PUBLICIDAD

El Papa pidió clemencia para intentar salvar a un condenado a muerte en EEUU

Papa Francisco
|

El arzobispo Christophe Pierre, nuncio en los Estados Unidos, pidió por carta al gobernador republicano de Misuri, Mike Parson, respetar «la humanidad y el carácter sagrado de toda vida humana» del recluso condenado a muerte. Ernest Lee Johnson un afroamericano de 61 años fue declarado culpable de asesinato en primer grado en 1995 y sentenciado a muerte por matar a martillazos a tres empleados de una tienda en Columbia, Missouri.

El arzobispo escribió a Parson en nombre del Papa Francisco. El nuncio le pidió que detuviera la ejecución programada y le concediera «alguna forma apropiada de clemencia». “Esta solicitud no se basa en los hechos y circunstancias de sus crímenes; ¿Quién no podría argumentar que delitos graves como el suyo merecen graves castigos? ” Dijo el arzobispo Pierre en una carta del 27 de septiembre a Parson. “Esta solicitud tampoco se basa en la dudosa capacidad intelectual del Sr. Johnson. Más bien, Su Santidad desea presentarles el simple hecho de la humanidad del Sr. Johnson y el carácter sagrado de toda la vida humana «.

El Papa le pidió a Parson, gobernador de Misuri, «que considere que, cuando se restringe la violencia de todo tipo, incluso la violencia de una ejecución legal, toda la sociedad se beneficia». En la carta, el arzobispo, también afirma “como advirtió el Papa Francisco en su carta encíclica ‘Fratelli Tutti‘, ‘no permitan que la atrocidad de sus pecados alimente un deseo de venganza, sino que deseen curar las heridas que esos hechos han infligido”, dijo el nuncio apostólico.

Su abogado y defensores del indulto han argumentado que su ejecución sería inconstitucional porque una operación de 2008 por un tumor cerebral lo dejó con una capacidad intelectual disminuida. Los cirujanos tuvieron que extirpar aproximadamente una quinta parte de su tejido cerebral. Tanto el gobernador anterior, el demócrata Bob Holden como otros congresistas del partido demócrata, también se sumaron a la petición del Papa para pedir clemencia y que no lo ejecutasen.

Finalmente, a pesar de todas las peticiones de clemencia recibidas para salvar la vida de Ernest Lee Johnson, fue ejecutado el martes con una inyección letal a las 6:11 de la mañana en una prisión local en Bonne terre, según ha informado The Washington Post.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

64 comentarios en “El Papa pidió clemencia para intentar salvar a un condenado a muerte en EEUU
    1. A Biden le siguen dando la comunión, sacrílegamente (por sus presiones).
      Se nota que esos condenados a muerte no importan, molestan a los magnates.

  1. Francisco se opone a la doctrina de la Iglesia que siempre ha defendido la licitud de la pena de muerte. Francisco no tiene autoridad para modificar el catecismo, y si lo hace, su cambio es inválido.

    1. Y también a defendido la licitud del perdón y la clemencia pilar fundamental de la fe cristiana.
      Además según entiendo el catecismo solo aprueba la pena de muerte en caso que la sociedad no tenga otra forma de protegerse de el mal que esa persona pueda causar.
      Por otra parte en 2018 ya modificó el Punto 2267.
      2267. “Durante mucho tiempo el recurso a la pena de muerte por parte de la autoridad legítima, después de un debido proceso, fue considerado una respuesta apropiada a la gravedad de algunos delitos y un medio admisible, aunque extremo, para la tutela del bien común.

      1. crímenes muy graves. Además, se ha extendido una nueva comprensión acerca del sentido de las sanciones penales por parte del Estado. En fin, se han implementado sistemas de detención más eficaces, que garantizan la necesaria defensa de los ciudadanos, pero que, al mismo tiempo, no le quitan al reo la posibilidad de redimirse definitivamente.

        Por tanto la Iglesia enseña, a la luz del Evangelio, que «la pena de muerte es inadmisible, porque atenta contra la inviolabilidad y la dignidad de la persona», y se compromete con determinación a su abolición en todo el mundo”.

        1. Fe de erratas…
          El segundo comentario empieza así:
          Hoy está cada vez más viva la conciencia de que la dignidad de la persona no se pierde ni siquiera después de haber cometido crímenes muy graves.

          1. No hace falta que nos haga un corta-pega del catecismo manipulado por orden papal: si usted ha sido capaz de encontrarlo, el resto con más motivo. Ah, y dicha manipulación es contraria al Magisterio bimilenario de la Iglesia (además de ser falso lo que dice, pues no se puede garantizar lo que afirma, aparte de ser contrario a la justicia).

          2. Por qué todos los papás de la historia han podido hacer modificaciones y este no?
            Otra vez más las reglas según quien conviene.
            Por cierto si lo podéis buscar buscarlo antes de hablar que el supuesto sacerdote no se entera que el papá cambio hace tres años dicho punto.
            No es contrario pues la iglesia acepta la pena de muerte en ciertos preceptos que ya no existen en países desarrollados.

          3. Cortó y pego para que quede claro hasta la última coma y no manipules el texto como soléis hacer.

          4. El único que miente y manipula bajo diferentes nicks es usted, así que déjese de gaitas. Ningún Papa ha modificado la doctrina sobre la licitud de la pena de muerte porque no se puede cambiar. Para defender lo indefendible, vuelve a colocarse en una posición inmoral: me gustaría verle la cara si tuviera que decirle a los familiares de víctimas de crímenes cometidos por convictos que se han escapado, o que ya han cumplido la pena y al salir vuelven a matar, o que ordenan crímenes desde la cárcel (como el Chapo Guzmán), que actualmente ya no hay necesidad de «pena de muerte» porque las cárceles son suficientes para proteger a la sociedad. ¡Un cuerno! Usted, HIPÓCRITA, dice defender la vida de criminales CULPABLES (porque es «sagrada») y le importan una higa las vidas de sus víctimas INOCENTES (que debe de ser menos «sagrada» que la de los asesinos), porque cuando hay que elegir (y hay que elegir) defiende a los malvados.

          5. No necesito diferentes nick para dar mi opinión.
            Siento que te moleste ver qué no sea el único que ve las cosas de otro modo.

          6. Toda vida es sagrada por lo que me opongo siempre al aborto, la eutanasia y la pena de muerte.
            Y yo en ningún momento he hablado de cárceles tercermundistas ni de liberar presos eso te lo has inventado tu que yo he hablado de países desarrollados.

          7. No se ponga nervioso y rebata algo de lo que le he dicho, en vez de salirse por la tangente. ¿Qué pasa? ¿No encuentra nada para hacer otro corta-pega ante su falta de argumentos propios?

          8. Solo en ese punto estoy de acuerdo con Miguel. No es humano matar a alguien reducido y maniatado. Éso no es cristiano y es cobarde.
            Además los sistemas judiciales tienen un falso prestigio y un nombre rimbombante, muy lejos de infalibilidad, lo sabe cualquiera que conoce sus lodazales.
            Sólo Dios es justo y sólo Dios es bueno. Ésas personas también tienen alma para evangelizar y convertir.
            Matar es cuando hay riesgo de vida de inocente.

          9. ¿Cuando hay riesgo de vida del inocente, dice? Pues eso es lo que ya he explicado: en el caso de grandes criminales hay riesgo para la vida de futuras víctimas inocentes. Es su vida o la de esos criminales. El Estado debe proteger a los inocentes y la cárcel no garantiza eso (fugas, crímenes de encargo desde la cárcel y al salir tras la condena). Hay miles de casos. Y además, su licitud es magisterio la Iglesia (que no es el Papa).

          10. Ves muchas películas. El estado mata mucha gente de por si. Por eso tiene el monopolio de la fuerza de choque.
            Riesgo real, inmediato. No hipotético ni eventual.
            Estás justificando el asesinato del aparato estatal contra cualquier persona que sea sospechosa de algo. Y quién lo decide? Un par de zátrapas, truchos, de dos caras, pecadores soberbios y miserables, y probables réprobos?

          11. «Estás justificando el asesinato del aparato estatal contra cualquier persona que sea sospechosa de algo»

            ¿Me lo dice a mí? Porque yo no justifico tal cosa. La Iglesia siempre ha sido muy clara sobre las condiciones que se deben dar para que sea lícito que el Estado aplique la pena de muerte.

          12. Me tiene sin cuidado el magisterio malo, si es así.
            Muchos de los condenados o todos, no son más malos que los encumbrados en altas oficinas del estado. Que son mucho peores, pero están cubiertos. Eso lo sabe cualquiera, salvo los «pequeños».
            Su cruz, dada por Dios, es probablemente haber padecido de chicos y tener una perversión. Igual me estoy llendo por las ramas. Pero son víctimas.
            Cualquier persona bondadosa lo sabe. No matarás, es lo que hay que cumplir.

          13. ¿El magisterio malo? ¿Y qué demonios es éso? Cuando no le gusta una cosa o no quiere aceptarlo, ¿es malo? Eso es lo que ha creído la Iglesia siempre. ¿De verdad cree que ha estado más de 2.000 años equivocada hasta ahora? ¡Venga!

            «No matarás, es lo que hay que cumplir»

            Debería leer un poco más sobre el tema, desde Santo Tomás de Aquino, Doctor de la Iglesia hasta el venerable Pío XII. Sospecho que ambos sabían un poquito más que usted sobre el tema. Descubrirá que la licitud de la pena de muerte no tiene nada que ver con el 5º Mandamiento, que prohíbe matar al INOCENTE. De ahí que el Estado pueda recurrir a tal pena para evitar que se mate a inocentes. Usted no puede vivir en un mundo de fantasía donde no hay que elegir: sí hay que elegir, y es la vida de un asesino frente a la de sus víctimas. La Iglesia lo ha tenido claro siempre.

      1. No hace falta que nos haga un corta-pega del catecismo manipulado por orden papal: si usted ha sido capaz de encontrarlo, el resto con más motivo. Ah, y dicha manipulación es contraria al Magisterio bimilenario de la Iglesia (además de ser falso lo que dice, pues no se puede garantizar lo que afirma, aparte de ser contrario a la justicia).

        1. Vaya críticas citar el catecismo pero aquí estás comentando a todos los que pensamos que es una aberración cortando y pegando sin ni siquiera esforzarte.

          1. Evidentemente, mi respuesta salió en mal lugar y por eso la repetí en su sitio. Pero, ¿tengo que aclararlo cada vez que ocurra porque usted es un poco corto? Además, ¿qué más da a cuál de sus nicks le conteste?

    2. Todo Papa ha hecho cambios en el catecismo de la Iglesia Católica. ¿O usted sigue enseñando el primer catecismo que existió en la Iglesia?

      1. Ningún Papa ha añadido algo falso al catecismo hasta éste. Además, el catecismo enseña lo que cree la Iglesia, no a la inversa, como cree este Papa y usted (a saber, que debemos cambiar nuestras creencias para adaptarlas a las modificaciones que el Papa de turno quiera introducir en el catecismo, aunque contradiga la doctrina de la Iglesia). Y deje de repetir el mismo comentario con diferentes nicks. Es usted un pesado de tomo y lomo.

  2. Pienso que la pena de muerte, bien comprobada la culpabilidad, puede ser la entrada al cielo de un criminal. Cuántos que mueren
    repentinamente en el pecado y van al infierno. Y un reo, sabedor del día y la hora, se pondrá con toda su alma a pedir clemencia a Dios Nuestro Señor, y seguro Él oirá y lo recibirá, aunque sus pecados fueran color carmesí.
    Ahora está la eutanasia.
    Qué pena de muerte más indigna cruel y miserable que ésa.
    Contra ella si hay que protestar, y todo mundo,, éso sí es el mayor de los crímenes.
    Matan a una persona, la mayoría de las veces , sin darle oportunidad de arrepentirse, porque no le dicen nada, obvio, con una sonrisa le inyectan y a dormir para siempre.
    Éso si es un horrendo crimen.

      1. Tanto en un caso como en el otro niegas la posibilidad de tedencit y si estamos en contra de acortar la vida es una hipocresía las excepciones.

      2. Miguel,, en tu frenético deseo de defender lo indefendible y papólatra hasta la médula, inventas.
        El que se arrepiente,, por el motivo que sea, encontrará una salida.
        Que para éso existe el purgatorio, la muestra final de misericordia de Dios. donde pueden ir ésos que dices que
        » por si acaso» Ahí se purgará ésa debilidad y falta de fe.

      3. Usted niega la posibilidad de arrepentimiento de las víctimas de asesinato (tanto presentes como futuras), para proteger la vida terrenal de los asesinos, que, en la mayoría de los casos no se arrepienten -salvo a los pies del cadalso-.

    1. ¿Volvemos a la dinámica de poner 100 comentarios iguales? Porque le pego cada respuesta hasta que se canse, usted verá:

      Usted niega la posibilidad de arrepentimiento de las víctimas de asesinato (tanto presentes como futuras), para proteger la vida terrenal de los asesinos, que, en la mayoría de los casos no se arrepienten -salvo a los pies del cadalso-.

      1. Hoy vemos que el Probe Migue vuelve con energía renovada, su buenismo patológico se ha convertido ya en idiotez supina, pero como ha dicho otro comentarista, es cierto que Berg se merece fans como el Probe Migue y otros más, de está manera quedan perfectamente retratados admirador y admirado, vamos tal para cual

  3. Nunca he entendido muy bien eso de la «licitud de la pena de muerte».
    ¿No está claro y vigente el mandamiento de «No matarás»? Y se dirá, bueno, depende, si es en acto de defensa, en un frente de batalla, para que la sociedad de defienda de terroristas o asesinos en serie; es decir que aquí aplicamos el principio «situacionista» en el campo de la moral. Es decir, que depende de en que situación , lo de matar si o no puede ser lícito.

    Parece que en otros mandamientos y en otros campos de la moral el «situacionismo» nunca es válido, parece que no hay «parvedad de materia» , todo es grave, sea la circusntancia, la situación, sin atenuantes posibles.
    Para unas cosas, todo ancho, para otras, todo estrecho.

    1. No es como usted dice. La licitud de la pena de muerte no es moral de situación. Y el 5º mandamiento prohíbe matar al INOCENTE. Busque «pena de muerte Santo Tomás de Aquino» o «pena de muerte Pío XII» y lo entenderá, que es muy extenso explicarlo en unos comentarios.

  4. Bueno, entonces la cuestión es ¿que se puede matar a los malos? ¿y quién determina quien es inocente o malo? ¿el código penal?
    ¿y de qué siglo? Antaño matar a los herejes era un acto de justicia; ahora nos parecería una aberración (justamente).
    No se entonces donde queda lo que dijo nuestro Maestro de perdonar 70 veces siete, amar al enemigo y poner la otra mejilla……….aunque me dirán que esto tambien es interpretable…..en fin…..

    Si, intentaré leer lo de Santo Tomás y Pio XII , como me indica.

    1. ¿Si se puede ajusticiar a los culpables de crímenes para proteger a los inocentes? Ya lo creo que se puede. Y se debe, en algunos casos. Jamás se ha «matado» a ningún hereje: se les «ajusticiaba», que no es lo mismo, de acuerdo con la ley civil. Y no a muchos: más bien a poquitos, que ya sabemos todos cómo se las gastan los anticatólicos con la Leyenda Negra para inventarse cifras y lo que haga falta. La explicación: en épocas en que la herejia daba como resultado revueltas, guerra y muertes (de inocentes), el poder civil, para proteger a esos inocentes, lo consideraba un delito gravísimo y aplicaba la pena capital. En cuanto a Cristo, ¿corrigió al buen ladrón cuando, ambos en la cruz, éste aludió a la justicia que suponía la pena capital para los dos culpables, excluyendo a Cristo, que era inocente? Ni mú dijo. Yo no sé de dónde se han sacado ese Cristo blandito y buenista que algunos predican.

  5. La condena a muerte no es ética ni cristiana. Es pensamiento reaccionario.
    Otra cosa es con alto riesgo real. Pero potencial implica a todas las personas.
    El magisterio, tomás y los doctores, parece que no piensa por si mismo, solo sufraga lo de encumbrados.
    Las estructuras se equivocan, mirá la porquería que pusieron la última vez, un entregador y traidor. Me abro del tema.

    1. Claro, claro: la Iglesia no ha sido cristiana durante toda su historia hasta que ha venido Paco a cristianizarla… ¡Qué paciencia!
      Atienda: HAY RIESGO REAL. Y no sólo riesgo: CADA DÍA SE ENCARGAN ASESINATOS DESDE TODAS LAS CÁRCELES DEL MUNDO; se dirigen los negocios de narcotráfico desde las cárceles de todo el mundo, con las consiguientes MUERTES que provoca, tanto directas como indirectas, y la consiguiente destrucción de multitud de familias; asesinos que han reincidido vuelven a serlo al salir de las cárceles tras su condena en todas las cárceles del mundo (no sólo en el Tercer Mundo), incluyendo a violadores que no tienen reinserción posible y que prefieren asesinar a sus futuras víctimas para no volver a la cárcel (total, si les pillan van a pasar prácticamente el mismo tiempo… y si no les pillan, se libran), etc. ¿Qué nos está contando de que no hay riesgo real? ¿Las «estructuras se equivocan»? ¿Y qué diantres significa éso? Usted sí que se equivoca.

      1. Fe de erratas: donde dice «vuelven a serlo al salir de las cárceles», debe decir: «vuelven a hacerlo al salir de las cárceles».

  6. CATHOLICVS
    Varias cosas:

    -Resulta que a los herejes y brujas no se les mataba, solamente se les ajusticiaba (si que es cierto que no hubo tantos), por cierto ¿según que justicia?
    A Tomás Moro y a Juan Fisher ¿los mataron o ajusticiaron los anglicanos? Ah! no, que resulta que los ajusticiaron injustamente ¿y a otros herejes, no? No, que resulta que estos no eran herejes…………Vamos, hombre, que matar es matar, sea como sea.

    -Ni en la versión del Decálogo ni de Exodo, ni de Deuteronomio, ni en el Catecismo se dice «No mataràs al inocente», sino «No matarás» a secas, no nos inventemos cosas.

    -¿Cristo blandito y buenista? Pues esas palabras aparecen en los Evangelios, no son invención mía, lo que pasa es que el amor al enemigo cuesta mucho digerirlo, claro.

    -San Juan Pablo II en «Evangelium Vitae», número 56 trata la cuestión de la pena de muerte como algo muy extremo, en casos muy raros, prácticamente inexistentes.

    1. «¿Según que justicia?»

      Según la justicia civil de cada momento histórico. Lo mismo que se ha aplicado la pena de muerte en Reino Unido o Francia hasta los años 80 del siglo XX. Sí, sí: no hace ni 40 años en los países de nuestro entorno se aplicaba la pena de muerte. No hace falta remontarse a la Edad Media. Y en EE.UU. o Japón (que no son el Tercer Mundo), se sigue aplicando. El poder civil es el que hace y ap´lica las leyes civiles.

      En todo lo demás está equivocado. Hay mil tratados al respecto, así que no marée la perdiz. Ya sé que usted interpreta los Evangelios correctamente (como Lutero) y que la Iglesia los ha interpretado mal durante dos milenios. Cosas que pasan. Usted, como Paco, no puede cambiar lo que cree la Iglesia. ¿No les gusta? Pues qué se le va a hacer. La pena de muerte seguirá siendo lícita con independencia de que se aplique o no, o de las pataletas papales.

  7. ´Santo Tomás de Aquino, también aborda este tipo de penas para herejes y cismáticos contumazes y que no se arrepienten.
    ¿Qué decir de esto actualmente? Si alguien cree que es admisible esto para defender a inocentes…….no se si en la edad media sería. Actualmente es terrible si hubiera que aplicarlo.

    1. Nadie sostiene que actualmente se aplique la pena de muerte a los herejes. Entre otras cosas, porque los herejes ya no se lían a «purificar» la Cristiandad levantándose en armas y matando gente como antaño. Si actualmente lo hicieran, volvería a ser tan lícito como entonces.

  8. Para todas aquellas personas («buenísimas» ellas) que, contradiciendo la bimilenaria doctrina y magisterio de la Iglesia, les parece siempre mala o ilícita la pena de muerte, hay que recordarles que su licitud es una verdad de ‘fide tenenda’ definida de forma inequívoca y constante por el magisterio ordinario y universal de la Iglesia, por lo que si alguien afirma que en sí misma es un mal, incurre en herejia. Todos los argumentos que puedan dar los comentaristas contrarios a la misma llevan refutados siglos, por lo cual pueden comenzar leyendo todo lo que sigue y… ¡ánimo!, a ver si lo refutan:

  9. – Nuevo Testamento: Al no ser un código Penal, no prescribe la pena de muerte, pero sí la acepta como lícita. Véase: Lc 23,40-43; Hch 25,11; Rm 13, 1-4.

  10. Padres y Doctores de la Iglesia:

    San Clemente de Alejandría (Stromata).
    San Agustín, Doctor de la Iglesia (La Ciudad de Dios, lib. I, c. 21; El Sermón de la Montaña, c. 20, n. 64).
    Santo Tomás de Aquino, Doctor de la Iglesia (Suma Teológica, I-II, q.100, a.8, ad 3).
    San Alfonso María de L i g o r i o, Doctor de la Iglesia (Theologia Moralis).

    Catecismo Romano (por mandato del Concilio de Trento):

    “Otra forma de matar lícitamente pertenece a las autoridades civiles, a las que se confía el poder de la vida y de la muerte, mediante la aplicación legal y ordenada del castigo de los culpables y la protección de los inocentes. El uso justo de este poder, lejos de ser un crimen de asesinato, es un acto de obediencia suprema al Mandamiento que prohíbe el asesinato”.

  11. . Catecismo Mayor o de San Pío X:

    415.- ¿Hay casos en que es lícito quitar la vida al prójimo? – Es lícito quitar la vida al prójimo cuando se combate en guerra justa, cuando se ejecuta por orden de la autoridad suprema la condenación a muerte en pena de un delito y, finamente, en caso de necesaria y legítima defensa de la vida contra un injusto agresor.

    . Catecismo de la Iglesia Católica (1983, n.2266-2267).

  12. Magisterio pontificio:

    . Inocencio III (1208): «De la potestad secular afirmamos que sin pecado mortal puede ejercer juicio de sangre, con tal que para inferir la vindicta no proceda con odio, sino por juicio, no incautamente, sino con consejo».

    . León XIII (Encíclica Pastoralis Oficii, 12 de septiembre de 1881).
    . Pío XII (Discurso a los participantes en el I Congreso Internacional de Histopatología del Sistema Nervioso, n. 28, 13 de septiembre de 1952).
    . Juan Pablo II (Encíclica Evangelium Vitae, n. 56, 25 de marzo de 1995).

    Y así podríamos seguir ‘in aeternis’: San Juan Cristóstomo, San Gregorio Nacianceno, San Efrén, San Ambrosio, San Hilario, San Roberto Belarmino, San Pío V, Pío XI, Inocencio I, San Dámaso, San Bernardo, San Jerónimo, Santo Tomás Moro, San Francisco de Borja, San Francisco de Sales, Francisco de Vitoria, San Felipe Neri, Francisco Suárez, Beato Duns Scoto…

  13. Cuando terminen de leerlo todo, nos pegan aquí la refutación de todo ello, ya que saben más y son «buenísimos» (muchísimo más buenos que los católicos de todos los tiempos y que la propia Iglesia católica, equivocada hasta anteayer mismo).

  14. CATHOLICVS

    Vale, vale, muchas citas, bastante antiguas, la mayoría; entonces explíqueme (si quiere), tratando de la pena de muerte, como es que San Juan Pablo II ha reducido al mínimo su legitimidad moral a casos muy extremos (Evangelium Vitae); Benedicto XVI ha manifestado públicamente mas de una vez pidiendo su abolición, y el Papa actual la ha deslegitimado del todo. Porque estos papas forman parte de la Iglesia, ¿no? O es que lo que dicen no es válido para usted, o no reconoce su catolicidad.

    Por otra parte, no se como interpreta usted las palabras de Cristo que he reseñado anteriormente, no hago una interpretación luterana, que creo que están muy claras ,por supuesto que son duras, radicales y difíciles de cumplir.

  15. Y ya ve, que gracias a Dios, los estados europeos, casi todos, han abolido la pena de muerte, (aunque no el aborto, pero ese es otro tema). Será muy legítima, según usted, pero está suprimida en Europa.

    1. La verdad no se mide en tiempo. No hay verdades «antiguas». La verdad no cambia.

      Ningún Papa ha negado la licitud. Los dos anteriores tampoco.

      «el Papa actual la ha deslegitimado del todo».

      Me temo que no lo ha hecho, como tampoco ha abolido el Decálogo, ni ha eliminado el infierno para los pescadores que mueren impenitentes.

      Cuando quiera puede empezar a refutar todo lo anterior, aunque yo no perdería el tiempo: no podrá.

  16. Vamos a ver, ¿pero no ve que los últimos papas estan EN CONTRA de la pena de muerte? En contra, no a favor. ¿no lo tiene claro?
    «La verdad no cambia»
    Es que hay verdades inamovibles (dogmas de fe), otras que no lo son; me nombra a un montón de personas del pasado eclesial, muchos de ellos santos, con elementos muy positivos en su pensamiento y en su vida; pero en otras cosas, sus afirmaciones, no solo sobre la pena de muerte, sino en otros asuntos, relaciones de los vasallos (no ciudadanos) con el poder temporal, la relación de la iglesia con el Imperio, las guerras, la sexualidad, la visión de la mujer (es terrible lo que dijeron de ella Santo Tomás y San Agustin, informese si quiere), la forma de entender la sociedad, etc, etc, son INDIGERIBLES para el siglo XXI.
    Y no digo que no fueran santos y virtuosos, pero eran hijos de su tiempo, y tenían otras hechuras mentales.
    No saquemos fuera de contexto lo que dijeron.

  17. Que verdades ABSOLUTAS e inamovibles hay muy pocas, que también las hay. No soy relativista ¿El Concilio Vaticano II no ha supuesto, pues, nada? Que la historia se mueve, que es algo dinámico y no estático.

    1. «¿pero no ve que los últimos papas estan EN CONTRA de la pena de muerte?»

      Eso es absolutamente falso. El Catecismo de la Iglesia Católica -que dice lo mismo que todos los catecismos anteriores-, elaborado por el entonces Card. Ratzinger (luego Benedicto XVI) por orden de Juan Pablo II, lo deja meridianamente claro:

      “La enseñanza tradicional de la Iglesia NO EXCLUYE, supuesta la plena comprobación de la identidad y de la responsabilidad del culpable, EL RECURSO A LA PENA DE MUERTE…»

      Que se aplique o no, debido a circunstancias coyunturales (que es lo que explica a continuación el catecismo), no resta ni un ápice a su licitud.

      Tras la última manipulación del catecismo con el manido recurso de «como dijeron mis antecesores…», retorciendo las palabras que sus antecesores dijeron para decir justo lo contrario, no engaña a nadie salvo a los ya convencidos.

    2. Y veo que no entiende que un católico debe adherirse a las doctrinas que, como ésta, son ‘de fide tenenda’ como ya le he señalado, de modo definitivo e irrevocable, ya que lo mismo que en las enseñanzas de fe divina y católica (doctrina ‘de fide credenda’) el asentimiento se funda sobre la fe en la asistencia del Espíritu Santo al Magisterio bimilenario y sobre la doctrina católica de la infalibilidad del Magisterio (doctrina de ‘fide tenenda’).

      San Vicente de Lerins, Padre de la Iglesia, en su ‘Conmonitorio’ enseña la primera regla de fe, que es lo que los cristianos han de creer: sólo y todo cuanto fue creído siempre, por todos y en todas partes (quod semper, quod ubique, quod ab omnibus), regla cuya validez perenne ha sido confirmada por la autoridad de varios Papas y Concilios (el pastoral CVII que nombra no tiene nada que ver con este tema; intento fallido).

    3. Y no quiero que se me pase este ‘error’ afirmado por usted:

      «tratando de la pena de muerte, como es que San Juan Pablo II ha reducido al mínimo su legitimidad moral a casos muy extremos (Evangelium Vitae)»

      Evangelium vitae, en sus puntos 56 y 57, no reduce la licitud de la pena de muerte ni poco, ni mucho, ni nada, porque algo es lícito o ilícito, sin términos medios. Habla de si es apropiado actualmente aplicar una pena lícita como la pena de muerte, y razona que si se dan ciertos requisitos debería no recurrirse a ella -no que sea ilícita, porque algo lícito no deja de serlo por no aplicarse-. Y lo que deja clarísimo, como ya he dicho más arriba, es que el mandamiento «no matarás» tiene un valor absoluto sólo cuando se refiere a la persona INOCENTE (lo dice explícitamente), por lo cual no se puede afirmar que a una persona probadamente culpable la autoridad civil no pueda ajusticiarla, y mucho menos que sea inmoral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles