PUBLICIDAD

Parolin advierte al gobierno francés que debe respetar el secreto de confesión

Parollin Gobierno francés secreto de confesión
|

El sigilo sacramental está en riesgo en varios países, entre otros en Francia, con la excusa de la lucha contra los abusos sexuales. Pietro Parolin, secretario de Estado vaticano, le ha recordado al primer ministro francés en una reunión que el secreto de confesión es inviolable.

Francia está estudiando aprobar una ley que obligue a los sacerdotes poner en conocimiento de las autoridades los delitos de los que tengan noticia en el confesionario. No son los primeros: algún estado australiano aprobó una ley de este tipo que topó con una resistencia de hierro en el episcopado, preparado para ir a la cárcel para evitar el sacrilegio.

Parolin tuvo ocasión de hablar del asunto con el primer ministro francés, Jean Castex, con quien se reunió para conmemorar los primeros cien años desde el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre París y el Vaticano tras décadas de conflictos y desencuentros en torno a la preciada ‘laïcité’ francesa, recoge The Pillar.

Castex recordó que la política laicista implanta de en Francia en 1905 no excluye la religión de la sociedad, sino que “simplemente delimita las esferas de intervención del Estado, por una parte, y de la religión, por la otra”. La Iglesia debe “encontrar las respuestas necesarias” para hacer frente a los abusos, dijo, y subrayó que la separación de la Iglesia del Estado “no es en absoluto la separación entre la Iglesia y la ley”.

Parolin respondió que le Iglesia está decidida a combatir los abusos y a colaborar plenamente con las autoridades seculares, pero siempre “respetando la naturaleza, la misión y la estructura sacramental de la Iglesia que le son propias”.

El Derecho Canónico sostiene que un sacerdote no puede, en ninguna circunstancia, revelar nada dicho en confesión, ni siquiera el hecho de que se haya dado esa confesión. Solo esta seguridad da al penitente la confianza para abrir libremente su corazón y confesar sus culpas.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

10 comentarios en “Parolin advierte al gobierno francés que debe respetar el secreto de confesión
  1. Hipócritas,, hacen leyes inmorales, promueven la promiscuidad, desprecian la Verdad, y luego salen con que diga el sacerdote, quién es el malo de la película para ir tras el.
    Y a ver si no pasa como en mi país, que cuando dicen que no nos preocupemos, que no va a pasar ésto o aquello,, es porque ahí viene ya,, galopando la injusticia.

  2. Hay una solución a ese entuerto y es la absolución condicionada a la reparación del daño, como parte integral de la penitencia. No es tan difícil. ¿Medieval?.
    Bueno, entonces había fé.
    Nuestra literatura está llena de ejemplos, Teodosio de Goñi en Álava de García Villoslada, p.ej

    1. La absolución siempre está condicionada a que se cumplan ciertos requisitos. En este caso, a la reparación del daño, que no es optativa, lo mismo que al propósito de enmienda. Únicamente puede ser contraindicada en ciertos casos (si el perjuicio es mayor que la reparación, por ejemplo) o ante su imposibilidad manifiesta. Si no, siempre hay que reparar. Quien no tuviera esa intención, al igual que quien no tiene propósito de no volver a pecar, es como si no se hubiera confesado y no le sirve la absolución. Más condicionada que éso, imposible.

  3. Creo que puede hacerse compatible, es decir SIIII AL SIGILO Sacramental
    pero el sacerdote que oiga pecados en Confesion relativos a abusos sexuales debe instar al penitente para ser absuelto que confiese también su gran culpa a las AUTORIDADES CIVILES, o sea, que se entregue a una comisaría, juzgado o autoridad competente. Si es así, qué problema hay?

  4. «Instarle» sí, pero no puede obligarle. Debe salir del propio penitente. Lo recordó la Penitenciaría Apostólica en una Nota hace poco más de dos años:

    «En presencia de pecados que constituyen algún tipo de delito, nunca está consentido imponer al penitente, como condición para la absolución, la obligación de entregarse a la justicia civil, en virtud del principio natural, aplicado en todos los sistemas, según el cual «nemo tenetur se detegere». Al mismo tiempo, sin embargo, pertenece a la misma «estructura» del sacramento de la Reconciliación, como condición para su validez, el arrepentimiento sincero, junto con la firme intención de enmendar y no repetir el mal cometido» (Nota de la Penitenciaría Apostólica sobre la importancia del foro interno y la inviolabilidad del sigilo sacramental, 21 de junio de 2019).

  5. En España se va a admitir, conforme a la ley que permite no declarar contra otros miembros de la familia, que una madre no declare ante el juez en un juicio por asesinato en el que está avisado su hijo, y hay muchos indicios de que ella lo sabe todo el incluso pudo ayudar a su hijo a limpiar la escena del crimen. Hizo una declaración ante la policía, de firma voluntaria y de la han encontrado varias contradicciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles