PUBLICIDAD

El Papa vuelve a insistir en la «dramática situación en que se encuentra la salud de nuestro planeta»

Papa Consejo de Europa Medio Ambiente
|

Llevo ocho largos años siguiendo este pontificado y si tuviera que elegir tres temas recurrentes del mismo, uno sería sin duda el ecologismo. Francisco se ha empeñado en abanderar esta causa que, hay que decirlo, desde hace tiempo es una de las prioridades de los gobiernos, grandes empresas, ONGs, figuras mediáticas, etc…

El penúltimo capítulo -dentro de un mes el Papa se personará en la Cumbre del Clima que tendrá lugar en Escocia- ha sido el discurso que hacía público hoy el Vaticano, donde el Santo Padre se dirigía al Consejo de Europa, que hoy se ha reunido en Estrasburgo para un evento cuyo título es: «Medio ambiente y derechos humanos: Derecho a un medio ambiente seguro, saludable y sostenible».

Francisco aseguró que la Santa Sede sigue «con particular atención e interés» todas las actividades del Consejo de Europa a este respecto, «en la certeza de que toda iniciativa y decisión concreta de esta Organización, que pueda mejorar la dramática situación en que se encuentra la salud de nuestro planeta, debe ser sostenida y bien valorada».

El Pontífice recordó como con la encíclica Laudato si’, volvió a insistir «en la importancia del cuidado de la casa común, un principio universal que involucra no sólo a los fieles cristianos, sino a toda persona de buena voluntad que se preocupe por la protección del medioambiente».

Su Santidad señaló que la Santa Sede está convencida de que cualquier iniciativa del Consejo de Europa «no deba limitarse sólo al área geográfica de este continente, sino que, a partir de nuestra querida Europa, llegue al mundo entero».

«En este sentido, se ve con interés la decisión que tiene previsto tomar el Consejo de Europa de crear un nuevo instrumento jurídico que vincule el cuidado del medio ambiente con el respeto de los derechos humanos fundamentales», añadió.

«No queda más para esperar, debemos actuar», advirtió Francisco. «Cualquier instrumento que respete los derechos humanos y los principios de la democracia y del Estado de Derecho, que son valores fundamentales del Consejo de Europa, puede ser útil para afrontar este reto global», dijo.

Cuando el ser humano piensa que es el señor del universo y no su administrador responsable, advirtió el Santo Padre, «cuando ya no reconoce su debida posición en relación con el mundo, justifica todo tipo de derroche, tanto ambiental como humano, y trata a las demás personas y a la naturaleza como meros objetos».

«Se necesita, pues, un verdadero cambio de rumbo, una nueva conciencia de la relación del ser humano consigo mismo, con los demás, con la sociedad, con la creación y con Dios», indicó el Vicario de Cristo.

«Actuemos con esperanza, valor y voluntad, tomando decisiones concretas. No pueden dejarse para mañana, si su finalidad es proteger la casa común y la dignidad de todo ser humano», concluyó.

Les ofrecemos el mensaje del Papa, publicado en español por la Oficina de Prensa de la Santa Sede:

Ilustres Señoras y señores.

En primer lugar, me gustaría dar las gracias al Hon. Rik Daems, Presidente de la Asamblea Parlamentaria, por su apasionada invitación a intervenir en el tema del cuidado del medioambiente, nuestra casa común, de este regalo que hemos recibido y que debemos cuidar, custodiar y hacer avanzar.

La Santa Sede, en cuanto país observador, sigue con particular atención e interés todas las actividades del Consejo de Europa a este respecto, en la certeza de que toda iniciativa y decisión concreta de esta Organización, que pueda mejorar la dramática situación en que se encuentra la salud de nuestro planeta, debe ser sostenida y bien valorada.

Precisamente en este hemiciclo, el 25 de noviembre de 2014, subrayé la estrecha y provechosa colaboración entre la Santa Sede y el Consejo de Europa, y reafirmé que «entre los temas que requieren nuestra reflexión y nuestra colaboración está la defensa del medio ambiente, de nuestra querida Tierra, el gran recurso que Dios nos ha dado y que está a nuestra disposición, no para ser desfigurada, explotada y denigrada, sino para que, disfrutando de su inmensa belleza, podamos vivir con dignidad» [1].

 Sucesivamente en la carta encíclica Laudato si’, volví a insistir en la importancia del cuidado de la casa común, un principio universal que involucra no sólo a los fieles cristianos, sino a toda persona de buena voluntad que se preocupe por la protección del medioambiente. El presente evento, que tiene lugar en vísperas de la COP26, prevista para el próximo mes de noviembre en Glasgow, podrá ofrecer, gracias a una mayor consideración del principio fundamental del multilateralismo, una contribución válida también a la próxima reunión de las Naciones Unidas. La Santa Sede también está convencida de que cualquier iniciativa del Consejo de Europa no deba limitarse sólo al área geográfica de este continente, sino que, a partir de nuestra querida Europa, llegue al mundo entero. En este sentido, se ve con interés la decisión que tiene previsto tomar el Consejo de Europa de crear un nuevo instrumento jurídico que vincule el cuidado del medio ambiente con el respeto de los derechos humanos fundamentales.

No queda más para esperar, debemos actuar. Cualquier instrumento que respete los derechos humanos y los principios de la democracia y del Estado de Derecho, que son valores fundamentales del Consejo de Europa, puede ser útil para afrontar este reto global.

Nadie puede negar el derecho fundamental de todo ser humano «a vivir con dignidad y a desarrollarse integralmente» [2]; y si «todos los seres humanos nacemos en esta tierra con la misma dignidad […] por consiguiente, como comunidad estamos conminados a garantizar que cada persona viva con dignidad y tenga oportunidades adecuadas a su desarrollo integral» [3].

En cambio, cuando el ser humano piensa que es el señor del universo y no su administrador responsable, cuando ya no reconoce su debida posición en relación con el mundo, justifica todo tipo de derroche, tanto ambiental como humano, y trata a las demás personas y a la naturaleza como meros objetos.

Ya en la Antigüedad se decía “Esse oportet ut vivas, non vivere ut edas”— “Hay que comer para vivir, no vivir para comer”. Hay que consumir para vivir, no vivir para consumir. Y sobre todo, nunca hay que consumir de forma desenfrenada, como ocurre hoy en día. Cada persona debe hacer uso de la tierra lo necesario para su sustento.

Todo está conectado, y como familia de naciones debemos tener una preocupación común: «mirar que el ambiente sea más limpio, más puro y se conserve. Y cuidar la naturaleza para que ella nos cuide a nosotros» [4].

Se necesita, pues, un verdadero cambio de rumbo, una nueva conciencia de la relación del ser humano consigo mismo, con los demás, con la sociedad, con la creación y con Dios.

Ciertamente, esta crisis ecológica, que es «una sola y compleja crisis socio-ambiental» [5], nos invita a un diálogo interdisciplinario y operativo a todos los niveles, desde el local hasta el internacional, pero también a una responsabilidad tanto individual como colectiva. Por lo tanto, habría que hablar también de los deberes de todo ser humano para vivir en un ambiente sano, saludable y sostenible. En cambio, cuando hablamos sólo de derechos, pensamos únicamente en lo que se nos debe. También debemos pensar en la responsabilidad que tenemos con las generaciones futuras, y en el mundo que queremos dejar a nuestros niños y jóvenes.

Espero que esta Asamblea Parlamentaria y el Consejo de Europa logren identificar, promover y actuar con determinación todas las iniciativas necesarias para construir un mundo más sano, más justo y más sostenible: «De las manos de Dios hemos recibido un jardín; no podemos dejar un desierto a nuestros hijos» [6].

Actuemos con esperanza, valor y voluntad, tomando decisiones concretas. No pueden dejarse para mañana, si su finalidad es proteger la casa común y la dignidad de todo ser humano.

Desde el Vaticano, el 23 de septiembre de 2021

Francisco

[1] Discurso al Consejo de Europa, Estrasburgo, 25 de noviembre de 2014.

[2] Enc. Fratelli tutti (3 de octubre de 2020), 107.

[3] Ibid., 118.

[4] Vídeomensaje a los participantes en el “Leaders summit on climate”, 22 de abril de 2021.

[5] Enc. Laudato si’ (24 mayo 2015), 139.

[6] Videomensaje para el lanzamiento de la Plataforma Laudato si’, 25 de mayo de 2021.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

29 comentarios en “El Papa vuelve a insistir en la «dramática situación en que se encuentra la salud de nuestro planeta»
  1. Se llama Pobreza.Es una virtud y junto con la castidad son dos liberaciones que únicamente las otorga Dios a través de la Gracia.
    Es la liberación que siente el alma cuando ya deja de apetecer a las criaturas y las cosas.Es una inapetencia que al principio lleva al alma a la noche oscura y que pasado el tiempo este alma reconocerá que al reconocer que su unión con Dios lo es todo.

    No es casto quien se contiene a base de fuerza voluntad y no es pobre quien no tiene opción de adquirir bienes.
    No es una cuestión de fuerza de voluntad .Es una liberación que hace que la apetencia por las criaturas y por la cósase ha desaparecido y lo que llena el alma es permanecer en unión con Dios.Esa unión con Dios y el reconocimiento que el alma está plena marca el final de la noche oscura.

    1. No sé qué tendrá que ver lo que ha escrito con el tema de esta noticia, pero la frase «No es casto quien se contiene a base de fuerza voluntad y no es pobre quien no tiene opción de adquirir bienes» es para enmarcar. ¿La dijo Marx? (a Groucho, me refiero).

      1. Sea de la cosecha del comentarista, de San Agustín o del lucero del alba, lo señalado por mí es totalmente falso. Amén de que no tiene nada que ver con el tema.

        1. Y sacado de contexto, también falso, porque quien se contiene a base de fuerza voluntad sí es casto y quien no tiene opción de adquirir bienes sí es pobre. En lugar de sacar de contexto los escritos de quien usted quiera, explique de qué habla y, sobre todo, la relación con el tema de la noticia.

          1. Relación con la noticia no la tiene, pero una joya de sabiduría sí que lo es (del gran S. Agustín, como dice Agustín). El que está en gracia de Dios ha sublimado la sexualidad y no ésta no «tiene garra» sobre él (aunque la pueda ejercer), mientras que el que la controla por la voluntad, la tiene viva en el subconsciente aunque no la ejerza. Lo mismo que el que no puede adquirir bienes, no los tiene pero los desea. El que vive en gracia está pleno y los bienes materiales le són indiferentes……

          2. Pues no, no tiene ninguna relación con la noticia. Pero puestos a desviar el tema, no ha dicho nada diferente a mí en su último comentario: quien se contiene a base de fuerza voluntad SÍ es casto, sin importar si la «sexualidad» la tiene en el subsconsciente o dónde la tenga. Y, en cuanto a la pobreza material, es una deducción errónea por su parte creer que todos los pobres desean riqueza. ¿Acaso es un axioma? ¿Les ha preguntado a todos? En cualquier caso, deseen riqueza o no lo hagan, siguen siendo pobres por el mero hecho de carecer de bienes, que es lo que hace que un pobre lo sea, y no sus deseos.

    1. No me refería a los científicos comprados por la ONU. Qe dicen que son dos mil… Y no se lo cree nadie; han debido contar como científicos a los de la limpieza también.

        1. Esos son los chinos, y los hindúes. Pero con ellos no se atreven a meterse. Por otra parte, el plástico en el mar ahogará a los peces, pero no produce ningún cambio climático.

  2. Recordemos que no es tonto, aunque lo disimula muy bien. Y con el nivel de relativismo, laxitud y cultura líquuda y tecnologizada, no es muy difícil decir cualquier expresión ridícula y bohemia.

  3. Dramática situación es la de la Iglesia Católica con un loco al frente de ella que ha sido elegido, y esto es lo peor, por una mayoría de cardenales insensatos. Y salvo excepciones que confirman la regla todos los obispos callados. A ver qué hacen los obispos USA si el Carballo se carga a las Carmelitas comisariadas.

    1. «Porque va a llegar el tiempo en que la gente no soportará la sana enseñanza; más bien, según sus propios caprichos, se buscarán un montón de maestros que sólo les enseñen lo que ellos quieran oír» 2 Tim 4:3

      Aunque:
      «Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y mostrarán grandes señales y prodigios, para así engañar, de ser posible, aun a los escogidos» Mat 24:24

      Hay que rezar mucho porque esta nueva persecución va a ser enorme y muy sutil, para que poco a poco vayamos haciendo gestos que den poder a Satanas en nuestras almas hasta que abandonemos a Cristo. La comunión generalizada en la mano es una de ellas. El que comulga en la mano y piensa que está bien hecho ya ha iniciado el camino hacia la mentira.

      1. Cruzada de Oración (158): Protégeme de la religión mundial

        Querido Jesús, protégeme del mal de la nueva religión mundial,
        la cual no viene de Ti.
        Sostenme en mi trayecto hacia la libertad,
        a lo largo de la ruta hacia Tu Santo Reino.
        Guárdame en unión Contigo,
        siempre que sea atormentado y forzado a tragar mentiras,
        que serán esparcidas por Tus enemigos, para destruir las almas.
        Ayúdame a resistir la persecución,
        a permanecer firme en la Verdadera Palabra de Dios
        en contra de las falsas doctrinas y otros sacrilegios,
        a los que podría ser obligado a aceptar.
        A través del Don de mi libre albedrío,
        llévame al Dominio de Tu Reino,
        para darme la capacidad de levantarme y proclamar la Verdad,
        cuando esta sea declarada ser una mentira.
        Jamás dejes que yo vacile, dude o huya por miedo,
        en medio de la persecución.
        Ayúdame a mantenerme firme y constante a la Verdad
        todo el tiempo que yo viva. Amén.

  4. Me doy de baja. El vaso de las estupideces de este hombre ya aburre y rebosa. No quiero recibir mas daño y mas gansadas que haga y diga lo que quiera que yo haré lo mismo, que cada uno siga su camino pero bien lejos de este bergzotas que ya aburre y cansa de decir tontadas que nada tienen que ver con la fe o van en contra de la fe y el sentido común.

    1. Vuelvo a repetirlo: ningún científico especialista en el tema dice que la Tierra se encuentre en situación dramática, ni mucho menos. Estoy más que harta del adoctrinamiento globalista, y el papa no debería hacerles ni caso.
      ¿Se acuerdan de cuando nos aterrorizaban con el agujero de la capa de ozono en la Antártida? Pues se cerró solo. Como habrá sucedido miles de veces en la historia terrestre. También ha habido numerosos cambios climáticos conocidos. Se ha producido algún fenómeno atmosférico inusual y todo ha vuelto a su cauce. Ni el hombre los causó, ni el hombre los arregló. Ya está bien de mentiras por parte de los canallas que quieren gobernar el mundo y tenernos a todos en un puño.

      1. Yo creo que el agujero de la capa de ozono se cerró sólo (aunque me parece que todavía está en el proceso) después de que se tomaron las medidas pertinentes: la prohibición del uso de los gases que la atacaban – los CFC.

        1. ¿De verdad cree que los países que más contaminan, como la India, China, EE.UU. y otros países en vías de desarrollo hacen mucho caso de dichas prohibiciones? Mucha fe demuestra.

  5. Francisco intenta refritar los gestos dramáticos de los Papas en los 60s, 70s. Los que impactaban en los medios de aquellos días en que era joven. Todo es ranciedad. Teología según Mafalda.
    Una campana que retiñe, una Iglesia que naufraga. Que el Señor nos envíe pronto un Papa que sea católico.

  6. Y de la dramática situación en que se encuentra la salud de nuestra almas… ¿no nos dices nada? Apostasía generalizada con grave peligro de condenación eterna, la cual si es sostenible, por mucho que nos pese.

    1. Es que me temo que para Bergoglio los motivos de la condenación eterna no son los que nos han enseñado a nosotros. Los Mandamientos también pareden relativos para él.

  7. La dramática situación es la del desorden moral en el que se quiere intalar a la Humanidad con la disolución de la familia, la indignidad con la que se trata al ser humano ahora desde su misma concepción promocionando el aborto, la conversión de las personas en utensilios para usar y tirar, el desprecio por la excelencia, la incitación a la división y el odio, la perversa maniulación en la enseñanza, y etc., etc, Sí, es abrumador nuestro drama, habitantes de este planeta en el que nuestra salud espiritual agoniza…

  8. La salud del planeta es tema científicamente complejo y científicamente controvertido. Es un desperdicio de magisterio papal, habiendo problemas acuciantes en el orden moral: aborto, invierno demográfico, infiltración LGTBI en la Iglesia, destrucción del matrimonio y de la familia…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles