PUBLICIDAD

La pandemia informática «que nos confinó en soledad y silencio»

Jesús Sanz Montez
|

El pasado lunes 4 de octubre las aplicaciones de whatsapp, facebook e instagram dejaron de funcionar durante horas dejando a millones de personas incomunicadas por esas redes sociales durante horas. Una semana después, el Arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes no ha querido dejar pasar la oportunidad para escribir una carta pastoral sobre dicho acontecimiento.

“Todo se vino abajo y sin previo aviso, el mundo entero entraba en una pandemia de la comunicación precisamente secuestrando el canal con el que nos poníamos en contacto”, comienza reflexionando el Arzobispo franciscano de Oviedo. Para Sanz Montes esta experiencia fue “toda una lección de la vulnerabilidad en la que esas dependencias en las que hemos entrado, pueden de modo imprevisto dejarnos al pairo en la herramienta que nos dieron, a la que nos habituaron haciéndonos diestros usuarios, expertos para nuestras curiosidades, nuestras cuitas, nuestros mentideros y nuestros engaños. Pero que, de la noche a la mañana, nos encontramos perdidos y solitarios”.

Fue “una interesante vivencia”, relata Sanz Montes. Afectó a “El mundo entero, ricos y pobres, jóvenes y adultos, de toda condición social, de todo extracto económico, de todo pedigrí social, de todo credo religioso, de toda querencia política, de toda afición y divertimento… el mundo entero se vio por unas horas parado y callado”. El arzobispo de Oviedo definió esta experiencia en su carta pastoral como “un tsunami cibernético como si una pandemia informática nos hubiera confinado a la soledad y al silencio más inesperados”.

Por un lado, “vendrán ahora los intérpretes y hermeneutas a darnos su versión y nos dirán que ha sido un ensayo general de la mano negra del gran hermano, para ver cómo resulta nuestra resistencia y nuestra resiliencia, ante el control de nuestras vidas por parte de quienes, parece ser, que nos tienen en su mano”. Mientras que “otros, con su comodona ingenuidad, dirán lo contrario: que no pasa nada, que aquí nadie quiere controlar nuestros pasos ni saber de nuestras andanzas. Que tan sólo ha sido el fortuito episodio de una caída de la red sin más. Y así, seguirán ingenuamente cultivando la comodidad de que aquí no hay ni moros en la costa ni extraterrestres vigilándonos”, ha explicado monseñor Sanz Montes.

Monseñor también ha querido aprovechar para alertar de que la “pandemia vírica como la que hemos sufrido con el Covid, nos ha puesto delante la verdadera vulnerabilidad que señala nuestra pequeñez humana, especialmente cuando hemos intentado, y lo seguimos intentando, ser como dioses que logran desplazar al verdadero Dios”. Aquí, también ha alertado del gran problema de aquellos que están “jugando a crear la vida según nuestros diseños, o a disponer de ella en todos sus tramos, desde la vida del no nacido hasta la vida que termina, cuando se dictan intereses políticos y económicos de partido, los cálculos demográficos egoístas e insolidarios, el empeño en deconstruir la antropología cristiana y nuestra humana tradición a través de los siglos con nuestras luces y sombras, nuestras gracias y pecados”.

El Arzobispo de Oviedo ha explicado que esta “pandemia informática nos pone en esa tesitura de incomunicación porque nos han quitado de pronto la forma que nos impusieron para comunicarnos hasta el punto que sería la única que sabríamos utilizar. Toda una estrategia de control de la humanidad en un mundo cada vez más inhumano”.

Tal y como recuerda Sanz Montes esto sucedía en el día de San Francisco de Asís, «el santo de la fraternidad con todos los seres en los que reconoce la huella de Dios Creador, el santo de la sencillez que no busca el poder en ninguna de sus formas; el santo que supo mirar las cosas, todas las cosas, descubriendo la belleza, la bondad y la verdad que Dios ha querido poner en ellas a pesar de todo», concluye el Arzobispo en su carta pastoral.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

4 comentarios en “La pandemia informática «que nos confinó en soledad y silencio»
  1. En ningún caso ha habido una auténtica pandemia, sino «plandemia». Los oligarcas que gobiernan el mundo en la sombra llevan desde 2001 planificando este falso e inexistente virus y el resto, sobre todo las inyecciones con veneno con el fin de llenar los bolsillos de la grandes farmaceuticas, que han sobornado a los políticos y funcionarios para que obedecieran las medidas draconianas que no tenían ningún fundamento ni científico y médico. También las inyecciones sirven para reducir la población o bien matando a muchos o provocando o abortos «naturles» o infertilidad. El Primer Ministro del Estado de Nuevo Gales del Sur de Australia y otros varios han tenido que dimitir cuando se descubrió el fraude y la cuantía del soborno cobrado..

  2. ¡Uy, qué conspiranoico nos ha salido Monseñor…!
    Pues sí, tiene más razón que un santo. Eso sí, no debe tener Telegram, puesto que en ningún momento (todo se andará) nos dejó tirados.

    1. Pues parece que la «caída» es un paso previo para el «control total» que exige el partido «demócrata» de EEUU. DE ese modo pretenden «blindar» a Zuckerberg, cuando cierre las cuentas de los republicanos o no permita el «reposteo» de alguna información que sirva para que pierdan las mayorías de cámara y senado. Según algunos analistas, se trató de la implementación de un nuevo algoritmo, que falló.

  3. 😁,, Si telegram es bueno, y no
    está controlado por los unos, a lo mejor por los otros. Quién sabe.
    Pero es curioso,,,dolió más la caída de redes sociales, que las redes de la Iglesia caída.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles