PUBLICIDAD

Los lefebvristas se pronuncian sobre Traditionis custodes: de la reserva al zoológico

lefebvristas Traditionis custodes
|

Continúan las reacciones al motu proprio del Papa Francisco sobre la Misa Tradicional por el que se abroga el de su predecesor, Benedicto XVI, el Summorum Pontificum. Si esta mañana les comentábamos la reacción del cardenal guineano Robert Sarah, ahora recogemos un artículo publicado por la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, la organización formada por el obispo francés Marcel Lefebvre, precisamente, para mantener, entre otras cosas, la liturgia previa a la reforma posconciliar.

De Summorum pontificum a Traditionis custodes, o de la reserva al zoológico

El Papa Francisco publicó ayer un Motu proprio cuyo título podría llenarnos de esperanza: Traditionis custodes, «Custodios de la Tradición». Sabiendo que este texto está dirigido a los obispos, se podría empezar a soñar: ¿acaso la Tradición está en proceso de recuperar sus derechos dentro de la Iglesia?

Todo lo contrario. Este nuevo Motu proprio lleva a cabo una eliminación. Ilustra la precariedad del magisterio actual e indica la fecha de caducidad de Summorum pontificum de Benedicto XVI, que ni siquiera podrá celebrar su decimoquinto aniversario.

Todo, o casi todo, en Summorum pontificum, ha sido dispersado, abandonado o destruido. Además, el objetivo se indica claramente en la carta que acompaña a esta eliminación.

El Papa enumera dos principios «sobre el modo de proceder en las diócesis»: «por un lado, para proporcionar el bien de aquellos que están arraigados en la forma de celebración anterior y que necesitan tiempo para volver al rito romano promulgado por los santos Pablo VI y Juan Pablo II».

Y, por otro lado: «para interrumpir la erección de nuevas parroquias personales, vinculadas más al deseo y a la voluntad de sacerdotes individuales que a la necesidad real del ‘santo Pueblo fiel de Dios'».

Una extinción programada

Mientras Francisco se convierte en el defensor de las especies animales o vegetales en peligro de extinción, decide y promulga la extinción de aquellos que están apegados al rito inmemorial de la Santa Misa. Esta especie ya no tiene derecho a vivir: debe desaparecer. Y se utilizarán todos los medios para lograr este resultado.

En primer lugar, una estricta reducción de la libertad. Hasta ahora, los espacios reservados al rito antiguo tenían una cierta latitud de movimiento, muy parecido a las reservas naturales. Hoy, hemos pasado al régimen del zoológico: jaulas, estrechamente limitadas y delimitadas. Su número está estrictamente monitoreado, y una vez instaladas, estará prohibido crear más.

Los custodios (¿o deberíamos decir los carceleros?) no son otros que los propios obispos.

Todo esto se especifica en el artículo 3, párrafo 2: «el obispo deberá indicar uno o varios lugares donde los fieles pertenecientes a estos grupos pueden reunirse para la celebración de la Eucaristía (no en las iglesias parroquiales y sin erigir nuevas parroquias personales)».

El reglamento interno de estas celdas está estrictamente controlado (artículo 3, párrafo 3): «El obispo establecerá en el lugar indicado los días en que se permiten las celebraciones eucarísticas, utilizando el Misal Romano promulgado por San Juan XXIII en 1962».

Este control se extiende hasta el más mínimo detalle (ídem): «En estas celebraciones, las lecturas se proclamarán en lengua vernácula, utilizando las traducciones de la Sagrada Escritura para uso litúrgico, aprobadas por las respectivas Conferencias Episcopales». Ni hablar de utilizar la traducción de un Dom Lefebvre o de un leccionario de antaño.

La eutanasia está prevista para los especímenes considerados no aptos para cuidados paliativos (artículo 3, párrafo 5): «El obispo procederá, en las parroquias personales erigidas canónicamente en beneficio de estos fieles, a una valoración adecuada de su utilidad real para el crecimiento espiritual, y decidirá si las mantiene o no».

Además, la reserva es eliminada en su totalidad, ya que desaparece la comisión Ecclesia Dei (artículo 6): «Los institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, establecidos por la Comisión Pontificia Ecclesia Dei pasan a ser competencia de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica».

Prohibido a los migrantes

Mientras el Papa no deja de ocuparse de todo tipo de migrantes, en las prisiones que instala queda estrictamente prohibida cualquier tipo de intrusión.

Para asegurarse de impedir la constitución de reservas salvajes, el Papa prohíbe cualquier ampliación de la prisión (artículo 3, párrafo 6): «El obispo (…) cuidará de no autorizar la creación de nuevos grupos».

Esta medida también es similar a una esterilización: queda prohibida la reproducción y perpetuación de estos salvajes del pasado que deben desaparecer.

Esta esterilización también concierne a los sacerdotes que serán ordenados en el futuro (artículo 4): «Los presbíteros ordenados después de la publicación del presente Motu proprio, que quieran celebrar con el Missale Romanum de 1962, deberán presentar una solicitud formal al obispo diocesano, que consultará a la Sede Apostólica antes de conceder la autorización».

En cuanto a los sacerdotes que ya se benefician de una autorización, de ahora en adelante necesitarán una renovación de su pase «de celebración», que es similar a una visa temporal (artículo 5): «los presbíteros que ya celebran según el Missale Romanum de 1962, pedirán al obispo diocesano la autorización para seguir manteniendo esa facultad».

Por tanto, si se trata de contener, reducir o incluso destruir estos grupos, los obispos tienen carta blanca, pero si es necesario autorizar, el Papa no se fía de ellos: hay que pasar por Roma.

Mientras decenas de sacerdotes, muchas veces apoyados por sus obispos, se burlaron de la Congregación para la Doctrina de la Fe al «bendecir» a las parejas homosexuales sin ninguna reacción romana excepto una velada aprobación de Francisco a través de su mensaje al Padre Martin, los futuros sacerdotes serán estrechamente vigilados si consideran la posibilidad de celebrar según la Misa de San Pío V.

Evidentemente, es más fácil ocultar su falta de autoridad aterrorizando a los fieles que no resistirán, que controlar el cisma alemán. Como si no hubiera nada más urgente que golpear a esta parte del rebaño…

Vacunación contra el lefebvrismo

El gran miedo a la contaminación del virus lefebvrista es exorcizado con la vacuna obligatoria Vat. II -del laboratorio Moderno- (artículo 3, párrafo 1): «El obispo comprobará que estos grupos no excluyan la validez y la legitimidad de la reforma litúrgica, de las disposiciones del Concilio Vaticano II y del Magisterio de los Sumos Pontífices».

Y se elimina sin piedad todo aquello que pudiera ser una fuente potencial de contagio (artículo 8): «Quedan abrogadas las normas, instrucciones, concesiones y costumbres anteriores que no se ajusten a las disposiciones del presente Motu Proprio».

Arrastrado por su entusiasmo, el Papa prácticamente dice que la Misa antigua es un virus peligroso del que es necesario protegerse. Por ejemplo, en el artículo 1 se precisa: «Los libros litúrgicos promulgados por los santos Pontífices Pablo VI y Juan Pablo II, en conformidad con los decretos del Concilio Vaticano II, son la única expresión de la lex orandi del Rito Romano».

Si el Novus ordo es la única expresión de la lex orandi, ¿cómo calificar a la Misa Tridentina? ¿Está en un estado de ingravidez litúrgica o canónica? ¿No tiene esta Misa derecho al lugar que todavía ocupan el rito dominico, el rito ambrosiano o el rito lionés en la Iglesia latina?

Esto es lo que se desprende de lo que dice el Papa en la carta que acompaña al Motu proprio. Parece que, sin sospechar del paralogismo que comete, escribe: «Me reconforta en esta decisión el hecho de que, tras el Concilio de Trento, San Pío V también derogó todos los ritos que no podían presumir de una antigüedad probada, estableciendo un único Missale Romanum para toda la Iglesia latina. Durante cuatro siglos, este Missale Romanum promulgado por San Pío V fue, pues, la principal expresión de la lex orandi del Rito Romano, cumpliendo una función unificadora en la Iglesia».

La conclusión lógica que se desprende de esta comparación es que este rito debe mantenerse. Más aún cuando la bula Quo primum de San Pío V lo protege contra cualquier ataque.

Así lo confirmó también la comisión de cardenales reunida por Juan Pablo II, que afirmó, casi unánimemente (8 de 9), que ningún obispo podía impedir que un sacerdote celebrara la Misa antigua, después de haber observado, por unanimidad, que esta última jamás había sido prohibida.

Y también lo confirma aquello que el Papa Benedicto XVI aceptó y ratificó en Summorum pontificum.

No obstante, para Francisco, los ritos antiguos mantenidos por San Pío V, incluida la llamada Misa Tridentina, aparentemente no tienen ningún valor unificador. El nuevo rito, y solo él, con sus cincuenta años de existencia, sus infinitas variaciones y sus innumerables abusos, es capaz de dar unidad litúrgica a la Iglesia. La contradicción es flagrante.

Volviendo a su idea de la eliminación de especies, el Papa escribe a los obispos: «Sobre todo, les corresponde trabajar por la vuelta a una forma unitaria de celebración, verificando caso por caso la realidad de los grupos que celebran con este Missale Romanum».

Una ley claramente opuesta al bien común

La impresión general que surge de estos documentos -Motu proprio y carta adjunta del Papa- da la impresión de un sectarismo acompañado de un abuso de poder manifiesto.

La Misa Tradicional pertenece a la parte más íntima del bien común en la Iglesia, por lo tanto, restringirla, rechazarla, arrojarla a los guetos y, en última instancia, planificar su desaparición, no puede tener ninguna legitimidad. Esta ley no es una ley de la Iglesia, porque, como dice Santo Tomás, una ley no puede ser válida si atenta contra el bien común.

Pero hay algo más en los entresijos, un tinte evidente de la saña manifestada por ciertos fanáticos furibundos de la reforma litúrgica contra la Misa Tradicional. El fracaso de esta reforma queda puesto de manifiesto, como en un claroscuro, por el éxito de la Tradición y de la Misa Tridentina.

Por eso no pueden aceptarla. Sin duda, imaginan que su total desaparición hará que los fieles regresen a las iglesias drenadas de lo sagrado. Trágico error. El magnífico auge de esta celebración digna de Dios solo resalta más su pobreza: ella no es la causa de la desertificación producida por el nuevo rito.

Lo cierto es que este Motu proprio, que tarde o temprano terminará en el olvido de la historia de la Iglesia, no es una buena noticia en sí mismo: marca un freno, por parte de la Iglesia, en la reapropiación de su Tradición, y retrasará el fin de la crisis que ha durado más de sesenta años.

En cuanto a la Fraternidad San Pío X, encuentra en esto un nuevo motivo de fidelidad a su fundador, Monseñor Marcel Lefebvre, y de admiración por su previsión, su prudencia y su fe.

Si bien la Misa tradicional está en vías de ser eliminada, y las promesas hechas a las sociedades Ecclesia Dei también se están cumpliendo, la Fraternidad San Pío X encuentra en la libertad que le legó el Obispo de Hierro, la posibilidad de continuar luchando por la fe y el reinado de Cristo Rey.

Publicado por la Fraternidad Sacerdotal San Pío X.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

58 comentarios en “Los lefebvristas se pronuncian sobre Traditionis custodes: de la reserva al zoológico
  1. Como sacerdote en activo (y no pertenezco ni a la Fraternidad de san Pío X ni a la de San Pedro), puedo decir que coincido con el texto que ha publicado la FSPX.

    1. Además, en estos días he hablado con varios compañeros sacerdotes sobre la «Traditionis Custodes», y son muchos los que deploran que Francisco haya publicado este motu propio.

    2. El Papa Francisco, sin respetar a Su Santidad Benedicto XVI, ha actuado de forma autoritaria y errática, generando división en la Iglesia.

        1. Es que no es sacerdote y si lo es es de esos que cree que su única función es dar los sacramentos lodemas de la parroquia está de más.

          1. Sin embargo tú única misión es hacernos reír a todos con tus estúpidos e insolentes comentarios

      1. Gracias sacerdote mariano..al unico que leo por su cooerencia y respeto en sus escritos….bendiciones y apoyo totalmente sus palabras.

    3. Pues mucho me temo que, de facto, está usted más dentro de la Fraternidad de San Pío X que de la Iglesia. A mí, lo que piense dicha fraternidad me da exactamente igual (y tampoco entiendo por qué esta página, católica, les da voz): se supone que Summorum Pontificum tenía, entre sus intenciones, facilitar que los lefebvristas volvieran a la Iglesia y, desde luego, no solo no lo han hecho, sino que siguen igual o peor de recalcitrantes. Hay algunos en este mismo foro que, incluso, critican a san Juan Pablo II acusándole poco menos que de pagano. Y, entre otras razones, es precisamente esa actitud, muy vinculada por desgracia a muchos de los que reclaman el vetus ordo, a la que se ha agarrado Francisco para hacer lo que ha hecho.

        1. ¿Qué razón? ¿Por criticar a JPII está justificada cialquier medida? El papa polaco fue muy criticado por todo el progrerio. En especial, la orden del papa reinante abiertamente dijo todo lo que quiso de él (no le perdonaron su intervención en tiempos de Arrupe). ¿Alguien va a intervenirles de muevo por eso? Los gestos duros siempre van hacia los mismos, los que aman la tradición de la Iglesia; a otros grupos y personas ni se les toca por cosas mucho peores. Por lo demás, la FSSPX es católica y es de agradecer que esta página les dé voz. Cada vez más católicos abren los ojos.

      1. Juan Pablo II hizo cosas poco ejemplares, como rezar en pie de igualdad con todas las demás religiones en Asís. Los papas anteriores al Concilio condenaron ese tipo de actos. Si ni siquiera eso se puede decir, ¿qué estáis haciendo salvo crear una dictadura? No entran muchas ganas de volver a esa Iglesia, la verdad.

          1. Yo no estoy fuera de la Iglesia. Estoy fuera, en todo caso, de Asís y las Pachamamas. Y estaba hablando desde las perspectiva de la FSSPX. Tampoco soy miembro, pero comparto muchas de sus preocupaciones.

  2. Morreu excomungado, simplesmente isso. Era bispo de si mesmo, nunca obedeceu, criou a propria igreja. Ordenou bispos sem a licença de Roma, pensar o que? Seguir um desobediente, ja revela muito.

    1. Pareces un poquiño courto, pero vou falate en verdade:
      No te tragues sin más todo lo que te cuenten. Aunque el que te lo cuente sea un clérigo.
      El arzobispo Lefebre, antes de serlo, al contrario que la mayoría de sus colegas, se pasó largos años en misiones de África con carencias de todo tipo. Allí estuvo en la vanguardia de la Iglesia propagando la Fe.
      Participó en el Concilio y defendió con ardor la doctrina de siempre. Vio con creciente preocupación como los enemigos de la fe camuflados (clérigos y teólogos masones) imponían sus tesis, apoyados descaradamente por Pablo VI. Vio como este encargaba a un clérigo masón la reforma de la Misa. Masón que se rodeó de una comisión de un judio y varios protestantes, que no solo observaron, sino que participaron activamente en las decisiones que se tomaron.

      1. Juan Pablo II fue tan obediente que practicó en Asís lo que la iglesia condenaba desde el principio. De lo contrario san Pablo aparecería en la biblia rezando por la paz con los adoradores de Saturno al dios común de los cristianos y los paganos y hubiese participado en los ritos saturnianos, o mejor aún, integrando en la misa los ritos paganos como en el santuario de Guadalupe. Por ejemplo.

        1. Por el continuo desprecio que muestras tú y otros como a la iglesia y a todos los demás católicos es es por lo que Francisco a tenido que tomar esta dolorosa decisión.

          1. Aquellos de cuya comunión con la Iglesia se puede dudar es de usted y de los papas infieles a la Iglesia.

  3. Si quieren ver quien es cismático ahí tienen a Bergoglio rompiendo con sus antecesores -y con la Historia- celebrando festivamente el aniversario de Lutero, paseando la pachamama por la Basílica de San Pedro o escribiendo una carta repleta de elogios al «jesuita» pro-LGTB James Martin. El verdadero quebrantador de la Comunión es Bergoglio, Comunión que, dado el caos doctrinal imperante, se ha reducido a algo puramente administrativo.

  4. El problema es que vuestro papa no es católico, ha usurpado el trono con la ayuda de la mafia S. Galo (cardenal Daneels). El paso siguiente será la Abolición de la Eucaristía (Daniel 9,27).
    Mientras esté vigente la Eucaristía el anticristo no se puede manifestar, por eso Bergoglio tiene que eliminar el 2º Katejon.
    Dos bestias en Apocalipsis 13 y dos Katejon que se oponen a las dos bestias.
    Bergoglio y el anticristo.
    Benedicto y la Eucaristía.
    2ª Tes 2.
    Catecismo 675.
    Enhorabuena por publicitar el secreto de B-XVI, aprenderéis mucho.
    A la papelera Carlos, que ya te lo recordaré.
    Non Nobis.

  5. Consultemos la Sagrada Tradición, fuente de revelación para ver dónde andarán los cis ma ticos. Por ejemplo consultemos Trento, ese concilio que se os atraganta y que tanto me gusta restregaros. Vamos con mi Canon preferido nunca derogado por nadie: canon xiii sobre los sacramentos, ex cathedra: «si alguno dijere q los ritos recibidos y aprobados de la iglesia acostumbrados a ser usados en la administración de los sacramentos pueden ser despreciados o sin pecado ser omitidos a voluntad por los ministros, o ser cambiados en otros nuevos por cualquier pastor de la iglesia, sea anatema de ex co munion».

    1. A ver quién es el listo que sale diciendo q Quo Primum Tempore no obliga a otros pap4s. Qué pasa, que Trento tampoco obliga? Pues si os pasáis por el arco Trento siendo dogmatico, imaginaos por dónde me paso yo el pastoral cvii. Exacto, por el mismo sitio.

    2. Este Canon no excluye a los pap4s. Todos los pap4s lo entendieron así durante siglos y no se atrevieron ni a poner una coma. Hasta q llegaron los listos q se creen con autoridad para hacer lo que les viene en gana.

      1. La diferencia está en la materia de las Bulas. No puedes comparar la materia de la «Quo Primum Tempore» con una bula que prohibe una corrida de toros. ¿Qué te parece el error condenado por el Syllabus en su punto LXXX? Un Papa no puede transigir con el liberalismo y el modernismo; magisterio extraordinario, infalible, protegido por el Espíritu Santo. ¿Obliga a los Papas que sucedieron a Pío IX? Claro que sí. Otra cosa es que como la Primera Sede no puede ser juzgada por nadie (aquí en la tierra) no quiera un Papa someterse a ella pero que habrá de dar cuenta en el Cielo, no te quepa la menor duda.

        Y la «Quo Primum Tempore» es magisterio extraordinario y permanece para siempre. Eso no lo digo yo, lo dijo la Iglesia en 1986, la comisión de nueve cardenales a la que JPII le encargó que estudiara la Bula de San Pío V y la comisión dictaminó que el Rito Tridentino no había sido abrogado ni podía jamás abrogarse.

        1. Por lo tanto, aquel que osó ir contra el Rito establecido desde el tiempo de los apóstoles (San Pío V lo único que hizo fue poner en papel la tradición que se remontaba a los inicios de la Iglesia para testimonio a los protestantes), se ha hecho acreedor de la indignación de Dios:

          «…absolutamente a ninguno de los hombres le sea lícito quebrantar ni ir, por temeraria audacia, contra esta página de Nuestro permiso, estatuto, orden, mandato, precepto, concesión, indulto, declaración, voluntad, decreto y prohibición. Mas si alguien de atreviere a atacar esto, sabrá que ha incurrido en la indignación de Dios omnipotente y de los bienaventurados Apóstoles Pedro y Pablo.»
          —«Quo Primum Tempore»

        2. La fórmula empleada fue la misma en ambos casos por Pío V así que si una no puede ser cambiada la a otra tampoco pero veo que os manejáis muy bien con el relativismo.

          1. Pío V dijo que su modificación fuese anatema como el concilio y de que dicha bula posterior nunca fue para los toreros ni los religiosos que siguen estando sujetos a la excomunión.
            Sea anatema su suspensión o modificación así lo dejó escribo Pío V.

          2. Se ve que no entiendes el castellano.

            Dije bien en claro que lo que hace magisterio extraordinario es la MATERIA no solo la fórmula. Así que sí un P@p4 emite un doc. sobre economía no tiene valor de magisterio infalible porque no trata ni cumple las condiciones que estableció el Conc. Vat. I para la infalibilidad.

            Lo que tú tienes que hacer es:

            1) Contestar respecto al punto LXXX del Syllabus (que no lo has hecho) DEMOSTRANDO que no tiene poder vinculante sobre los P4p@s posteriores a Pío IX.

            2) Demostrar que no es verdadero el dictamen de la comisión que en 1986 determinó que la Bula de San Pio V es magisterio infalible y que el rito tridentino no puede abrogarse jamás.

            Por cierto, al negarlo tú, también te estás haciendo acreedor de su disposición final (…absolutamente a NINGUN0 de los hombres le sea lícito quebrantar…). Espero que no te des cuenta cuando sea tarde para ti, porque estás transitando el camino ancho y espacioso.

          3. No estamos hablando de ser infalible cosa que si te quedas en trento no reconoces pues es magisterio posterior.

            Tal vez tenga usted más problemas con el castellano del que dice que tengo yo.
            Hablamos de la capacidad de un papa para cambiar lo establecido por su predecesor y de cambios así hay números precedentes y el expuesto solo es un ejemplo sencillo para que lo entiendan.
            Por otro lado tal vez tenga que consultar un diccionario para ver la diferencia entre eliminar y limitar ya que no es lo mismo y el p4p4 Francisco no ha prohibido nada ha limitado su uso.
            Si quiere hablamos cuando la prohíba cosa que NO HA HECHO.

          4. Jarabe de pico lo tuyo. Palabras huecas, vacías; yo cito magisterio extraordinario (no solo Trento es infalible en sus disposiciones doctrinales y dogmáticas; lee lo que dijo el Vat. I); tú solo citas tus propias palabras. Tienes que refutar el dictamen de la comisión de 1986 y hasta ahora, pura vacuidad de tu parte.

            Sí, un P@p4 puede afectar lo que hacen sus sucesores (Punto LXXX del Syllabus —posterior a Trento, magisterio extraordinario—, mal que te pese); aquí no estamos en el Isl@m donde lo último es lo que vale; en nuestra fe tiene preeminencia lo primero. Pero bueno, en el día de tu ju1c10 particular, no podrás alegar ignorancia y tendrás que rendir cuentas no solo por negar la autoridad magisterial de San Pío V, sino también por esc@nd4lo, por incitar a otros a que sigan tu camino de des-obediencia. Allá tú, es tu 4lm@; entre ll4nt0 y crujido de dientes habrás entendido finalmente que de Dios nadie se burla y solo podrás echarle la culpa a tu estulticia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles