PUBLICIDAD

Yago de la Cierva: «Todos los papas están rodeados por papistas»

Yago de la cierva
|

El que fuera el ideólogo de la JMJ de Madrid en 2011, Yago de la Cierva ha concedido una entrevista para el periódico El Debate para recordar el décimo aniversario de la jornada mundial de la juventud y hablar sobre la actualidad de la iglesia.

La JMJ de Madrid fue la última vez que Benedicto XVI estuvo en España, «pero conserva muy buenos recuerdos» asegura de la Cierva. «El cardenal Rouco le ha visto con frecuencia, aprovechando sus viajes a Roma para ver a Francisco y a autoridades vaticanas, y Benedicto rememora lo mucho que le gustó la música, cómo disfrutó dirigiéndose a jóvenes religiosas y a jóvenes profesores, y el impacto que le produjo la tormenta en Cuatro Vientos. Creo que volvió a Roma impresionado de las muestras de cariño que recibió aquí, y eso no se olvida» ha comentado el profesor del IESE.

Sobre la visita a España por parte del Papa Francisco, Yago de la Cierva asegura que «se parece bastante a un equilibrista que maneja diez platos que giran sobre un palitroque. Tiene que prestar más atención a los que parece que se detienen y se van a caer… Es decir, es buena señal que Francisco no venga: otros le necesitan más. Claro que nos gustaría que viniera, pero hay que aceptar sus prioridades. Tampoco ha ido a Argentina».

En relación a la renuncia Papa, cuenta que «se montó una buena y todo porque escribí un artículo en El Mundo, y en el último momento hubo que resumirlo, y quedaron fuera muchas frases que daban contexto. Eso, unido a un título horrible que no puse yo, fue la espoleta. El periódico me ofreció la posibilidad de escribir otro artículo al día siguiente, cosa que hice, pero la polémica estaba ya montada».

El que fuera director general de la JMJ en Madrid, afirma que «no soy un revolucionario, pero sí que me gustaría que algunas cosas cambiaran. En la Iglesia es muy difícil crear un espacio de opinión y de debate que sea civilizado, donde se puedan discutir las cosas sin que llevar la contraria al jefe —de manera respetuosa, por supuesto— sea visto como una amenaza a la raíz de la autoridad eclesial, quienquiera que sea». También ha remarcado que le gustaría que «ojalá supiéramos discutir sin que la discrepancia fuera vista como una amenaza para la unidad, que en la Iglesia es fundamental. Es más, creo que todos los papas están rodeados por papistas que a veces ejercen de policía política sobre las ideas. Y no debería ser así: el catolicismo es la religión de la razón, y la autoridad tiene que ejercerse de manera razonada, no imperial».

En referencia a los malentendidos, tergiversaciones y polémicas  durante el pontificado de Francisco, Yago de la Cierva cree que existen dos factores «el primero es la aceleración de la información, que es cada vez más instantánea y menos reflexiva. Muchos medios están atrapados en la guerra por el clic, y por eso priman las noticias que resaltan el conflicto. El segundo es interno a la Santa Sede: antes, Benedicto hablaba relativamente poco, y ahora Francisco habla constantemente; y, sin contar con su departamento de comunicación, las confusiones son inevitables. En el fondo, los dos se enfrentan a los grandes enemigos de hoy: la ignorancia y el pesimismo», ha sentenciado.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

25 comentarios en “Yago de la Cierva: «Todos los papas están rodeados por papistas»
  1. Es equivocado que este señor diga que Francisco se enfrenta a la ignorancia, pues precisamente es el conocimiento teológico auténtico el que refuta los frecuentes errores de Francisco.
    Y en cuanto a los papistas, siempre han existido, pero lo que tenemos ahora, supera cualquier experiencia pasada. Hoy muchos supuestos conservadores han caído en la p
    a p o l a t r í a
    y aplauden a Francisco incluso en sus errores.

    1. En la Misa de las 11 de hoy, en la iglesia de La Concepción, en Madrid, el sacerdote en la homilía ha dicho que no debemos ser rígidos sino flexibles, y que tenemos que seguir siempre al Papa, diga lo que diga y haga lo que haga (textual). Se ve que la marea está alcanzando ya altas cotas… Podrían preguntarse estos sacerdotes tan francisquitas por qué nunca sucedió esto con los últimos papas, por qué los católicos siempre los aceptamos, nos gustasen más o menos, y sin embargo ahora estamos al límite del aguante con Francisco.

        1. Es más, le hicieron la vida imposible. Hay que seguir como sea a Jesucristo a través de su Iglesia, respetando la autoridad del Papado. Eso no quiere decir que cuando el Papa diga una memez, deje de ser memez porque es el Papa. Aún así, que un cura de barrio comience a decir esas cosas, empieza a indicar que la gente está muy cansada de bobadas. El problema es que confunden la fe cristiana con la fe papera o curera. Se sigue a Jesucristo. Al Papa se le hará caso en la medida en que éste siga a Cristo. Si no, cuantos menos caso mejor. Es más, la mayoría de católicos en toda la historia ni escuchaban al Papa y no pasaba nada

          1. Después de estos comentarise ve más necesaria que nunca las medidas que tomo Francisco con la misa tridentina.
            No es culpa del rito sino de las cosas que decís los afines fanatizados.

          2. Que sí pesado: eran «súper necesarias» las medidas que tomó Francisco con la Santa Misa Tridentina, la cual, como todo el mundo sabe, «fanatiza» un montón: fanatizó a San Francisco de Sales, a San Juan de la Cruz, a Santa Teresa de Jesús, a San Ignacio de Loyola, a San Juan Bosco y a todos los santos anteriores a 1969 (ninguno de ellos conoció otra Misa). Y a usted, ¿quién le ha fanatizado para que tenga que soltar el mismo mantra en cualquier noticia o artículo? Tema de la noticia: Yago de la Cierva: «Todos los papas están rodeados por papistas», pero usted a lo suyo. Hoy se le ha olvidado recordarnos que siente náuseas… (tome metoclopramida, que es muy buena para éso).

          3. No son curas de barrio cualquiera. La Concepción es una basílica y siempre ha tenido párrocos y sacerdotes auxiliares extraordinarios.

        2. Recuerdo que durante el pontificado de Benedicto en las misas en las preces no pedían por el Papa y si lo hacían no le nombraban, ahora vamos lo dicen encantados por Nuestro papá Francisco. En los rosarios lo mismo.

  2. Este hombre defiende lo indefendible con unos argumentos de párvulo (o cree párvulos a quienes los lean, una de dos). Para muestra un botón:

    «En referencia a los malentendidos, tergiversaciones y polémicas durante el pontificado de Francisco (…) la aceleración de la información, que es cada vez más instantánea y menos reflexiva»

    Vamos, que hace 8 años no había internet ni redes sociales, ¿no? No se lo cree ni él.

  3. Estoy se acuerdo en que en parte los malentendidos, tergiversaciones y polémicas durante el pontificado de Francisco, «Francisco habla constantemente; y, sin contar con su departamento de comunicación», y creo que no quiere decir, pero se entiende, que muchas veces habla irreflexivamente y sin medir bien sus palabras, a diferencia de predecesores ilustres. Donde otros ven intencionados errores doctrinales siempre yo veo mucho descuido en ocasiones, hablo de declaraciones. En cuanto a escritos hay algo de lo mismo, también de influenciabilidad por la actualidad o temas, o respeto humano, pero no todos somos iguales, con cierto discernimiento tampoco es escandaloso y no veo que ningún obispo los critique más que alguno tangencialmente

    1. No se sostiene su teoría: si lo dice una vez, se ha equivocado. Si lo repite una y otra vez, y otra, y otra más… ¿qué? ¡Es que es lo que piensa! No tiene vuelta de hoja.

    2. Es ultra recontra intencionado el error doctrinal. Si no te das cta, sos un «pequeño».
      No diré su pasado lo condena, sino su pasado lo define.
      Con todas sus estratégicas contradicciones alarga su caída, alimentando zopencos.

    3. Yo pensaba hasta ahora lo que tú dices, Sacapuntas. Pero ya es mucho empecinamiento en su modo de hablar, oscuro y contradictorio… Yo diría que lo hace adrede, que no es falta de reflexión.

  4. Creo que se debe reservar un significado positivo y principal para la palabra «papista» pues los católicos debemos serlo, como marianos o marianistas, por ejemplo, y se está usando continuamente como peyorativo. En este caso no tanto, se entiende que más bien como corte o curia en el mal sentido, de adulación.
    Y el término «papolatría», tan querido ahora por muchos tampoco tiene verdadero lugar para mí, pues nadie realmente idolatra al Papa. Para mí solo tiene cierto sentido refiriéndose a personas e institutos que por adherirse siempre a la línea del Papa reinante, sea cual sea, caen en la indefinición propia, o mejor dicho, una cercanía con todos impropia, en el sentido de defensa en primera línea, pero eso se detectaría en períodos mucho más largos

  5. Yo creo que el término «adulador» se presta mucho menos a confusiones semánticas que los de «papista» o «papólatra», que realmente hacen daño a la Iglesia como pretenderían sus enemigos, que sin duda están encantados con ciertos autoproclamados defensores de la ortodoxia

    1. Seguro que quienes atacan y persiguen a la Iglesia están preocupadísimos por quienes profesan la fe católica de forma íntegra, que es de la única manera en que se puede profesar. ¡Y un cuerno! Si acaso, al contrario de lo que usted dice, preocupados con las justificadas críticas a los papólatras, que no hacen ningún favor a la Iglesia y, por tanto, sus enemigos deben de estar encantadísimos con ellos y les tocan las narices quienes les criticamos. Está clarísimo que este hombre emplea «papista» como sinónimo de lo que aquí llamamos «papólatra», y ninguno de ambos términos es sinónimo de «adulador» (ni siquiera de «adulador papal»).

  6. En la parroquia de un pueblecito de la Sierra de Guadarrama, va a hacer dos domingos, durante la homilía, el cura afirmó:

    ‘Porque «in illo tempore» se afirmaba que fuera de la Iglesia no había salvación. Pero si que hay salvación fuera de ella, mientras que en su interior hay gente que se condena…’

    Obviamente hay catolicos que se condenan, claro, pero si hay salvación fuera de ka Iglesia para qué la fundó Cristo? Más aún, para que vino al mundo? Para que la Crucifixión? Para qué la Eucaristía? Para qué ir a Misa?
    Demasiados «para qué», y todo ello producto de lo que llega continuamente desde El Vaticano. Un cura que siempre pide por el planeta, por las instituciones democráticas, y pir cuestiones siempre materiales. Así tiene sus misas: vacías de fieles.

    Se pueden dar los datos del pueblo, del cura y hasta de la hora de la misa.

    1. Por lo visto, a dicho cura le importa un rábano que el mismo Cristo dijera lo contrario de lo que él sostiene. Ah, pero el problema de la Iglesia actual es la Misa Tridentina, como todo el mundo sabe.

  7. El medio de comunicación que el entrevistado ayudó a crear es más que papista, es como una especie de relacionista público de Jorge Mario Bergoglio. Hay que ver las maniobras que hizo para hacer creer que Francisco se disgustó cuando Evo Morales le regaló una cruz comunista, pero luego no corrigieron cuando el propio Francisco dijo que el regalo no le había chocado en lo más mínimo. Pueda que los papas se rodeen de papistas, como dice, pero Francisco se rodea de ‘chupamedias’.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles