PUBLICIDAD

Habla un médico católico: «Negar que la vacuna reduce la mortalidad es negarse a aceptar la realidad»

Vacunas Iglesia católica coronavirus
|

El debate que han generado las vacunas contra el coronavirus ha sido intenso en el seno de la Iglesia católica -y fuera de ella. El conocido blog argentino The Wanderer nos trae el testimonio de Antonio Macaya Pascual, doctor en medicina, profesor universitario en Barcelona y diácono permanente.

El médico le hizo llegar al blog una carta que fue escrita para una religiosa dedicada al cuidado de personas gravemente discapacitadas, que decidió dejar los hábitos hace pocos días ya que la institución donde presta asistencia su comunidad le pedía que se vacunara.

Les ofrecemos la carta del doctor Macaya:

Apreciadísima hermana…

No tengo ningún derecho a escribirle ni a decirle nada, tanto por ser simplemente un voluntario, como por mi poca virtud… No soy religioso, ni siquiera he dejado el mundo…

Por lo tanto, en todo cuanto digo mi persona estorba más que ayuda, y si lo desea puede usted destruir ahora mismo esta carta.

Me daba miedo, de todas formas, que Dios me tuviera en cuenta no haber dicho ni hecho nada ante lo que ha sucedido.

Otras veces, por una pretendida prudencia, me callé, y luego vi que hubiera sido necesario manifestar lo que veo.

Lo único que le pido es que lea usted misma, usted misma, el contenido de la carta.

Además, creo que lo que le voy a explicar servirá a otros, pues en la situación actual veo a mucha gente sufriendo por motivos parecidos a los de usted… Está escrito con un poco de prisa, disculpe…

  • Crisis. Es verdad que vivimos en un momento único en la historia. La crisis moral afecta de forma particular a la Iglesia, Esposa de Cristo, en forma de escándalos financieros, abusos, persecución a sacerdotes buenos… que están ahora mismo totalmente indefensos, pues los últimos papas han suprimido la presunción de inocencia al permitir que se aparte de sus funciones sin juicio ni defensa. En muchos seminarios no se enseña la doctrina católica. Hay muchos sacrilegios en la celebración de la Santa Misa. En fin, sobre esto le podría escribir muy largamente.

Es cierto también, como usted dice, que Satanás se está manifestando actualmente de forma más clara. Es el padre de la mentira. El problema es saber detectar cuándo nos está engañando. El Diablo se disfraza de ángel de luz, y hay que mirar bien cuándo puede estar ante nosotros disfrazado.

  • Cómo eran algunos de los más fervorosos antes de la pandemia.

Muchos católicos buenos (fieles, preocupados de la salud de las almas) experimentan un gran desasosiego porque desconfían de las vacunas contra el coronavirus. Algunas personas consideran que el plan de vacunación generalizado que proponen los gobiernos tiene relación con toda la crisis moral a la que antes aludía.

Antes de entrar en el tema a fondo, tres consideraciones previas, sobre cómo eran muchos de los católicos más fervorosos antes de la pandemia, y que ahora están en contra de la vacuna.

  1. Eran gente que decía: «hay que obedecer al médico«. Eso era algo que formaba parte de la vida virtuosa: fiarse del profesional que tiene autoridad. A mí me decían siempre, cuando les daba a escoger: «no, Dr., usted dígame qué debo hacer… yo haré lo que me diga».

Esto tenía su importancia.

Significaba un respeto al principio de autoridad.

Un principio que muchos católicos anti-vacunas piensan que es clave para el ordenamiento de la sociedad, y lamentan que se haya perdido.

Ahora ya no dicen esto, y actuando así promueven la desobediencia de los hijos a los padres, de los alumnos a los maestros, de los trabajadores a los empresarios… de los feligreses a los pastores…

  1. Era gente que, en el mismo sentido, decía: «hay que obedecer al Papa y a los obispos». La

Santa Sede ya se ha pronunciado al respecto, con un documento emitido por la Congregación

para la Doctrina de la Fe, diciendo que el uso de células provenientes de un aborto en algunas vacunas es un mal, pero que es una colaboración muy remota y que además hay que considerar la gravedad del mal que conlleva el NO vacunarse. Dice la Congregación, finalmente, que vacunarse es «deseable».

Es un documento importante.

Podemos pensar personajes de la historia a los que les daría igual que el Sucesor de Pedro firme un documento magisterial.

Lutero, Zuinglio, Calvino… hoy en día curas y monjas progresistas… Son personas que decidieron o deciden que lo que diga la Iglesia como Madre y Maestra en materia de fe y costumbres no va a afectar a su conducta.

Se ríen cuando les dices, como argumento, que la Santa Sede se ha pronunciado.

Yo no quiero ser como Lutero. No me siento en comunión con los que ignoran el Magisterio. No tengo la misma fe que un cura progresista que le da igual la doctrina de la Iglesia.

A pesar de eso, tengo mi opinión, y no obedezco ciegamente, y tengo muchas reservas sobre algunos documentos recientes del Magisterio… Entonces me quedo siempre con lo que enseña la Tradición y el Magisterio perenne de la Iglesia. Leo el Magisterio actual bajo la luz de la Tradición y el resto del Magisterio… y uno siempre encuentra una bella armonía…

Pero cuando llegue mi juicio, quiero haberle tenido más respeto a la Congregación de la Doctrina de la Fe que a cualquier sacerdote particular, por más bien que predique.

  1. c) En tercer lugar: antes, los católicos más fervorosos deseaban el martirio… e incluso lo pedían. Ahora, en cambio, parecen huir de él. Cosa totalmente legítima. Lo único que digo es que antes los cristianos más fervorosos, más preocupados de las cosas de Dios, tenían incluso ansias de martirio. Ahora, en cambio, no se ve ese deseo.

Si las vacunas son parte de una persecución, los que sufren esa persecución bienaventurados por haber sido perseguidos por causa de Jesús.

3) Las vacunas y el aborto.

Respecto a las células de bebé abortado. Como puede suponer, yo creo que el aborto es un crimen abominable. Creo que en España ningún partido político sostiene la postura adecuada, que es la penalización del aborto como castigo justo y pedagógico a las madres que, sea por lo que sea, son las que deciden la muerte de su propio hijo. Por eso, al menos en España, votar a cualquier partido político es colaborar positivamente con el aborto.

La relación de las vacunas con el aborto es muy distinta.

Para empezar, la invito a pensar en una vacuna que seguramente usted lleva.

Es casi seguro que usted esté vacunada de la rubéola, como casi todas las mujeres del mundo. Es una vacuna obligatoria en casi todo el mundo.

Es una vacuna fabricada con células de la línea celular WI-38, que provienen del pulmón de un niño abortado en Suecia en 1962.[1] La otra marca de vacuna de la rubéola está fabricada con células MRC-5, que se han obtenido del pulmón de otro bebé abortado en 1966 en Reino Unido.

Es decir, usted probablemente ya está vacunada con una vacuna obtenida mediante células que provienen de un aborto.

Como de esto hace tantos años, a nadie le ha interesado decirlo, o saberlo, o considerarlo… ¿Por qué? Otra cosa: las personas que contraen el coronavirus y son ingresadas en un hospital, ¿estudian cada fármaco que les administran los médicos para ver si tiene alguna relación remota con el aborto? ¿Se niegan a que se les ponga alguna medicina de Atra-Zeneca ya que eso también es una colaboración con un laboratorio que utiliza células que provienen del aborto? ¡No!

La gente que sospecha de la vacuna, cuando tiene una neumonía bilateral y se está ahogando… ¡deja de sospechar y deja que le hagan lo que sea en el hospital!

Algunas vacunas del covid (NO la de Pfizer) se han obtenido mediante células HEK-293, de riñón de un embrión que murió en 1973, abortado.

La vacuna de Pfizer no utiliza estas células para su producción. Es cierto que las usa para un «control de calidad» del producto final.

Desgraciadamente, hoy en día todo está conectado de alguna u otra manera con el aborto. Youtube y su propietaria Google, y Windows, dan millones de dólares a la industria abortista. Si un sacerdote cuelga vídeos en Youtube, ¿está colaborando con el aborto? Si uno abre el ordenador y funciona con Windows, ¿es culpable de colaboración con el aborto? Si uno toma un autobús o el metro y ponen en una pantalla un anuncio indecente, ¿estoy colaborando con eso?

Quizás deberíamos evitar a toda costa mirar cualquier contenido publicado en Facebook, Youtube o Google. ¡Curiosamente, algunos sacerdotes, contrarios a las vacunas y a Facebook-Youtube-Apple, etc. ganan dinero publicando contenidos en esas mismas plataformas! Páginas web «súper-católicas» y anti-vacunas tienen publicidad obscena… y ahí no pasa nada…

Es, nuevamente, un pensamiento obsesivo, un bucle que se instala en el alma y que la puede destruir totalmente. Es un pensamiento además que nos centra en nosotros mismos, que nos tiene ocupados buscando más sospechosos, que nos distrae de darle gloria a Dios y de buscar ayudar al prójimo…

4) El efecto de las vacunas y el amor al prójimo.

Ayer mismo se comunicó que, a pesar de estar en la quinta ola, en Cataluña no murió nadie de Covid.

Y en las últimas semanas han muerto una, dos o tres personas al día.

Hoy vengo del Hospital de Bellvitge, donde ha muerto un chico de 30 años que no se había querido vacunar.

Hay algo en lo que yo sí veo algo muy raro… oscuro… no sé si llamarlo satánico, pero no lo entiendo. Veo gente buena, gente normal, que parece que no quiere pensar que en marzo de 2020 morían más de 1000 personas al día, y ahora hay días que no muere nadie… otros mueren 1, 2 o 3 personas.

Lo que me llena de estupor es que no piensen en eso.

Morían mil personas al día, con el dolor que eso suponía en todas esas familias, amigos.. almas a las que Dios ama… Yo le pregunto a algún católico de mi parroquia: «¿Por qué crees que morían 1000 personas y ahora ninguna?».

¡No quieren contestar!

¡¡¡Me dicen que no lo saben!!!

¡Eso no es verdad!

¡Están mintiendo!

Quizás no se dan cuenta, pero sí saben que eso es gracias a las vacunas.

Y sabiéndolo, hacen algo terrible: mentirse a sí mismos y decir que no lo saben.

Me recuerda mucho a las personas que saben que Dios les llama, que se les manifiesta de mil maneras, que les explicas argumentos de todo tipo… y como dice San Pablo, se les entenebrece la mente y se les ofusca el corazón.

Hay allí una lucha interior: no quieren aceptar la verdad. Es una decisión libre, es un acto de la voluntad.

Quizás ellos mismos no perciben en sí mismos que es así.

Pero lo es.

Su mente no quiere considerar esta verdad.

Hay otros que dicen que es que ya se ha alcanzado cierta inmunidad colectiva con el paso de los meses, y por eso ha caído la mortalidad.

Eso es, otra vez, mentira.

No quieren saber la verdad.

Están horas mirando vídeos de youtube que buscan premeditadamente para sentirse reforzados en su mentira, para no ver todas las evidencias que desmontan sus prejuicios.

Mucha gente de 70-80 años, vacunada, ahora o no contrae la enfermedad, o la contrae pero raramente muere (siempre hay anécdotas de abuelitos de 96 años que sí mueren como pueden morir de una diarrea a esas edades).

Negar que la vacuna reduce la mortalidad es negarse a aceptar la realidad. A parte de las muertes, el Covid llena los hospitales y pasan cosas como ésta:

Estas dos fotos son de dos pacientes que acudieron a mí en abril de 2020. Tenían un melanoma y un sarcoma pleomórfico, ambos son tumores mortales. Les diagnostiqué, pero pasaron los peores días de su vida al ir de hospital en hospital buscando quien les operara. No se podía. Los quirófanos estaban cerrados por culpa del Covid. El Covid se contagia tanto -todos lo sabemos- que el hospital se puede llenar en una semana… y entonces ya no hay sitio para atender a la gente que tiene una embolia, un cólico nefrítico, o un melanoma maligno…

Y tienes que estar en tu casa sabiendo que tienes un tumor mortal, pero no te lo pueden sacar porque el hospital está saturado.

A estos pacientes les tuve que intervenir en una consulta, haciendo una extirpación compleja, con exposición de una arteria importante en el caso de la señora con un sarcoma en el brazo… ¡porque no había donde operarla!

Si la gente se vacuna, baja la incidencia de la enfermedad, y hay más casos leves, que no requieren ingreso… y si tienes un melanoma, te lo pueden quitar… no tienes que tener ese sufrimiento…

La verdad es armónica, la verdad es luminosa; la verdad, al saberse, da como una alegría. Por eso decía Santa Teresita: «yo digo siempre la verdad; si no quieren saberla, no vengan a buscarme».

1000 personas muertas o vivas al día, durante muchos días… ¡Y hay gente que piensa que eso da igual!

Usted se acuerda de Quique, el único fallecido por Covid en nuestra casa (providencialmente). Estoy casi seguro de quién metió el virus en la casa.

Esa persona, ¿usted cree que no tiene ninguna culpa de la muerte de Quique? ¿Usted cree que no sabía que no podía entrar y salir de la casa, relacionarse con gente sin mascarilla, etc? Yo creo que lo podía saber pero no quiso pensar en ello.

Lo mismo pasa con el Padre JCS, párroco de 10 parroquias, uno de mis mejores amigos. Gran sacerdote, devoto del Corazón de Jesús, persona de la confianza del Obispo. Falleció hace 3 meses a los 60 años. Sospechamos de una persona que le contagió, por unas notas que dejó. ¿Usted cree que alguien que sabe que estamos en una pandemia, que han muerto en España 150000 personas, que sabe que hay que guardar unas medidas, etc. y contagia a Quique o al Padre JCS, no tienen ninguna responsabilidad moral? Yo creo que Dios sabe todo, conoce nuestros corazones, sabe lo que sabemos, y tendremos que rendirle cuentas.

Si no nos arrepentimos y hemos contagiado a alguien por una conducta irresponsable, nos podría decir: «apártate de mí, porque estaba sano y me contagiaste».

Yo tuve eso muy en cuenta al tomar mi decisión. Pensaba: «mañana puedes tener fiebre, estás visitando a mucha gente cada día… si alguno muere o enferma, ¡soy responsable! Si alguno pasa 10 días en la UCI, porque yo no me quise vacunar, ¡no puedo esconderme ante Dios! ¡Yo sé que es culpa mía!».

Perdone si le parece duro este juicio, pero no quiero ser ni duro ni blando, estoy exponiendo hechos porque lo que más le molesta a Satanás es la Verdad.

Hay muchas familias que pierden a sus familiares, que se quedan sin padre o madre, etc, y algunos puede que sea porque alguien no quiso vacunarse…

El hecho es que en marzo-abril de 2020 había 1000 muertos diarios en España por el Covid, y ahora hay 0-1 al día, y eso es gracias a la vacuna…

No sé si en unos meses o años tendremos efectos secundarios… Sé que no son vacunas que se hayan desarrollado normalmente.

¡¡¡Pero así ha sido siempre en estos casos a lo largo de la historia!!! Ante una emergencia, hay que actuar como se puede…

Mire, el padre de un amigo mío, sacerdote, vicario episcopal, se murió hace 20 años de leucemia mieloide crónica porque en ese momento sólo teníamos un medicamento llamado hidroxiurea. En ese momento, sólo había eso. A los enfermos les salían llagas en las piernas, tenían anemia… y además la enfermedad avanzaba y se morían en 2-3 años.

Luego apareció el imatinib, y de repente esa enfermedad ha dejado de ser mortal. Es la enfermedad que tiene Javier. Él está vivo, y el padre de ese sacerdote, muerto…

Los médicos hacemos hoy lo que se puede a día de hoy…

La ciencia ha hecho un gran esfuerzo, hay miles de equipos en todo el mundo estudiando, y se ha logrado lo que se ha logrado. Saldrán vacunas mejores y con menos riesgos… Pero si esperamos a eso, morirán 1000 personas al día… los hospitales seguirán llenos… y los que no han hecho nada para evitar que el virus se propague tendrán parte de culpa.

«Es que la vacuna no es del todo eficaz y tiene riesgos»… ¡Es verdad! ¡Siempre ha sido así! Imagine usted que tiene un hijo de 6 años con una leucemia promielocítica aguda. El tratamiento actual es el trióxido de arsénico y el ácido transretinoico total (ATRA). Con ese tratamiento la supervivencia es del 85%. Es un tratamiento con muchos efectos secundarios.

¿Qué diría usted?

¿Que un tratamiento que a veces falla y tiene riesgos? ¿Que no lo quiere?

Hace muy poco atendí a esta señora con un tumor que le ocupa toda la frente y se extiende hasta el párpado y no le deja ver. La han operado dos veces y el tumor vuelve a crecer. Resulta que hace 9 meses apareció un medicamento nuevo pero que sólo se le ha dado a niños con este tumor. Además produce náuseas y diarreas en el 50% de los pacientes que lo toman, y puede provocar también inflamación muscular. La señora va a perder la visión si no hacemos algo. ¿Qué hago? ¿Le digo que hay que esperar que el medicamento se apruebe en adultos? ¿O pido un permiso especial al Ministerio para que autorice su uso compasivo y salvarle la visión a la paciente?

Algo así pasa con la vacuna: falla y tiene riesgos. Saldrá una mejor, pero la que tenemos tiene un efecto demostrado, y ha salvado muchas vidas.

¿Está en fase experimental?

Eso era verdad.

Ahora ya no.

El tiempo pasa… los meses pasan… y esta semana la FDA ya dejó de considerar la vacuna de Pfizer como experimental. Ya ha pasado

todos los controles habituales. El volumen de información es impresionante, pero hay que querer leer literatura científica para verlo. En 19 meses se ha investigado más que lo que se han estudiado otras vacunas y enfermedades en 20 años.

Me sorprenden los escrúpulos en la vacuna y los 5G y el Nuevo Orden Mundial y tan poco en el daño irreparable que se hace a los contagiados, y en el daño de provocar miedo y desasosiego entre los demás. Satanás es muy inteligente.

A los que creen que él está detrás de la vacuna del Covid (cosa que ya le he dicho que de ser cierta, es un pasaporte el cielo), ya les tiene distraídos de dónde sí está.

El mismo nombre de Diablo es «el que divide»… una parroquia, una diócesis, una congregación…

¿Cómo se mide el efecto de una intervención en medicina?

La evidencia del efecto de los medicamentos o cualquier otra intervención fue el objeto de mi tesis doctoral, publicada hace 5 años.

El tema es el siguiente: ¿cómo saber si algo funciona? ¿Cómo saber que no te están engañando o si tú te estás engañando a ti mismo?

Hay unos grados de evidencia. Evidencia es una palabra ambigua en castellano, porque parece que «lo evidente» es «lo obvio». En inglés, evidence significa que hay demostración de algo que se afirma, que hay pruebas.

El grado más bajo de evidencia son las opiniones personales, aunque sean de un catedrático. Son una fuente de engaño. Hay un riesgo alto de equivocarse. Ya sea mi opinión, o la de otros médicos. Un señor de mi parroquia, por ejemplo, me quería convencer de su postura antivacunas porque la Doctora Chinda Brandolino lo había dicho. Esta doctora, que dice que el 100% de los cánceres se deben a un shock psicológico (curioso: el que me la recomendaba es un anti-vacunas con un cáncer de próstata, pero en vez de recurrir a esta doctora o a sus métodos recurrió a mí para ayudarle a consultar a especialistas de verdad, con currículum). Chinda es especialista en medicina legal, no atiende enfermos directamente, ni he encontrado ensayos clínicos o artículos suyos en revistas médicas. Defiende la «nueva medicina germánica». Tiene cierta fama por su lucha contra el aborto, cosa que la honra. Pero la cuestión es que, hablando en términos de evidencia, su opinión sobre la vacuna del Covid es tan válida como la mía… o como la de cualquier persona de la calle. Una opinión… y nada más.

Tampoco se puede averiguar la verdad recurriendo a las anécdotas. Ayer me dijo otro anti-vacunas: ayer murieron dos personas por Covid que se habían vacunado. Le pregunté la edad y resulta que tenían 85 y 96 años… unas edades a las que una simple infección de orina puede llevarte a la muerte. Si les enseñaramos a los alumnos de medicina en base a opiniones personales o en base a anécdotas… ¿qué aprenderían?

La evidencia aumenta muchísimo cuando analizamos datos que provienen de estudios clínicos. Los hay observacionales, pero pueden ser fuente de sesgo. Los hay de muchos tipos.

TODO EL MUNDO PUEDE ELABORAR UN ESTUDIO CLINICO.

¿Qué hay que hacer?

Sólo una cosa: querer.

Si a uno le importa la verdad, si uno quiere aproximarse a la verdad lo más posible, primero hace un diseño de un ensayo clínico, lo somete a la aprobación del comité de ética de su hospital. Luego toma una muestra poblacional, la divide en dos brazos, forma un equipo para estudiar los dos brazos del estudio ocultando los datos a las personas que los analizarán. Hace el estudio estadístico, lo redacta, y lo envía a una revista científica, en la que un comité de médicos estudia el artículo y lo acepta o lo rechaza.

A mí me han rechazado el último artículo que he escrito. Me han enviado una carta respetuosa indicándome los errores cometidos, que hacen que no acepten publicar ese artículo. ¿Y sabe qué? Tienen razón. Debo corregir esos errores, porque en caso contrario afirmaré cosas que pueden ser falsas, y eso puede provocar daño real en personas reales.

Lo mismo pasa con las vacunas, con la artemisa y con el cloro. Si a alguien le importa de verdad estudiar el efecto de estas sustancias, hace un estudio de verdad, no va afirmando cosas que no sabe.

Hablar de lo que no se sabe… ¿a qué vicio capital corresponde?

Si alguien dice que es mejor no vacunarse del coronavirus sin saberlo realmente, sin haber estudiado lo suficiente, pero la realidad es que la vacuna sí que funciona… ¿a qué vicio capital corresponde ese acto?

Claramente, no es un acto propio del vicio de la lujuria, ni la avaricia, ni la envidia… Es un acto de soberbia, madre y reina de todo pecado (II-II, q132), principio y fin de todo vicio, por el que se desea sobrepasar lo que se es (II-IIae, q162).

El que sí que sabe que la vacuna funciona, y lo dice para aumentar su fama, comete pecado de vanagloria…

O sea que siempre hemos de cuidar nuestras intenciones y pedir al Señor que nos purifique. Por ejemplo, podemos aprender a buscar evidencia para acercarnos lo más posible a la verdad en un tema tan grave.

Mire qué fácil es.

Yo llevo años explicándolo en la Facultad de Medicina y en la de Psicología, y ayuda mucho. Una pregunta antes de seguir: ¿debemos enseñarles esto a los futuros médicos? ¿O les decimos que busquen en cualquier página de internet cómo deben tratar a la gente? ¿O que se fíen de las anécdotas y de opiniones personales no demostradas?

Uno se conecta a una base de datos en que sólo se recogen revistas científicas, en que se revisa todo el contenido publicado (Pubmed, Google Scholar, Psycinfo, etc), e introduce las palabras clave. Por ejemplo, he introducido «covid» y «vaccine»:

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/?term=covid+vaccine&filter=pubt.review Aparecen más de 17000 resultados.

¿Cuáles son los mejores?

¡No tengamos miedo a la verdad!

Los mejores son los ensayos clínicos aleatorizados y las revisiones sistemáticas. Yo he publicado dos. Le aseguro que suponen muchos años de esfuerzos y de trabajo. Una de ellas es «políticamente incorrrecta» porque demuestra que las intervenciones conductuales que se realizan para prevenir enfermedades venéreas y embarazo en jóvenes no sirven para nada.

Me lo publicaron sin problema, porque estaba bien hecha.

No había nadie en el comité de la revista que rechazara el artículo por motivos ideológicos.

Estamos hablando de ciencia, y si un estudio está bien hecho, se publica.

Pues bien, si aplicamos un filtro a nuestra búsqueda y sólo seleccionamos «ensayos clínicos aleatorizados» (randomized controlled trials) nos aparecen ya sólo 51 artículos publicados en 2021. Pero son estudios de altísima calidad, donde uno puede hacerse una idea mucho más válida de la realidad.

Por ejemplo, ¿por qué no leerse este ensayo clínico? Durante 7 meses, reclutan a 23000 participantes.

¿Puede ser esto del mismo valor que lo que dice un doctor en un vídeo de Youtube porque ha oído rumores, o ha tratado a 10 pacientes, que lo que se aprecia en un estudio en 23000 pacientes realizado por decenas de médicos?

En el mencionado estudio, a un grupo le ponen la vacuna de Astra-Zeneca, y a la otra mitad, la vacuna del meningococo (que no hace nada contra el coronavirus, es para comparar). Así se estudia bien el efecto de un medicamento: evaluando el efecto en muchas personas, durante mucho tiempo. Los investigadores NO saben a qué personas se les inocula una vacuna u otra, para no sufrir un sesgo, un auto-engaño. Otros investigadores miran los resultados y ven que la eficacia de la vacuna fue del 70%. En el grupo NO vacunado hubo una muerte y 10 enfermos muy graves, cosa que no se dio en el grupo que había sido vacunado.

Como éste, hay muchos otros estudios, sobre todos los temas (efectos secundarios de las vacunas, mortalidad de vacunados respecto a los no vacunados, comparaciones de ingresos hospitalarios entre vacunados y no vacunados). Los médicos nos reunimos a menudo y hacemos revisiones bibliográficas, como ésta, para estudiar todo lo que se publica, para saber más, para atender mejor… Se demostró que la cloroquina y la ivermectina no hacían nada, y se dejó de usar. Se vio que el tocilizumab sólo es eficaz en un pequeño sub-grupo de pacientes… y se va estudiando cada vez más, y se actúa en consecuencia.

Todo el mundo puede hacerlo.

5) Sobre la calumnia y la difamación.

Al explicarle estos estudios a algunos católicos, responden que eso puede ser mentira. También lo dicen de las muertes atribuidas al Covid: que mucha gente muere de otra cosa y lo registran como Covid.

Es otra cosa que me sorprende mucho en algunos católicos, que buscan una vida santa y virtuosa, que invocan a los santos, tienen una piedad fuerte, que luchan contra el demonio, que luchan por la vida y por la pureza… ¡pero, de repente, toda su rectitud moral desaparece al juzgar a otras personas o instituciones!

Yo no sé realmente qué intención tienen los fabricantes de vacunas. No conozco a los directivos, no conozco los detalles de sus investigaciones…

¿Cómo voy a conocer sus intenciones?

¿Cómo voy a decir que quieren controlarnos con un chip?

¿Cómo tener el atrevimiento de decir que esos estudios son mentira sin tener ni una sola prueba? En esas empresas trabajan padres de familia, médicos, enfermeras, secretarias… habrá todo tipo de gente…

¿No tienen temor de Dios acusándolos sin pruebas?

¿No ven que no puedes acusar a los médicos de falsificar los certificados de defunción?

¿Podrían decir delante del Santísimo que saben que hay personas concretas que falsifican certificados de defunción o los resultados de los ensayos clínicos?

Y algunos católicos que tienen escrúpulos por cosas que no son sino imperfecciones morales, resulta que no tienen ninguno al sugerir que algunas personas de esas empresas son unas personas malvadas y corruptas, porque se compinchan para escribir datos falsos y publicarlos, engañando a la población.

Otros católicos escuchan estas acusaciones y pecan de omisión al no reaccionar en contra, pues la reacción justa sería proteger la fama de las personas hasta que haya pruebas fehacientes de un delito. ¡Qué difícil es ser juez!

¡Y nosotros jugamos a ser médico, teólogo, juez, fiscal!

«Del modo en que juzguéis, así seréis vosotros juzgados». Es decir, Jesús explicó claramente que si juzgamos sin pruebas, sin pruebas seremos juzgados. «Si dices sin prueba alguna que alguien quiere controlar a la población con un chip, y así socavas su fama (difamas), y dices cosas muy graves sobre ellos que son mentira (calumnias), así también serás tú juzgado».

Es muy grave decir que una investigación médica falsea los datos. El que lo dice puede estar diciendo una mentira muy grave. Eso pone en peligro la vida de mucha gente. Pero es que es una calumnia en toda regla. Será pecado mortal material o formal, pero es pecado mortal.

Si se tienen pruebas de que esos estudios son fruto de un engaño, no basta con decirlo en un blog de internet. Existe la grave obligación de ir al juzgado y denunciarlo.

Pero no lo harán, en no pocos casos porque la verdad no les importa tanto como para redactar una denuncia, o como para diseñar un estudio científico y publicarlo.

6) El descrédito de la Iglesia.

Qui prodest?

¿A quién le aprovecha que muchos buenos católicos se hayan ofuscado en este tema?

No parece que sea esto bueno para la causa de Dios, ni de la fe, ni de la Iglesia.

Los católicos, como nos explicó el Wanderer, fueron los primeros en colaborar con las autoridades cuando hubo epidemias de peste.

Ahora, muchos médicos y otros profesionales sanitarios no creyentes asisten atónitos a los comentarios irracionales de algunos católicos sobre las vacunas, el grafeno, los chips, etc… ¿Cómo intentar que abran su mente y su corazón a la verdad católica cuando están viendo que muchos católicos tienen su mente y su corazón cerrados a la verdad científica?

El padre de la mentira, Satanás, parece estar sacando provecho de esta situación.

7) La libertad de vacunarse.

No existen actos moralmente indiferentes.

Nuestras obras son buenas o malas.

Si es verdad que el efecto de la vacuna es real, y si es verdad que los beneficios superan a los riesgos, entonces vacunarse es un bien y no vacunarse es un mal.

«¡Oiga, pero a mí nadie me puede obligar!».

La doctrina católica del Bien Común dice que no sólo se puede obligar a alguien, sinó que se le debe obligar cuando así lo exige el Bien Común.

El Bien Común está por encima del bien particular.

El Estado tiene la obligación de obligar a las personas a detener su coche en un semáforo en rojo. El

Estado tiene la obligación de favorecer el bien espiritual de sus súbditos con medios abundantes (León XIII, Libertas praestantissimum, n.14). El Estado no sólo tiene la capacidad de obligar: tiene la obligación de obligar, por ejemplo, a que se potabilice el agua corriente. Si usted quiere tener agua de este pozo, le obligo a que tome unas medidas para asegurar su potabilidad y así no le haga daño a la gente.

Si se demuestra que una vacuna previene miles de muertes, el Estado tiene el derecho y puede tener la obligación de vacunar a la población.

El que no tiene derecho a obligar a otro a arriesgarse a contraer el coronavirus es un particular. Una persona que no se quiere vacunar está obligando a otros, está forzando la libertad de otros, no les deja escoger: aumenta el riesgo de que otros contraigan la enfermedad.

Otra cosa sucede con personas que ya superaron la infección por Covid. Pueden razonablemente suponer que el riesgo de contagiar a terceros es bajo, y pueden escoger no vacunarse sin poner en peligro a nadie.

8) Sobre el tema de la Sagrada Comunión. La Iglesia fue aumentando con los siglos su consideración y reverencia hacia la Sagrada Eucaristía, y es cierto que recibirla en la boca directamente, sin tocarla, facilita esta reverencia.

En mi parroquia, en la diócesis de Tarrasa, el Obispo no prohibió la comunión en la boca, pero me tocó discutir fuertemente ante feligreses que increpaban a mi Párroco por distribuirla así.

Algunos han dejado de venir por eso, pero son más los que vienen porque les hemos respetado. Bajo mi punto de vista, es mejor recibir la Sagrada Comunión en la boca… y así lo he hecho yo durante toda la pandemia.

La evidencia disponible al respecto del contagio a través de objetos es cada vez más abrumadora… el riesgo de transmisión a través de objetos, o a través de la Comunión en la boca, es nulo o mínimo. También es mejor, por supuesto, recibir la Sagrada Comunión con las mismas disposiciones que los santos, «con la misma humildad y devoción con que te recibió la Santísima Virgen María». Ahora bien, examine la historia.

San Juan Crisóstomo, Doctor de la Iglesia, recomendaba en el siglo IV extender las dos manos haciendo “con la izquierda un trono para la derecha, pues esta debía recibir al Rey” (5.ª Catequesis Mistagógica, n. 21, PG 33, 1125; S. Juan Crisóstomo, Hom. 47, PG 63, 898, etc.).

No creo que San Juan Crisóstomo, que por cierto era muy exigente en el tema de tratar a los pobres como a Cristo, deba ser considerado un hereje.

Vea el triste fin de los jansenistas que no osaban comulgar y se escandalizaban de que otros comulgasen. Al final, ellos quedaron ex-comulgados. Separados de la Iglesia y, si no se arrepintieron, es de temer que fueron condenados eternamente.

Esto sirve para muchos otros temas. Hay dos reacciones a los problemas doctrinales o pastorales: la de los santos y la de «los otros».

«Los otros» nunca, nunca, nunca han acabado bien. Porque se introduce en ellos el virus de la sospecha. Si la Iglesia está equivocada en que a veces se puede distribuir la Comunión en la mano, ¿por qué no lo estará en otras cosas? ¿Cómo saber si el sacerdote que me confiesa fue ordenado válidamente? Si le ordenó como sacerdote un obispo que autoriza la comunión en la mano, quizás su ordenación fue inválida. Quizás el Papa no es Papa, quizás el Concilio Vaticano II fue del demonio… quizás esto, quizás lo otro… si uno contempla este modo de razonar, verá en seguida que pierde la paz, que está insegura de todo, que se bloquea…

Yo quiero estar en comunión con la Iglesia. La Iglesia es la única Esposa del Señor, y está definido, es de fe, que para estar en comunión hay que tener 3 cosas: la fe de la Iglesia, la comunión con la jerarquía (aunque nos resistamos a algunas cosas, no podemos salirnos de la estructura jerárquica) y los sacramentos (celebrados válidamente por un ministro designado por la Iglesia).

9) Todo lo que he escrito tiene menos importancia que lo último que le quiero decir. Lo más importante, lo único importante, es lo que viene del Señor, es estar con Él.

¿Cómo sabemos que algo nos viene del Señor?

A este respecto, el tema principal que deseo y suplico que considere es lo que llama San Ignacio en sus Ejercicios Espirituales el discernimiento de espíritus. Entre los que están en gracia, es propio del buen espíritu consolar y animar, dar paz, alegría, serenidad. En cambio, el mal espíritu «muerde», dice San Ignacio. Hace daño interior, te deja intranquilo. Un ejemplo muy bello es el espíritu que le llevó a consagrarse como esposa de Cristo. Fíjese en lo que la movía.

¡Qué espectáculo tan bonito! He podido verlo con mis ojos: la mujer que se confía a su Esposo está enamorada, está movida por el Espíritu Santo. Está, en cierto sentido, apasionada. No la mueve el miedo o la sospecha de nada. Es todo lo contrario de ese espíritu interior que bloquea, que sospecha. No dice en su interior: «entro en la vida religiosa por miedo al demonio en mi familia, o en el trabajo en el mundo». Eso sería muy malo. Me atrevo a decirle que a usted no la movió el miedo, sino el amor. La movió el amor a Cristo… y Cristo crucificado…

La esposa de Cristo profesa solemnemente ante Cristo Eucaristía, ante su Altar, feliz, los votos solemnes de pobreza (que incluye la pobreza espiritual), castidad (que incluye tener el corazón en Cristo, no en un esposo ni en ningún otro hombre por muy carismático que sea, o aunque sea obispo o papa… o un sacerdote muy piadoso pero anti-vacunas), y obediencia.

El resto de fieles nos miramos en ese momento que vive la consagrada, para intentar imitarlo en nuestro estado… para vivir de amor…

Por eso yo creo que, ahora, en este momento, debería actuar movida por ese mismo espíritu, con alegría…

10)El buen espíritu, pues, da paz y consuelo. Hay un descanso del corazón en el Amado, que es el testigo fiel, dice el Apocalipsis. Que es fiel quiere decir que no engaña.

El Testigo Fiel no le dice a alguien que la quiere para ser su esposa, para la vida religiosa en un lugar concreto, pero lo que está haciendo es engañarle.

Engañar es obra de Satanás. Jesucristo es fiel. No engaña nunca. Cuando Él le propone a alguien la consagración, ve el pasado, el presente y el futuro. Jesucristo es fiel en la oración, acompañando, consolando, mostrando su voluntad de forma distinta y clara.

Creo sinceramente que Jesucristo, que todo lo sabe -también sabía que habría una epidemia, que habría vacunas, y sólo él conoce el fondo de los corazones-, sabiendo lo que sabía, la llamó a la vida consagrada, y usted ha tenido mucho tiempo confirmada en este sentimiento como para que fuera un engaño.

Hoy precisamente leemos un Evangelio que seguro que la ilumina: «El que por mí deja casa, hermanos o hermanas, padre o madre, mujer, hijos o tierras, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna».

Disculpe que sea claro en esto: usted hizo un voto solemne, aunque no fuera perpetuo, de obedecer a la Madre General. Un voto es un juramento ante Dios. Uno queda atado por voluntad propia.

Si se desea deshacer el voto, hay que seguir los pasos que marcan las constituciones.

Precisamente el voto es como una protección, un seguro que se da uno a sí mismo: «yo quiero esto firmemente, y es algo tan de Dios, que quiero prometer que no romperé mi voto por nada». Creo de verdad que el demonio ha hecho un daño inmenso a la Iglesia promoviendo que personas consagradas rompan su voto, que es sagrado. Por la experiencia que tengo (he visto varios casos de religiosas), este pensamiento saldrá a la luz, volverá a su mente, y es algo que le puede hacer un daño irreparable, más pronto que tarde.

Si lo quisiera, le puedo dar sus nombres y explicarle cómo están ahora al menos 3 de las que me acuerdo y sé dónde viven y cómo están.

Cuando usted quiso entrar en la Congregación, e hizo sus primeros votos, sentía el consuelo del buen espíritu, el Espíritu que dan Cristo y su Padre… NO la pueden haber estado engañando tanto tiempo. Más bien será al revés: Satanás quiere que desconfíe de todo eso que ha visto en la oración, que ha experimentado cuidando los cuerpos y las almas de tantos enfermos que son Cristo mismo pobre y sufriente. Satanás quiere, además, introducir la zozobra y la duda en el corazón de otras religiosas.

11) Por último: el Espíritu del Señor también es un Espíritu que actúa sin prisas y con transparencia… Que mueve a conversar las cosas con personas de criterio, sin miedo, porque el Espíritu es la Verdad… y la verdad se comparte, se difunde alegremente, se manifiesta. Yo creo, sinceramente, que ocultarse y decidirse de forma precipitada en temas tan graves no ayuda nada a acertar…

Es bueno hablar para ayudarse mutuamente a ver la verdad.

Y comparto con usted que hay muchas cosas en el mundo actual, y en la Iglesia, que son preocupantes. Y hay que hablarlas. Nuevamente nos ilumina el ejemplo de los santos. Le invito a que usted misma lea la vida de San Felipe Neri, de San Juan Bosco, de San Pío de Pietrelcina… que vivió cosas terribles en su congregación, pero que se quedó allí, diciendo lo que pensaba, no callándose… pero siendo fiel a sus votos y al carisma inicial, a su vocación, a la llamada del que siempre es fiel…

En fin, hermana… prefiero seguir llamándole así…

Le confieso que he visto a la Congregación pasar por momentos duros. De mucho dolor por parte de las hermanas. Pero en este caso le digo que es un dolor distinto por el aprecio especial que le tienen las hermanas. En otros casos no las había visto llorar…

Se hace difícil saber que no está.

Como se le hace difícil a los pobrecitos y enfermos a los que usted cuidaba y acercó a Dios de un modo ejemplar.

Disculpe que haya sido tan directo en todo cuanto he dicho, y disculpe también cualquier expresión desafortunada.

Yo soy el último en este mundo con autoridad moral para decir todas estas cosas. No soy monja, ni sacerdote, yo no he dejado el mundo…

Y eso me frenaba mucho a decir nada.

Providencialmente, cuando me escribió usted, yo acababa de llegar a Fátima (Portugal), por lo que he podido escribir esta carta ante Nuestra Señora, que se apareció a los pastorcitos.

Le dejo a Ella inspirarle, le dejo a Ella que le diga toda la Verdad, que es su Hijo, el Testigo Fiel, que no engaña, que la quiere y la moverá interiormente a tomar sus decisiones.

Antonio Macaya

[1] https://www.bbc.com/mundo/vert-fut-55003547

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

146 comentarios en “Habla un médico católico: «Negar que la vacuna reduce la mortalidad es negarse a aceptar la realidad»
  1. «Vengo del futuro, las vacunas contra el covid, a base de arn mensajero son efectivas y no hacen daño». Basta solo encionar que no se tiene la certeza de los efectos de corto y mediano plazo de una inyeccion experimental ( que ha sido criticada por cientificos involucrados en la investigacion y por premis nobel) para decir que las conclusiones están de más. Los muertos y los efectos adversos son miles y se siguen sumando, y los discipulos de Mengele quieren involucrar a adolescentes y niños.

    1. Demagogia y buenismo a raudales. Lo que más fastidia es que este tipo de gente habla ex cathedra… no dicen yo pienso, yo opino, no: esto es así porque lo digo yo.

    2. Totalmente cierto, otro embaucador.
      Me voy a creer, además, que desde 1970 (aprox.) que abortaron a ese niño, no hayan abortado a más para seguir investigando. Anda ya !!!

    3. Totalmente de acuerdo. Este artículo no es un artículo, es un lavado de cerebro, por en la extensión, por como se repite, por cómo retuerce la verdad… no me la pongo porque no me fío de quien me dice que me la ponga… y morir… vamos a morir todos. Hoy es un buen día para morir, si me quiere llevar el Señor, de coronavirus o de lo que sea, no tengo interés en pasar un segundo de más en este mudo satánico.

  2. Me disgusta este larguísimo post queriendo convencernos de lo mismo que todas las teles y radios y periódicos, pero encima poniéndose espiritual y con argumentos «sobrenaturales» y citando al Santísimo Sacramento nada menos como «testigo» de la super «verdad» que está diciendo…. ¡Qué pomposo!
    Me quedo con la sencillez de Carlos Esteban (si quisiera ponerme tan «estupenda» como el autor de este post, diría que la llaneza de Carlos Esteban me suena más al lenguaje de Jesús. Hipérbole brutal, pero ya puestos…)

    1. Amalia, una cosa buena tiene esta situación que padecemos: se ve con claridad quien es quien. Esto es importante. Van eliminándose las caretas y cada persona va quedando al descubierto, en su sitio, y de paso evidencia la infernal madriguera de la que se nutre. Este señor trabaja por encargo y para hacer méritos, entre otros motivos, lo malo es darle publicidad, como acaba de hacer Infovaticana. De verdad pidamos a Dios: «Señor que vea» , porque en caso de no estar bien apegados a El, duramos poco sin ser engañados, el plan va definitivo y en serio.

    2. Me extraña del wanderer. Siempre tan crítico con todo y ahora tan sumiso a un experimento que el.mismísimo presidente de Argentina ha reconocido como tal. Los médicos por la verdad que han investigado los componentes de estas terapias no aconsejan inocularsr por muchas razones, no sólo por la relación con el aborto sino con la introducción de material génico y metálico en nuestro cuerpo. En Argentina el 85% de los muertos tenía las dos dosis de vacunas. Entonces: uno puede ponerse en manos de genocidas? No. Aunque lo diga el Papa, a quien le correspondería denunciar esta tremenda manipulación de las vidas humanas

  3. Siento ser tan duro pero he leído las intervenciones de otros lectores como Rubén de Argenina, Fej o Amadeus y estoy de acuerdo con ellos: estos médicos como este sinvergüenza son basura totalitaria que sirven al NOM y quieren obligar a los demás a tomar vacunas experimentales. No son católicos, son infiltrados.

  4. Que opinará este señor sobre la desgracia que recae al médico, biólogo, etc. que diga lo contrario a él?
    Un hombre tan listo e ignora que la ciencia que no admite debate, no es ciencia. Llega a decir que debe el estado obligar a inyectarse …y cosas peores. Estamos ante un elemento de cuidado.

  5. Creo que el tema del martirió debería ser al contrario, por no tomar vacunas infectadas de celulas abortivas y ser parte del miedo del mundo….me expongo a ser rechazado…juzgado…apartado.
    Habla muy bonito …..pero es de los mismos que defienden ciegamente todo esto…recordemos que el demonio conoce tambien las escrituras y con ellas ataco a jesús….bendiciones.

    1. Los hospitales estarían saturadísimos, pero el tiktok también lo estaba de bailes divertidísimos en horario laboral y en el centro de trabajo. Qué buenos tiempos aquellos.

    2. Los hospitales estarían saturadísimos, pero el tiktok también lo estaba de bailes divertidísimos en horario laboral y en el centro de trabajo. Qué buenos tiempos aquellos.

  6. «hay que obedecer al médico, por el principio de autoridad». Primer argumento.

    Vale, obedezco: «doctor, usted me prescribe la vacuna, por lo tanto, se hace responsable por ella».
    No, no se hace responsable. Ni él ni la empresa que la fabrica.

    Con lo que no es una prescripción (orden). Y si no la acato, no desobedezco.

    Y este hombre ha recibido formación para ser diácono…… En qué seminario, para saberlo?

    1. 1. Como católico debería saber que si el demonio nos ofrece un pecado para la salvación del mundo, por amor a Dios, que se destruya el mundo. Y como médico que su disciplina es empírica en cada persona no científica de solo materia.
      2. Una vacuna debe ser estudiada por décadas mínimo para obtener un informe serio y riguroso de la efectividad y seguridad. Una vacunación universal, en lugar de grupos de riesgo, facilita la mutación rápida y la inmunidad de un virus a los antígenos.
      3. No es católico animar a los demás a vacunarse de algo tan controvertido y no demostrado científicamente. Lo fáctico no es ni prudencial ni de fe: no es acto de caridad en Cristo.

      quenotelacuenten.org/wp-content/uploads/2021/01/Juicio-%C3%A9tico-y-gen%C3%A9tico-de-las-vacunas-contra-el-C0V1D-19.-Dra-Mar%C3%ADa-Pilar-Calva-Mercado.mp4

  7. Qué harmonía, paz, serenidad y humildad desprenden las palabras de este hombre!

    No ha dejado nada por decir. Me encanta y Dios quiera q la monja se vacune y vuelva.

    Me siento identificada con su forma de vivir la fe.

    Gracias Antonio Macaya, muchas gracias

    1. Jajajaja, la estaba esperando… dos almas gemelas, en efecto. Su lema: tener fe en todo quisque y no pensar ni tener criterio propio. No importa que el quisque sea el mismísimo Lu ci fer.

      1. Blanca,

        Ah me estaba esperando…

        Mire lo fácil para mí sería dejarme encontrar por usted y responderle como su comentario hacia mí se merece.Pero entonces sí se alegraría lucifer pq yo perdería la paz de Cristo.Así q dejaré q sea Cristo quien le responda.Yo sólo le diré:

        Que Dios la bendiga y la guarde 🙏🙏🙏

          1. ACS no debe saber que Jesucristo dijo que fuésemos mansos como palomas y astutos como serpientes… Ella se ha quedado solo con la primera parte de la frase.

          2. Blanca,

            Usted me ha difamado. Llamarme luciferina es el peor insulto.Peor q renegado, peor q cualquier otro.

            Mire la respuesta de Cristo:

            Mt 5, 22 «Pues yo os digo: Todo aquel que se enco lerice contra su hermano, será re o ante el tribunal; pero el que llame a su hermano «im bécil», será re o ante el Sane drín; y el que le llame «rene gado», será re o de la gehe nna de fue go.»

    2. Estimada ACS;
      Dice un letrero:
      Imagínate una vacun4 tan segura que tienes que ser amenazado para ponértela.
      💉,,, o,,,💀
      Sobre una enfermedad tan mortal, que tienes que hacerte una prueba para saber si la tienes.
      Puro sentido común. 🙂

      1. Spes,

        Estimada Spes no estamos de acuerdo esta vez.Coincido con Antonio Macaya en todo menos en lo de obligar.

        Creo a los médicos y a la Iglesia.

        Un abrazo guapísima 😗😗😗

  8. Una opinión más. Muy respetable, pero q no incide en los problemas principales q plantea la mal llamada vacuna. Yo creo q lo más importante es q se respete la voluntad de cada uno y no sé imponga la vacunación q no ha demostrado ser la panacea y q es posible q tenga efectos no previstos. Perfecta la opinión de este señor pero no da respuesta a los problemas q plantean los q no quieren vacunarse

  9. Este señor está muy desinformado. no tiene más que leer las Agendas del Medicamento de la UE y de EEUU para ver el número de muertos y de hospitalizados a causa de las vacunas. Una por una lo especifican. (Digo estas porque son las más sencillas de encontrar).
    Ahora, si lo que quiere son mártires como apunta por ahí, a montones. Lástima que no mueren por Dios, sino por bobería y falta de información.

  10. Para demostrar que la vacuna del Covid disminuye la letalidad hay que tomar una muestra grande de individuos, unos vacunados y otros no, y comparar el número de fallecidos en uno y otro grupo al cabo de un número razonable de meses. (En el ejemplo que cita el articulista, sin dar referencias al mismo, el resultado fue que «en el grupo no vacunado hubo una muerte y 10 enfermos muy graves, cosa que no se dio en el grupo que había sido vacunado» lo cual resulta ambiguo y nada convincente).
    Pero argumentar que las vacunas son efectivas porque en Marzo 2020 morían 1000 personas al día y hoy mueren una o dos me parece acientífico y demagógico pues la mortalidad puede haber disminuido por muchas otras causas ajenas a la vacuna.
    En cuanto a las lecciones de lo que es o no católico y las insinuaciones de que el que no se quiere vacunar contra el Covid está siendo engañado por satanás, prefiero no comentar por ahora (hasta que no se me pase el enfado ante tanta petulancia).

    1. Entre otras cosas, ha disminuído porque el «bicho» va perdiendo fuerza, como ha pasado siempre. Según el Nobel Montagnier este «virus» está creado en laboratorio, y la Naturaleza no admite seres artificiales. Van degenerando poco a poco hasta que desaparecen.

    2. Un experimento sin pruebas en animales sin con seres humanos es absolutamente inmoral. Ver el Código de Nureberg. Una persona no puede tomarlo excepto en una emergencia grave. El suicidio es pecado, pero en el caso de políticos y el estamento. Medico no hay excusa y todo de peso de la ley, es decir, lesa humanidad, ha de caer encima de ellos para no se vuelva a dar este tipo de genocidio, que mi parecer debería de ser la pena.capital.

  11. Dice este «católico»: «La relación de las vacunas con el ab0rt0 es muy distinta».

    Digo yo, ¿en qué parte de su corazón quedaron las palabras del Señor que dijo: «O haced el árbol bueno y su fruto bueno, o el árbol mal0 y su fruto mal0»? Porque si el árbol es mal0 (el ab0rt0), entonces sus frutos, todo lo que provenga de él (las vacunas), es mal0 también (lo dijo Cristo).

    1. Vaya descaro el del tipo este: porque si no diera el cr1m3n del ab0rt0, entonces no habría vacuna. Esta proviene del pec4d0; es fruto de este y nos quieren hacer creer que eso puede ser bueno. M0r1r vamos a m0r1r todos, lo que importa es hacerlo en gracia. Como dijo el Señor: «de que le vale al hombre ganar el mundo y perder su alma». Cuando este sujeto esté en el 1nf1 ern0, ´puede que ahí se arrepìenta de la incitación al pec4d0 que genera con sus palabras.

      Y sería bueno que este «católico» recuerde que «ni un pajarito cae a tierra sin que medie la voluntad del Altísimo, porque aún nuestros cabellos están todos contados».

  12. Sólo hago una corrección a este médico, y es que actualmente están muriendo de la nueva variante delta en España una media de ciento y pico personas diarias.

    En cuanto a las objeciones de conciencia por la relación de algunas de las vacunas con el aborto, recuerdo que también a los niños se les viene poniendo hace años, con la tolerancia expresa de la Iglesia en caso de no haber alternativa, otro tipo de vacunas de la misma procedencia.

    Y en cuanto a los que rechazan la vacuna, exceptuando a los jóvenes cuyo riesgo de enfermar de gravedad es bastante bajo, que firmen una renuncia a recibir tratamiento hospitalario en caso de resultar infectados, para no saturar los servicios médicos y dejar desatendidos a otros pacientes de esa u otras patologías.

      1. ¿Acaso no se venden legalmente, y se recaudan impuestos, tanto del tabaco como del alcohol? De todas maneras, en caso de desbordamiento asistencial, se preferirá tratar a quienes tengan más posibilidades de sobrevivir, como ya ha sucedido en esta pandemia en España y otros países.

    1. Sancho, le recomiendo que revise la lógica de su planteamiento. Eso de decir que los que no queremos vacunarnos deberíamos renunciar a asistencia médica es un disparate que carece de todo fundamento racional y ético. Sería como decir que en la guerra no hay que asistir a las víctimas de un determinado bando, o que en los accidentes de tráfico no hay que asistir al culpable del accidente. (Y conste que en este caso, quien no se vacuna no es culpable de su enfermedad, sino que opta por prevenirla por otros procedimientos).

      1. ¿Le parece más racional y ético contribuir al desbordamiento del sistema sanitario? Le recuerdo que en bastantes hospitales ya ha habido que hacer cribados de pacientes, tratando sólo a los que se podía de entre los que tenían más posibilidades de sobrevivir. Mientras tanto, en algunas residencias de ancianos, muchos murieron sin atención médica, ni espiritual, encerrados en su habitación.

    2. Hola Sancho,

      Estaría dispuesto a aceptar tu reto con una condición : que los vacunados firmen una renuncia a recibir tratamiento hospitalario en caso de sufrir efectos adversos graves, para no saturar los servicios médicos y dejar desatendidos a otros pacientes…

      Pero piensa que ni a ti ni a mi nos interesa firmar semejante tontería, máxime cuando las farmacéuticas han sido excluidas de toda responsabilidad civil por efectos adversos.

  13. Sancho,
    si tu te infectas y estas vacunado debes y tiene mas derecho de quien no se vacuna a ser atendido en un hospital?, crees que la medicina es así??? es como ir a la iglesia sin querer dejar el pecado, crees que se te debe dejar entrar??? ahora bien PENSANDO en que no vacunarse NO sea pecado y que dicho sea de paso que no lo es…entonces su posición es mas que todo un poquito discriminatoria por no pensar como usted piensa, es decir usted tiene un posición RIGIDA e inquisitoria.

    1. Este señor repite varias veces una mentira interesada. Compara muertes de marzo con las del verano actual.
      Que compare muertes de verano a verano y verá que no solo no han disminuido sino que se han incrementado.

      Miedo da el invierno y miedo da gente tan parcial como ese señor.

      1. Los médicos están todos coaccionados por sus Colegios. Solo se atreven a hablar los jubilados. A los otros, les hacen expediente en cuanto dicen lo que a los del «Sanedrín», como les llaman a los Colegios, no les gusta. Sin contar con las inmensas cantidades de dinero que les están dando las Farmacéuticas por la propaganda. Y otra cosa: un médico no es un científico. Los médicos solo se dedican a aplicar lo que otros han descubierto.

    2. Para posición rígida, y corta de miras, la de los antivacunas encerrados en sus endogámicas redes sociales, que parece que formen parte de una conspiración mundial para eliminar a la población de más edad o más debilitada. Lee lo que he respondido a Fredo y Sacerdote mariano.

      1. Sancho, los que realmente conspiran para acabar con parte de la humanidad no son los «antivacunas», sino los «pro vacunas». Los psicópatas millonarios masones que están gastando inmensas cantidades de dinero para producir un genocidio.
        Los «antivacuna contra el COVID», que no antivacunas, somos inofensivos. Solo pretendemos enseñar a otros lo que sabemos de todo este escándalo.

      2. YO SERIA UN RIGIDO SI le dijera a los que se vacuan o la promueven como inquisidores, que si tiene efectos advesos o si generan dificultades inmunologica o que si generan mutar el virus, o si las complicaciones provenientes de la Proteina Spike, son ustedes todal responsables y por aquellos a los que si en caso les afecte…seria u rigido, pero aqui nadie ni los excluzye de una atencion medica a futuro ni se piensa en eso ni se desea eso..
        es un locura desearle el mal al otro porque no se vacuna o negarle la atencion…que disparate.

  14. La religiosa que dejó los hábitos para no vacunarse demostró una fidelidad a Cristo realmente heróica, y opino que sería interesante que Infovaticana recogiera el testimonio de esta cristiana ejemplar.

    1. En cuanto a la carta del diácono está plagada de errores. Y contrariamente a lo que dice el Dr. Macaya, al Papa hay que obedecerle en lo que secunda la doctrina de la Iglesia, pero no cuando la contradice como está haciendo Francisco en el tema de las vacunas.

        1. Dado que en esto de la plandemia todo el mundo miente, no sabemos si la doctrina vacunil del papa es verdad o no, pero como no es cosa de Moral ni de Doctrina, pues cada uno puede hacer lo que quiera, creerlo o no, obedecerlo o no e incluso mediopensionista. Así que es irrelevante si es cierto lo que dice o no, no es asunto de la iglesia y cada uno que haga lo quiera.

          No sabía lo de la religiosa que dejó los hábitos. Me parece muy bien, además, como he dicho antes, la obediencia no entra en esto. Y desde luego no se puede pertenecer a un ‘club’ en donde se impongan las cosas ajenas al convento por la fuerza. Una mujer coherente y valiente.

          Un familiar, médico, me llamó asesino porque no quise vacunarme, dado que mi esposa tiene ciertos problemas de salud. Ella sí se ha vacunado, esperemos que le pusieran un placebo. Así que lo que digan los médicos al respecto no tiene más valor que el que se le quiera dar.

          1. Tampoco considero prudente insultar a este médico-diácono, puede y seguramente se limite a repetir las consignas que proceden de la OMS.

            Si Biden, que es un xxx, Sánchez, que no ha dicho una verdad en su vida y demás ralea, insisten y hasta quieren obligar, es porque las cosas no les están saliendo como pensaban, que la gente no se chupa el dedo y que el hacho de obligar indica que las terapias son malas.

            También está el hecho de llevar casi dos años y ni se ha aislado el presunto virus, ni se están investigando medicinas que curen, es más, el contrato de Pfizer, que es que conozco, lo prohíbe expresamente.

            Y por supuesto, no sabemos que ocurrirá en el futuro. Si no sabemos lo que ocurrirá mañana, ¿como vamos a saber lo que ocurrirá dentro de cinco años?

            En el fondo, nos sale la vena totalitaria en cuanto se rasca un poco, como ha dicho otro comentarista, esto nos sirve para conocernos.

      1. Combatir la iniquidad de los vínculos de estas vacunas con líneas celulares procedentes de abortos (en fase de investigación o de prueba), no es algo que como dice el diácono «nos distrae de dar gloria a Dios y de buscar ayudar al prójimo» sino todo lo contrario.

      2. Es irónico que el diácono hable de condenación eterna para los que no queremos vacunarnos, cuando es justo al revés, lo que debemos esperar es el premio que Dios nos dará por nuestra defensa de la vida.
        Y de hecho el diácono incurre en un error muy frecuente, valorar más la vida de los ya nacidos que de los no nacidos.

        1. Es que no se pueden publicar este tipo de cartas; un tipo que no sabe nada y solo dice su opinión personal hablando ex cathedra. Me da igual que sea médico o diácono, eso no le faculta para hablar de vacunas. Antes que este bodrio, podrían publicar algún discurso de los premios Nobel, científicos de verdad, que dan su opinión sobre este peligroso experimento, del que ni sus creadores se han hecho responsables pero nos lo quieren imponer como sea. Esto es un verdadero escándalo, espero que pronto les veamos a todos en el banquillo.

      3. Además, el diácono muestra gran soberbia cuando define su opinión como la verdad, y a los que no pensamos como él parece asociarnos a S a t a n
        á s cuando dice lo de que le molesta la verdad.

      4. El diácono se equivoca nuevamente con lo del bien común. No se puede presentar como tal, una vacuna cuya recepción implica cooperación material remota con el aborto.

      5. El diácono niega que «la Iglesia está equivocada» al obligar a comulgar en la mano (en los lugares donde se ha hecho), pero es que ningún obispo puede impedir comulgar en la boca.

      6. Y desde luego el final de la carta es un desastre. El lío que se hace con San Ignacio y el discernimiento de espíritus, lo de la paz, la alegría, y los votos, acaba de desacreditar la carta. Pero ya no me quedan ni ganas ni tiempo para contestarle en este asunto que sería de largo desarrollo.

  15. Las muertes de la quinta ola no son 1 o 2, sino una media de 150 al día, siendo así que casi toda la población está vacunada.
    En las residencias están todos vacunadas y en un número importante de residencias se han contagiado casi todos los residentes y han muerto muchos, todos ellos vacunados.
    Sí la prueba de una menor mortalidad en los vacunados fuera cierta, sería tan fácil como decirnos cuántos muertos estaban vacunados y cuántos no. Si no lo dicen y sólo se afanan en contarnos que murió uno que no se había vacunado, la cosa resulta muy sospechosa.
    También nos podrían decir cuántos muertos de muerte súbita, que se están produciendo, estaban vacunados o no y cómo ha variado desde antes de la epidemia a ahora.
    Y con todo ello, ni afirmó ni niego. Sólo pregunto y podría preguntar mucho más.

    1. En las residencias están todos contagiados, es tremendo. Tuvieron suficientes defensas para resistir al COVID al comenzar la pandemia, pero parece que ahora los quieren rematar con la porquería que les inyectan. Ya les conté el caso de la Residencia Sacerdotal de Burgos: en quince días, seis sacerdotes jubilados fallecidos. Vacunados del todo. Y vacunada también también la gente del servicio. Eran 90 y se contagiaron 43. Seguramente a estas alturas están contagiados todos.
      Yo también opino como usted, están tapándolo todo, lo cual les acusa. También está muriendo gente aún joven, de muerte súbita. Todo tapado y mintiendo.

  16. El planteamiento de este médico-diácono está plagado de sofismas. El colmo cuando dice:

    «La gente que sospecha de la vacuna, cuando tiene una neumonía bilateral y se está ahogando… ¡deja de sospechar y deja que le hagan lo que sea en el hospital!»

    ¿Se puede ser más cínico? Quienes creen inmoral usar vacunas que emplean líneas celulares de abortos (todas las comercializadas hoy) no sospechan: saben de esa procedencia y las rechazan.

    Él quizás aparcaría sus reservas morales (si las tuviera), pero, ¿cómo se atreve a afirmar que todo el mundo actuaría igual? Supongo que no entra en su cabeza que mujeres embarazadas con cáncer se nieguen a tratarse si ponen en riesgo la vida de su hijo. Probablemente a él le parezca bien que aborte o reciba el tratamiento que le mate. Gracias a Dios, no todos pensamos así.

    A los católicos como éste y clero vario que anatemizan a quienes, en conciencia, no se vacunan: «De internis neque Ecclessiam».

  17. ¿Dejar el hábito por no querer vacunarse parece a muchos de los que escriben en este foro un acto de fidelidad a la fe y valentía? ¿De verdad? Luego, están los insultos, las acusaciones de que el autor del texto es un infiltrado del NOM, acusarlo de ser un falso católico… Jamás había leído tantas locuras y maledicencias en un foro. Definitivamente, algunos de los que aquí escriben han perdido el juicio.

    1. Dejar el hábito no es dejar tu fe, ni dejar a la Iglesia ni dejar a Dios.
      Si tu superior monástico te ordena algo que, en conciencia, consideras gravemente descabellado lo razonable es actuar según tu conciencia y creo que eso es lo que Dios espera de nosotros.

  18. Por favor,no le atribuya semejantes iluminaciones a Maria ,lo que está pasando ,es más grave que una guerra.En la guerra,nos vienenlos bombazos desde el bando enemigo,sabemos quien nos quiere matar,en este caso ,el ataque viene de todos lados,inclusive de padres a niños,pensando que los están salvando.Por favor¡¡¡puedo dar mil argumentos,ya me da fiaca,es todo tan estúpido,que se me van las ganas.¡qué falta de criterio,de sentido común o de instinto de conservación!!!

    1. Es una guerra biológica, mercedes. Llevan más de 20 años preparándola, hay documentación en abundancia. Es la tercera vez que nos echan un virus en ese tiempo. En 2001, en 2009, y ahora. A a tercera parece que van acertando, aunque se dice que tampoco les ha salido tan bien como pretendían. Estoy contigo, esto es peor que las guerras de toda la vida.

  19. Vanlop,
    Es IMPORTANTISIMO lo que ud.ha dicho y se ve que ha pasado desapercibido:

    Ud.dice:
    «…ni se están investigando medicinas que curen, es más, el contrato de Pfizer, que es que conozco, lo prohíbe expresamente.»

    ESTO QUE UD.DICE, SI ES ASI, DEMUESTRA LA GRAVÍSIMA INMORALIDAD DE PFIZER, QUE PARA PROTEGER SU SUCIO NEGOCIO, PREFIERE QUE LA GENTE MUERA Y NO HAYA ALGUNA MEDICINA QUE LOS CURE, SIN QUE SE PRECISE LA MAL LLAMADA VACUNA DE PFIZER O DE QUIEN FUESE.

    EL DINERO MANDA Y LA GENTE, QUE SE ARREGLE COMO PUEDA PORQUE PFIZER ASI LO ORDENA.

    Me pregunto qué opina el médico diácono autor de la carta de tan grave inmoralidad. No la menciona en su larga epístola.

    ¿Es posible que vanlop lo sepa y este médico diácono del artículo no lo sepa?

  20. .Sabe este diácono médico,que hay 46 fármacos ,algunos de los cuales se combinan entre sí,para curar el covid.?Vamos a estudiar ¡¡¡¡sus pacientes confían en que usted sabe algo¡¡¡¡salve a sus pacientes,no los mande a inyectar sustancias tóxicas ,menos,si son niños,jóvenes o embarazadas¡¡¡¡El doctor Peter Mc Culloug,creador de la vacuna con arn mensajero,denuncia la falta de aplicación de protocolos de tratamiento temprano y ambulatorio y pide a gritos que cese la vacunación.

  21. Afirmar que la Ivermectina «no sirve», es ser cómplice de la narrativa oficial.

    Le recomendaría al doctor Macaya que vea los estudios que la FLCCC de los EEUU tiene en su sitio web.

    Y que se entere de que en la India la Ivermectina este año salvó millones de vidas. Claro, no es un gran negocio.

    En la India, la jefa de científicos de la OMS fue a afirmar lo mismo que el Dr.Macaya: «que la Ivermectina no sirve».

    En algunos Estados de la India (Uttar Pradesh, Goa Delhi) , sus gobernadores optaron por seguir el consejo de la FLCCC, le dieron Ivermectina a la gente, y los contagios se redujeron en un 97% a 98%

    En otros Estados de la India, optaron por creer las me.ntiras de la jefa de científicos de la OMS y prohibieron dar Ivermectina. Allí, los contagios se dispararon hacia arriba hasta un 1000%, con la consiguiente matanza de inocentes.

    Sigo…

      1. Pues el Dr.Macaya (autor de este artículo buenista al servicio de la Narrativa Oficial intolerante) no se ha enterado.

        O hace como que no se ha enterado.

  22. En un accidente de tráfico alguien mata a una persona, y un médico, que no ha intervenido en esa muerte, aprovecha ese cuerpo para extraerle un órgano y trasplantarlo. Eso creo que es licito.
    Hubiera sido muchísimo mejor que esa línea de cultivo celular se hubiera realizado a partir de un aborto espontáneo. Pero no es que se abortará ese feto para tomar células de el, y a partir de ellas iniciar un cultivo.
    Hubiera sido preferible que esa linea no hubiera tenido ese origen, y si se puede conseguir a partir de otra línea mucho mejor pero no es que el usar esa vacuna sea ningún tipo de colaboración material o formal con el aborto.

    1. Una aclaración: los transplantes no se hacen de donantes muertos, por más que se divulgue esa falacia para que la gente se haga donante. La «explicación» que dan: lo hacen cuando hay «muerte cerebral» (el corazón sigue latiendo, y aunque haya encefalograma plano -del que a veces sale la gente- son esos médicos quienes juzgan y deciden que esa vida ya es inviable y «aprovechan» los órganos).

      En cuanto a los abortos, usted habla de «espontáneos» en unas frases que inducen a confusión. Aclarar que los abortos de los que se han tomado las líneas celulares de las vacunas fueron provocados.

      A usted quizás no, pero a mí me parece inmoral ambos ejemplos.

      1. …En los casos de muerte accidental o cuando medie una investigación judicial, antes de la extracción de órganos se deberá obtener la autorización del juez.
        Por otra parte, es importante recordar que se trata de líneas de cultivo celular a partir de un feto abortado pero no fue abortado para ello (para la obtención de vacunas).
        Hubiera sido muchísimo mejor que esa línea de cultivo celular se hubiera realizado a partir de un aborto espontáneo. Pero no es que se abortará ese feto para tomar células de el, y a partir de ellas iniciar un cultivo.
        Hubiera sido preferible que esa linea no hubiera tenido ese origen, y si se puede conseguir a partir de otra línea mucho mejor pero no es que el usar esa vacuna sea ningún tipo de colaboración material o formal con el aborto.

      2. (Disculpe, pero antes se grabó la parte posterior a esta):
        Los trasplantes sí se pueden hacer de donantes muertos.
        La ley española considera donantes a todas las personas fallecidas, salvo que dejen constancia expresa de su oposición en vida. En el caso de los menores de edad y los incapacitados la autorización de la donación corresponde a sus padres o tutores.
        El Servicio de Admisiones de los centros donde se realizan trasplantes dispone de un registro en el que debe constar si el enfermo acepta o no donar sus órganos.
        Para la extracción de un órgano para donación es necesario que se haya certificado la muerte del donante bien por parada cardiorrespiratoria o por muerte encefálica o cerebral.
        Tras el cese de las funciones del corazón y del cerebro se debe corroborar la muerte del donante, lo que certificarán tres médicos que no vayan a formar parte de los equipos que extraerán el órgano o lo trasplantarán.

    2. La CDF o el sursum corda puede emitir los documentos que quiera y decir lo que le parezca. A mí no me sirven esos argumentos. Y ya se sabe: De internis neque Ecclessiam.

      Y sobre transplantes, la ley también puede decir misa: pregunte a un médico que haga transplantes si los extrae de un cadáver al que no le lata el corazón. Verá qué sorpresa se lleva.

  23. Sigo preguntando, que no creo que sea pecado ni siquiera según la rigurosa teología moral de este médico-diácono.
    Curioso que un dermatólogo trate esos cánceres tan agresivos. Todavía si fueran de piel… Pero este portento tiene tiempo para todo, medicina en plena pandemia, diácono, prolífico escritor de libros y de larguísimos artículos…
    Ese tono de intimidación, «o haces lo que te digo o te condenas» no me huele bien, será cosa de mi pituitaria, y es lo que percibo tanto en el artículo como en la coacción a la religiosa a la que escribe. Porque ese mandato a una subordinada es puro despotismo, ya que la desprotegida es ella, no las vacunadas, que por otra parte no dejarán de contagiarse y de contagiar por haberse vacunado, según nos dicen hasta la saciedad.
    Y no hay dos sin tres.
    El ínclito doctor diácono quizá esté también versado en las tramas del Nuevo Orden Mundial, sí hay plandemia o no, los negocios que se han hecho…

  24. Sería conveniente tb saber lo que cobra el personal sanitario por cada test positivo, por cada vacuna (es un decir, porque las vacunas llevan al bichito, pero estos compuestos no, llevan un mensajero de ARN capaz de influir en la conducta biológica de nuestro cuerpo) por cada inyección que propinan.
    Alguien ha hecho un estudio sobre las muertes súbitas que se están produciendo? Tan sencillo como como saber si se habían vacunado y cuándo.
    Mientras no se aclaren estás y otras cuestiones, yo no seré negacionista ni tragacionista. Seré prudente, simplemente.

    1. Las Empresas Farmacéuticas están dando muchísimo dinero a los médicos por seguir sus consignas… Aunque no se responsabilizan de ellas. Están todas denunciadas en casi todos los países, ellas, la OMS y sus «filántropos», los médicos que siguen sus pautas… pero me temo que hay para largo.

  25. ANTONIO MACAYA,

    Si lee esta página le pido, por favor, q perdone a todas las personas q permiten q sentimientos de rabia dominen su corazón y los expresen en forma de insultos o desprecios. Seguro q no recuerdan

    Refúgiese en la primera lectura de hoy. Y en amor de Dios.Y en haber actuado según su conciencia se lo pedía. He visto en usted la humildad y la suavidad del amor de Cristo- también a Él le insultaron- y la fortaleza de manifestar a esa monjita esa realidad q muchos desconocemos y aconsejarla desde la medicina y la fe, campos en los q está usted sobradamente acreditado.

    Personalmente le agradezco la carta. Y muchos se lo agradecerán también.

    1. «I jn 3 15.Todo el que abo rrece a su hermano es un ase sino; y sabéis que ningún ase sino tiene vida eterna permanente en él.»

      «22.Pues yo os digo: Todo aquel que se enco lerice contra su hermano, será re o ante el tri bunal; pero el que llame a su hermano «im bécil», será re o ante el Sane drín; y el que le llame «rene gado», será re o de la ge hen na de fue go»

      1. A TODOS LOS QUE INSULTAN:

        Basta ya! De dar tan pésimo testimonio cristiano.Basta ya!! Son ustedes los que alejan a la gente de la Iglesia.Y de Dios.

        Ya sé que soy odiosa a sus ojos pero dejen eso a parte pq esto no lo digo yo.Ahí estan las citas bíblicas. ES PALABRA DE DIOS!

        Mírensé! Escúchense!… modérense! Qué les pasa? …saben qué es la gehen na? pues con eso les amenaza Dios.

        Por favor, por favor…no insulten.

        Gal 5 los frutos del Espiritu.Léanlo!
        1cor 13 el amor cristiano. Leánlo
        Nos ven enemigos? Mt 5 ama a tus enemigos…

        Reflexionen…recen…

        Ustedes mismos.

        1. ACS,
          Usted, como católica tiene el deber de rechazar, detestar y denunciar la mentira.

          La sangre de las decenas de miles de muertos en la India debido a la perfidia de los criminales de la OMS, que buscaron desviarlos aviesamente de una solución médica alternativa y válida, que hubiera podido salvar sus vidas, clama al Cielo.

          Esto lo han podido entender un conjunto enorme de abogados, probablemente hinduistas en su mayoría y probablemente haya algunos cristianos entre ellos.

          No se haga cómplice de la mentira y del padre de la mentira.

          1. Blanca,

            Yo si sé lo q digo.Digo lo mismo q la medicina y q la Iglesia.

            Usted sabe mucho de lo q habla por lo q dice m@s abajo, q de cada mil q murieron de cobid diariamente 900 fue por cances o ictus.

            Oh que bien!!! Se habrá terminado el cancer en España entonces, no? A 900 por dia…

            O de ictus..parece q todas las cabezas se ponían de acuerdo para tener ictus el mismo día…

            Que bien q haya personas tan inteligentes y bien formadas como usted Blanca.Qué suerte!

            Los tontos nos fiamos de la medicina y los tontos cristianos de la Iglesia.

            No nos queda otra…

          2. Blanca,

            Pero sabe lo q me extraña? …que precisamente cuando llegó el cobid empezaran a morir(según usted) 900 personas diarias de cancer o ictus.Y 100 de cobid.

            Por qué antes de la llegada del cobid no morían tantos de cancer o de ictus?

  26. El documento de la Congregación para la Doctrina de la fe dice que la vacunación debe ser voluntaria, de lo que se sigue que las “vacunas” no pueden ser obligatorias, mientras que este médico sostiene lo contrario.
    También dice ese documento que no entra en el tema de la eficacia y seguridad de estas “vacunas”, y dice que ese aspecto es éticamente relevante.
    Dice este médico que ya no mueren 1000 personas por día como antes. Eso es creerle a los gobiernos y sus estadísticas, tanto para el antes como para el ahora. Respecto del antes, la OMS dijo que bastaba el PCR positivo para ser caso confirmado de infección por Covid 19. ¿Cuántas de esas 1000 muertes eran entonces realmente muertes por Covid? Respecto del ahora, junto con la gráfica de los casos y las muertes baja la de los tests. Menos tests, menos casos, menos muertes.

    1. El 10% de los 1000, seguramente, eran los que fallecían por COVID. Sé de varios casos de muertes por ictus o cáncer que les dieron por muertos de COVID solo por dar la PCR positiva, cuando ya es del dominio público que las PCRs no sirven de nada, que dan muchísimos falsos positivos. Por ello la OMS se inventó el truco de los «asintomáticos», para tapar los falsos positivos en personas sanas.
      Y también me consta el dinero que recibían los directores de los hospitales por cada muerto por COVID. Y por cada PCR que practican. Esto es un escándalo mayúsculo, y espero que acaben todos juzgados por ello. Los que lo han promovido y los que han colaborado con ellos por dinero.

  27. En cuanto al martirio, es cuando alguien es muerto “in odium fidei”, por odio a la fe. Por tanto, si la “vacunación” fuese dirigida solamente a los católicos o a los cristianos se podría tal vez pensar en un caso de martirio, pero de hecho va dirigida a todo el mundo.

    Además, la Iglesia siempre ha enseñado que no se debe buscar el martirio, y San Atanasio escribió una carta justificando ante los fieles el hecho de haber huido cuando corría peligro de ser martirizado. Lo que no se puede hacer es negar la fe para evitar el martirio.

    En cuanto al tema de que mucha gente no recibe la atención médica que necesita por la crisis plandémica, precisamente, ésa es una de las gravísimas responsabilidades en la que incurren los que han promovido todo este engaño y los que lo apoyan.

  28. Y recordemos que esas otras 85 personas que no reciben beneficio alguno de la «vacuna» quedan sí expuestas a todas sus gravísimas ya averiguadas consecuencias, en algo muy parecido al juego de la ruleta rusa.

    1. Es un experimento, José. Aquí lo que menos les importa es la salud de la gente. ¿Por qué hay inyectado tantísimos placebos? Porque no deben ser pocos…

  29. En parte, lo que informa este médico es cierto. Pero, tal vez, se olvida, que estamos en la culminatión de un PROJETO en el que las armas son precisamente VACUNAS, cuyo efecto es muy dudoso…por no hablar , del material del que están hechas y a quién SIRVE esta Indústria. Por tanto, creo que, contrariamente, a lo que él afirma, es precisamente, en este punto, que SATANÁS está jugando al Ángel de la Luz…
    Ha llegado la CONFUSIÓN BÍBLICA y los que no quieren VERLA están CIEGOS. Para mi, LAS VACUNAS, tal como están siendo gestionadas, SON LA MARCA DE LA BESTIA!

    1. Siento tener que decirte que para confusión bíblica, la tuya, porque, entre otras cosas, las vacunas no se ponen en la frente o en la mano, además de no dejar marca visible.

      1. Sancho, la marca de la bestia se refiere a los nanochips que pretenden meternos en el cuerpo. No sé si habrán empezado a hacerlo con estas vacunas, pero son sus intenciones para lo siguiente. Dicho por ellos, no me lo estoy inventando.

  30. Basta ya. Negarse a la concreta vacuna del covid del 2021 es lícito:

    1. La negativa es un derecho humano, al ser un medicamento que se inocula al cuerpo y requerir consentimiento informado
    2. Hay medios alternativos: mascarillas, distancia, limpieza
    3. Los efectos yatrogénicos o secundarios, o reacciones alérgicas o sensibilidad química, con resultados graves o mortales
    4. Vacuna que no indemniza en caso de muerte o lesiones
    5. La objeción de conciencia, por proceder de abortos
    6. Derecho a no recibir vacunas experimentales, o sin suficientes pruebas, o con reacciones adversas, o con contenido de sustancias no medicinales, o con historial de casos graves o escasa eficacia

    Son derechos humanos inalienables que ni el Vaticano puede reprobar.

    1. ¿Pero cómo no va a ser lícito impedir que te inoculen algo que no sabemos lo que es, porque no dicen que lleva eso, y que no se hace responsable nadie de sus efectos secundarios? Cuando además ya se están haciendo sentir, y a montones: muertes y enfermedades graves, para toda la vida.

  31. Los trasplantes sí se pueden hacer de donantes muertos.
    La ley española considera donantes a todas las personas fallecidas, salvo que dejen constancia expresa de su oposición en vida. En el caso de los menores de edad y los incapacitados la autorización de la donación corresponde a sus padres o tutores.
    El Servicio de Admisiones de los centros donde se realizan trasplantes dispone de un registro en el que debe constar si el enfermo acepta o no donar sus órganos.
    Para la extracción de un órgano para donación es necesario que se haya certificado la muerte del donante bien por parada cardiorrespiratoria o por muerte encefálica o cerebral.
    Tras el cese de las funciones del corazón y del cerebro se debe corroborar la muerte del donante, lo que certificarán tres médicos que no vayan a formar parte de los equipos que extraerán el órgano o lo trasplantarán…
    (continúa en el siguiente mensaje)

    1. Ya le he respondido más arriba. Y por cierto, ¿de verdad cree que la ley iba a poner que se extraen de alguien vivo? ¡Qué ingenuo! Pero se hace, porque si está cadáver, los órganos no sirven.

      1. Tambien le respondí más arriba.
        ¿Y usted cree que un médico va a extraer un órgano a alguien vivo?
        Lea un poco más, que no le faltarán artículos apropiados, que aquí no voy a mencionar por falta de espacio y tiempo. No pretenderá, además, que me pase todo el domingo discutiendo con usted. No sea usted el ingenuo.
        Le repito, usted tiene su opinión y yo la mía, que es tan respetable como la suya.

      2. Y cuando digo «vivo», en el anterior comentario, me estoy refiriendo a los «muertos» de los que se hablaba.
        Porque, evidentemente, también hay extracción de órganos de donantes vivos, con su consentimiento.

      3. Si a un órgano no le llega sangre (que procede del corazón latiendo), se necrosa y ya no sirve para transplantes. Por eso, hasta el momento de extraerlo tiene que latir el corazón. ¿Cómo sabe el equipo quirúrgico cuándo va a pararse para extraerlo justo en ese momento? No lo sabe, obviamente: puede tardar horas, días o años (¡pues anda que no hay casos de personas con «muerte cerebral» que viven muchísimo tiempo; y hasta hay casos de recuperación!) La única forma de conseguirlo es mantener el corazón latiendo artificialmente (sin saber cuándo se parará de forma natural, o incluso si llegará a pararse) hasta el momento del transplante. Luego, en algún momento hay que «apagar» las máquinas (manualmente, claro). Como en tantas ocasiones, los médicos deciden si el paciente está vivo o no, si su vida merece la pena o no (basado en la capacidad de recuperación, edad, etc.). ¿O creía que se quedan esperando a que muera de forma natural?

  32. …En los casos de muerte accidental o cuando medie una investigación judicial, antes de la extracción de órganos se deberá obtener la autorización del juez.
    Por otra parte, es importante recordar que se trata de líneas de cultivo celular a partir de un feto abortado pero no fue abortado para ello (para la obtención de vacunas).
    Hubiera sido muchísimo mejor que esa línea de cultivo celular se hubiera realizado a partir de un aborto espontáneo. Pero no es que se abortará ese feto para tomar células de el, y a partir de ellas iniciar un cultivo.
    Hubiera sido preferible que esa linea no hubiera tenido ese origen, y si se puede conseguir a partir de otra línea mucho mejor pero no es que el usar esa vacuna sea ningún tipo de colaboración material o formal con el aborto.

  33. Los fetos abortados se usan durante la producción de estas «vacunas» y no se limitan a los dos o tres abortos del pasado como dicen. Pero en todo caso el tema crucial es la seguridad: son muchas ya las personas que se enferman y mueren a los pocos días de «vacunadas», algunas jóvenes y hasta adolescentes, que no tenía ninguna «comorbilidad». Haciendo una búsqueda en el VAERS de EE.UU. se ve que casi el 100% de los casos de muertes, abortos espontáneos, etc., posteriores a alguna vacuna en los años 2020-2021 en EE.UU fueron posteriores a estas «vacunas». Y el listado contiene unas 95 vacunas. Hay varios estudios científicos que dicen que la sola proteína S alcanza para producir la enfermedad, y las vacunas de ARNm como Pfizer hacen que nuestras células la produzcan.

  34. Por otra parte, los de Pfizer dicen en el estudio que presentaron a la FDA que no saben si su «vacuna» impide el contagio, no saben qué pasa con los casos graves, las internaciones y las muertes, y no saben si la protección que da dura más de 2 meses. Y la eficacia del 95 % que dicen que tiene, por una cuenta semejante a la que expuse arriba, queda en un 0,84 % por el que hay que vacunar a 119 personas para que 1 reciba ese menguado beneficio.

  35. Según mis últimas investigaciones, una vacuna sólo puede ser obligatoria si no existen medicamentos efectivos alternativos. Como sí que los hay, no puede ser obligatoria, sino que hay obligación de informar al respecto.
    ¿Cuándo van a dejar de engañar a la gente? ¿Tan bien les pagan?
    Tenemos por ejemplo la famosa ozonoterapia… Y una larga lista de medicamentos.

  36. Ridículo artículo,indignante,es tan básico¡¡saben que van a morir muchos por las vacunas?y saben que van a morir millones porque van a mutar los virus por esta vacunación????’Wanderer,que responsabilidad estás asumiendo al publicar esto¡¡¡¡¡¡La ivermectina es GRANDIOSA y les recomiendo que hagan acopio,por que si esto empeora,la van a necesitar y la van a necesitar especialmente los vacunados.pueden ver el video argentino de Jorge Lanatta7Dr carvallo y pueden ver el protocolo ivermectina 2021,del dr carvallo.Hay muy buenos estudios sobre este fármaco en Reino Unido y otros países.»CUIDEN A SUS HIJOS Y JÓVENES».con el uso del sólo 2 por ciento de su sentido común,lo lograrán.Y si se vacunaron,hagan con agua bendita LA SEÑAL de LA CRUZ tres o cuatro veces por día,con serenidad y confianza y….que sea lo que Dios quiera.

  37. El problema querido doctor «católico», es que estás vacunas no las está recetando ningún médico.
    No hay receta, no hay responsabilidad, no hay nada.
    Solo tu y una vacuna experimental.
    Eres un sinverguenza.

  38. Vendo Rolls- Royce construído en el año 2.018 sin estrenar por 500 euros.
    Manden primero la pasta y por correo les enviaré el coche.
    De regalo adjuntamos el libro protestante «Com utilizar mal la Biblia para apoyar causas chorras»

    Diríjanse a Antonio Macaya Pascual, calle de Los Caídos del Guindo nº 666.

  39. Fué un enfermero quien me hizo cambiar de opinión. Le planteé mis dudas.Me escuchço y me dijo:

    sabes lo que pasa? …que está muriendo gente.

    Había que parar aquello. No había tiempo para esperar análisis ni estudios. La gente se moría. A mi alrededor caían como moscas.

    Imaginemos que estamos en un campamento en pleno desierto. Se ha terminado el agua y estamos muriendo de sed. Pasa un tuareg y nos dice que a no mucha distancia hay un oasís. Nosotros, como podemos, conseguimos llegar al oasis. Oh sorpresa! hay abundante agua pero está muy sucia. Pero que muy sucia. No hay tiempo, la gente se muere en el campamento. Hay que decidir.

    ¿qué hacemos? esperamos a que llegue un químico y analice el agua o bebemos y les llevamos a nuestros comañeros de campamento ?

    1. ¿qué pasará si el agua no es potable? Ohhh Dios! moriremos todos!. Y si no bebemos,¿no moriremos también?

      cuando no hay tiempo no hay tiempo.Hay que tomar lo único que tenemos.La única posibilidad. Y el amor al prójimo nos hace tomar estas decisiones.

      ¿puedo morir por vacunarme? puedo morir.
      ¿puedo salvar por vacunarme? puedo salvar.
      ¿podemos acabar muriendo todos? podemos acabar así, sí! pero sin vacunarnos ¿podemos acabar muriendo todos? también.

      entonces vayamos a por la vida, a por la mínima posibilidad que tengamos.

      Ah que van a inocularnos un xip etc etc. …oigan ¿se han olvidado? tenemos a Dios!!!!!!

      Si Dios conmigo ¿quien contra mí? hagamos el bien y Dios cuidará de nosotros.

      Pero es una decisión personal. Eso sí! y respeto esa libertad.

  40. Sigo preguntando a DD !El Doctor Diácono) o a quien me sepa responder.
    Si las vacunas son tan buenas, se supone que los que han renunciado a ponérselas son un ejemplo de amor y sacrificio, puesto que eran escasas y siguen siendo escasas. Se han sacrificado por los demás.
    Estoy equivocado?

  41. En una conferencia de bioética a la que asisití en mi arzobispado (era 2015, yo hacía parte de la pastoral sanitaria) un médico católico nos explicó cómo el «consentimiento informado» del paciente era reconocido como parte del derecho humano a la dignidad personal, como engañar, mentir o presionar a la libertad informada del paciente era considerado una forma de tortura; que los médicos (no desde la moral católica, sino de la mera ética laica) no podían hacer eso, etc…. muy interesante.

    Hace un par de meses mandé un WA al sacerdote encargado de la pastoral sanitaria (ya lo era en esa época), preguntando desde un punto de vista moral cómo conciliar este «consentimiento informado» con las auténticas presiones que se hace a los católicos para vacunarse. Respuesta: «Bueno, eso era antes. Ahora estamos en pandemia».

    Como EuroNews: no comments. Vicario para la pastoral sanitaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles