V Jornada Mundial de los Pobres: “A los pobres los tenéis siempre con vosotros”

Jornada Mundial de los Pobres
|

La Conferencia Episcopal Española y Cáritas convocan la Jornada Mundial de los Pobres, que este año cumple su quinta edición, y que tiene como lema: “A los pobres los tenéis siempre con vosotros”.

Con motivo de la celebración, este domingo 14 de noviembre, de la V Jornada Mundial de los Pobres, la Conferencia Episcopal Española y Cáritas han emitido una nota de prensa conjunta con en la que informan que este año “suman de nuevo sus esfuerzos para movilizar a las comunidades cristianas y a toda la sociedad en los objetivos de esta cita anual auspiciada por el papa Francisco”.

La idea de impulsar esta Jornada surgió el 13 de noviembre de 2016, durante el cierre del Año de la Misericordia y cuando en la Basílica de San Pedro el Santo Padre celebraba el Jubileo dedicado a las personas marginadas. Al finalizar la homilía, el Papa Francisco expresó su deseo de instituir esta jornada.

En esta quinta edición, bajo el lema “A los pobres los tenéis siempre con vosotros” Francisco lanza un llamamiento para que “arraigue cada vez más en nuestras Iglesias locales y se abra a un movimiento de evangelización que en primera instancia salga al encuentro de los pobres, allí donde estén”.

“No podemos esperar –afirma en su mensaje para la Jornada— a que llamen a nuestra puerta, es urgente que vayamos nosotros a encontrarlos en sus casas, en los hospitales y en las residencias asistenciales, en las calles y en los rincones oscuros donde a veces se esconden, en los centros de refugio y acogida… Es importante entender cómo se sienten, qué perciben y qué deseos tienen en el corazón”.

Francisco ofrece en su Mensaje para la Jornada Mundial de los Pobres, se lee en la nota, “importantes elementos de análisis para reconocer “las múltiples y demasiadas formas de desorden moral y social que generan siempre nuevas formas de pobreza””, dicen citando al Pontífice.

Como señala el Papa, continúan, “parece que se está imponiendo la idea de que los pobres no sólo son responsables de su condición, sino que constituyen una carga intolerable para un sistema económico que pone en el centro los intereses de algunas categorías privilegiadas”. “Se asiste así –añade— a la creación de trampas siempre nuevas de indigencia y exclusión, producidas por actores económicos y financieros sin escrúpulos, carentes de sentido humanitario y de responsabilidad social”.

Para ello, el Santo Padre urge a abordar “un enfoque diferente de la pobreza, un reto que los gobiernos y las instituciones mundiales deben afrontar con un modelo social previsor, capaz de responder a las nuevas formas de pobreza que afectan al mundo y que marcarán las próximas décadas de forma decisiva”. “Si se margina a los pobres, como si fueran los culpables de su condición, entonces –alerta— el concepto mismo de democracia se pone en crisis y toda política social se vuelve un fracaso”.

Con objeto de animar la celebración de esta Jornada, la CEE y Cáritas han preparado diversos materiales, que están disponibles en un espacio digital creado ad hoc, para su utilización por parte de todas las Diócesis, parroquias, comunidades, movimientos, asociaciones e instituciones de la Iglesia.

“Esta convocatoria es una nueva oportunidad para tomar conciencia acerca sobre cuál es el nivel de participación de quienes habitualmente son menos tenidos en cuenta en los espacios de reflexión, toma de decisiones y celebración”, se lee en la nota.

Según la CEE y Cáritas, la respuesta al lema de esta edición implica abrir “el corazón a las personas, dejar a un lado las resistencias que nos atan a la seguridad de lo que sabemos hacer y controlamos, y dejar espacio a la creatividad y a la novedad que otras personas pueden aportar y que no esperamos”.

También implica “cambiar de mentalidad, de pensamiento, en relación con nuestra forma de dar, para acoger el reto de compartir y participar”, así como optar “por un estilo de vida más sencillo y austero, donde el no acumular para asegurarnos la vida nos hace menos dependientes de lo material y más libres para creer y confiar en la propuesta evangélica de las Bienaventuranzas”.

Finalmente, también implica abrirnos a la gracia de Dios. “Nosotros solos no podemos cambiar, es el Espíritu el que transforma nuestro corazón, nuestra mente y nuestra acción, y se sirve de la comunidad para cambiarnos y mejorarnos como personas a través del amor que siembra en cada una”.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
35 comentarios en “V Jornada Mundial de los Pobres: “A los pobres los tenéis siempre con vosotros”
  1. Con tantas colectas que se hacen para pobres, opino que no era necesario instituir esta jornada de los pobres. Además es un tema sobre el que los católicos ya están muy concienciados. Y curiosamente, el Papa Francisco le da una gran cobertura a esta jornada, mientras a otras les hace poco caso (como la jornada pro vida del 25 de marzo).

    1. Francisco dice: “Es urgente que vayamos nosotros a encontrarlos… Es importante entender cómo se sienten, qué perciben y qué deseos tienen en el corazón”. Lo de ir a buscarlos está muy bien, pero luego Francisco lo estropea al añadir el objetivo de esa búsqueda que lo centra en escucharlos, en vez de asumir la misión que tenemos de predicarles para moverles a la conversión. Y es que precisamente ahí radica el gran error de la labor benéfica de la Iglesia, que en su mayoría atiende sólo lo material y no se cuida de evangelizar a los pobres.

      1. Mientras que en las vidas de los santos, leemos que los grandes fundadores de congregaciones para la caridad (San Vicente de Paúl, Sta. Luisa de Marillac, Sta. Juana Jugan, Sta. Teresa de Calcuta, etc.), tenían muy claro que el primer servicio a los pobres es convertirlos a la fe.

        1. Me dan tanta tristeza sus comentarios. Que triste que alguien que se dice ser sacerdote, o mínimo «cristiano» tenga una visión tan distorsionada de la fe, que ni siquiera puede identificar el centro de la predicación cristiana… Los pobres.

          1. ¿Y no le da tanta tristeza la visión totalmente distorsionada de la fe que tiene el Papa o los errores y disparates que dice y que tantos obispos y clérigos repiten de forma irresponsable? Pues tiene usted una gran falta de caridad. Y no: el centro de la predicación cristiana no son los pobres: es Dios y la salvación de las almas (los pobres no sólo precisan pan (Palabra de Dios). Ya hay muchas ONGs que dan pan a los pobres. En cambio, sólo la Iglesia puede, además de darles pan, acercarles a Cristo para que salven su alma (no sólo su cuerpo).

          2. En teoría el comunismo -lo más parecido al cristianismo según Bergo lío- también se ocupa de los pobres, debe ser que por eso crea tantos y después los deja morir de hambre…en el mejor de los casos. La hipocresía de unos y otros, incluidos Bergo lío y seguidores, es tal vez tan grande como la suya Sr. Lozano.

          3. Otra vez el troll con sus estupideces: ¿Quién ha dicho que no se atiendan las necesidades materiales de los pobres y necesitados? Señálelo, MENTIROSO.

          4. Usted miente cuando afirma que aquí alguien dice que la Iglesia no deba atender las necesidades materiales de los pobres, y usted lo sabe (miente aposta). La excusa peregrina que se acaba de inventar no tapa sus mentiras. Decir que es más importante la salvacion del alma que las necesidades del cuerpo no es negar la atención a los pobres materiales. Esa dicotomía no existe ni la ha sostenido nadie. Sólo está en su cabeza y en el odio que siente por los católicos y la fe de la Iglesia, hasta el punto de intentar corregir al mismo Cristo, que es quien dice que es más importante la salvación del alma que las necesidades materiales, y así lo cree la Iglesia; salvo que usted, que le encanta llevar la contraria, también quiera corregirle a Él (no es la primera vez que lo hace en sus comentarios).

          1. Aquí el único que presume en el nick de católico eres tú. Me parece que es para asociar toda la basura que vomitas a nuestra fe.

          2. Usted sabe perfectamente que yo no he dicho jamás nada contra la fe católica. Si cometo algún error, le agradezco que ejercite esa obra de misericordia que es «corregir al que yerra».

        2. Falso sacerdote.
          Aunque ya que te auto invistes como tal me pareces comparable al que pasó de largo ante el viajero asaltado y herido al que si atendió el bien samaritano

          1. Gracias al libre mercado, el capitalismo, y a pesar del comunismo, la pobreza extrema en el mundo se ha reducido de un 68% hace apenas cuatro décadas, a un 9%. Entiendo que el buen samaritano es el libre-mercado, y el que pasó de largo e incluso maltrató al pobre fué el comunismo y aquellos que simpatizan con él…Léase Bergo lío & Cia . !Pero cuanta hipocresía!

        3. Hay que trabajar contra la pobreza, pero sin obsesionarse en un discurso demagógico y populista sobre la misma, como hace Francisco, que buscando el aplauso del mundo, habla constantemente de pobres, y al mismo tiempo propone iniciativas económicas y medioambientalistas que empobrecen la población.

          1. E insisto en que si la Iglesia ya tenía la jornada de Cáritas de Navidad, Cáritas Jueves Santo, Cáritas Corpus, y Manos Unidas, instituir otra jornada de pobres me parece desproporcionado. No podemos estar constantemente hablando de la pobreza (lo que hay que hacer es actuar con eficiencia).

  2. HABRÁ QUE RECORDAR A NUESTROS OBISPOS TRES CUESTIONES ELEMENTALES, QUE PARECE HAN OLVIDADO:

    1º. Que los más pobres son quienes se encuentran habitualmente en pecado, pues no tienen a Dios, el mayor tesoro, y van derechos al infierno si no les anunciamos el evangelio y se convierten.

    2º. Que los pobres en sentido material también tienen una alma que salvar.

    3º. Que todos, en especial los ricos, tenemos que vivir la virtud de la pobreza, con el debido desprendimiento de los bienes materiales y compartiéndolos.

    1. Queeee??? No diga incoherencias Belzunegui. «Los mas pobres son quienes se encuentran habitualmente en pecado» ??? No sé si algún día ha leído las Sagradas Escrituras y el Magisterio De la Iglesia, dudo mucho que lo haya leído.

      1. Usted no sabe leer. O, mejor dicho, carece de comprensión lectora. Voy a reformularle la frase de Belzunegui, a ver si así la entiende: quienes están en pecado son más pobres que los pobres materiales; un rico en pecado es más pobre que un pobre material que no esté en pecado. Esa es la pobreza que primeramente debe subsanar la Iglesia: la que produce el pecado. Lo cual no significa que la Iglesia no siga ocupándose de los pobres materiales, como siempre ha hecho. Pero hay prioridades, y las materiales no son las únicas, ni las más importantes.

  3. Cómo tuercen el sentido explícito de este pasaje del Evangelio de San Mateo, estos «pastores».
    Cristo está reprochando a los discípulos el preferir a los pobres antes que a Él.

    1. Efectivamente. El creerse más buenos y misericordiosos que el mismo Cristo, a quien tratan de enmendar la plana día sí y día también. Por eso Cristo les reprendió, pero éstos no aprenden. Cristo fue cristalino: pobres sí, pero primero Dios (incluido su culto, representado por el perfume carísimo).

      1. Creo que se refiere usted a Juan 12, 8.
        Es un mal ejemplo, porque Jesús añade: “a mí no siempre me tendréis”. Esto es, nuestro Señor Jesucristo consintió el derroche en el perfume porque le faltaba poco para su ascenso a los cielos.
        Y el argumento se vuelve en su contra.
        La acumulación de riqueza en este mundo es completamente incompatible con el Evangelio; Marcos 10, 25 es un ejemplo claro de esa incompatibilidad.

        1. ¿Pero qué dice usted ahora de la acumulación de riqueza? Si nadie está hablando de éso. Además de que la pobreza valorada en el Evangelio es la del espíritu, no la miseria material. Y la mayor dificultad de un rico para entrar en el cielo, como dijo el Señor, no se debe a las riquezas en sí mismas, sino el apego a ellas, el apego a todo lo material -aunque no se trate de riquezas en sentido estricto-, y darle prioridad sobre lo que de verdad importa: salvarse (pues lo material no nos lo vamos a llevar al otro mundo). Su argumento no tiene mucho sentido: el Señor no consintió el derroche porque Él se fuera a ir. Lo primero, porque no se iba para siempre (al Señor le tenemos siempre en el sagrario, tanto como a los pobres a la puerta de la iglesia). Y en segundo lugar, porque si fueran prioritarios los pobres antes que Él, no habría reprimido a los apóstoles ni siquiera esa vez. Dio el orden de prioridad: Dios y luego los pobres.

          1. Ojo: que eso no significa que atender a los pobres sea la segunda prioridad después de rendir culto a Dios. Eso es simplemente en este pasaje y en relación a la dicotomía planteada por los apóstoles. El más importante mandato que el Señor dio a sus apóstoles fue el de ir por todo el mundo predicando el Evangelio para la salvación: «Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, se salvará; mas el que no creyere, se condenará» (Mc 16, 15-16). La salvación eterna es lo primero y principal que debe hacer la Iglesia. Cubrir las necesidades de los pobres lo puede hacer cualquiera (particulares, ONGs, el estado, etc.), mientras que proporcionar los medios de salvación sólo los puede ofrecer la Iglesia, que tampoco por ello va a dejar de atender las necesidades materiales de los pobres (pero no como lo único, ni mucho menos como lo principal; además de que los pobres también precisan salvarse).

  4. Creo que tienen razón Belzunegui y Yàñez.
    Y anoto algo interesante : El Papa dice que hay que ir a buscarlos a sus casas, no esperar a que ellos vengan a llamar a nuestra puerta. ESO PIENSO YO DESDE SIEMPRE. El tema tan candente de la actualidad , la emigración multitudinaria , desordenada, tumultuosa etc. En vez de esperar a que vengan, los países ricos deben ( debemos) ir a ayudar en sus lugares de origen, allí es donde hay que poner la solución. Ayudando en origen, exigiendo a los gobiernos honradez y justicia, impidiendo guerras entre ellos, no vendiéndoles armas, en resumen promoviendo un desarrollo racional y justo…
    Así que el propio Papa nos ha advertido de la solución. Precisamente por todo eso yo estoy en contra de la inmigración ilegal . AYUDAR EN ORIGEN.
    Pero aquí , nos dedicamos a gastar 500 millones al año en el ministerio de doña Pepis para animar a los niños a que cambien de sexo… Con esta gente tan tarada no hay mucho que hacer…

  5. Que los pobres sean culpables o no de su situación, o si se les culpabiliza, no sería efectivamente la cuestión, aunque de todo hay, más bien hablando de marginados que de pobres. La cuestión es su situación de necesidad

    1. La Iglesia siempre se ha preocupado de los necesitados. Pero sólo ahora se centra únicamente en las necesidades materiales, abandonando las necesidades espirituales de esos mismos necesitados y de todos los demás. Vamos, ni que fuera incompatible (la historia de la Iglesia demuestra que no lo es).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles