PUBLICIDAD

Por qué dejé la Iglesia de Inglaterra: una entrevista con Michael Nazir-Ali

Michael Nazir-Ali conversión catolicismo
|

(The Spectator/Mary Wakefield)- A estas alturas, casi todo el mundo que esté remotamente interesado sabrá que Michael Nazir-Ali, el antiguo obispo de Rochester, un hombre que en su día fue propuesto como arzobispo de Canterbury, se ha convertido al catolicismo. El Dr. Nazir-Ali es el segundo clérigo anglicano de alto rango que abandona el barco este año, lo que hace que los cotilleos eclesiásticos tengan un agradable regusto shakesperiano: «Ebbsfleet ha caído… ¿y Rochester también?». Es como si la Iglesia de Inglaterra estuviera explosionando a cámara lenta, con todas sus piezas constitutivas – obispos, edificios, feligreses – a la deriva por falta de un centro que las sostenga.

Cuando fui a ver al Dr. Nazir-Ali esta semana esperaba encontrarlo lleno de energía. Como obispo de Rochester, era una figura llamativa y segura, a menudo fotografiada en los periódicos con su púrpura de obispo, con unas impresionantes patillas pegadas a la mandíbula como un par de hurones eclesiásticos. Ha escrito artículos contundentes para todo tipo de publicaciones, incluida ésta. En febrero, escribió que la Iglesia Católica se había subido a todos los carros de moda sobre políticas de identidad y mea culpas sobre el pasado imperial de Gran Bretaña.

Me esperaba a un hombre de armas tomar, pero cuando nos encontramos, Nazir-Ali parecía algo apagado y ansioso. Nos encontramos frente a su oficina, caminamos tranquilamente por la calle, y sólo cuando nos sentamos uno frente al otro y empezamos a hablar de cómo se unió a la iglesia que ha abandonado, su ánimo se recuperó.

“Cuando era joven en la universidad [en Karachi], recibí la influencia de un brillante capellán anglicano”, me explica. “Encendió la fe en nosotros y también y nos enseñó como servir, y yo pensé: Quiero hacer este tipo de cosas, llevar el Evangelio a zonas donde es difícil”.

Y así lo hizo. Justo después de que Nazir-Ali se ordenara como sacerdote anglicano, el general Zia-ul-Haq asumió el poder y comenzó a imponer la sharia en todo Pakistán. Esto dio a Nazir-Ali la oportunidad de proclamar el Evangelio en medio del combate. “Hubo un día en que mujeres, encabezadas por Benazir Bhutto, se manifestaron contra la sharia fuera de la catedral”, cuenta. “La policía cargó contra ellas con porras de acero, así que abrimos las puertas de la catedral, dejamos entrar a las mujeres y las cerramos. La policía se quedó fuera echando botes de humo”. ¿No tenía miedo de ganarse un enemigo como Zia? “En cierto modo, en esas circunstancias, el Evangelio cobra vida de repente”, responde. “Zia estaba imponiendo la sharia, incluida la ley penal, y entonces el Evangelio del perdón, que enseña a tratar con bondad y amabilidad a la gente, de repente se hizo relevante”.

Nazir-Ali tiene toda una vida de experiencia debatiendo con el Islam y el islamismo. Tiene doble nacionalidad pakistaní y británica, su familia extendida en Pakistán es musulmana chií y ha sido la autoridad de la Iglesia de Inglaterra en materia de Islam durante décadas. Se podría pensar que en estos días sería el tipo de clérigo al que se aferraría la Iglesia de Inglaterra. Sin embargo, se dice que ninguno de los obispos anglicanos más importantes trató de persuadirlo para que se quedara, lo que tal vez se deba a que realmente cree en la verdad de los Evangelios. Creer que existe la verdad, y que una fe puede tener más acceso a ella que otra, hace que un anglicano moderno se sienta muy incómodo.

¿Los cristianos y los musulmanes rezan al mismo Dios?, le pregunto. “Es una cuestión muy espinosa”, me dice. “Digámoslo así: los musulmanes tienen un sentido de lo divino a través de la creación, a través de su propia conciencia. Pero al final, es una religión legalista y fracasa porque todos necesitamos la gracia. Necesitamos la gracia incluso para estar a la altura de las exigencias de cualquier fe. Y si fallamos, ¿qué pasa entonces? Necesitamos un camino de vuelta…”.

¿Así que no se trata solamente de diferentes formas de acercarse al mismo Dios? “Creo que la principal diferencia tiene que ver con lo que ocurre en tu interior. Sea lo que sea el cristianismo, es una religión de la interioridad, de la vida interior, de un cambio de mente y de corazón. Luego está la persona de Cristo. La gente me pregunta a menudo, ¿por qué eres cristiano? Con tu herencia musulmana y demás. Y al final la única respuesta es Jesucristo. Yo les digo, encuéntrame a alguien a quien seguir como Jesús, y nadie lo consigue, por supuesto”.

¿Y por qué cree que seguir a Jesús le ha llevado a abandonar la Iglesia de Inglaterra? En los días transcurridos desde que Damian Thompson dio a conocer la noticia de la conversión en el sitio web de The Spectator, Nazir-Ali debe haber hablado y escrito miles de palabras al respecto. Así que me sorprende que no haya una respuesta preparada de antemano. Mira a media distancia, hace una pausa y luego dice: “En la conferencia de Lambeth de 1998 tuve un debate con el obispo Spong sobre la persona de Cristo, sobre quién es; sobre el matrimonio, los hijos y cómo vivir como cristiano. Después del debate, el presidente de la Sociedad Humanista, que estaba allí presente, se levantó y ofreció al obispo Spong ser miembro honorario de los humanistas. Pensé: ¡mi posición ha quedado demostrada! Ahora bien, no quiero juzgar a personas concretas, pero la Iglesia, de vez en cuando, tiene que exponer claramente lo que cree sobre la condición humana, sobre la naturaleza de los hombres y las mujeres, sobre cómo se relacionan entre sí. Pero el hecho es que la Iglesia de Inglaterra nunca es capaz de mantener una posición en nada”.

¿Se retracta de sus decisiones? “Durante 15 años fui miembro de la Comisión Internacional Anglicano-Católica y el objetivo declarado de ambas iglesias era restaurar la comunión entre las dos”, dice. “Era un objetivo muy ambicioso y trabajamos muy duro, pero cada vez que se llegaba a un acuerdo, era saboteado por alguien de la comunión anglicana. Lo mismo ocurre con el divorcio y las segundas nupcias. Cuando comencé mi ministerio, la iglesia anglicana tenía una política aún más estricta sobre el matrimonio, el divorcio y las segundas nupcias que la Iglesia católica. Ahora es como una jornada de puertas abiertas, y ni siquiera se puede discutir si está bien o mal, incluso con los que se dedican pastoralmente a ello”.

¿Qué le ha pasado a la Iglesia de Inglaterra? ¿Cómo se ha llegado a esto? “Creo que lo que ha sucedido es lo que podría llamarse entrismo”, explica. “Mucha gente ha entrado en la Iglesia de Inglaterra o está activa en ella y tiene sus propios programas específicos. Puede ser una agenda fuertemente feminista o puede ser sobre la identidad de género y cosas por el estilo, y la iglesia de Inglaterra ha quedado cautiva de ellos, pensando que no debemos ofenderlos (pero a veces no tienes más remedio que hacerlo). Tiene que decir, por ejemplo, que el marxismo y su enseñanza del determinismo histórico son contrarios a las enseñanzas de la Biblia y de la Iglesia cristiana”.

Al igual que el Dr. Nazir-Ali, yo también soy una conversa al catolicismo desde el anglicanismo, y al igual que él, sigo amando a la Iglesia de Inglaterra y me preocupa lo que le ocurre. Así que un poco como una especie de “ex anglicanos anónimos”, compartiendo el dolor, le leí a Nazir-Ali algo que dijo este verano el obispo Bayes de Liverpool: «Dejemos que el mundo marque la agenda. El mundo, más allá de la Iglesia, considera que la comunidad de fe es insuficiente y ofensiva”.

“¿Dejar que el mundo marque la agenda? Pero si fuera así, ¿para qué serviría la Iglesia? Creo que eso lo resume todo”, comenta Nazir-Ali. “¿Cómo se puede predicar si se permite que el mundo marque la agenda, en lugar de la Biblia o las enseñanzas de la Iglesia? En eso consiste la predicación. Se toma un pasaje de la Biblia y hablas de lo qué significa para nosotros hoy en día”.

El obispo Bayes también dijo: «Quiero ver la abolición de la insensatez que considera la llamada al ministerio del orden como una llamada a un estado moralmente más alto que el de los bautizados. Quiero ver todo esto antes de morir. Estas cosas deben hacerse y creo que LLF despertará a la iglesia y les abrirá la puerta”.

LLF es la abreviatura de “Living in Love and Faith”, el informe de la Iglesia de Inglaterra sobre género, identidad y sexualidad. Lo he leído y si despierta en la mayoría de los creyentes ordinarios algo más que un fuerte deseo de seguir a Nazir-Ali fuera de la iglesia anglicana, quedaré muy sorprendida.

Sobre LLF y la tendencia de la Iglesia de Inglaterra a asumir la ideología de género, Nazir-Ali dice: “Uno de los problemas es que la investigación que se cita es a menudo muy unilateral y no es precisa. Así, por ejemplo, el enorme estudio de Johns Hopkins sobre la identidad de género es bastante claro sobre todo el fenómeno. Dice que la disforia es, por supuesto, una condición muy angustiosa y que, por supuesto, debemos apoyar a las personas que la padecen, pero que no existe, científicamente, un hombre en un cuerpo de mujer o una mujer en un cuerpo de hombre. Así que forzarnos a seguir ese camino, cuando hay estudios masivos que dicen lo contrario, es una locura. Luego, por supuesto, está este asunto de contar constantemente historias tristes, casos difíciles, como si eso justificara el abandono de la larga tradición de la enseñanza apostólica”.

Pero, ¿no le preocupa que la Iglesia católica siga inevitablemente la misma dirección que la Iglesia de Inglaterra, que vaya simplemente con una década de retraso? Nazir-Ali se detiene a pensarlo y luego dice: “Después de «Living in Love and Faith», el Vaticano emitió una respuesta. El Papa Francisco, con su autoridad, emitió un documento de una página y media en el que decía: no podemos hacer estas cosas, porque la Biblia nos lo prohíbe. Mira, tienes que permitir un cierto debate, no estoy en contra de eso de ninguna manera. Pero finalmente hay que tomar una postura”.

Por el momento, Nazir-Ali se encuentra en una especie de limbo religioso. Ha sido recibido en la iglesia católica, en el Ordinariato de Nuestra Señora de Walsingham, la estructura creada dentro de la iglesia católica por Benedicto XVI para recibir a los anglicanos, pero aún no ha sido ordenado sacerdote. Si ahora parece un poco desconcertado, quizá sea porque está tan acostumbrado al cargo, a la camisa púrpura, que no tiene claro qué autoridad tiene sin ella.

Pero nada le da a uno más autoridad moral, entre todos los que luchan por el poder en la iglesia como ratas, que renunciar voluntariamente a él. Y de todos modos, al terminar nuestra conversación, percibo el comienzo de un nuevo celo misionero en él, un nuevo brillo en sus ojos.

¿Se ha convertido al catolicismo o simplemente ve el Ordinariato como una especie de refugio para el anglicanismo? Nazir-Ali responde: “Con mis antecedentes, no me considero un converso. La conversión es de una religión a otra. Veo esto más bien como una culminación, que lo que el anglicanismo en su forma clásica ha sostenido como lo más valioso se está cumpliendo en la progresión del Ordinariato”.

A menudo se dice que el Ordinariato está condenado porque los obispos católicos lo detestan; que se desvanecerá inevitablemente. Pero escuchando a Nazir-Ali, que pronto será el padre Michael, no estoy tan segura.

“El Ordinariato tiene una vocación, creo, de producir en este país una forma inglesa de ser católico”, dice. “Es una oportunidad, pero también un reto. Algunas personas de la Iglesia católica en general pueden sentirse incómodas con ello, pero creo que hay que asumirlo. Es una gran oportunidad para la misión”.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

3 comentarios en “Por qué dejé la Iglesia de Inglaterra: una entrevista con Michael Nazir-Ali
  1. Invito al obispo de la capital de Italia a escribir un libro.
    Su título porían ser las cinco primeras palabras del titular de este artículo.

  2. Dios lo bendiga, futuro P. Michael, su conversión en estos tiempos precisamente es prueba de que la gracia de Dios arrolla todo lo que encuentra a su paso. Dedíquese a investigar la forma católica de ser inglés, mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles