PUBLICIDAD

El Papa Francisco y las vacunas contra el coronavirus

Papa Francisco vacunas
|

En Infovaticana no hemos ocultado nuestra preocupación por la extraordinaria locuacidad del Santo Padre, especialmente porque parece tener especial querencia por lo que no es competencia de su ministerio petrino, y prefiere a menudo tratar de lo que es ajeno a la doctrina, actuando más como un líder global que como Vicario de Cristo, título que ha desaparecido del Anuario Pontificio.

Aunque la doctrina sobre el Papado es suficientemente clara, al menos en el sentido de que el Pontífice es un ser humano como cualquier otro, perfectamente falible en sus opiniones privadas sobre lo que no compete directamente a su función, es obvio que al Papa se le escucha por ser el Papa, y sus palabras sobre cualquier asunto comprometen inevitablemente el prestigio de la institución a ojos externos.

También hemos hablado en estas páginas de cómo su visión del panorama actual, ya sea de la Iglesia como del mundo, resulta en ocasiones desconcertantemente alejado de lo que puede ver cualquiera mirando a su alrededor, como ve como mayor amenaza para la Iglesia una “rigidez” que es difícil encontrar en parroquias reales.

VaticanNews publica parte de la introducción –de la que nos hemos hecho eco esta mañana– que escribe Francisco a un libro sobre la pandemia y en la que hace afirmaciones sobre la vacuna que no comprendemos cómo ningún asesor o consejero le ha animado a reconsiderarlas, de puro alejadas que están del mundo real. No hablo de cuestiones opinables ni entro en debate alguno en esto; solo contrasto lo que afirma con lo que cualquiera, en cualquier bando de las guerras pandémicas, puede ver con sus propios ojos.

Habla Francisco: «Gracias a la vacuna estamos volviendo a ver poco a poco la luz», y estamos saliendo de esta «fea pesadilla» de la pandemia. Pero ahora el verdadero reto «es esforzarse para que todas las personas del mundo tengan el mismo acceso a la vacuna, para que no haya «caprichos» en la elección de la dosis más famosa y, sobre todo, que sea gratuita para quien la necesite y no algo de lo que se pueda sacar un beneficio fácil». La vacuna, de hecho, «puede salvar muchas vidas, no lo olvidemos y no olvidemos lo que la historia nos ha enseñado con otras malas enfermedades del pasado».

Es difícil saber por dónde empezar, ¿verdad? Cuando en Australia están imponiendo un verdadero estado policial, en Israel -uno de los países más vacunados del mundo- se disparan las hospitalizaciones y defunciones y abogan ya por la tercera dosis, en media Europa se aprueban medidas discriminatorias y arden las calles con protestas, decir que estamos saliendo de esta “fea pesadilla” quizá pueda adscribirse a la categoría de hipérbole. Es una pena que los demás no podamos ver esa luz que contempla el Papa al final del túnel, sino más bien un panorama completamente distinto al prometido y bastante ominoso.

Pero, ya digo, eso podría calificarse meramente de exageración, siendo generosos. En cambio, es difícil calificar la afirmación de que “el verdadero reto es esforzarse para que todas las personas del mundo tengan el mismo acceso a la vacuna”. ¿Nadie informa al Santo Padre? En un momento en que en todas partes del planeta se ejerce una presión intimidatoria brutal, sin precedentes, para que el 100% de la población se someta a la vacuna, ¿de verdad puede creer alguien que el ‘verdadero’ reto es que alguien que quiera vacunarse se quede sin inoculación? Es el mundo al revés.

En cuanto a lo de los ‘caprichos’ por la ‘vacuna más famosa’, no entraré en ello. Es bastante raro. Aunque, tratándose de productos médicos de urgencia, que unos funcionen mejor que otros sería lo lógico, y por tanto una preferencia por el que mejor pueda protegerte no me parece exactamente un capricho. Pero dejémoslo pasar.

Lo que sigue es tan curioso como lo dicho sobre el acceso universal a la vacuna: “ y, sobre todo, que sea gratuita para quien la necesite y no algo de lo que se pueda sacar un beneficio fácil”. Es curioso que exista algo llamado ‘la Economía de Francisco’, con sus congresos y seminarios y participación de economistas de verdad, y puede escribir esta frase impunemente.

La vacuna es ‘gratis’ por completo por la misma razón que citábamos atrás, porque hay una verdadera y palpable obsesión desde las esferas del poder para que todo el mundo se vacune. Puede respirar tranquilo en ese sentido el Santo Padre: al menos las primeras dosis correrán a cargo del erario público.

Pero la idea de que esa ‘gratuidad’ es de algún modo incompatible “sacar un beneficio fácil” es difícil de calificar. Porque, naturalmente, las farmacéuticas no solo han sacado un “beneficio fácil”, sino unas ganancias astronómicas, sin precedentes, no a pesar, sino precisamente por esa gratuidad para el usuario. Y es que, naturalmente, es gratis para los ciudadanos porque los gobiernos han comprado a los fabricantes un número disparatado de millones de dosis, haciendo el agosto a la industria. Esta, además, prepara dosis de seguimiento, visto que las vacunas existentes ni evitan el contagio ni la enfermedad, según confesión de parte. Así que tenemos un sector que tiene como consumidores cautivos a toda la humanidad y que pretende que lo sean regularmente por tiempo indefinido. Eso yo lo calificaría de “beneficio fácil», no sé ustedes.

Y terminamos con su afirmación de que la vacuna “puede salvar muchas vidas, no lo olvidemos y no olvidemos lo que la historia nos ha enseñado con otras malas enfermedades del pasado”. Y sí, claro, naturalmente, la vacuna puede salvar muchas vidas, eso esperamos todos. Pero también podría ser que no. Es difícil saberlo, porque cuando todo el mundo se vacuna el ‘experimento’ se queda sin grupo de control con el que comparar su eficacia y seguridad. Y es que se trata, recordemos, de productos experimentales, desarrollados en cuestión de meses cuando lo normal es que se demoren varios años, de los que ignoramos los efectos secundarios a largo plazo.

De hecho, cuando Su Santidad hace referencia a lo que “nos ha enseñado la historia” en este sentido, me pregunto en qué parte de la historia está pensando. Porque la historia de los medicamentos aprobados de urgencia no es precisamente tranquilizadora.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

30 comentarios en “El Papa Francisco y las vacunas contra el coronavirus
  1. No hay que escuchar a Francisco.
    Un buen pontífice diría justo lo contrario: Que no se produzcan vacunas con líneas celulares procedentes de abortos, y que los cristianos eviten vacunarse.

    1. Así es. Y que el sentido común llama a desconfiar de quienes dicen que somos demasiados y son responsables de financiar a la oms y a las farmacéuticas, y también de los que dan por sentado que a mediano y largo plazo estos tratamientos genéticos no producirán efectos adversos y muertes.

    2. Yo pienso que este hombre no está bien de la cabeza. Si no, no diria tanta simpleza. ¿Es que no se ha dado cuenta de que es el Papa? Dice usted que si es falta de información lo que tiene… Ojalá sea eso, y no demasiada información por parte de los canallas del nuevo orden mundial.
      Yo ya lo tengo claro: no leer ni escuchar nada de lo que diga, sea de la materia que sea. Afortunadamente no nos falta información sobre como debemos comportarnos los católicos. Y cuanto más antigua sea, más auténtica y más de fiar. Doctores tiene la iglesia.

      1. Totalmente de acuerdo con usted.

        Y, por dar mi opinión (que sólo es eso), es más bien la opción 2a: «demasiada información, que le está siendo dada por los granujas del ‘nom’ «, que serían quienes le han puesto ahí (¿ha oído alguien alguna palabra de aliento, de respaldo, del actual Papa titular, dirigida a la Comunidad de Monjes del Valle de los Caídos, o del actual Arzobispo de Madrid, en nombre del Papa?), y lo están utilizando a su gusto.

        Olvídese cada cual de prestar oídos a este pobre hombre (no dejemos de orar por él), y céntrense en instruirse con el Catecismo de S. Juan Pablo II, con la Sagrada Escritura, procurando tener varias ediciones diferentes y antiguas, y si tienen otros Catecismos más antiguos, léanlos y consérvenlos como el gran tesoro que son.

        Que mucho me temo, no tardarán en aparecer en las librerías biblias y catecismos llenos de podredumbre y miseria en su interior. De la nueva iglesia. Falsa y bien sulfurada iglesia.

  2. 466. Los planes perversos también incluyen una vacunación global,
    la cual creará enfermedad por todo el mundo
    junio del 2012

    Mi muy querida y amada hija, los planes de los grupos masónicos para
    hacerse cargo de las monedas del mundo, se están acercando a su término.
    Los planes perversos también incluyen una nueva vacunación global, la cual
    creará enfermedad por todo el mundo, para causar sufrimiento en una escala nunca
    antes vista.
    Eviten cualquier muy repentina vacunación global anunciada, porque ésta les
    matará!
    Sus malvados esquemas, impactarán a todas aquellas almas inocentes, que no
    tienen idea de cuán poderosas son éstos.
    Conducidos por la lujuria del poder, la riqueza y el deseo de ser divinos en todo lo
    que ellos hacen, creen que son invencibles.
    Ellos controlan bancos, gobiernos y son responsables de causar terror en el
    Medio Oriente.
    Ellos controlan muchos de los medios de comunicación mundiales y la verdad

      1. Es de Maria de la Divina Misericordia.

        jesushabla.org/downloads/El_Libro_de_la_Verdad_Vol1.pdf

        Hay una app android llamada «cruzada de oración» con todas las oraciones.

  3. Además los responsables políticos, sanitarios… q aconsejan la vacuna, están movidos por intereses espureos y ya nos han engañado muchas veces en este y en otros temas por lo q, al menos, la duda está plenamente justificada

    1. ¿ Cómo no va a estar justificadoa la duda? En las bases de datos de las Agencias del Medicamento de, al menos de la UE y de EEUU, cada quince días sacan el informe de las muertes y las hospitalizaciones causadas por las vacunas, una por una y especificando el tipo de enfermedad que han causado… Para echarse a temblar.
      Por otra parte, están diciendo los médicos que a sus pacientes con enfermedades crónicas se les han recrudecido después de vacunarse a muchos, sobre todo dolencias del corazón y neurológicas… , No es de extrañar, ya que las «vacunas» nunca se experimentaron con personas enfermas, sino completamente sanas. Y han vacunado a destajo a los ancianos sin mirar como se encontraban de salud…

  4. «Tengo miedo Elena, de que por haber sido un cafre ahora no podamos frenar esto. Esta semana ha sido de golpe una de mis mayores lecciones de vida. Pasar mucho tiempo en Twitter, etc., me había radicalizado al extremo. Ojalá me hubiera vacunado».

    Estas palabras son de Jorge Luis, piloto de motociclismo y negacionista de las vacunas.
    Le ha matado hacer demasiado caso a los conspiranoicos.
    Me preocupa que por el mismo motivo otros maten la comunión eclesial. Tristemente algunos dan pasos en ese sentido que les colocan al borde del abismo.

    1. Y a mí me preocupa que usted no sepa el historial médico de este piloto.
      Por respeto a él y a su familia no lo voy a mencionar.
      Dejen de utilizar a los fallecidos para esparcir sus miedos y obsesiones.

      Feliz día

      1. Osea solo los pueden gastar los que opina como tu aunque para otros sean también unas mierdas de opinión.
        Algo muy típico entre ciertas personas y es que se rechaza y tacha de mentirosos al los conversos.

  5. Perfecto artículo, felicito al autor. Dice cosas obvias, pero a veces lo obvio es lo más difícil de explicar manteniendo las buenas formas. Incluso el mayor partidario de las vacunas tendrá que admitir que las cosas que dice el Papa parecen dichas por alguien sin el menor contacto con la realidad, alguin sin ni idea de nada de nada

    1. Desde que fue elegido dijo que era solo obispo de Roma. Está gritando continuamente que él no es le papa y ni así la fauna papólatra se quiere dar por enterada. No es que lo digan los Benevacantistas, lo dice él mismo.

  6. A ver, ni santo ni padre; sí obispo de Roma y episcopalmente primero entre pares.
    Yo no me vacuno porque por experiencia vital, investigación y sabiduría empírica, sé de la violación de la ética médica existente entre sus profesionales; de las mentiras, propaganda, corrupción y carencia de integridad en el proceso científico; del rechazo que se presenta a las preocupaciones legítimas y a los argumentos metodológicos contrarios; de la falta de respeto por los derechos humanos y libertades básicas; de la perversión del sentido común; en definitiva, soy consciente del comportamiento absolutista totalitario conque por lo general se desenvuelven los integrantes de la industria sanitarista farmamédica. Por lo tanto, yo doy mi confianza a Dios y a su «vix medicatrix naturae», no al casi sacralizado establishment idólatra-vacunatorio.

  7. Les recomendaría que visualizaran el siguiente video:

    quenotelacuenten.org/2021/01/22/juicio-etico-y-genetico-de-las-vacunas-contra-el-c0v1d-19-dra-maria-pilar-calva-mercado/

  8. Sigo…

    Conozco varios casos cercanos de efectos adversos, así como muertes súbitas (en menos de 24 horas) por trombosis masiva; y de gente que estaba sana y los mató un Covid19 aparente y fulminante en 3 o 4 días.

    Si yo sé esto, NO hay modo que la Iglesia como institución global NO lo sepa.

    Las muertes y el daño a las ovejas inocentes del rebaño es acallado y eso es escandaloso. Jesús no callaría.

    Hay terapias tempranas y alternativas.

    En la India, el uso de Ivermectina ordenado por algunos gobernadores de algunos Estados tuvo un éxito impactante. Y en aquellos Estados en los cuales se negaron a dar Ivermectina al pueblo, la mortandad fue tremendamente superior.

    ¿Por qué entonces insiste Ber.gog.lio con la «vacuna» y no exige que se dé Ivermectina (y otros tratamientos tempranos exitosos) a todos, en especial a los más indefensos?

    1. Sigo…

      La Iglesia también está en la India y NO hay modo que NO sepa esto que aconteció con la Ivermectina, que es sólo UNA de las alternativas para curarse tempranamente del Covid19.

      Al estar prohibido por los crimi.nales sanitaristas de muchos países y al ser demo.nizada por los medios, muchísimas personas mueren PUDIENDO HABER SUPERADO ESTE VIRUS SIN PROBLEMAS.

      Da mucha tristeza tanto silencio cob.arde y cómp.lice con las grandes farmacéuticas, salvo algunas excepciones de algunos Obispos y sacerdotes.

  9. ículos,especialmente del ex presidente de pfizer,Michael Yeadon,»Las peligrosas mentiras de los gobiernos,en torno a la pandemia.»¿quíen más autorizado?.»Covid 19,el gran caso de mala praxis de la historia de la medicina»,Dr Peter Mc Culloug.entre otros.

  10. El Papa,si estuviera correctamente informado,recomendaria IVERMECTINA y varios remedios más,altamente eficaces y sin contraindicaciones(.sirve para vacunados que se contagian)

    1. Y barato. Ya verás las pastillas que se están inventando en Pfizer lo que valen. Aparte de que esta gente no es de fiar, sus intenciones son muy oscuras…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles