PUBLICIDAD

Scola, sobre los cardenales que critican al Papa: «Todos empiezan con buenas intenciones, pero no veo la necesidad»

Scola cardenales críticas Papa
|

Gerard O’Connell, corresponsal en Roma para la revista jesuita America ―cuyo editor es el famoso James Martin―, ha entrevistado al último cardenal que ha perdido su derecho a participar en un cónclave: Angelo Scola.

El pasado 7 de noviembre, el purpurado que, según muchos expertos, era el favorito para suceder a Benedicto XVI, cumplió 80 años, edad en la que los cardenales quedan excluidos del proceso de elección del Pontífice.

“En el primer cónclave, la figura de Ratzinger destacó de manera muy clara, debido a la gran amistad y colaboración que tuvo con Juan Pablo II”, dice el arzobispo emérito de Milán en la entrevista. “Sentí fuertemente que debía ser elegido sabiendo de su gran humildad”.

Lo demostró, señala el purpurado, nada más salir al balcón de la Plaza de San Pedro por primera vez “y se presentó como un humilde servidor de la viña del Señor. Para mí, esa elección fue una alegría, pero no una sorpresa, mientras que la elección de Bergoglio fue una sorpresa”.

El purpurado italiano asegura que, antes de entrar en la Capilla Sixtina en el cónclave de 2013, jamás imaginó que el cardenal Jorge Bergoglio sería elegido Papa. Cuando el cardenal argentino fue elegido sucesor de Benedicto, inmediatamente ―no estaban lejos el uno del otro―, “el Papa se levantó y se acercó a mí y me dio un abrazo muy fuerte”.

Aunque se habían encontrado en algunas ocasiones, Scola reconoce que “realmente no conocía a Bergoglio”.

El cardenal Scola escribe en un libro que “la aparición de Francisco como Papa ha sido un puñetazo saludable en el estómago que el Espíritu Santo ha utilizado para despertarnos”. En la entrevista explica esa expresión diciendo que veía la elección de Francisco desde la perspectiva de “nuestras iglesias en Europa que están cansadas. Su personalidad, su formación, su experiencia, especialmente en Aparecida, donde Bergoglio emergió con fuerza y ​​llamó nuestra atención. Además, su forma de acercarse personalmente a la gente puede incluso descongelar algunas situaciones y levantar la iglesia en Europa, que sufre de cansancio”.

Por otra parte, el purpurado italiano, reconoce que algunos han reaccionado negativamente al liderazgo de Francisco, con “ataques duros e insolentes contra el Papa”, algo que “está mal”. “Cuando era pequeño me enseñaron la expresión ‘el Papa es el Papa’, y eso no se puede cuestionar… No puedo aceptar una actitud que considero como injusta desde la perspectiva de la Iglesia”, añade.

Por supuesto, dice Scola, “uno puede decir, con el debido respeto, ‘no entiendo tal o cual decisión’ hecha por el Papa” pero, al mismo tiempo, “uno debe hacer todo lo posible por comprender plenamente lo que ha propuesto el Papa. Sería perjudicial para la iglesia si no fuera así”.

Sobre los cardenales que critican públicamente al Pontífice, dice que, si bien puede “entender su confusión interna”, y cree que todos ellos empiezan con buenas intenciones, no ve “la necesidad de hacer eso, especialmente en público”. “Siempre está la posibilidad para un cardenal de escribir al Papa, pedir una audiencia y buscar que se explique él mismo”, añade.

En cuanto al sínodo sobre sinodalidad, el cardenal Scola considera que es un proyecto “muy bueno” y «es necesario que acompañemos al Papa, como siempre se debe hacer, seguirlo, obedecerlo, porque el Papa es el punto de referencia último para la navegación de la barca de la iglesia, [incluso] cuando el mar está tormentoso. Es necesario acompañar y seguir la indicación que da, aunque se pueda cuestionar —en el buen sentido de la palabra— y discutir dónde uno no siempre lo encuentre convincente. Pero nunca debemos perder esa actitud suprema, en plena libertad, que se llama obediencia”.

Sin embargo, confiesa que tiene “algunos temores” sobre cómo se desarrollará el sínodo. “En Europa, al menos, nos hemos acostumbrado demasiado a montar comisiones y comités, donde hablamos y hablamos, pero con demasiada frecuencia no llegamos a ese caminar juntos”.

De todas formas, espera que las cosas vayan “bien”, que la sinodalidad “pueda generar un nuevo estilo de Iglesia”, y suscite “la capacidad de remotivarnos a todos: laicos, jóvenes y mayores, así como a los sacerdotes y los obispos”, pero cree que “no va a ser fácil, especialmente después” del periodo de coronavirus.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

24 comentarios en “Scola, sobre los cardenales que critican al Papa: «Todos empiezan con buenas intenciones, pero no veo la necesidad»
  1. Scola se equivoca. Es de urgente necesidad refutar al Papa, y ya que Francisco propaga públicamente sus errores, también públicamente debemos corregirle, pues si lo hiciéramos en privado, reduciríamos la eficiencia de nuestra corrección.

    1. Disiento de muchas afirmaciones del cardenal. En mi convicción, Francisco no ha sido un «puñetazo saludable» sino dañino, y que por supuesto no viene del Espíritu Santo. Tampoco se acerca a la gente sino sólo a algunos, ni levanta la Iglesia sino que la hunde.
      No se trata de «no entender lo que dice el Papa», como dice Scola; precisamente le entendemos muy bien y por eso le corregimos.
      Los cardenales que critican al Papa no están en confusión sino en la verdad, mientras que el que está confuso es Francisco.

      1. «Los cardenales que critican al Papa no están en confusión sino en la verdad, mientras que el que está confuso es Francisco.»
        Tú y los cardenales son los que estáis en la Verdad?, por qué?, por tu sola afirmación.

        Leelo bien, Scola habla de fidelidad al Papa, no de no criticarle, que claro que hace falta (como a los Papas anteriores aunque algunos los santificaseis en vida) sino de no faltarle el respeto e insultarle, pero claro esto evidentemente no lo entiendes porque es tu forma de opinar, elevando tu opinión a categoría por tu sola voluntad.

        1. Ya van varios comentarios suyos achacando insultos -falsamente- a los comentaristas a los que contesta. ¿De verdad cree que el Papa necesita «defensores» que mientan? No sé si alguien le habrá explicado que el fin no justifica los medios.

    2. Scola habla de «la posibilidad para un cardenal de escribir al Papa, pedir una audiencia.» Pero se ha demostrado que eso no funciona, pues aun está pendiente la audiencia solicitada por monseñor Burke y compañía, para hablar de Amoris Laetitia.

    3. Scola yerra al decir que «es necesario que acompañemos al Papa…seguirlo, obedecerlo.» Pero esto no es doctrina católica, pues se le debe secundar sólo en lo que no se oponga a Dios.

      1. Solo en lo que no se oponga a Dios, exactamente. Salvo que sus adeptos quieran hacer un aquelarre sobre el primer mandamiento en ofrenda a su amo mundial.

        1. Y sois vosotros los que de´cidís «lo que no se oponga a Dios», Con qué autoridad doctrinal, teológica o moral?. Como si vosotros, y solo vosotros estuvieráis en posesión de la Verdad, que solo está en manos de Cristo.
          Que yo sepa, con ninguna.
          Un poco más de humildad nunca está de más.

          1. La autoridad para criticar los errores de Francisco la da la misma Iglesia, es la autoridad del Evangelio, el Magisterio y la Tradición.
            Parece mentira, que no sepas esto tan basico.
            La Iglesia no es una secta que venera a un líder humano.

          2. Dios nos creó racionales y las leyes de la lógica forman parte del orden natural creado por Dios. Para aplicar correctamente una corrección, en este caso sólo es necesario aplicar el principio de no contradicción

          3. Los católicos tenemos el deber moral de corregir fraternalmente a nuestro prójimo (que también incluye al Papa) como una exigencia grave de la virtud de la caridad, que exige tanto la práctica del bien como la corrección fraterna, como nos recuerda el catecismo (punto 1829). Además, es una obra de misericordia corregir al que yerra. Y si el que yerra además pone a otros en riesgo de escándalo, se debe hacer dicha corrección no sólo por esa persona, sino por todos aquellos a quienes pueda escandalizar. Por tanto, no sólo cualquier católico puede hacerlo, sino que debe hacerlo (usted incluido).

  2. Menos mal que no saliste elegido. Tendríamos un Bergoglio con efecto retardado. Entre el acelerado y el retardado, prefiero el acelo. Cuanto antes toquemos fondo, mejor.

    Por cierto, es cielino, un movimiento que Bergoglio quiere corregir, no para devolverle el carisma de Don Giussani, sino para adaptarlo al pensamiento único.

  3. A Francisco le han pedido audiencia los cardenales Müller, Burke, Zen, varios ya difuntos y no podía recibirlos siempre tenía la agenda llena con James Martin y próceres de las revoluciones americanas.

  4. Scola con argucias simpáticas quiere que se acepte todo lo que salga de bergoglio con prioridad a la doctrina y la moral católicas. Y lo dice lo más fresco, para persuadir, porque mucha gente alza su voz cuando notan que hay un rufián destruyendo los cimientos de la sociedad cristiana y la forma de vida de la iglesia.
    Que Scola haga todos los aspavientos que quiera, las crítica van a ser cada vez mas fuertes hasta que se vaya. Porque hay que luchar y no ser tibios, y contarles a personas que están en babia.

  5. Pobres los que atribuyen sus ocurrencias al Espíritu Santo, porque los pecados contra Él son imperdonables. Quieren usarlo como fuente de autoridad, son canallas.

      1. Belzunegui, no ha habido algún problema con Comunión y Liberación? Alguna cuestión de que Francisco le ha ordenado dimitir al principal de C y L o algo así?

        1. Así es, pero se debe a que Carron no se estaba adaptando suficientemente. La intervención de Memores Dómini y CL no es para devolverlos al carisma original, sino para bergoliarlos debidamente.

  6. “uno debe hacer todo lo posible por comprender plenamente lo que ha propuesto el Papa…»
    “Siempre está la posibilidad para un cardenal de escribir al Papa, pedir una audiencia y buscar que se explique él mismo”
    O sea, que está acusando a todos los que disienten de determinadas decisiones de no intentar entender las razones de esas decisiones. Seguramente Mons. Scola no ha leido ni uno de los documentadísimos escritos que se han publicado sobre algunas de esas decisiones que, por decirlo de alguna manera, «llaman la atención» o cuesta entender. Ninguno ha sido respondido.
    Por otra parte, sobre escribir el Papa, dos cardenales han fallecido esperando por esa audiencia o una simple repsuesta escrita a sus «dubia».

  7. Cuatro cardenales de la Iglesia Catòlica escribieron una carta respetuosa al Papa preguntàndole sobre dudas doctrinales emanadas de Amoris Laetitia… nunca fueron atendidos ni respondidos. El anciano cardenal Zen recorriò medio mundo, desde la lejanìsima China, para entrevistar al Papa… nunca fue recibido, ni siquiera como una atenciòn de cortesìa. Por ello, cuando se nos dice «No murmure, escriba al Papa…», debe permitìrsenos ser escèpticos. El Papa ha demostrado y sigue demostrando que la sinodalidad, colegialidad, escucha, apertura y misericordia son solamente para quienes comparten sus opiniones.

  8. De lo que dice el Cardenal no se sigue necesariamente que él no haya votado a Francisco. En cuanto a que la Iglesia en Europa está bastante mal, sin duda, pero de ahí tampoco se sigue que la solución sea el puñetazo en el estómago de la Iglesia universal, como parece desprenderse de lo que dice el Cardenal. Por otra parte, la Iglesia no se compone solamente de Cardenales y Obispos, sino también de una buena cantidad de bautizados que simplemente tratan de vivir su fe en los complicados días que nos están tocando, y que no es evidente que lo que ante todo necesitan de la Jerarquía sea un puñetazo en el estómago, sino más bien la defensa de la Verdad revelada por Dios.

  9. Por otra parte, «caminar juntos» es una metáfora sin contenido conceptual preciso, así que todavía no sabemos para qué es el Sínodo sobre la sinodalidad, que además dicen que va a durar hasta el 2023. Tampoco con aclarar que se trata de caminar juntos en el camino del Evangelio se logra concretizar suficientemente el tema que justifique convocar un Sínodo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles