PUBLICIDAD

El arzobispo Richard Gallagher alerta ante la ONU del aumento de la persecución religiosa

|

Monseñor Paul Richard Gallagher, Secretario para las Relaciones con los Estados de la Santa Sede, ha participado en la reunión de Alto Nivel de la ONU sobre el 20º aniversario de la Declaración y el Plan de Acción de Durban, centrada en «las reparaciones, la justicia racial y la igualdad para los afrodescendientes». Esta reunión se celebra en el marco de la 76ª Asamblea General de las Naciones Unidas que está teniendo lugar en Nueva York del 20 al 25 de septiembre.

“La Santa Sede se complace en participar en la Reunión de Alto Nivel para conmemorar el 20º aniversario de la Declaración y el Programa de Acción de Durban, centrada en «las reparaciones, la justicia racial y la igualdad para los afrodescendientes», ha comenzado diciendo el arzobispo inglés.

Monseñor Richard Gallagher ha asegurado que “la Santa Sede, de acuerdo con su naturaleza y misión particulares y con espíritu de cooperación, se ha comprometido a combatir todas las formas de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia”.

De igual modo, el Secretario para las Relaciones con los Estados de la Santa Sede ha afirmado en su discurso que “el racismo tiene su origen en la afirmación errónea y perversa de que un ser humano tiene menos dignidad que otro. Esto no sólo ignora la verdad de que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos, sino también el llamamiento ético fundamental de “comportarse fraternalmente los unos con los otros.» 

El purpurado también ha lamentado que “muchas personas afrodescendientes de todo el mundo son emigrantes o refugiados que, tras abandonar sus hogares -o verse obligados a hacerlo-, se enfrentan al racismo y la xenofobia, la discriminación y la intolerancia en los países de destino, en lugar de recibir el apoyo que necesitan”. Richard Gallagher ha continuado diciendo que confía en que la reciente creación del Foro Permanente de Afrodescendientes contribuya a los esfuerzos locales, nacionales e internacionales destinados a proporcionar justicia y apoyo a las víctimas del racismo.

El arzobispo ha querido recordar que “los derechos humanos universales son indivisibles e interdependientes. Por tanto, las leyes y normas que tratan de erradicar la discriminación y la intolerancia deben respetar el derecho a la libertad de opinión, pensamiento, religión y conciencia. La vigilancia, la investigación y el enjuiciamiento de los incidentes de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia no deben convertirse nunca en una justificación para que los Estados violen los derechos humanos de las minorías o censuren sus opiniones”.

El racismo puede y debe ser derrotado a través de una cultura de encuentro, fraternidad y solidaridad” ha puntualizado el arzobispo. En su intervención, ha pedido que «la adopción de acuerdos y declaraciones internacionales, deben conducir a un cambio real a través de su aplicación por parte de los gobiernos, así como a través de la educación y la información ética de los medios de comunicación».

Alerta por el aumento de la persecución religiosa

Ante los altos mandos de la ONU, Monseñor Richard Gallagher ha querido recordar que el desprecio del derecho a la libertad de religión y de creencias conduce a la violación de otros derechos humanos. En los últimos años, asegura el arzobispo, “hemos sido testigos de un aumento generalizado de la persecución religiosa por parte de agentes tanto estatales como no estatales. Se discrimina a individuos y a poblaciones enteras por su fe, mientras que los perpetradores a menudo gozan de impunidad. Algunas minorías religiosas de ciertas regiones se enfrentan incluso a la extinción, incluidos los cristianos, que representan el grupo más perseguido a nivel mundial”.

Además de denunciar la persecución religiosa que sufren los cristianos, también ha arremetido contra otra forma de discriminación que es “la insidiosa práctica de la eugenesia”. De este modo, ha concluido su intervención sentenciando que “hoy podríamos decir que detrás de las técnicas de procreación artificial y de los aspectos oscuros de los diagnósticos prenatales se esconde a menudo una mentalidad eugenésica, en la que la idea de que hay seres humanos de valor inferior a causa de la discapacidad, el sexo u otros rasgos conduce a menudo a la negación de su derecho a la vida”.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

5 comentarios en “El arzobispo Richard Gallagher alerta ante la ONU del aumento de la persecución religiosa
  1. Era previsible que el credo global a la tolerancia progresista acabase en una nueva oleada de intolerancia frente al credo que constituye su obstáculo principal: el cristianismo. Era el puerto lógico al que se llegaba después de la larga singladura. De ahí que las naciones con una agenda más avanzada en la aplicación del NOM, como Suecia, Canadá, España o Irlanda, presenten índices crecientes de persecución a los cristianos, especialmente en el sector de la persecución a las familias, a la patria potestad, a la vieja aspiración de los totalitarismos del siglo XX de desapoderar a los padres de su derecho natural a educar a sus propios hijos conforme a sus convicciones.

  2. Sin olvidar de los catòlicos fieles a la doctrina bimilenaria de la Iglesia Catòlica, que hoy son perseguidos, acallados y relegados por las propias jerarquìas y altos funcionarios de esa iglesia…

  3. Pierde usted el tiempo, monseñor.
    Ahí solo le escucharán si habla de ecología integral y cosas parecidas y si lo hace en sintonía con la doctrina oficial de la ONU.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles