PUBLICIDAD

El portavoz de los obispos llama a combatir las causas de la inmigración

Luis Argüello inmigración
|

El secretario general de la Conferencia Episcopal Española y obispo auxiliar de Valladolid, Luis Argüello, se ha pronunciado acerca de las crisis migratorias que se producen en el mundo.

En las ultimas semanas, a raíz de la toma del poder de los talibán en Afganistán, se ha puesto de nuevo en el foco mediático a los refugiados, debido a que muchos afganos están huyendo del país asiático.

“Afganistán, y también Haití, Yemen, Venezuela, Siria, Mozambique, los 11 del Sahel, Malawi, “villas miseria” alrededor de grandes ciudades…, son fuente permanente de refugiados políticos e inmigrantes económicos”, ha escrito el portavoz de los obispos españoles en Twitter.

“Es imprescindible combatir las causas, no solo paliar los efectos”, ha afirmado el prelado. Y es un buen punto el que resalta Argüello, ya que, en los últimos años, tanto en la política como en la Iglesia se incide en lo segundo mientras se calla sobre lo primero.

El prefecto emérito para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el cardenal Robert Sarah, en la misma línea que Argüello, fue más allá y dijo en 2019 que cada uno de nosotros debe vivir en su país. «Como un árbol, cada uno tiene su terreno, su ambiente donde crece perfectamente. Más vale ayudar a las personas a crecer en su cultura que animarlas a venir a una Europa en plena decadencia», explicó.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

64 comentarios en “El portavoz de los obispos llama a combatir las causas de la inmigración
  1. Esas palabras del portavoz son insuficientes. Es necesario cerrar la frontera a musulmanes y expulsar a los ilegales, porque nos están invadiendo, y al ritmo actual Europa será musulmana en pocas décadas, y entonces la persecución contra los cristianos se disparará en el viejo continente.

    1. Claro: mucho más grave que la salvación eterna de las almas a su cargo, que puede esperar. La Conferencia Episcopal está para eso, como todo el mundo sabe: para hablar de política, de sociedad y hasta de macramé si llega el caso o se aburren. En fin…

      1. No es capaz hablar del Papa sin manipular sus palabras..ya sé que no es Católico, pero siquiera por un mínimo de educación. ¿Cuándo y donde ha dicho el Papa que el único y más grave de la Humanidad sea la Ecología? En ningún momento y lugar, entonces ¿porqué se lo inventa?

        1. «No es capaz hablar del Papa sin manipular sus palabras […] ¿Cuándo y donde ha dicho el Papa que el único y más grave de la Humanidad sea la Ecología?»

          Usted es un poco «miopito», ¿verdad? Lea el titular de la noticia, luego su deposición (de usted) cotidiana, y de nuevo mi comentario:

          TITULAR: El portavoz de los obispos llama a combatir las causas de la inmigración
          SU DEPOSICIÓN: «El asunto es bien grave, y la sociedad no es consciente de lo que tiene encima»
          MI COMENTARIO AL RESPECTO DEL SUYO, RELACIONADO CON LOS OBISPOS: «Claro: mucho más grave que la salvación eterna de las almas a su cargo, que puede esperar. La Conferencia Episcopal está para eso, como todo el mundo sabe: para hablar de política, de sociedad y hasta de macramé si llega el caso o se aburren. En fin…»

          ¿¿¿Dónde he nombrado yo al Papa, y qué he dicho sobre ecología??? Sin ánimo de ofender, debería buscar tratamiento, porque lo suyo no es normal.

          1. Ay mi pequeño Troll…si no le contesto se queda calladito….sin nada que decir, ni aportar…la verdad es que al principio pique y llegué a pensar q era cristiano. Católico nunca. Ya me olvidé de q no sabe leer muy bien.

          2. Ay qué lástima: un troll pillado en un renuncio al que sólo se le ocurre escribir su enésima sandez para salir del vergonzoso trance (no sabe ni qué decir ante la pillada, pero cualquier cosa antes que disculparse). ¿No ha pensado que está mejor calladito y no se hace objeto de mofa (merecida, por otro lado) ?

      2. Por tu comentario casi parece que estés en contra de la caridad cristiana y de que den una respuesta católica y acordé al catecismo a los problemas sociales.
        Si guardan silencio cómo va a aprender la sociedad lo que es el amor al prójimo?

        1. Miguel, el Catecismo no establece un único modelo católico de política inmigratoria. Es una cuestión compleja, en donde se han de equilibrar muchos intereses legítimos, y no puede afirmarse que sólo una opción sea católica.

          Si hay. en cambio, una sóla forma de ser católicos en otros temas políticos, como defensa de la vida (no se puede ser católico y justificar el aborto), terrorismo (no se puede ser católico y justificar el terrorismo), familia (no se puede ser católico y legislar contra la familia natural), matrimonio (no se puede ser católico y legislar contra el matrimonio). En otros temas de política, como el medio ambiente, la inmigración, el orden económico, la fiscalidad, son temas en donde el Catecismo no marca una única posibilidad, y por tanto, un católico puede preferir una opción y otro católica la contraria, sin que ninguno de ellos deje de ser católico.

          1. Veo que lo tuyo es el Magisterio a medida y al gusto particular y no acepta todo solo lo que justifica su exacerbado racismo islamofòbico.

          2. Miguel, veo que lo suyo es considerar Magisterio a lo que no lo es, y en cambio, considerar un menú a la carta lo que sí es Magisterio.

            Así, por ejemplo, considera que defender la vida desde la concepción no es magisterio eclesial, cuando ciertamente es la única opción posible para el gobernante católico.

            En cambio, considera con rango magisterial su pancarta infantil de relativismo multicultural sin fronteras, que no pasa de ser su opción personal, pero de la que muchos católicos disentimos.

            El racismo es su fantasía, por supuesto.

          3. La Declaración Universal de los Derechos Humanos en sus artículos 13 y 14 reivindica claramente el derecho de las personas a moverse libremente y a buscar refugio y asilo en casos extremos donde su vida corre peligro. Asimismo, diversos tratados internacionales, firmados y ratificados por casi todos los países del mundo, reconocen que el migrante es un sujeto de derechos y que no puede ser tratado de otra manera, sobre todo cuando se trata de situaciones vulnerables.

        2. Miguel, en todo caso, y para no confundir a mentes incautas, conviene aclarar que la caridad cristiana se practica con el patrimonio propio, no con el de todos los españoles. Llamar «caridad» a disponer generosamente del dinero ajeno es tener mucha cara dura. Eso no es caridad.

          El cupo de inmigrantes que deban acceder a una nación, y la selección de su perfil personal y profesional, es cuestión que al César corresponde, y tener un criterio u otro al respecto no es tema que comprometa la fe católica. Y legislar al respecto no es ser más o menos caritativo, porque la caridad se mide en la vida personal de cada uno de los fieles, no en la acción colectiva de Gobierno.

          1. Solo cabe decir que Cristo nos dió un nuevo mandamiento.
            Amaros los unos a los otros cursos no yo os he amado.
            Cumpliendo esto todo lo demás viene solo y se ve claramente lo que no es católico.
            Por ejemplo no es cristiano pensar que España solo tiene que ayudar con el dinero de todos a los emigrantes cristianos pues los no cristianos también pagan impuestos y sería sumamente injusto con ellos y con los que reciben esa ayuda.
            Yo quiero ser ejemplo de ese nuevo mandamiento y por ello.

          2. Sobre la naturaleza…

            respeto de la integridad de la creación

            2415 El séptimo mandamiento exige el respeto de la integridad de la creación. Los animales, como las plantas y los seres inanimados, están naturalmente destinados al bien común de la humanidad pasada, presente y futura (cf Gn 1, 28-31). El uso de los recursos minerales, vegetales y animales del universo no puede ser separado del respeto a las exigencias morales. El dominio concedido por el Creador al hombre sobre los seres inanimados y los seres vivos no es absoluto; está regulado por el cuidado de la calidad de la vida del prójimo incluyendo la de las generaciones venideras; exige un respeto religioso de la integridad de la creación (cf CA 37-38).

          3. 2416 Los animales son criaturas de Dios, que los rodea de su solicitud providencial (cf Mt 6, 16). Por su simple existencia, lo bendicen y le dan gloria (cf Dn 3, 57-58). También los hombres les deben aprecio. Recuérdese con qué delicadeza trataban a los animales san Francisco

            Así que si que hay una postura en el catecismo.

          4. En el plano económico recuerda la responsabilidad de los países desarrollados.

            2439 Las naciones ricas tienen una responsabilidad moral grave respecto a las que no pueden por sí mismas asegurar los medios de su desarrollo, o han sido impedidas de realizarlo por trágicos acontecimientos históricos. Es un deber de solidaridad y de caridad; es también una obligación de justicia si el bienestar de las naciones ricas procede de recursos que no han sido pagados con justicia.

            2440 La ayuda directa constituye una respuesta apropiada a necesidades inmediatas, extraordinarias, causadas por ejemplo por catástrofes naturales, epidemias, etc. Pero no basta para reparar los graves daños que resultan de situaciones de indigencia ni para remediar de forma duradera las necesidades. Es preciso también reformar las instituciones económicas y financieras internacionales para que promuevan y potencien relaciones equitativas con los países menos de

          5. desarrollados (cf SRS 16). Es preciso sostener el esfuerzo de los países pobres que trabajan por su crecimiento y su liberación (cf CA 26). Esta doctrina exige ser aplicada de manera muy particular en el ámbito del trabajo agrícola. Los campesinos, sobre todo en el Tercer Mundo, forman la masa mayoritaria de los pobres.

            Así deben comportarse las naciones entre ellas.

          6. En cuanto a la emigración…

            INSTRUCCIÓN

            “ERGA MIGRANTES CARITAS CHRISTI”

            (La caridad de Cristo hacia los emigrantes)
            Leetela que aquí la censuran pero por citar uno de sus puntos…

            Ante un fenómeno migratorio tan generalizado, y con aspectos profundamente distintos respecto al pasado, de poco servirían políticas limitadas únicamente al ámbito nacional. Ningún país puede pensar hoy en solucionar por sí solo los problemas migratorios. Más ineficaces aún resultarían las políticas meramente restrictivas que, a su vez, producirían efectos todavía más negativos, con el peligro de aumentar las entradas ilegales e incluso de favorecer la actividad de organizaciones criminales.

          7. Miguel, el amor al prójimo no se materializa con el Presupuesto público, ¿vale? A lo demás, perfecto.

            Es perfectamente lógico y legítimo dar prioridad a inmigrantes cristianos, por la sencilla razón de que es lógico inferir que se integrarán mucho mejor que los de otras culturas no cristianas, e incluso incompatibles con el cristianismo. Eso no infringe el mandamiento del amor cristiano, así que su sugerencia es otra bobada más, de las que nos tiene acostumbrados.

            Los contribuyentes, sean cristianos o no, no puede evitar reconocer que vivimos en un país de tradiciones cristianas. Eso no es discriminar a nadie, es constatar donde vivimos y lo que somos.

            Su problema es que no sabe lo que es el concepto de discriminación.

          8. Miguel, evidentemente todo cristiano ha de respetar la Creación como obra de Dios. Pero eso es una cosa, y otra bien diferente es que para materializar tal amor se tenga que comulgar con la calentología de Niña Greta y pagar riadas de impuestos ecológicos para mantener chiringuitos de renovables.

            No pretenda confundir, porque no lo va a lograr. Amar la naturaleza como creación de Dios, eso siempre. Ser adepto de la Niña Greta, en cambio, esa ya no es de recibo. Yo no pienso hacerme de la secta calentóloga, allá usted si le gusta ese grupito. Y no por ello dejo de ser católico, ni de amar la creación de Dios, en todo su esplendor.

            Moraleja: para ser amante de la Naturaleza no hay un sólo camino político, sino varios. Usted elige el camino calentólogo y yo el del conservacionismo responsable de quienes viven y trabajan en el campo. Dos opciones antagónicas. Ninguna de ellas contraria a la fe.

          9. Miguel, el respeto al reino animal forma parte del amor a la creación divina. De nuevo, eso nada tiene que ver con la calentología de Niña Greta.

            Hay muchas formas políticas de respeto a la naturaleza. Usted elige la secta de Niña Greta, y yo el respeto que predican los campesinos que trabajan el campo y el respeto del mundo tradicional de la cinegética, que por conocer al reino animal, lo respetan mil veces más que los urbanitas ecologetas sabelotodo.

            De nuevo, dos opciones políticas, diferentes, y ninguna de ellas pisotea el Catecismo.

          10. Miguel, ¿Como saber qué recursos nacionales «no se han pagado con justicia»? Concepto abstracto e indeterminado, que yo puedo leer de una manera diferente a como lo haga usted. Por tanto, su opción económica no va a ser ni más ni menos católica que la mía.

            ¿Qué es una «relación equitativa con otro país»? Concepto de nuevo abstracto, que admite muchas lecturas. Lo que para mí es equitativo, para usted puede no serlo.

          11. Miguel, en cuanto a la inmigración, ¿de donde saca esa «Instrucción»? Porque si es de Caritas Diocesana, no tiene valor de magisterio solemne y vinculante, no pasa de ser una opinión particular de alguien, no vinculante para los católicos.

            Completamente de acuerdo en que hay que desactivar las organizaciones criminales que trafican con inmigrantes ilegales. Pero el modo concreto en que deba acometerse ello no se especifica. Yo creo, por ejemplo, que reforzando la seguridad fronteriza, esas organizaciones quedarán desactivadasy su labor criminal reducida al máximo. Usted, sospecho, cree lo contrario. Pues muy bien, pero ninguna de las dos opciones es oficialmente católica.

          12. Miguel, ¿dice algo el Catecismo acerca de las modalidades de «ayuda directa» a los países en desarrollo? No, nada dice, porque de nuevo es concepto indeterminado. Puede ser una transferencia monetaria (sistema machaconamente aplicado en los últimos 70 años y siempre ha sido un desastre) o bien puede ser aportar la ayuda de misioneros o de profesionales que quieran prestar una labor asistencial de forma gratuita y desinteresada (como hacen Polonia y Hungría, ayuda que ha sido mucho más eficaz que transferir dinero efectivo, que al final nunca llega a los necesitados). Por tanto, ya tiene usted lo que le molesta: dos formas diferentes de «ayuda directa» a países en desarrollo. ¿En serio pretende decirme que una de ellas es católica y la otra no lo es?

          13. La carta es publicada por

            PONTIFICIO CONSEJO
            PARA LA PASTORAL DE LOS EMIGRANTES E ITINERANTES

            INSTRUCCIÓN

            “ERGA MIGRANTES CARITAS CHRISTI”

            (La caridad de Cristo hacia los emigrantes)

            Así que tiene toda la autoridad.

            En los demás puntos me remito a el catecismo como ya he hecho a pesar de querer negar y manipular sus claras especificaciones.

          14. Miguel, su problema es que, por haber escuchado únicamente propaganda ecologeta, se ha creído que el respeto al medio ambiente es un camino de una sóla dirección. De eso nada de nada.

            Le recomiendo la lectura de «Filosofía verde» de Roger Scruton. Y cuando lo lea, a ver si tal propuesta de amor y respeto a la naturaleza le parece contraria en algo al Catecismo. Si encuentra algo anticatólico, ya nos avisa, ¿le parece? Ya le adelanto que no podrá encontrar nada contraria a la fe católica, cosa que por contra sí se observa en cierto activismo ecologista que predica un panteismo cósmico, nada compatible con el catolicismo.

          15. Si crees que pretendo confundir es que que no conoces muy bien ni el catecismo no la doctrina social de la iglesia.

          16. Miguel, pues muy bien, yo me remito a mis comentarios anteriores.

            ¿Le parece que la política inmigratoria polaca contradiga en algo tal Instrucción? Obviamente no lo contradice. Por tanto, lamento decírselo, pero hay varias formas de dar cumplimiento a tal Instrucción. Yo prefiero el modelo polaco, intachablemente católico. Usted prefiere el modelo de utopía multicultural progre. Pues allá usted. Pero no pretenda decirme que hay una única política inmigratoria posible para católicos, porque es mentira.

          17. Miguel, no es que yo crea que usted pretenda confundir, es que lo constato sin la menor duda.

            Pero mientras Dios me de fuerzas, no quedarán sus comentarios sin la debida respuesta.

          18. Miguel, Benedicto XVI, que supongo yo que de formación teológica católica es muy superior a usted o a mí, declaró que «los Estados tienen el derecho de regular los flujos migratorios y defender sus fronteras, asegurando siempre el respeto debido a la dignidad de toda persona humana. Los inmigrantes, además, tienen el deber de integrarse en el país de acogida, respetando sus leyes y la identidad nacional».

            Pues ya lo tiene, blanco y en botella. Por mi parte, nada que objetar a tal declaración.

          19. PONTIFICIA COMISIÓN «IUSTITIA ET PAX»

            LA IGLESIA ANTE EL RACISMO

            PARA UNA SOCIEDAD MÁS FRATERNA

            Y verás como tu política migratoria es racista y contraría al magisterio de la iglesia.

          20. Habla de flujo, es decir de el número de inmigrantes no de descriminacion por relegion.

            Según la RAE:

            flujo migratorio
            Eur. Número de personas migrantes que cruzan la frontera, dentro de un período de tiempo determinado, con el propósito de establecer su residencia.

            Habla de número de emigrantesno de selección según políticas racistas.

          21. Miguel, genial, que tenga que venir a usted para tachar de «racista» al Papa Benedicto XVI.

            Asombroso. Y encima con autoridad magisterial, el colmo.

            Afirmar el derecho soberano de cada nación a regular los flujos migratorios no tiene NADA de racismo, por más que usted quiera imaginárselo. Apostar por una modalidad concreta de ayuda directa frente a otras nada tiene de racismo, ni es contrario al magisterio católico.

            Si es contrario al magisterio católico el aborto, en cualquiera de sus formas; atentar contra los derechos educativos de los padres; la eutanasia; relativizar el concepto de familia; justificar el terrorismo. Todo eso sí es anticatólico.

            Disentir de su forma de entender la inmigración ni es racismo ni es anticatólico.

          22. Miguel, habla de «regular el flujo migratorio», punto, no se invente cosas.

            Es perfectamente legítimo, y en nada opuesto al cristianismo, que un Estado soberano de prioridad a un determinado perfil de inmigrante sobre otro diferente. Por tanto, el magisterio eclesial queda perfectamente respetado.

          23. Miguel, por supuesto, usted omite, porque no le interesa, que el Papa vincule la regulación del flujo migratorio con la defensa de las fronteras. Pero tranquilo, que acá siempre se lo vamos a recordar.

            Por tanto, si un Estado soberano considera que un determinado perfil de inmigrante es más conveniente para su seguridad, está perfectamente legitimado para aplicarlo, y el gobernante que tal cosa haga puede ser intachablemente católico, sin problema alguno.

            No es el caso del político que apoya o justifique el aborto, el terrorismo, el gaymonio, el adoctrinamiento ideológico en las escuelas… En todos esos casos, el político ya no puede llamarse a sí mismo católico.

          24. Miguel, el concepto de «regular el flujo migratorio», obviamente, no incluye sólo el aspecto cuantitativo, sino también el cualitativo. Dice usted demasiadas tonterías al cabo de cada día.

            Un gobernante cristiano puede perfectamente decir que para el año 2022 su nación necesita 3500 inmigrantes, preferentemente de titulación superior, preferentemente de la confesión mayoritaria en su país, preferentemente de la misma lengua y costumbres. Y eso no es discriminación, es parte de la soberanía natural de cada nación.

            Ni sabe lo que es discriminación, ni sabe lo que es racismo, ni sabe lo que es el magisterio eclesial. Lo de siempre. Ignorancia, combinada con mucha osadía y ligereza.

          25. No manipules mis palabras ni las de la iglesia de nuevo.
            Yo no llamo a Benedicto XVI racista pues su comentario no lo es y habló en numerosas ocasiones de la importancia de la libertad religiosa.
            Aquien tacho de racista es a usted pues la descriminacion por motivos de religión es racista y en este caso en concreto se llama islamofòbia que está estipulado como delito racial.

          26. Miguel, y dale con la tontería. Para que hay discriminación, tiene que haber un DERECHO, e inmigrar NO es un derecho.

            El derecho, en cambio, sí lo tiene el Estado soberano para regular el flujo inmigratorio. Por tanto, dar preferencia a un perfil de inmigrante sobre otro no es discriminarles, ni tiene injusticia alguna.

            Simplemente, usted se cree que su pancarta de multiculturalismo sin fronteras es magisterio eclesial, cuando obviamente no lo es.

            Alma de cántaro, ¿qué derecho se le niega a una persona cuando se contempla un perfil prioritario de inmigrante respecto de otros? Ni uno, diletante osado, ninguno.

            En cambio, el aborto vulnera el derecho a la vida. La eutanasia lo mismo. El terrorismo lo mismo. Y el adoctrinamiento escolar el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos.

            Usted fabrica derechos de la nada. Y niega los derechos de verdad. Y a esa inversión monstruosa, encima de todo, le quiere dar valor magisterial. Pues de eso nada.

          27. Miguel, ¡qué cinismo más repugnante el suyo! Me acusa de manipular el mensaje de la Iglesia, cuando lo que pretende usted es decirnos que la Iglesia pregona una inmigración masiva y descontrolada. Hay que ser hipócrita.

            Es usted el que manipula, el que pone etiquetas infantiles (racista, islamófobo…), no yo.

          28. Miguel, frente a la cantidad de bobadas que usted tiene asimiladas acerca de la inmigración, usted debe tomar nota de lo siguiente: la inmigración no es un derecho, es un privilegio, que supone ante todo un DEBER para el inmigrante, el de esforzarse al máximo a la hora de integrarse en las leyes, costumbres y cultura del país de acogida. No lo digo yo, lo dice el Papa Benedicto XVI.

            Por tanto, no habiendo derecho exigible, es materialmente imposible que haya discriminación. El problema es que usted considera que emigrar a otro país es un derecho, y sobre esa base, ridícula y errónea, considera que la regulación del flujo inmigratorio es racismo y fobia. Obviamente, es una postura absurda. Pero aun así, se la respetamos, y no le decimos que sea anticatólica. Como tampoco lo es la que yo vengo a proponer.

        3. Si vas hablar de Benedicto XVI y la emigración primero leete sus conferencias al respecto

          Mensajes Jornada Mundial de las Migraciones
          Mensaje para la 99ª Jornada mundial del emigrante y del refugiado 2013 (12 de octubre de 2012)

          Mensaje para la 98ª Jornada mundial del emigrante y del refugiado 2012 (21 de septiembre de 2011)

          Mensaje para la 97ª Jornada mundial del emigrante y del refugiado 2011 (27 de septiembre de 2010)

          Mensaje para la 96ª Jornada mundial del emigrante y del refugiado 2010 (16 de octubre de 2009)

          Mensaje para la 95ª Jornada mundial del emigrante y del refugiado 2009 (24 de agosto de 2008)

          Siento que hasta Benedicto XVI contradiga tus ideas.

          1. Miguel, ¿contradecir mis ideas? Ya he expuesto lo que sostuvo el Papa Benedicto XVI al respecto, y debo decir que estoy absolutamente de acuerdo con el Sumo Pontífice.

            Es usted el que disiente del Papa, calificando de racismo y fobia al legítimo derecho de cada Estado de regular el flujo migratorio.

            Más lo siento yo, pues, que usted crea que vamos a comprarle el cuentecito multicultural como si del Catecismo de la Iglesia se tratase.

            ¡Jaaaaaaa!

          2. Miguel, siento que cuando ve que los argumentos le rebasan, sólo pueda recurrir a la etiqueta infantil: racista, islamófobo… etc.
            Procure elevar el nivel de la cosa, aunque le cueste.

          3. La Declaración Universal de los Derechos Humanos en sus artículos 13 y 14 reivindica claramente el derecho de las personas a moverse libremente y a buscar refugio y asilo en casos extremos donde su vida corre peligro. Asimismo, diversos tratados internacionales, firmados y ratificados por casi todos los países del mundo, reconocen que el migrante es un sujeto de derechos y que no puede ser tratado de otra manera, sobre todo cuando se trata de situaciones vulnerables.

          4. Por cierto le recuerdo que no es a Benedicto XVI a quien llamo racista pues no hace ninguna descriminacion por religión o raza como si que haces tú.
            Una vez más manipulas mis palabras y las de la iglesia para que parezca que dicen lo que en realidad no dicen.
            Así pues le remito al catecismo y a las diversas cartas y escritos que configuran la doctrina social de la iglesia.

          5. Miguel, el asilo no es la inmigración, ni el refugiado es el inmigrante. Confunde conceptos. Yo me refiero a la inmigración, no al derecho de asilo.

            A ver si de una vez admite usted que no tiene ni idea, y nos ahorramos el tiempo en demostrarlo.

          6. Miguel cíteme un sólo Tratado Internacional que sostenga que emigrar es un derecho. Uno sólo.

            No podrá, porque tal cosa no existe. USted se lo inventa, pero no cuela, porque algunos sí tenemos conocimientos para refutarle.

            Lo que es evidente no es mi racismo, que no existe, sino sus bobadas constantes y osadas.

            Le repito: no puede haber discriminación donde no hay derecho.

            Sigue sin querer enterarse de lo que es discriminar. Y como lo quiere enterarse, sigue escribiendo tonterías.

            Una vez más pretende usted que su ignorancia proverbial pase por Magisterio católico. Pero descuide, tal cosa no va a pasar, no sin respuesta.

            Así pues, le remito a lo dicho por Benedicto XVI, aunque no le guste, aunque quiera manipularlo, y aunque no tenga ni la menor idea del tema.

          7. Miguel, en conclusión:

            1º. Emigrar no es un derecho, y donde no hay derecho, no hay discriminación.

            2º. El refugiado es un status diferente al del inmigrante. Los artículos que usted cita de la DUDH se refieren al primero, no al segundo.

            3º. El magisterio católico afirma la legitimidad del derecho de cada nación soberana para regular el flujo inmigratorio como mejor convenga a su seguridad y al bien común.

            4º. Por tanto, dentro de esa fórmula, caben varias opciones de política inmigratoria, todas ellas acordes con el Catecismo.

            Simplemente, en su ignorancia contumaz, sostenida e infantil, ha llegado a creerse que todo el que no asuma su pancartita multicultural es un racista odioso. Pues no. Lamento despertarle de su ensoñación infantil, pero no es así.

          8. Miguel, por cierto, y dado que escapando del tema, por no poder refutar mis argumentos, nos ha venido con el derecho de asilo, le hago saber que el derecho de asilo tampoco es absoluto e incondicionado, sino limitado y supeditado a otros intereses concurrentes.

            Tanto es así que la propia ley del derecho de asilo, del 2009, prevé la denegación del mismo «a las personas que constituyan, por razones fundadas, un peligro para la seguridad de España».

            Por tanto, es que ni siquiera para distraer la atención acierta usted. Eso, o es que nos va a venir ahora que la Ley de Asilo es también «racista e islamófoba».

            Como otras veces le hemos rogado, haga el favor de controlar el calibre de la tontá, no se nos desmadre.

          9. Por más que niegues los derechos no quiere decir que estos no existan.
            Profundice en los mensajes y la ley, no se quede solo en el encabezamiento.

          10. Miguel, por más que se invente los derechos no dejaremos de refutarle sus trolas.

            Y si no, ¿puede o no citar el Tratado internacional que proclame que emigrar sea «derecho»?

            No, no puede. Luego el resto es prolongar la tontería agónica y amplificar el ridículo habitual.

  2. Por cierto le recuerdo que no es a Benedicto XVI a quien llamo racista pues no hace ninguna descriminacion por religión o raza como si que haces tú.
    Una vez más manipulas mis palabras y las de la iglesia para que parezca que dicen lo que en realidad no dicen.
    Así pues le remito al catecismo y a las diversas cartas y escritos que configuran la doctrina social de la iglesia.

    1. Miguel, Benedicto XVI dice lo que dice, le guste o no: y dice que es legítimo el derecho soberano de cada nación a regular el flujo migratorio, con especial atención a su seguridad fronteriza. El resto es lo que su fantasía multicultural quiere que diga, pero no es la realidad.

    2. Y yo te remito a unas buena estancia en algún balneario a ver si te curan de una vez ese cacao mental que tienes y al mismo tiempo que nos dejes tranquilos una temporada con tus majaderías.

  3. Dado el estado de la Iglesia que los obispos se metan a decir cómo se tiene que hacer lo de la inmigración es para pensar que son tontos de capirote. No son capaces de arreglar lo suyo y se erigen en maestros de lo que no les corresponde. Y admiro el celo de HIDASPES y otros comentaristas por intentar que el que atiende por MIGUEL razone aunque creo que pierden el tiempo. No tiene arreglo y le sobra tiempo.

    1. Gastón, muchas gracias por su apoyo. Ciertamente, ya tiendo a pensar que lo de Miguel es provocación grosera e intencionada, simplemente no es factible imaginar a alguien con semejante depósito de ignorancia e incultura, sostenida constantemente incluso después de haber sido refutado por completo.

      1. Tiene mi apoyo también, hidaspes. Piense que no hay foro, blog o comentarios de noticias sin, al menos, un troll. Aunque la calidad del «nuestro», bajo cualquiera de sus nicks, es manifiéstamente mejorable (por no decir pésimo), lo que nos obliga a bajar nuestro listón casi a ras de suelo para igualar la respuesta que le damos a sus disparates. Igual cree (el troll) que con nuestras respuestas a sus provocaciones esperamos convencerle o convertirle… Yo, al menos, no. Con evitar que difunda sus herejias, por un lado, y que se ría de los lectores (no sólo de los comentaristas), por otro, suficiente. Además, la mayor parte de las veces es cómico, por lo mal que lo hace y lo descarado que es: nos reímos más de él, de lo que él cree reírse de todos, con diferencia.

        1. Exactamente y totalmente de acuerdo con ustedes. El tal Miguel al que llamamos probe Migue, no es más que eso, un pobre diablo que se dedica a repetir y repetir como un mantra todos los postulados progres del momento, sin ni siquiera entenderlos. A esto se une esas ínfulas que se pone de intelectual reputado y de superioridad moral, cuando lo que se limita a hacer el corta y pega de lo que él cree que justifica su ideología, porque es eso y solo eso, ideología pura y dura. Por mi parte solo hago que seguirle el juego y echarle en cara lo patético que me resulta su manera de actuar. En definitiva me cuesta asumir que pueda haber alguien tan sumamente estúpido como el personaje que interpreta, por eso creo que es solo un cachondo mental que se ríe de nosotros……o sencillamente un enfermo.

      2. Incidir en lo imprescindible que es «combatir las causas de la inmigacion, y no solo paliar los efectos», es de pleno sentido común y de profundo sentido cristiano (aunque pocas veces lo digan nuestros pastores). El portavoz de los obispos, monseñor Argüello, acierta plenamente en su comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles