PUBLICIDAD

El Papa a los jóvenes: Estamos aquí para hacer de la vida una acción heroica

Papa Francisco jóvenes EslovaquiaFrancisco con los jóvenes en Eslovaquia (Vatican Media)
|

El amor, divino y humano, y la familia centraron el discurso del Papa a los jóvenes en la ciudad eslovaca de Kosice, el último acto del Francisco en la jornada de ayer; también la confesión, sacramento en el que se centró el Pontífice durante su discurso: «¿Los pecados son verdaderamente el centro de la confesión? ¿Dios quiere que te acerques a Él pensando en ti, en tus pecados, o pensando en Él? ¿Qué es lo que quiere Dios? ¡En Él!», dijo Su Santidad.

El Santo Padre dijo a los jóvenes que «la queja y el pesimismo no son cristianos». «Hoy existen muchas fuerzas disgregadoras, muchos que culpan a todos y todo, amplificadores de negatividad, profesionales de las quejas. No los escuchen, porque la queja y el pesimismo no son cristianos, el Señor detesta la tristeza y el victimismo», aseguró.

Les ofrecemos el discurso del Santo Padre:

Queridos jóvenes, queridos hermanos y hermanas, dobrý večer! [¡buenas tardes!]

Me ha dado alegría escuchar las palabras de Mons. Bernard, los testimonios y las preguntas de ustedes. Me han hecho tres y yo quisiera intentar buscar respuestas junto con ustedes.

Comienzo por Peter y Zuzka, por su pregunta acerca del amor en la pareja. El amor es el sueño más grande de la vida, pero no es un sueño de bajo costo. Es hermoso, pero no es fácil, como todas las grandes cosas de la vida. Es el sueño, pero no es un sueño fácil de interpretar. Les robo una frase: «Hemos comenzado a percibir este don con ojos totalmente nuevos».

En verdad, como han dicho, se necesitan ojos nuevos, ojos que no se dejan engañar por las apariencias. Amigos, no banalicemos el amor, porque el amor no es sólo emoción y sentimiento, esto en todo caso es al inicio. El amor no es tenerlo todo y rápido, no responde a la lógica del usar y tirar. El amor es fidelidad, don, responsabilidad.

La verdadera originalidad hoy, la verdadera revolución es rebelarse contra la cultura de lo provisorio, es ir más allá del instinto y del instante, es amar para toda la vida y con todo nuestro ser. No estamos aquí para ir tirando, sino para hacer de la vida una acción heroica. Todos ustedes tendrán en mente grandes historias, que leyeron en novelas, vieron en alguna película inolvidable, escucharon en relatos emocionantes.

Si lo piensan, en las grandes historias siempre hay dos ingredientes: uno es el amor, el otro es la aventura, el heroísmo. Siempre van juntos. Para hacer grande la vida se necesitan ambos: amor y heroísmo. Miremos a Jesús, miremos al Crucificado, están los dos: un amor sin límites y la valentía de dar la vida hasta el extremo, sin medias tintas.

Aquí delante de nosotros está la beata Ana, una heroína del amor. Nos dice que apuntemos a metas altas. Por favor, no dejemos pasar los días de la vida como los episodios de una telenovela.

Por eso, cuando sueñen con el amor, no crean en los efectos especiales, sino en que cada uno de ustedes es especial. Cada uno es un don y puede hacer de la vida un don. Los otros, la sociedad, los pobres los esperan. Sueñen con una belleza que vaya más allá de la apariencia, más allá de las tendencias de la moda.

Sueñen sin miedo de formar una familia, de procrear y educar unos hijos, de pasar una vida compartiendo todo con otra persona, sin avergonzarse de las propias fragilidades, porque está él, o ella, que los acoge y los ama, que te ama así como eres. Y eso es el amor: amar al otro como es, y eso es bello. Los sueños que tenemos nos hablan de la vida que anhelamos. Los grandes sueños no son el coche potente, la ropa de moda o el viaje transgresor.

No escuchen a quien les habla de sueños y en cambio les vende ilusiones, son manipuladores de felicidad. Hemos sido creados para una alegría más grande, cada uno de nosotros es único y está en el mundo para sentirse amado en su singularidad y para amar a los demás como ninguna otra persona podría hacer en su lugar. No se trata de vivir sentados en el banquillo para reemplazar a otro. No, cada uno es único a los ojos de Dios.

No se dejen “homologar”; no fuimos hechos en serie, somos únicos y libres, y estamos en el mundo para vivir una historia de amor con Dios, para abrazar la audacia de decisiones fuertes, para aventurarnos en el maravilloso riesgo de amar. Os pregunto: ¿Ustedes creen en esto? Os pregunto: ¿Y es vuestro sueño?

Quisiera darles otro consejo. Para que el amor dé frutos, no se olviden las raíces. ¿Cuáles son sus raíces? Los padres y sobre todo los abuelos, ellos les han preparado el terreno. Rieguen las raíces, vayan a ver a sus abuelos, les hará bien; háganles preguntas, dediquen tiempo a escuchar sus historias.

Hoy se corre el peligro de crecer desarraigados, porque tendemos a correr, a hacerlo todo de prisa. Lo que vemos en internet nos puede llegar rápidamente a casa, basta un clic y personas y cosas aparecen en la pantalla. Y luego resulta que se vuelven más familiares que los rostros de quienes nos han engendrado.

Llenos de mensajes virtuales, corremos el riesgo de perder las raíces reales. Desconectarnos de la vida, fantasear en el vacío no hace bien, es una tentación del maligno. Dios nos quiere bien plantados en la tierra, conectados a la vida, nunca cerrados sino siempre abiertos a todos. Enraizados y abiertos. ¿Habéis comprendido? Enraizados y abiertos.

Sí, pero —me dirán ustedes— el mundo piensa de otro modo. Se habla mucho de amor, pero en realidad rige otro principio: que cada uno se ocupe de lo suyo. Queridos jóvenes, no se dejen condicionar por esto, por lo que no funciona, por el mal que hace estragos. No se dejen aprisionar por la tristeza o el desánimo resignado de quien dice que nunca cambiará nada. Si se cree en esto uno se enferma de pesimismo.

Y vosotros, ¿habéis visto de un joven pesimista? ¿Habéis visto qué cara tiene? Una cara amarillenta, una cara de amargura. El pesimismo te enferma de amargura. Se envejece por dentro. Y se envejece siendo jóvenes. Hoy existen muchas fuerzas disgregadoras, muchos que culpan a todos y todo, amplificadores de negatividad, profesionales de las quejas. No los escuchen, porque la queja y el pesimismo no son cristianos, el Señor detesta la tristeza y el victimismo. No estamos hechos para ir mirando el piso, sino para elevar los ojos y contemplar el cielo, a los otros, a la sociedad.

Y cuando estamos decaídos, porque todos en la vida tenemos unos momentos un poco bajos, todos conocemos esta experiencia. Y cuando estamos decaídos, ¿qué podemos hacer? Hay un remedio infalible para volver a levantarse. Es lo que has dicho tú, Petra: la confesión. Me preguntaste: «¿Cómo puede un joven superar los obstáculos del camino hacia la misericordia de Dios?».

También aquí es una cuestión de mirada, de mirar lo que importa. Si yo les pregunto: “¿En qué piensan cuando van a confesarse?”, no, no lo digáis en voz alta. “¿En qué piensan cuando van a confesarse? Estoy casi seguro de la respuesta: “En los pecados”. Pero —les pregunto—, ¿los pecados son verdaderamente el centro de la confesión? ¿Dios quiere que te acerques a Él pensando en ti, en tus pecados, o pensando en Él? ¿Qué es lo que quiere Dios? ¡En Él! ¿Cuál es el centro, los pecados o el Padre que perdona todo? ¡El Padre! No vamos a confesarnos como unos castigados que deben humillarse, sino como hijos que corren a recibir el abrazo del Padre. Y el Padre nos levanta en cada situación, nos perdona cada pecado.

Escuchad bien esto: ¡Dios perdona siempre! ¿Habéis comprendido? ¡Dios perdona siempre!

Les doy un pequeño consejo: después de cada confesión, quédense un momento recordando el perdón que han recibido. Atesoren esa paz en el corazón, esa libertad que sienten dentro. No los pecados, que no están más, sino el perdón que Dios les ha regalado. La caricia de Dios Padre.

Eso atesórenlo, no dejen que se lo roben. Y cuando vuelvan a confesarse, recuerden: voy a recibir una vez más ese abrazo que me hizo tanto bien. No voy a un juez a ajustar cuentas, voy a encontrarme con Jesús que me ama y me cura. Demos a Dios el primer lugar en la confesión. En este momento me viene de dar un consejo a los sacerdotes. Yo diría a los sacerdotes que se sienten en el lugar de Dios Padre que perdona siempre y abraza y recibe.

Demos a Dios el primer lugar en la confesión. Si Él es el protagonista, todo se vuelve hermoso y la confesión se convierte en el sacramento de la alegría. Sí, de la alegría, no del miedo o del juicio, sino de la alegría.

Y es importante que los sacerdotes sean misericordiosos. Nunca curiosos, nunca inquisidores, por favor, sino hermanos que dan el perdón del Padre, que acompañan en este abrazo del Padre.

Pero alguno podría decir: “Yo igualmente me avergüenzo, no logro superar la vergüenza de ir a confesarme”. No es un problema, es algo bueno. Avergonzarse en la vida en ocasiones hace bien. Si te avergüenzas, quiere decir que no aceptas lo que has hecho. La vergüenza es un buen signo, pero como todo signo pide que se vaya más allá. No permanecer prisionero de la vergüenza, porque Dios nunca se avergüenza de ti. Él te ama precisamente allí, donde tú te avergüenzas de ti mismo. Y te ama siempre.

Os digo una cosa, en mi tierra a aquellos que son todo fachada, que lo hacen todo mal, les llamamos “sinvergüenzas”.

Una última duda: “Yo no consigo perdonarme, por tanto, ni siquiera Dios podrá perdonarme, porque caigo siempre en los mismos pecados”. Pero —escucha—, ¿cuándo se ofende Dios, cuando vas a pedirle perdón? No, nunca. Dios sufre cuando nosotros pensamos que no puede perdonarnos, porque es como decirle: “¡Eres débil en el amor!”. Decirle esto a Dios es feo. En cambio, Dios siempre se alegra de perdonarnos.

Cuando vuelve a levantarnos cree en nosotros como la primera vez, no se desanima. Somos nosotros los que nos desanimamos, Él no. No ve unos pecadores a quienes etiquetar, sino unos hijos a quienes amar. No ve personas fracasadas, sino hijos amados; quizá heridos, y entonces tiene aún más compasión y ternura. Y cada vez que nos confesamos —no lo olviden nunca— en el cielo se hace una fiesta. ¡Que sea así también en la tierra!

Y finalmente, Peter y Lenka. Ustedes en la vida han experimentado la cruz. Gracias por su testimonio. Han preguntado cómo «animar a los jóvenes para que no tengan miedo de abrazar la cruz». Abrazar: es un hermoso verbo. Abrazar ayuda a vencer el miedo. Cuando somos abrazados recuperamos la confianza en nosotros mismos y en la vida. Entonces dejémonos abrazar por Jesús.

Porque cuando abrazamos a Jesús volvemos a abrazar la esperanza. La cruz no se puede abrazar sola, el dolor no salva a nadie. Es el amor el que transforma el dolor. Por eso, la cruz se abraza con Jesús, ¡nunca solos! Si se abraza a Jesús renace la alegría. Y la alegría de Jesús, en el dolor, se transforma en paz.

Queridos jóvenes: Les deseo esta alegría, más fuerte que cualquier otra cosa. Quisiera que la lleven a sus amigos. No sermones, sino alegría. Llevad alegría. No palabras, sino sonrisas, cercanía fraterna.

Les agradezco que me hayan escuchado y les pido una última cosa: no se olviden de rezar por mí. Ďakujem! [¡Gracias!]

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

10 comentarios en “El Papa a los jóvenes: Estamos aquí para hacer de la vida una acción heroica
  1. El Papa se equivoca. Preguntarse si los pecados son el centro de la confesión se presta a confusión, pues los pecados sí son materia de confesión, y como tal parte esencial que no debe relativizarse.

    1. Francisco establece una distinción absurda al preguntarse si al confesarnos Dios quiere que pensemos en Él o en nuestros pecados. La verdad es que Dios quiere que pensemos en las dos realidades, para que por amor a Dios nos duelan nuestros pecados.

      1. Además Francisco dice que después de confesarnos «los pecados no están», pero la verdad es que si bien es cierto que la culpa del pecado queda perdonada, no obstante permanecen las reliquias del pecado, y de todo ello tenemos que purificarnos en esta vida o en el Purgatorio.

      2. El Papa dice que la penitencia no es «sacramento del juicio», y sin embargo sus predecesores enseñaron que en la confesión, el sacerdote, entre otras, ejerce también una función judicial.

    2. El Papa yerra al decir que la queja no es cristiana, pues por poner un ejemplo, presentar una queja respetuosa ante los errores del Papa, no sólo no es malo, sino que es bueno para el bien de las almas. Lo importante es que nuestras quejas se presenten desde la resignación cristiana que implica la conformidad con la voluntad de Dios.

    3. Francisco habla del amor de pareja, cuando en realidad debería hablar del amor matrimonial, que es el que Dios ha bendecido, y no el otro.

    4. Aparte de otros errores como decir «el dolor no salva», cuando los dolores de Cristo nos han redimido, incurre en su frecuente error de decir: «Llevad alegría. No palabras, sino sonrisas, cercanía fraterna.» Decir que no hay que llevar palabras es contradecir lo que dijo Jesús al mandarnos a predicar.

  2. En el año 2013 se puso una web que se llamaba «denziger bergoglio», donde se analizaban todas las alocuciones de Francisco, que no encajaban con la doctrina de la Iglesia. Prácticamente cada día había alguna cosa que no encajaba.
    Es lamentable que sigamos igual o peor.

  3. Sacerdote Mariano: Muchas gracias por su colaboración en este foro, es una auténtica catequesis.
    Le ruego que, a pesar de la pesares…, no deje de colaborar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles