al que yerra es una obra de misericordia. Medite la regla de fe de San Alfonso de Lerins si tiene dudas sobre qué es verdad y qué es error en materia de fe: hay que creer sólo y todo cuanto fue creído siempre, por todos y en todas partes. El Papa no puede cambiar ni la Revelación, que concluyó con la muerte del último apóstol, ni contradecir la fe católica y el bimilenario Magisterio de la Iglesia. Su deber es conservar y transmitir lo recibido para Gloria de Dios y salvación de las almas. Si se sale de ahí, sus opiniones particulares serán erróneas.

  16. A los escritores de esta página: ¿les costaría mucho tener un control que revisara lo que escribe cama comentarista sobre el lenguaje a escribir y no consentir que se empleen palabras insultantes, despreciables y fuera de contexto a de buenas costumbres que vienen a retratar al que así escribe. Una cosa es ni estar de acuerdo y comentarlo, pero guardando las comas de personas educadas. Aquí ha cantidad de personas que deben de ser muy importantes dentro de la Iglesia, de pertenecer a grupos importantes o de verdaderos santos entre los hombres para decir lo que es bueno o no lo es, pero con le insto por denlante.

  17. A mí Sarah me desconcierta…al principio me parecía un piadoso cardenal, pero conforme fue amoldándose a los dichos y hechos de Francisco «no tan humilde», se me hizo más parecido a una veleta que apunta hacía dónde quiere el viento… qué pena…»porque no eres caliente ni frío…»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles