PUBLICIDAD

El Papa, en el día de la ONU contra la violencia sobre la mujer: «No podemos mirar hacia otro lado»

Papa violencia mujeres
|

Hoy, en el calendario de la ONU, que parece haber sustituido al litúrgico en los últimos decenios, se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que en algunos sitios se califica de violencia machista, o violencia de género.

Por este motivo, el Papa Francisco, sin tildarla con las dos últimas acepciones, ha condenado la violencia empleada contra la mujer en el mundo.

“Las diversas formas de maltrato que sufren muchas mujeres son una cobardía y una degradación para los hombres y para toda la humanidad”, ha escrito el Papa en la red social Twitter.

“No podemos mirar hacia otro lado. Las mujeres víctimas de violencia deben ser protegidas por la sociedad”, ha añadido el Pontífice.

Condenar la violencia sobre las mujeres es algo que cualquier cristiano debería tener meridianamente claro, choca frontalmente contra la moral que defendemos; de eso no hay ninguna duda.

Viendo que el Santo Padre no ha caído en la manía hodierna de llamarla violencia machista o de género, que tiene un marcado halo ideológico detrás, en el que no entraremos, se me ocurre hacer una sugerencia a Su Santidad.

¿Por qué seguir el dictado de la ONU y el globalismo en las justas reivindicaciones, cuando van a estar contaminadas por las ideologías cambiantes de la posmodernidad? Se me ocurre, por ejemplo, como fecha de la Iglesia dedicada a condenar la violencia sobre el sexo femenino, el 6 de julio.

Ese día, la Iglesia católica celebra la fiesta de santa María Goretti. Cuando contaba con tan sólo 11 años, Alessandro Serenelli, un joven de 19 años, la asesinó de 14 puñaladas por negarse a tener relaciones sexuales con él.

Antes de morir, ella perdonó a su asesino, que fue encarcelado. Allí, Alessandro se arrepintió de su crimen y cuando salió libre, buscó a la madre de María para pedirle perdón. Años después, él colaboró dando su testimonio para la causa de beatificación y terminó siendo admitido en la orden terciaria franciscana.

¿Por qué no marcar nuestro año con los santos y no con los dictados de la ONU?

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

15 comentarios en “El Papa, en el día de la ONU contra la violencia sobre la mujer: «No podemos mirar hacia otro lado»
  1. Habló el Papa capellán de la ONU, que siempre apoya el discurso de las Naciones Unidas y se atreve a decir que hemos de obedecer a la ONU. Y luego Francisco mira hacia otro lado en temas como la ideología de género (del que nunca ha hablado en ocho años), o en el tema del aborto (del que habla poco y con incoherencias).

  2. En las violencias contra las mujeres cubanas, venezolanas, bolivianas, chinas, argentinas, ecuatorianas y nicaragüenses, ¿podemos mirar mirar hacia otro lado? Sí, el Papa Francisco sí, porque los dirigentes totalitarios del gobierno dictatorial de sus países gozan de sus simpatías. Incluso se los puede saludar, sonreír y estar afectuoso con ellos. Y no solo ejercen violencia contra las mujeres. También contra los hombres. No son excluyentes.

  3. El doble discurso y la pusilanimidad del gran amigo de Joe, abanderado de la eliminacion de millones de niñas concebidas no nacidas.
    Cada vez resulta màs claro que no´se puede achacar al Espiritu Santo la «elección de Francisco. Ven Señor Jesús

  4. La violencia no conoce sexo, pero esto tampoco lo dirá Bergoglio, tan partidario de condenas selectivas, en sintonía con el pensamiento único anti católico.

    1. El pensamiento único pretende vendernos que no existe la violencia de mujer a mujer o de mujer a hombre, violencia que puede ser física o psicológica, a veces incluso peor.

  5. La violencia es un pecado, cada uno ejerce la violencia como puede o con las armas que tienen a su alcance, a veces es la lengua, otras la fuerza física, otra la fuerza intelectual. En todo ello está el afán del ser humano de dominar al otro, es uno de los pecados que arrastramos desde el desgraciado episodio del Jardín del Edén. Las condenas están bien y muy bien, pero si evangelizamos también se superarán o paliarán estas desgracias.

  6. Bibi, es una mujer paquistaní que sufrió la barbarie islámica durante años de cárcel. Su familia acudió a Roma a ver al Papa llevados por el español sr. Asuaga: no les dirigió la palabra, al decirle quien eran las personas que venían a verle. Todo aparece en el vídeo que se hizo.

  7. No podemos mirar a otro lado, y las violencias las padecen todos, hombres y mujeres. Y no podemos mirar a otro lado ante los intentos de instrumentalizar un dolor lógico y respetable para servir al feminismo de género y enfrentar a mujeres contra hombres.

  8. fui corresponsal en la ONU de PYRESA. aquel lugar era un centro de burócratas, tuve que renunciar a la oficina que tenia en el edificio de Naciones Humanas decepcionado por la forma de informar. Era un babel lleno de políticos que se rascaban la panza. Este papa es un mundialista, está a bien con el mundo, lo contrario que nos dijo Jesucristo vosotros no sois del mundo y el mundo os odiará en mi nombre. Este Bergoglio me parece un edecán de ese mundialismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles