PUBLICIDAD

Piden a la Reina de Inglaterra que conceda el perdón real a un abad católico

Reina de Inglaterra abad católico
|

(Catholic Herald/Simon Caldwell)- Los habitantes de Glastonbury, en Somerset, van a solicitar a la Reina Isabel II que exonere al beato Richard Whiting de las acusaciones de traición casi 500 años después de que fuera ahorcado y descuartizado en Glastonbury Tor.

Hasta el momento, la petición ha sido firmada por unos 400 habitantes de la zona, entre ellos Michael Eavis, fundador del Festival de Glastonbury, y también por figuras como la historiadora Alison Weir.

En la petición afirman que el beato Richard Whiting fue «brutalmente asesinado» tras un «grave error judicial» durante la Disolución de los Monasterios bajo el rey Enrique VIII.

«Pedimos justicia y un acto de misericordia para este digno inglés», dicen los organizadores en la petición, «para que el abad Whiting sea exonerado de cualquier delito del que se le acusó y se le conceda, por la gracia de su majestad la reina Isabel II, un perdón real, la absolución y se le devuelva el derecho a ser reconocido como inocente».

«Esto traería mucha paz y curación a nuestra ciudad», añaden.

«Siendo el próximo año el Jubileo de Platino de Su Majestad, creemos que es una oportunidad perfecta y largamente esperada para hacerlo».

El beato Richard Whiting fue uno de los tres abades benedictinos mitrados que se resistieron a la confiscación y disolución de las abadías por parte de Enrique VIII.

Fue ejecutado el 15 de noviembre de 1539, el mismo día en que el segundo de los abades, el beato Hugh Faringdon, fue ahorcado, despellejado y descuartizado junto a su abadía en Reading.

El último de los tres en morir fue el beato John Beche, abad de Colchester y antiguo abad de Chester, que fue ejecutado en el prado de la abadía de San Juan Bautista, Colchester, quince días después, el 1 de diciembre.

El beato Richard fue descrito en documentos contemporáneos como «un monje recto y religioso, un hombre providente y discreto, y un sacerdote encomiable por su vida, sus virtudes y enseñanzas».

Los tres abades fueron comparados en el momento de su muerte, incluso por sus enemigos, con Santo Tomás Becket, el arzobispo de Canterbury que fue martirizado en el siglo XII tras oponerse a los excesos del rey Enrique II.

Los tres fueron beatificados por el Papa León XIII en 1895.

Hay pruebas continuas de culto a los tres mártires.

Por ejemplo, el 24 de junio, fiesta de San Juan Bautista, el abad Geoffrey Scott, de la abadía de Douai, se convirtió en el primer sacerdote benedictino que celebraba una misa por los mártires ingleses en el emplazamiento de la abadía de Colchester desde el 30 de noviembre de 1539, la víspera de su disolución y de la muerte del beato Juan, su último abad.

Al acto asistieron distinguidas personalidades locales, como Lord Petre, teniente de Essex, y Sir Bob Russell, alto administrador de Colchester, que también propone honrar al Beato John con una placa conmemorativa instalada en el ayuntamiento.

 

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

12 comentarios en “Piden a la Reina de Inglaterra que conceda el perdón real a un abad católico
  1. Pensándolo mejor, ese Abad no necesita perdón ninguno.
    No era ningún delincuente. El delincuente fue quien lo mandó matar: adúltero, cismático, ladrón y asesino.
    Como dijo no sé quien, si ese miserable rey se ha salvado de la condenación eterna habrá sido por la intercesión de los numerosos mártires que ocasionó

  2. Tanto las ‘rehabilitaciones’ como las ‘condenas’ de hechos del pasado no hacen que dicho pasado cambie. Es cosa de historiadores explicar el pasado -no cambiarlo-. Pero en el plano de la trascendencia, la situación del alma, tanto del Rey, como del beato Richard Whiting, no hay ley, decreto o declaración de un Rey, o incluso de un Papa, que pueda lograr que alguien salga del cielo o del infierno.

  3. Ese perdón no lo necesita. Quien si lo necesita es la Reina, heredera de monarcas canallas y perversos. Que es cabeza de una iglesia falsa fundada precisamente por quien mando matar a este martir.

  4. En efecto, los mártires no necesitan el perdón de nadie y mucho menos de personajes de este jaez.

    Nos hemos montado en le buenismo y queremos solucionar ahora las cosas que pertenecen a la Historia.

  5. Agradezco a los comentaristas que me han precedido el haberme llevado a reflexionar sobre esa petición. De todas maneras puede tener su sentido no por el mártir ni por el rey criminal sino por razones pedagógicas, para las nuevas generaciones.

  6. La petición no tiene mucho sentido porque en Inglaterra todo católico era acusado de traición, por lo tanto no se trata de una persona sino de cientos que murieron en el cadalso de Tyburn. Las Leyes Inglesas no consideraban herejes a los católicos sino traidores, esas leyes están en Internet y se pueden leer así que si empezamos con el revisionismo histórico tendríamos a un buen montón de ellos. Ciertamente la acusación de traición no tenía entidad alguna pero fue la opción que tomaron por considerar al Rey Cabeza de la Iglesia en Inglaterra, el que discutía ese punto era un recusante y todo recusante era traidor. La idea, cada vez más extendida, de que William Shakespeare fue un cripto-cat´´ólico tiene su base en el hecho de que su padre, su madre y una de sus hijas lo fueron, pero él no porque, si lo hubiera sido, jamás hubiera estrenado una obra de teatro en Inglaterra.

  7. Yo no soy partidaria de revisionismos históricos, lo hecho hecho está y lo que los ingleses consiguieron es que Inglaterra fuera infinitamente más peligrosa para un sacerdote católico que todo América llena de indios. Pero fue así. Es un hecho histórico comprobable que en el S. XVI las posibilidades de ser mártir eran altísimas en dos islas: Gran Bretaña y Japón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles