PUBLICIDAD

Cuando el Salvaje Oeste entró en el Vaticano

León XIII Buffalo Bill
|

3 de marzo de 1890. El Papa León XIII celebra su duodécimo año de reinado con el esplendor propio de la época, entraba en la magnífica sala vaticana de las audiencias sobre la silla gestatoria alzada a pulso por nobles romanos y entre flabelos de pluma de avestruz. Avanza entre los miembros de la corte pontificia, los cardenales, visitantes, diplomáticos. Pero, esta vez, había una presencia extraña en la espléndida sala: al entrar en ella el Papa, un indio pielroja, incongruentemente vestido con el atuendo nativo que tantas veces hemos visto en las películas y que proporciona un fuerte contraste con los cuadros de Rafael y Miguel Ángel que cuelgan en las paredes, da un grito y se arrodilla al paso de la comitiva pidiendo la bendición del pontífice.

El Salvaje Oeste americano había entrado en el Vaticano de la mano del legendario William Frederick Cody, Buffalo Bill, que había solicitado y obtenido una audiencia para acudir al Vaticano con los indios que formaban parte de su espectáculo itinerante, entonces en Roma.

El contraste no solo se planteaba entre la refinada y antigua parafernalia pontificia y el remoto mundo de las praderas americanas. Y es que Cody era un viejo y reconocido masón.

No así sus colaboradores indios, en su mayoría católicos. En la versión canónica de la conquista del Oeste que nos ha legado Hollywood y la propaganda histórica gringa, se diría que los colones ingleses y luego estadounidenses se toparon con unos nativos que nunca habían visto a un ‘rostro pálido’, pero lo cierto es que los indígenas de Norteamérica llevaban ya siglos tratando con los españoles, especialmente con sus misioneros, a menudo como súbditos nominales de la Corona. Y, naturalmente, muchos de ellos eran católicos.

Buffalo Bill, antiguo soldado del mítico Séptimo de Caballería, explorador al servicio del ejército y las compañías de ferrocarril y legendario cazador de búfalos, fue quizá el personaje que más hizo para popularizar el Salvaje Oeste en el mundo. Se había convertido, en su madurez, en empresario del espectáculo que reproducía las luchas con los indios y escenas diversas de la vida en la frontera, y viajaba por el mundo en largas giras que cosechaban grandes éxitos. Así llegó a Roma y, probablemente por insistencia de sus colaboradores indios, pidió una audiencia al Papa entonces reinante, León XIII, que le fue concedida, con la licencia adicional de que los nativos asistieran con sus atuendos y pinturas tradicionales.

La prensa del momento se hizo eco de la extraña escena, pero la historia tiene una curiosa coda. Aunque Cody nunca hizo un secreto de su adscripción a la masonería, entonces y ahora condenada por la Iglesia, el día antes de morir, 9 de enero de 1917, Buffalo Bill pidió al padre Christopher Walsh que le bautizase como católico 

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

15 comentarios en “Cuando el Salvaje Oeste entró en el Vaticano
    1. Así es, Saray, la Iglesia de entonces estaba bien gobernada, y León XIII como sus predecesores y todavía muchos de sus sucesores, irradiaban la luz de la verdad en fidelidad a la doctrina católica. Nada que ver con los tiempos actuales. Una cosa es recibir visitas de indios como en 1890, y otra muy distinta hacer el indio como ocurre con la más alta jerarquía de la Iglesia de hoy, que está inmersa en un mar de confusión doctrinal y pastoral, que hasta se permite entronizar una pachamama y postrarse ante ella.

  1. «los indígenas de Norteamérica llevaban ya siglos tratando con los españoles»: y con los franceses, que estaban en la zona de Luisiana y el Misisipí y también tenían relaciones y misiones, aunque luego pasara a manos españolas con Felipe V. Propiamente los «rostros pálidos» eran los anglosajones.

    1. Así es. En google se pueden encontrar las noticias acerca de aquel evento que no resultó tan exitoso como esperaba el propio Bufalo Bill. Esto es lo que dice La Vanguardia (Española. como se llamaba originalmente):

      El 18 de diciembre de 1889 llegaba a la ciudad el ‘Buffalo Bill’s Wild West’ para actuar durante cinco semanas
      El elevado precio del espectáculo y el mal tiempo deslucieron el show

    2. Javcus, le quiero agradecer que haga un comentario centrándose en la noticia, el primero después de los habituales caritativos psicópatas que aprovechan cada noticia para meterse con el Papa. Eso sí, uno haciéndose llamar Sacerdote Mariano, otro Catolicus, etc

      1. Se escribe CATHOLICVS. ¿Le cuesta tanto recordarlo? Son sólo 10 letras. No me extraña que con esa falta de retentiva que tiene, luego invente que yo me haya «metido» con el Papa. Señale dónde. ¿A qué no encuentra? Pues eso: deje de trollear, pesado.

  2. Poco conocimiento de la historia de la Iglesia tienes. El papado de Leon XIII fue duramente fustigado por la derecha se le consideró demasiado y liberal y modernista. Por ello al finalizar su largo pontificado, aunque fue elegido como papa de transición, la elección terminó siendo por un pastor muy conservador.
    Se podría decir que se puede comparar con los pontificados de centro de Pablo VI y Francisco.

    1. «Se podría decir que se puede comparar con los pontificados de centro de Pablo VI y Francisco».

      Jajajaja. Lo que hace ese vasito de más de clarete.

    2. Sacerdote: Apreciado hermano en Cristo, permítame sugerirle que el que debería repasar la historia de la Iglesia es usted, porque los progresistas eclesiales del s. XIX eran más conservadores que la derecha de hoy. Conparar la línea ortodoxa de León XIII con la heterodoxia de Francisco, es desconocer la realidad de la historia.

  3. Qué bonito,, se confesó .
    ¿Dónde dice, Dios siempre tiene misericordia de quien lo aman?
    Basta un deseo de su perdón, y ya está Nuestro Señor ofreciéndolo .
    Ahora se dice que Dios es
    Misericordiosiiiisiiimo, y si,,pero falta decir que también es
    Justiiiiisiiiimo, y sólo arrepentidos nos acepta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles