PUBLICIDAD

Los católicos de China obligados a celebrar la fiesta del Partido comunista y a renunciar a la peregrinación mariana

XinxiangCatólicos chinos
|

(CNA) Las diócesis católicas de toda China han tenido que realizar este año las celebraciones del centenario del Partido Comunista Chino (PCCh), mientras que se les ha prohibido las peregrinaciones al santuario mariano nacional de China.

«Todas las comunidades, todas las diócesis han hecho congresos, representaciones e incluso peregrinaciones a los lugares de la historia del Partido Comunista», dijo a CNA el padre Bernardo Cervellera, sacerdote misionero y periodista que cubrió de cerca la Iglesia en China durante las dos últimas décadas como redactor jefe de AsiaNews.

El obispo de Pekín, Joseph Li Shan, organizó una fiesta en la residencia episcopal para el discurso del presidente Xi Jinping del 1 de julio que marcaba el centenario del PCCh. Cuarenta sacerdotes y miembros de la Iglesia asistieron a un simposio en la provincia de Jiangxi para estudiar cómo «implementar el espíritu» del discurso de Xi. Y los católicos de Hubei celebraron una ceremonia de izado de bandera y de celebración del Partido, según el sitio web de la Asociación Católica Patriótica China.

«Pero se les prohíbe ir en peregrinación a Nuestra Señora de Sheshan, que es el santuario nacional de la Virgen en China», dijo el sacerdote.

Para Cervellera, la situación ejemplifica los retos a los que se enfrentan actualmente las comunidades católicas que viven bajo la vigilancia del PCCh.

Tres años después del acuerdo entre el Vaticano y China

En los casi tres años transcurridos desde que la Santa Sede llegó a un acuerdo con las autoridades chinas en septiembre de 2018, la situación sobre el terreno ha sido muy diferente para los católicos clandestinos que para los que están bajo la dirección de la Asociación Patriótica aprobada por el Gobierno.

Para la comunidad católica clandestina, la vida ha sido «muy dura», explica Cervellera.

«Hemos visto algunos conventos de religiosas destruidos e iglesias cerradas. Hemos visto a sacerdotes expulsados de sus parroquias y también a algunos seminaristas a los que se les ha prohibido estudiar teología… y también a obispos que están detenidos o en arresto domiciliario total, las 24 horas del día», dijo.

Las iglesias católicas aprobadas por el gobierno, por otro lado, tienen comparativamente más libertad de culto, pero se enfrentan a otros retos, como la presión del gobierno para censurar partes de la enseñanza católica, al tiempo que se ven forzadas a incluir el nacionalismo chino y el amor al partido en su predicación.

Los sacerdotes católicos que ejercen su ministerio en China legalmente están obligados a firmar un documento en el que prometen apoyar al Partido Comunista de China. Sólo se les permite ejercer su ministerio en lugares de culto reconocidos en los que no se permite la entrada a menores de 18 años.

«Y, sobre todo, tienen que alabar las glorias del Partido Comunista», dijo Cervellera.

Según el Vaticano, desde 2018 se han nombrado cinco obispos en el marco establecido por su acuerdo con las autoridades chinas. La Iglesia necesita al menos 40 obispos en China que aún deben ser nombrados, según Cervellera.

«Por lo que he visto, los obispos que han sido ordenados, nombrados y ordenados, son todos presidentes o secretarios de la Asociación Patriótica. Esto significa que están muy cerca del gobierno», dijo Cervellera.

Borrando la historia

En vísperas del centenario del Partido Comunista Chino, el gobierno lanzó en abril una aplicación y una línea telefónica a través de la cual se pedía a los ciudadanos que denunciaran a cualquiera que cuestionara el relato del PCCh sobre su propia historia, algo a lo que el gobierno se refirió como «nihilismo histórico».

En la práctica, esto significa que las políticas del PCCh, como el «Gran Salto Adelante» de Mao Zedong -un plan de agricultura colectivizada de cinco años de duración que provocó una hambruna que mató a más de 20 millones de personas entre 1959 y 1962- fueron omitidas del relato histórico del partido.

Este tipo de censura hace casi imposible que los católicos chinos mantengan una conversación sobre décadas de su propia historia después de la Revolución Comunista China de 1949.

En los años que siguieron al establecimiento de la República Popular China, muchos católicos fueron arrestados por negarse a cumplir con las campañas del gobierno para eliminar la influencia extranjera y nacionalizar las escuelas privadas.

El Papa Pío XII destacó este sufrimiento en su encíclica Evangelii praecones de 1951.

«Hemos sabido que muchos fieles y también monjas, misioneros, sacerdotes nativos e incluso obispos han sido expulsados de sus casas, despojados de sus bienes y languidecen en la miseria como exiliados o han sido arrestados, arrojados a la cárcel o a campos de concentración, o a veces cruelmente ejecutados, porque estaban devotamente apegados a su fe. Nuestro corazón se sobrecoge de dolor cuando pensamos en las dificultades, el sufrimiento y la muerte de estos nuestros queridos hijos», escribió el Papa.

El difunto obispo Joseph Zhu Baoyu nació en 1921, el mismo año en que se estableció el Partido Comunista Chino en Shanghai. Fue condenado a 10 años de trabajos forzados como «antirrevolucionario» en 1981, después de ser detenido por llevar a católicos en peregrinación al Santuario Mariano de Nuestra Señora de Sheshan en Shanghai.

El presidente de la Asociación Católica Patriótica China, monseñor John Fang Xingyao, de Shandong, dijo en julio que el discurso del presidente Xi para conmemorar el centenario del PCCh fue elocuente y permitió comprender mejor la capacidad del Partido Comunista Chino. Se reunió con los obispos Shen Bin, de Haimen, y Ma Yinglin, de Kunming, para discutir el discurso de Xi.

Vocaciones y formación

Las antiguas políticas del Partido Comunista Chino, incluida la política de un solo hijo que duró décadas, siguen teniendo un impacto duradero en la demografía de la Iglesia en China.

«Ahora las familias tienen un solo hijo, y les resulta difícil entregarlo a Dios porque también necesitan saber qué hacer [y quién cuidará de ellos] cuando sean mayores», dijo Cervellera.

«Y por eso, algunos sacerdotes me han dicho que las vocaciones son pocas ahora, no son tan grandes como antes».

Y para aquellos que han respondido a la llamada al sacerdocio, el gobierno puede no permitirles ser ordenados.

En julio se ordenaron cuatro sacerdotes en Shanghai, en una ordenación en la que se suponía que iban a ser ordenados cinco. Las órdenes del Gobierno impidieron que una de las ordenaciones siguiera adelante porque el seminarista había asistido a la Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia (Polonia) en 2016, según un informe de AsiaNews elaborado por Cervellera.

No es la primera vez que hay tensiones por la participación de católicos chinos en la Jornada Mundial de la Juventud.

El P. Cervellera recuerda la «Jornada Mundial de la Juventud de Manila en 1995, en la que Juan Pablo II dijo que Asia es nuestra misión común para el tercer milenio».

«Se invitó a los jóvenes de China, y empezaron a celebrar misas y todas las reuniones con otros jóvenes en Manila, pero… algunos miembros de la Asociación Patriótica estaban con estos jóvenes. Hicieron todo lo posible para apartar a estos jóvenes. Yo estaba allí y prácticamente intentaron evitar la relación con otros católicos del mundo», dijo.

La formación en los seminarios es otro ámbito en el que las autoridades chinas han intentado disminuir la «influencia extranjera».

«La formación también se ha vuelto difícil, no porque no haya seminarios, sino porque estos seminarios están siempre controlados», dijo Cervellera.

«Por ejemplo, algunos aspectos de la doctrina social de la Iglesia no se enseñan. La Asociación Patriótica dice qué libros se pueden utilizar y cuáles no. Hay una reducción del número de profesores extranjeros que pueden ir a los seminarios».

Señaló que un seminario en China que tenía 23 profesores extranjeros durante el pontificado de Benedicto XVI ahora sólo tiene tres profesores de fuera de China.

«El Partido Comunista, la Asociación Patriótica, intenta tener una Iglesia y una mentalidad independientes», dijo, y añadió que esto aleja a los futuros sacerdotes de la «riqueza de la Iglesia católica [en la] universalidad de su enseñanza.»

Nuestra Señora de Sheshan

Para aquellos que quieran apoyar a los católicos en China, el P. Cervellera subrayó la importancia de la oración.

«Se habla mucho de la Nueva Ruta de la Seda. Pero la verdadera Ruta de la Seda es el camino de la oración, porque esto puede cambiar a China [para] mejor», dijo Cervellera.

El sacerdote misionero dijo que le parece extraño que no haya muchas diócesis que celebren a nivel local la Jornada Mundial de Oración por la Iglesia en China establecida por Benedicto XVI para que tenga lugar cada año el 24 de mayo.

Esta fecha es la fiesta de María Auxiliadora, en la que miles de católicos chinos solían peregrinar a la Basílica de Nuestra Señora de Sheshan, que este año ha vuelto a ser prohibida semanas antes de que tuvieran lugar los encuentros diocesanos organizados para celebrar un siglo del Partido Comunista Chino.

El gobierno local citó la pandemia de COVID-19 como motivo para prohibir la peregrinación, pero los católicos chinos señalaron que el parque de atracciones cercano y otros lugares turísticos próximos a la colina de Sheshan estaban abiertos en ese momento.

El obispo de Shanghái, Thaddeus Ma Daqin, vive bajo arresto domiciliario desde 2012, después de haber renunciado públicamente a la Asociación Católica Patriótica China tras su ordenación.

Incluso antes de que la basílica de Sheshan se cerrara en 2020 a causa de la pandemia, las autoridades chinas tomaron medidas en 2019 para impedir que grupos católicos clandestinos organizaran peregrinaciones a Sheshan y exigieron a los peregrinos del santuario mariano que cantaran el himno nacional.

Cervellera dijo que el Partido Comunista teme la libertad interior que puede aportar la religión.

«Los estudiantes universitarios están muy interesados en el catolicismo y en el cristianismo. Creo que por eso el gobierno chino intenta ahora frenar la educación religiosa de los jóvenes, porque temen un aumento de las conversiones», dijo.

El P. Cervellera finalizó su mandato como redactor jefe de AsiaNews en junio y anunció que continuaría su labor misionera con el Instituto Pontificio para las Misiones Extranjeras en Asia.

«En cuanto alguien descubre su relación con Dios, esto le hace libre, le hace libre para hablar, le hace libre para criticar, le hace libre para no estar obligado a hacer todo lo que hace el Partido Comunista. Y este es el miedo del Partido Comunista, que la gente pueda ser libre», dijo.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

19 comentarios en “Los católicos de China obligados a celebrar la fiesta del Partido comunista y a renunciar a la peregrinación mariana
  1. Están abandonados, no de la mano de Dios, que siempre acude en ayuda del que sufre, sino de la mano de los sinvergüenzas que ahora pueblan el Vaticano. ¿Alguna vez se pondrán de acuerdo los buenos cardenales, obispos y sacerdotes para sacar a esta camarilla corrupta del poder temporal de la Iglesia? Me atrevería a decir que en este tipo de situaciones, un Cisma, es decir, un no comulgar con ruedas de molino sería conveniente para purificar y sanear la verdadera Iglesia de Cristo, que es la que de verdad cree en Él y le sigue con sincero corazón. Aunque en el trance nos quedemos pobres, sin medios, sin nada. Dios provee siempre y más cuando se quiere hacer Su Santa Voluntad.

  2. Parolin en una entrevista dijo que el mundo aún apreciará lo que el Papa ha hecho en China. ironía, todavía podemos hablar de mártires.

      1. Antes veremos a los cerdos volar, a que pidan perdón, estos piden perdón por otras cosas, pidieron perdón a los indígenas de la Pachamama, cuando unos fieles tiraron aquella m i e r D a al río entonces si corrieron a pedir perdón, recemos para que el Señor nos conceda un Papa Santo

  3. Durante la anticatólica revolución francesa se obligó a hacer un juramento de fidelidad a los principios de esa execrable revolución, y algunos sacerdotes traicionaron a Cristo y consintieron, mientras que los que se negaron fueron perseguidos. En China está ocurriendo algo parecido. Sin embargo en este caso, hasta el Papa Francisco forma parte de los traidores que han consentido plegarse ante el comunismo (a pesar de que está c o n d e n a d o por la Iglesia).

  4. Antes veremos a los cerdos volar, a que pidan perdón, estos piden perdón por otras cosas, pidieron perdón a los indígenas de la Pachamama, cuando unos fieles tiraron aquella m i e r D a al río entonces si corrieron a pedir perdón, recemos para que el Señor nos conceda un Papa Santo

  5. Yo rezo la oración que Benedicto XVI compuso para los católicos chinos a la Virgen de Sheshan, María Auxiliadora, cuya festividad es el 24 de Mayo. Lo hago todos los días ante los retratos de los obispos chinos represaliados, sin faltar uno. No puedo hacer más pero no les dejaré solos en medio de su desolación, hasta que mi cabeza se pierda o la muerte me llegue rezaré por ellos.

  6. Impresiona pensar que la Virgen, en Fàtima, (apariciòn aprobada por la Iglesia Catòlica), previno lo que sucederìa si el Papa no consagraba Rusia a su Inmaculado Corazòn. Que Rusia propagarìa sus errores por todo el mundo. Pues China es la primordial alumna del comunismo ruso… y el Vaticano, la Iglesia Catòlica, hace un acuerdo, SECRETO, con ese poder ateo y anticatòlico… Acuerdo que viene resultando en persecuciòn de la Iglesia y de los cristianos chinos… Un acuerdo que evidencia toda la doblez y mala fe del gobierno chino, y que en 2018 volviò a renovarse, a pesar de que todo lo que el Vaticano prometìa de mejoramiento de las relaciones no se ha cumplido en absoluto.

  7. El maligno anda desatado, pero LE QUEDA POCO TIEMPO, será lanzado atado a una cadena sellada a lo más profundo del infierno junto a sus secuaces, desde donde no saldrá nunca más a seducir y destruir. Oremos por la Iglesia perseguida.

  8. Oremos por la iglesia china perseguida porque no se puede hacer otra cosa debido a que el vaticano (y su máximo representante también) está metido de hoz y coz en esa persecución y cuenta con su beneplácito.

    Sí esto no fuese cierto ¿porqué no da a conocer el texto completo de los acuerdos que firmó? quizás porque se les podría caer la cara de vergüenza, en tanto en cuanto mantengan ese secretismo mucho me temo que es por motivos inconfesables.

  9. Mientras el acuerdo con la China comunista no trate de ocultar el acuerdo con la Unión Soviética, me parece muy bien que se critique. Pero criticar y hacer como si el anterior acuerdo no hubiese existido es lamentable. De este acuerdo vemos en qué ha consistido con todos sus detalles. Ahora queda por saber en qué consistió el otro, pues los detalles son desconocidos, todo parece teoría de la conspiración excepto lo de monseñor Tondi porque está documentado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles