PUBLICIDAD

Mons. Chico se despide de Cartagena: “No es fácil desarraigarse de su tierra, pero la gracia de Dios me fortalece”

Sebastián Chico Martínez
|

El pasado domingo, festividad de Cristo Rey, tuvo lugar la misa de despedida de Mons. Sebastián Chico Martínez como obispo auxiliar de la diócesis de Cartagena.

La misa, celebrada en la catedral de Murcia, estuvo presidida por el obispo auxiliar de Cartagena y obispo electo de Jaén, acompañado por Mons. José Manuel Lorca, obispo de Cartagena; Mons. Francisco Gil, arzobispo emérito de Burgos; y Mons. Miguel Ángel Nguema, obispo de Ebibeyin (Guinea Ecuatorial).

En su homilía, Chico Martínez destacó que “Cristo es Rey y nosotros formamos su familia, su pueblo, su Iglesia, porque conocemos y reconocemos su realeza y hemos sido unidos a ella por el Bautismo”. Reconocer a Jesús como Rey, insistió el obispo electo de Jaén, es “desear que nuestra vida se adecúe a su palabra y aceptarle como modelo y principio universal de nuestra vida y de la humanidad entera”.

Chico Martínez confesó que “desde siempre he sentido pasión por el Señor, Él ha sido y es el Rey de mi vida, la fuerza interior que impulsa mi camino, que me llama a seguirle a Él y a prolongar su misión”. También tuvo palabras de agradecimiento para el obispo titular de Cartagena, Lorca Planes, de quien destacó “la cercanía y el cariño que siempre me ha manifestado. Ha sido para mí, es, un padre, un hermano y un maestro. Gracias por acogerme junto a usted, especialmente en estos últimos años, como su obispo auxiliar”.

Seguidamente, se dirigió a sus “queridos hermanos sacerdotes” para darles las gracias “donde he crecido como presbítero y de donde he nacido como obispo y he dado mis primeros pasos como tal. Voy a Jaén siendo consciente de que soy un fruto de este magnífico presbiterio. Me siento orgulloso de ser uno de vosotros. Todos los días he rezado por vosotros, por vuestra santidad y fidelidad a tanto amor que Dios ha derramado en nuestras vidas, llamándonos a esta inmensa vocación”.

Chico Martínez
Sebastián Chico Martínez, obispo electo de Jaén, durante la misa de despedida.

A los seminaristas allí presentes, les dijo que “Dios os llama a la vocación más noble que el hombre ha conocido: siendo de Cristo. Hacer presente a Cristo en medio de este mundo con todo vuestro ser, dándoos las herramientas necesarias para llevarlo sacramentalmente al mundo”. En su homilía de despedida, Monseñor Chico Martínez agradeció la labor de los religiosos de la diócesis, de todos los fieles laicos e hizo especial mención a su familia.

Ahora, tras toda una vida en Murcia le toca “desarraigarse de su tierra, de sus cosas, de sus seguridades, pero siento que la gracia de Dios me fortalece y me alienta impulsándome a la fiel respuesta, dándome cuenta que poco a poco mi corazón ya está enraizándose en esa hermosa tierra de Jaén”.

Antes de que terminara la Santa Misa, y tras el canto del Te Deum, el obispo de Cartagena quiso también dedicar unas palabras de agradecimiento al que ha sido durante dos años y medio su obispo auxiliar: “No te vas, de ninguna de las maneras, porque estás en el corazón de todos los que estamos aquí, porque eres uno de los nuestros”. En ese momento, Mons. Lorca regaló a Mons. Chico, como recuerdo de toda la Diócesis de Cartagena, un cuadro de la Virgen María, obra del sacerdote diocesano Leandro Fernández.

El próximo sábado, 27 de noviembre, a las 11:00 horas, tendrá lugar la celebración de la toma de posesión de Mons. Sebastián Chico como obispo de Jaén.

Sebastián Chico Martínez, nuevo obispo de Jaén

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

5 comentarios en “Mons. Chico se despide de Cartagena: “No es fácil desarraigarse de su tierra, pero la gracia de Dios me fortalece”
  1. Me comentan personas que le conocen que es un buen obispo no oportunista ni berg ogliano y que Jaén tendrá a un pastor que estará a la altura; me alegra mucho por los jienenses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles