PUBLICIDAD

«En Afganistán circula una lista con nuestros nombres, los de los cristianos, tenemos miedo»

Cristianos Afganistán miedo
|

(Tempi)- El excepcional testimonio de Saad y Fatimah (nombres inventados), cristianos que viven escondidos en el país reconquistado por los talibanes: «Seguir a Jesús abiertamente es imposible. Algunos de nosotros han sido asesinados, otros han sido secuestrados y otros han desaparecido».

Publicamos el testimonio de Saad y Fatimah. Los cónyuges cristianos, que siguen viviendo en Afganistán y mantienen su fe en secreto, relatan la situación del país tras la vuelta de los talibanes al poder. Por razones de seguridad, sus nombres han sido cambiados y no es posible revelar dónde viven. El testimonio fue recogido por Open Doors.

«La realidad de los cristianos en Afganistán«

Lo primero que hay que saber sobre Afganistán es que lo que está ocurriendo no es nada nuevo. Claro, es la primera vez que ocurre en veinte años. Puede que los soldados de la capital hayan cambiado, pero la amenaza no es nueva. Había peligro, ahora hay más. Hemos vivido con ello durante mucho tiempo. Y con mayor razón, el dolor de vivir para Jesús y arriesgarlo todo para seguirlo no es nada nuevo. No es nuevo para mí, como no lo era para mis abuelos, que vivían para Él y le seguían.

Esta ha sido la realidad de los cristianos afganos durante más de cuarenta años. Primero bajo los talibanes, luego bajo el gobierno afgano respaldado por Estados Unidos, antes de que los talibanes recuperaran el control el mes pasado. Afganistán siempre ha sido un lugar peligroso para los cristianos. Seguir a Jesús abiertamente es imposible. Ahora las cosas han empeorado. Es peor que antes, pero eso no es nada nuevo. Cuando los talibanes tomaron el control, lo que temíamos se hizo realidad. No podéis entenderlo como yo. No puedo explicarlo con palabras. Vivo con ello desde que era un niño.

«Teníamos miedo, tenemos miedo»

Hace veinte años, una noche, un hombre se atrevió a creer que la libertad había llegado para quedarse y encendió su equipo de música. Luego otro. Luego otro. Y luego otro. Al poco tiempo, las calles se llenaron de música y se oyeron risas y cantos. La noche en que los talibanes tomaron el poder, es como si sintiera que alguien entraba en mis recuerdos para intentar erradicarlos y hacerme sentir miedo.

En la habitación de al lado mi mujer se puso de parto y nació una niña. Una niña en una familia cristiana en esa fatídica noche. Mi padre leyó el Salmo 20 para la pequeña y mi esposa, al otro lado de la tienda, donde estaban reunidos los hombres. Teníamos miedo. Tenemos miedo. La vida en este país nunca ha sido fácil para los cristianos, pero ahora es peor.

«Circula una lista con nuestros nombres»

Nos llamamos unos a otros para preguntarnos por el dolor de cabeza, el dolor de espalda, por las heridas y los viejos problemas de salud, para mantener el contacto. Por ahora es todo lo que podemos preguntar. Circulaba una lista con nuestros nombres. Algunos han sido asesinados. Otros han sido secuestrados, otros han desaparecido. Parece el día después de una enorme y catastrófica explosión. Las luces se han apagado. La fiesta que comenzó una noche hace casi veinte años ha terminado y la música ha sido sustituida por gritos, disparos e incluso el silencio. El sonido de la nada.

Publicado en Tempi.

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

2 comentarios en “«En Afganistán circula una lista con nuestros nombres, los de los cristianos, tenemos miedo»
  1. Si Neila, ellos están amando a Cristo en tierra de tanimales, éso sí es amor. Los que vemos nuestra Iglesia ir a la deriva, sufrimos, lloramos por Ella, pero ellos ofrecen todo su dolor, su sangre que hacen derramar los que odian a Cristo,,, por el puro gozo de odiarle, nada les ha hecho, sólo le temen.
    Seguirlo, les quitaría privilegios, ahí y en China.
    Temen a Cristo y persiguen a los que le siguen.
    Ellos creen que así acabarán con Cristo,,, nada más lejos de la Verdad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles