PUBLICIDAD

Suspenden a un sacerdote por abuso sexual en Tarragona

Tarragona sacerdote
|

La Archidiócesis de Tarragona ha suspendido de su ministerio durante quince años al sacerdote diocesano Manuel M. Fuentes por un caso de abuso a un menor sucedido hace treinta años, informa ACI Prensa.

Joan Planellas, arzobispo de Tarragona, ha decidido suspender en su ministerio durante quince años al sacerdote Manuel M. Fuentes i Gasó, acusado de abuso sexual contra un menor hace treinta años, aunque el caso no se hizo público hasta febrero, ha anunciado en una nota tras consultar el caso con la Santa Sede.

“Como se manifestó en el comunicado con fecha de 11 de febrero de 2021, el Arzobispado, con la firme voluntad de evitar todo tipo de impunidad, a pesar de la prescripción a nivel civil de los hechos ocurridos hace tres décadas, ha considerado necesario pedir a la Santa Sede que se levante la prescripción canónica”, reza el comunicado.

Además, subraya que una vez que se aceptó la petición, y ponderada la gravedad de los hechos, se impusieron las penas de la prohibición durante un año del ejercicio público del ministerio presbiteral y de la docencia eclesiástica.

La prohibición durante quince años de tener voz y voto como canónigo en el Cabildo de la Catedral y la prohibición durante quince años de ejercer ninguna responsabilidad pastoral en una parroquia u organismo diocesano.

De esta manera, el sacerdote “solo podrá ser nombrado adscrito a una parroquia, comunidad u organismo diocesano con la prohibición expresa de estar con menores de edad sin la presencia de un adulto”.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

16 comentarios en “Suspenden a un sacerdote por abuso sexual en Tarragona
  1. «Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.» Así nos enseñó a rezar Jesús. Una Iglesia que incluso cuando ha prescrito a nivel civil no es capaz de perdonar, es una Iglesia que tiene un gran problema.
    No se puede usar doble vara de medir. Con unos pecados todo es misericordia, y con otros, inmisericordes.

      1. Miguel, se pide coherencia y unidad de criterio. Los católicos no somos sospechosos de pedir regulaciones penales permisivas ante la hipersexualización de la infancia. Eso es más bien propio de su secta progresista, obsesionada con el temita.

        1. Claro es mejor como antes todo tapado y con cambiar al cura de turno de parroquia solucionado que así siempre podremos decir lo santos que somos y lo diabólicos que son los demás.
          Los cascos de pederastia en la iglesia de remontan a muchísimos años antes de los que tú llamas secta progresista que no es más que la iglesia fiel a Roma no la cismática que preferís ocultar que limpiar y ventilar la porquería que hay desde hace varios siglos.

          1. Miguel, ¿usted padece de alguna clase de retraso o es provocación gratuita?

            NADIE dice nada de tapar salvo usted, así que ahórrese el alegato justiciero, alegato que además a nadie engaña, porque todos sabemos como se las gasta su secta progresista con los infantes que caen en sus garras.

            Por tanto, como usted responde a lo que no he dicho, se lo vuelvo a repetir: se pide coherencia, nada más.

            Los casos de pederastia existen desde que existe la humanidad, pero en el caso de la Iglesia las estadísticas arrojan una conclusión inevitable: se multiplican exponencialmente con la demencial filosofía de la revolución sexual, con la dictadura del relativismo.

            Es su pensamiento líquido lo que sirve de caldo de cultivo a los abusos sobre menores, no el catolicismo.

      2. MIGUEL ¿no ves la paciencia que tenemos contigo? En otro blog no te soportarían tus continuas memeces y aquí respondemos a todas ellas. A ver si sabes agradecerlo que a ti parece que lo único que te va es hacerte la victima

        1. Más terrible es pasar por alto la pederàstia como pude el supuesto sacerdote.
          Perdonar? Claro que sí pero primero tendrá que cumplir su penitencia que debe ser proporcional a su pecado y eso supone una penitencia muy dura.
          Donde ve en eso el victimismo?

          1. Miguel, los únicos que pasan por alto la pederastia son sus camaradas de secta progresista, que la practican, la encubren y la promueven generosamente, con campañas llamadas de «educación sexual».

          1. Miguel, su diabólicos comentarios pueden y deber ser corregidos con firmeza. No podemos tolerar que mentes inocentes se perviertan en su marasmo relativista y amoral.

  2. Que un sacerdote abuse de un menor es una salvajada. Que reciba un castigo, aunque hayan pasado tres décadas, no me escandaliza en absoluto. Una cosa es el perdón en el confesionario y otra el derecho canónico.

    1. ¿Derecho Canónico, dice? Jajajaja. ¿Sabe cuántas veces se han pasado el Derecho Canónico por el forro en este pontificado? ¿No era cosa de «rígidos», y las reglas son malas, y la misericordia, y bla, bla, bla? ¿Va a mandar ya el Vaticano los documentos del caso Zanchetta que le reclama la justicia argentina? ¡Ah no, que ése es de los «nuestros»! La Ley de Dios es relativa para algunos. La única que es absoluta e inflexible es la ley del embudo. Lo vemos día sí y día también.

  3. Dos cosas me llaman la atención:
    PRIMERA: Han pasado treinta años. Espero que los hechos estén probadísimos porque si no se establece un peligrosísimo precedente: cuando se quiera neutralizar a un buen sacerdote que está haciendo mucho bien se le saca una denuncia de hace años y halá… a suspenderlo. Espero que la Iglesia esté siendo extremadamente prudente con el derecho y justicia que exigen pruebas irrefutables para penas tan severas.
    SEGUNDA: Por lo que parece llegó a canónigo de la Catedral. Se confirma una vez más, no sé que ha pasado en nuestra Iglesia y en nuestros Obispos, que llegan a cargos eclesiásticos importantes (humanamente hablando) sacerdote indignos. ¿Es que no hay criterios prudenciales y sobrenaturales para elegir estos puestos?

    1. Exacto, aquí parecen haberse vulnerado la prescripción, la presunción de inocencia, el derecho de defensa, el preceptivo juicio justo, la presentación de pruebas ciertas y el derecho de apelación, todos ellos derechos humanos fundamentales judiciales irrenunciables, inviolables, innegociables e imprescriptibles.

      Si el sacerdote ha aceptado esto, significa que por lógica ha aceptado la realidad de los hechos, de lo contrario esto sería una violación de los derechos humanos fundamentales por parte del arzobispo de Tarragona Mn. Planellas.

    2. Desde luego, si el sacerdote ha sido injustamente acusado, sería una canallada. Yo, en cualquier caso, no conozco ningún detalle de este asunto, sólo lo que he leído en la noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles