PUBLICIDAD

Detectan usuarios de ‘apps’ de contactos sexuales en los palacios vaticanos

apps citas Vaticano
|

El caso del secretario de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos obligado a dimitir tras conocerse su intenso uso de las aplicaciones de contactos homosexuales, monseñor Jeffrey Burrill, no es en absoluto único. The Pillar, la misma publicación que  informa que se ha detectado su uso en las estancias privadas vaticanas.

«Durante un periodo de 26 semanas en 2018, al menos 32 dispositivos móviles emitieron señales de aplicaciones de contactos sexuales desde las áreas seguras y edificios del Vaticano inaccesibles para los turistas y peregrinos”, señala el portal de información católica The Pillar.

Al menos 16 dispositivos móviles emitieron señales de la aplicación de contactos homosexuales Grindr en al menos cuatro días entre marzo y octubre de 2018 en las secciones privadas del Vaticano. Otros 16 dispositivos móviles de sexo ocasional, homosexual y heterosexual, emitieron señales durante cuatro o más días del mismo periodo.

Los responsables de la investigación de The Pillar se han reunido con altos cargos de la Curia para entregarles los resultados de su investigación, mientras algunos observadores especulan con la posibilidad de que el gobierno chino pueda estar sometiendo a chantaje a altos cargos vaticanos a consecuencia de estos contactos poco edificantes y fácilmente detectables por una potencia extranjera.

Aunque el domicilio legal de Grindr está en California, el 60 % de las acciones de la empresa pertenecen a una sociedad china. La empresa propietaria de Grindr se llama Beijing Kunlun Tech Co. Ltd., y tiene sus oficinas principales en Pekín, desde donde maneja y tiene acceso a los datos de todos sus usuarios.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

27 comentarios en “Detectan usuarios de ‘apps’ de contactos sexuales en los palacios vaticanos
    1. Se entiende ahora la «elocuencia» que han tenido los dossieres a la hora de las negociaciones Santa Sede-Partido Comunista Chino, ¿no?

      1. Maléficos tus comentarios, ya que la murmuración los vela … y no sólo los tuyos, sino de tantos católicos, tradis o progres… Es momentos de que las opiniones y comentarios guarden silencio. Pero estamos en el tiempo del reino de las opiniones…

        1. El mal siempre ha existido, dentro y fuera de La Iglesia. Ahora, caemos en la trampa de lo que denunciamos; el control que ejerce sobre nuestra privacidad las redes sociales, y publicamos a bombo y platillo los pecados y miserias de nuestros hermanos. Qué ingenuidad, o qué maldad… Percibo mucho fariseismo rasgándose vestiduras, y poca oración, discreta e intensa, por Nuestra Madre La Iglesia y por los pecadores que la componemos.

  1. En el fondo, como dice Benedicto, es un problema de falta de Fe.
    Amar a Cristo hace que a la persona le duela ofenderle con sus hechos.

  2. Es lo que tiene tanto predicar de mascarillas,gel hidroalcohólico,vacunas,ecología,inmigración y la rigidez de los rígidos, que en el Vaticano el 6° Mandamiento ni está, ni se le espera.Si te he visto no me acuerdo…,quién te ha visto y quién te ve….

  3. Los medios progres están frotándose las manos. ¿Y con estos mimbres cómo podemos a alguien, católico o no, hablarle de la pureza, de la bondad del celibato, del sexto mandamiento, de la llamada a la castidad para los que tengan inclinaciones homosexuales… de ¡cualquier cosa!? ¿Qué credibilidad podemos tener, si entre los sotanosaurios vaticanos encontramos ejemplares peores que los sodomitas veterotestamentarios?

    ¿Y saben qué? Lo triste, lo más triste, es que nadie allí va a hacer nada, absolutamente nada, por descubrir y mandar a hacer puñetas a los sodomitas vaticanos. ¿Quién podría? ¿Francisco? Está ocupado misericordiando a los tradis, escribiendo encíclicas de la Pachamama, abrazándose y escribiendo buenismos dedicados a los moros que nos quieren degollar, o pintando de arcoiris la fachada de San Pedro. Eso es lo importante.

    Y, mientras, nos hundimos. ¡Señor, que zozobramos! ¡Dime, por favor, que tengo poca fe! ¡Pero arréglalo!

    1. Estamos pasando por un tiempo de Purificación.
      Creo que el Señor nos muestra los nidos de las ratas antes de tomar cartas en el asunto.
      Una vez vista la cizaña, nadie se espantará si la ve arder.
      Mantengamos la Fe, oremos y pidamos a Dios que venga pronto.
      Luchando pero con santa paz interior.

    2. La respuesta a su pregunta, Diácono es simple:
      consta que el Vaticano ha sido infiltrado (así como toda la Iglesia) y los usuarios de esos aparatos con alta probabilidad pertenecen a los que están entre los nuestros, pero no son de los nuestros.

      Y al que le viene con una crítica a este respecto, le diría: son de los vuestros.

  4. No amenace con los textos bíblicos. A quienes debería impresionar no impresiona porque no creen en absoluto en ellos. Deberían amenazarlos con cosas que entiendan, retiro de contribuciones, denuncias, etcétera. Eso sí los asustaría y se van, renuncian o se esconden.

  5. Entonces no es que caigan en la tentación sino que tienen una aplicación especial en el movil para war radas varias. O sea, que no creen en nada, lo que quieren es contactar para citas y por eso necesitan tener una aplicación. ¿Y cómo nos convencen de que no van a las citas? ¿Y de qué van vestidos en sus encuentros si puede saberse? Está claro que es queriendo y con recochineo, y que no salgan con que es la guardia Suiza que no va a colar.

  6. Si, la «fragilidad humana» en reiteración real y con app. Eso ya lo dijo Charamsa, si hasta un pp gai hubo y todo mundo lo sabe ahí adentro, que van a tener autoridad moral!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles