PUBLICIDAD

El Papa rehabilita al obispo “gay” en Eslovaquia, dice Riccardo Cascioli

Robert Bezák Papa Francisco
|

Riccardo Cascioli defiende en La Nuova Bussola Quotidiana la supuesta homosexualidad de Bezàk; el arzobispo eslovaco se defendió de estas acusaciones en el pasado.

(La nuova bussola/Riccardo Cascioli)- Desde el punto de vista canónico y eclesiástico no se puede hablar de una verdadera rehabilitación, pero desde el punto de vista de la opinión pública y de la percepción general la rehabilitación es tan plena como desconcertante. Hablamos del obispo eslovaco «gay» Robert Bezák, destituido en 2012 por el Papa Benedicto XVI y ahora devuelto de facto a su puesto por el Papa Francisco durante su actual visita pastoral a Eslovaquia. Tanto es así que esta mañana, según ha informado la nunciatura apostólica al episcopado eslovaco, se encuentra entre los obispos que concelebran en la última misa del Papa en suelo eslovaco.

Sin duda, la foto del encuentro entre el Papa, Bezák y su familia en la nunciatura el lunes está destinada a tener un impacto mucho mayor en Eslovaquia que todos los encuentros oficiales de los últimos días, a los que, entre otras cosas, asistió un número de fieles muy inferior al esperado.

El caso de Monseñor Bezák es ciertamente controvertido y la iniciativa del Papa reabre una herida que se intentaba cicatrizar después de haber dividido profundamente a la Iglesia eslovaca hace diez años.

Bezák fue nombrado obispo de Trnava en 2009, a la edad de 49 años, el obispo más joven de su país, presentándose como un pastor abierto, atento a las cuestiones sociales, decidido a gobernar con transparencia. Era la antítesis de su predecesor, Jan Sokol, que se retiró por límite de edad, pero que estaba bajo la sombra de fuertes acusaciones por supuestas relaciones ambiguas con los servicios secretos del antiguo régimen comunista y por una gestión oscura de las finanzas de la diócesis. Esta última acusación fue ampliada por las propias quejas de Monseñor Bezák ante la Santa Sede. Pero pronto las sombras se cernieron también sobre la cabeza del joven obispo de Trnava al que, en junio de 2012, se le pidió que dimitiera y, al negarse, fue rápidamente relevado de sus funciones pastorales.

¿Qué había pasado? Bezák siempre ha mantenido que nunca recibió una razón oficial para la medida, aunque se habían hecho explícitamente algunas objeciones a sus posiciones doctrinales sobre moral sexual. Por ello, una parte de la Iglesia eslovaca reaccionó con fuerza a la medida de la Santa Sede. También se habló de una gestión cuestionable de los bienes económicos de la diócesis, pero en realidad el principal motivo de la decisión del Vaticano fue la homosexualidad practicada por Bezák, que también se documentó en el libro del sacerdote polaco Dariusz Oko sobre el homoerotismo y las actividades del lobby gay en la Iglesia*.

Estaba muy difundida la noticia de que Bezák frecuentaba gimnasios y saunas con una clara tendencia, pero no sólo eso: como obispo también se le responsabilizaba de haber contribuido a la formación de una red de sacerdotes homosexuales. Con el paso de los años, esto quedó cada vez más claro, hasta el punto de que solo lo defienden ya en Eslovaquia círculos liberales ajenos a la Iglesia.

Mientras tanto, Bezák -que en los últimos años ha enseñado religión en un instituto protestante de Bratislava- consiguió ya en 2014 entregar una carta al Papa, que de hecho le recibió en el Vaticano en abril de 2015, y a partir de ahí continuó una relación familiar que ha desembocado en los acontecimientos de estos días. Precisamente en previsión de su visita a Eslovaquia, el Papa Francisco había invitado a monseñor Bezák al Vaticano el pasado 24 de junio, donde el ex obispo de Trnava concelebró y cenó con el Papa.

Aunque hoy la Conferencia Episcopal Eslovaca está unida en su juicio negativo sobre monseñor Bezák, el Papa Francisco ha impuesto de hecho su rehabilitación pública; a los obispos sólo se les ha avisado de su presencia entre los concelebrantes en la misa de clausura de la visita pastoral. En los últimos días también se había especulado con la posibilidad de que se le reasignara una diócesis, pero el propio Bezák lo negó en una entrevista televisiva el martes 14 de septiembre con la principal cadena de Eslovaquia, aunque dijo que estaba abierto a cualquier nombramiento en el futuro.

La situación que se ha creado ahora para la Iglesia eslovaca es decididamente embarazosa, tanto más cuanto que se habla de documentos y testigos que confirman que Monseñor Bezák ha seguido comportándose de forma inapropiada a lo largo de los años, por decirlo suavemente. Y es seguro que los círculos habituales aprovecharán para hacer avanzar la agenda del lobby gay en la Iglesia, aunque podamos imaginar que esa no era la verdadera intención del Papa.

*Según algunos medios, Bezàk habría negado en varias ocasiones que tuviera tendencia homosexual o que se comportara de manera inapropiada.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

21 comentarios en “El Papa rehabilita al obispo “gay” en Eslovaquia, dice Riccardo Cascioli
    1. Francisco, con sus silencios sobre ideología de género, y con sus amistades entre los homosexuales a los que promociona (recuérdese el caso de James Martin), parece apuntar a un apoyo deliberado del movimiento lgtbi, lo que contradice la doctrina de la Iglesia.

    2. Este le servirá mucho: hará lo que el patrón mande. Esta es la aplicación invertida de las palabras de Nuestro Señor referidas a la Magdalena “al que se le perdona mucho, ama mucho”, la diferencia obviada es que la santa mujer se convirtió de su mala vida.
      No sé ustedes pero yo veo en ese ser un dragón, una serpiente, su lengua y actuar son astutos, sinuosos

  1. «Estaba muy difundida la noticia de que Bezák frecuentaba gimnasios y saunas con una clara tendencia, pero no sólo eso: como obispo también se le responsabilizaba de haber contribuido a la formación de una red de sacerdotes homosexuales. Con el paso de los años, esto quedó cada vez más claro».

    «…presentándose como un pastor abierto…»
    Vistos los antecedentes ya nos imaginamos por donde estaba abierto.

  2. Hay que ver…
    Aquí se dice continuamente que Dios odia al pecado y no al pecador y si vive en castidad como pide el catecismo no hay problema con su homosexualidad.
    Es como lo de Mel Gibson… Mientras respete la castidad no hay problema pero en cambio aquí ahora no se defiende esa postura y se critica al pecador sin conocer el estado de su alma y eso me dejasteis claro que no se puede hacer.
    Veis como vuestras normas van según sus simpatías.

    1. La situación que se ha creado ahora para la Iglesia eslovaca es decididamente embarazosa, tanto más cuanto que se habla de documentos y testigos que confirman que Monseñor Bezák ha seguido comportándose de forma inapropiada a lo largo de los años, por decirlo suavemente. Y es seguro que los círculos habituales aprovecharán para hacer avanzar la agenda del lobby gay en la Iglesia

  3. No ha tenido ninguna rehabilitación. Es un Obispo emérito que no ha sido ni suspendido ni excomulgado, quiere decir que hay acusaciones no probadas. Solo se rehabilita a quien ha sido condenado canónicamente y este obispo no tiene ninguna condena sobre su cabeza. Celebra misa diaria y puede oficiar los sacramentos, no tiene cargos eclesiásticos pero no le retiraron nunca las licencias.

    1. Pero mira que eres rebuscado.
      Le apartaron del gobierno de su diócesis y, sin juicio -seguramente para evitar un escándalo-, lo mandaron a su casita.
      Y como al parecer tenía mucho tiempo libre se dedicó al mariconeo con mayor asiduidad.
      Un incontinente en toda regla, vamos.

    2. Me parece sensato lo que dice Sacerdote. Hay comentarios que resultan muy preocupantes, incluso desde le punto de vista del uso de la misericordia a la luz de la FE. No todo vale para atacar un hijo de Dios, ni para defender la doctrina y los mandamientos de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles