PUBLICIDAD

El Gobierno de Sánchez saca a la Santa Sede del control normativo de las universidades de la Iglesia

Gobierno Sánchez Universidades IglesiaPedro Sánchez y Manuel Castells.
|

La reforma de las universidades que está impulsando el ejecutivo de Pedro Sánchez afectará también a las universidades de la Iglesias Católica, recoge Ok Diario.

Según la reforma que pretende desarrollar el ministro de Universidades, Manuel Castells, desaparece en la ley la mención al sometimiento directo de estas universidades a la normativa pactada entre el Gobierno y la Santa Sede para pasar el texto legal a dejar claro que “las universidades establecidas o que se establezcan en España por la Iglesia Católica con posterioridad al Acuerdo entre el Estado español y la Santa Sede de 3 de enero de 1979, quedarán sujetas a lo previsto por esta Ley para las universidades privadas”, informa Carlos Cuesta en el mismo medio.

El artículo en cuestión aparece recogido en la “disposición adicional tercera. Universidades de la Iglesia Católica”. Allí se destaca en primer lugar que “en aplicación de esta Ley, las universidades de la Iglesia Católica establecidas en España con anterioridad al Acuerdo de 3 de enero de 1979, entre el Estado español y la Santa Sede, sobre Enseñanza y Asuntos Culturales, en virtud de lo establecido en el Convenio entre la Santa Sede y el Estado español, de 10 de mayo de 1962, y el mencionado Acuerdo mantendrán sus procedimientos especiales en materia de reconocimiento de efectos civiles de planes de estudios y títulos, en tanto en cuanto no opten por transformarse en universidades privadas”.

Para el resto de casos la norma cambia: “Las universidades establecidas o que se establezcan en España por la Iglesia Católica con posterioridad al Acuerdo entre el Estado español y la Santa Sede de 3 de enero de 1979, quedarán sujetas a lo previsto por esta Ley para las universidades privadas”.

“Estas universidades y sus centros adscritos deberán adaptarse a los requisitos que el Gobierno establezca reglamentariamente con carácter general para las universidades y en los mismos plazos”, se lee en el siguiente punto.

El redactado de la Ley Orgánica 6/2001, de 21 de diciembre, de Universidades es claramente distinto. La disposición adicional cuarta, “De las Universidades de la Iglesia Católica”, señala que “la aplicación de esta Ley a las Universidades y otros centros de la Iglesia Católica se ajustará a lo dispuesto en los acuerdos entre el Estado español y la Santa Sede”. Con esta reforma ese párrafo desaparecería.

Y ello, pese a que ya la anterior ley explicaba, acto seguido, que las universidades establecidas o que se establecieran en España por la Iglesia Católica con posterioridad al Acuerdo entre el Estado español y la Santa Sede de 3 de enero de 1979, sobre Enseñanza y Asuntos Culturales, quedaban sometidas a lo previsto por esta Ley. Pero, ahora, el Gobierno ha querido dejar claro que la Santa Sede no figura en el control y negociación normativa.

Además, en esta futura Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU), las universidades deberán promover “en todos los ámbitos académicos la formación, docencia e investigación en materia de memoria democrática como forma esencial de educación de las nuevas generaciones”. El texto no hace diferenciación alguna entre centros públicos y privados, con lo que su vocación adoctrinadora no parece tener límites.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

6 comentarios en “El Gobierno de Sánchez saca a la Santa Sede del control normativo de las universidades de la Iglesia
  1. Lo que debemos hacer, y cuanto antes, es sacar a Sánchez y a su apestoso gobierno de la poltrona. Y se acabaron (casi) todos los males. Parece claro que Soros nos va colocar a Casado a continuación, que, aunque poco recomendable, no es tan perverso como el sátrapa.

  2. ¿Y para qué se necesita el control de unos chiringuitos por otro más grande, pero supranacional? Con el que tenemos montado aquí van todos que se matan. Parece que hablemos de la «Salmantica docet» y de la Sancta Sedes Clementina…

  3. Una disposición con carácter retroactivo que pretende cambiar la norma para las universidades que se hubieran creado desde hace ya más de 40 años… Vaya, vaya. Igual creen -o eso quisiera el PSOE- que los Acuerdos Iglesia-Estado (no Santa Sede-Estado, que tal cosa no existe), que tienen rango de Tratado Internacional y forman parte integral de nuestro ordenamiento jurídico, terminaron en 1979, cuando, de hecho, fue entonces cuando empezaron y siguen vigentes; y, que yo sepa, uno no puede romper un Tratado Internacional de forma unilateral (con el desprestigio para España que eso supondría). Pero ya sabemos como funciona el PSOE y su socio comunista: ellos por encima de la ley, cual reyes absolutos, superando al Rey Sol, Luis XIV de Francia, a quien se atribuye la frase «El Estado soy yo».

      1. Cualquier contrato puede romperse, pero no sin consecuencias (ya he citado, por ejemplo, el desprestigio de un país que, rompiendo un tratado internacional, se hace merecedor del título de «no de fiar»).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles