PUBLICIDAD

Lutero, ¿cristiano ejemplar o gran burgués? Los arqueólogos responden

Lutero burgués
|

(Riposte Catholique) ¿Fue Lutero un cristiano ejemplar? No tan rápido: no es lo que sostienen los arqueólogos que llevan estado estudiando los residuos de la familia de Lutero desde 2003. Estos revelan que el estilo de vida del joven Lutero era a lo grande (mientras denunciaba la pompa de la Iglesia católica) y pone en duda su autobiografía, que presenta a sus padres como pobres trabajadores.

«Perdices, gansos, lechones… No faltaba comida en la casa de los Lutero. En los días de ayuno, la carne asada se cambiaba por caros pescados de mar, bacalao o arenque, pero siempre se sentaban a la mesa con preciosos cubiertos y vasos de filigrana. Así, el «padre de la Reforma» (1483-1546) vivió a lo grande desde su infancia en casa de sus padres en Mansfeld, Sajonia-Anhalt (Alemania oriental). Esto es al menos lo que revela el contenido de los residuos de la familia, inspeccionados meticulosamente desde 2003 por arqueólogos alemanes en el marco de una campaña de excavación iniciada por el Departamento de Patrimonio del Estado de Sajonia-Anhalt, que también examinó la llamada «casa de Lutero» en Wittenberg, donde el antiguo monje vivió posteriormente con su esposa, de familia patricia, y sus seis hijos. También allí el vidrio veneciano y la loza turca formaban parte de la vida cotidiana», explica Le Monde.

«Lutero dio otra imagen de su infancia. «Mi padre era un pobre minero», escribió, y mi madre «tenía que llevar la madera a la espalda». Los arqueólogos deducen, por el contrario, que los padres del Reformador eran prósperos empresarios y que a su pequeño Martín no le faltaba nada para divertirse: bolos de hueso de buey, una ballesta infantil…».

Esto no impide que los oradores protestantes sigan presentándolo como un pobre hombre, hijo de un pobre hombre, que siempre se privó de todo. Como dijo un tal Friedrich Nietzsche, «Der Teufel steckt im Detail» (el demonio está en los detalles).

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

27 comentarios en “Lutero, ¿cristiano ejemplar o gran burgués? Los arqueólogos responden
  1. La versión más probable es que Lutero se suicidó, ahorcándose en su alcoba, después de una noche de embriaguez. Así lo testimonió Rudtfeld, un criado que presenció el momento en que hallaron el cadáver, con el rostro desfigurado.

    La versión oficial es que simplemente murió en su alcoba mientras dormía, de muerte repentina.

    Los príncipes alemanes, que habían compartido con Lutero una copiosa cena la noche anterior, estaban alojados en el mismo lugar, y así ocultaron este hecho, que de haber trascendido, hubiera perjudicado enormemente la narrativa luterana.

    Jacques Maritain escribió sobre la sorprendente y larga lista de amigos cercanos y discípulos de Lutero que también se suicidaron (no era algo común acabar con la propia vida en el siglo XVI)

      1. Gato con botas, lo que has solicitado:

        1) más detalles sobre el probable suicidio del hereje Lutero:
        «El doctor De Koster – ¡llamado de
        inmediato! – fue quien constató que la boca de Lutero estaba torcida, que parte derecha de su rostro
        estaba negra y que el cuello estaba rojo y deforme, como si hubiese sido justamente estrangulado.
        Este diagnóstico se pudo verificar
        cen una incisión que Lucas Fortnagel hizo enseguida al día siguiente
        de la muerte de Lutero.

      2. 2) la lista de los primeros implicados en la reforma luterana (que en su desesperación por el desastre imparable que causaron) se suicidaron, fue publicada por Jacques Ma-
        ritain en su obra: “Tres reformado-
        res”, en la página 49 (de la edición francesa)

      3. 3) si escribes en el buscador «Martín Lutero homicida y suicida» hallarás varias páginas web católicas donde abundan en detalles, tales como «chiesaviva» (publican al respecto un documento de 27 páginas) y «quenotelacuenten.org»

    1. Es cierto y en cuanto a cristiano ejemplar ni a mil leguas. Estaba lleno de odio. Hizo votos religiosos y secuestró a monjas para que él y sus amigos se casaran con ellas. En realidad, la mal llamada Reforma Protestante era una operación de gran latrocinio de los bienes de la Iglesia tanto en Alemania como en Inglaterra. La herejía de los obispos actuales actuales (la homo herejía) tiene detrás el dinero. Claro, si hubiera un papa responsable que cumpliera su deber, esta jugada alemana se hubiera acabado hace años y varios de ellos excomulgados, como corresponde. Lutero era neurótico y era un demagogo.

    2. No tuvo muerte pacífica y en olor de santidad, desde luego.
      El detalle del «rostro desfigurado» (¿»desencajado», quizás?), es muy ilustrativo.
      Y más aún el de los seguidores y discípulos que se suicidaron también.

      No, esto no lo cuentan los protestantes. Ni se lo cuentan a ellos.
      (Y desde luego que el retrato dice mucho del personaje)

      1. Puedes leer aquí arriba.

        Teniendo en cuenta el altísimo número de suicidios entre los seguidores más cercanos de Lutero, puedes hacerte una idea.

        Ya Lutero había expresasdo su espanto ante la caja de Pandora que abrió. Y caía en excesos para ahogar su angustia.

  2. Sí, sí, el «testigo del evangelio», fue pobre como son pobres, los que piden una iglesia pobre para los pobres.
    En lugar de elevar el nivel, buscan que: «el duque de Norfolk sea como todo el mundo en vez de que todo el mundo sea como el duque de Norfolk»
    Empobrecerlos/empobrecernos a todos esa es su consigna; puro marxismo, mientras ellos, los mandamases, son perfectos, burgueses y gozan de todas las comodidades, bien dijo de ellos el Señor, haced lo que ellos dicen pero no lo que hacen.

    1. El que propone «una iglesia pobre para los pobres, más allá de lo de Londres, gastó centenares de miles de euros o más en acomodar el hotel donde vive para que pueda vivir allí cuando ya existe la vivienda de los papas en los palacios vaticanos. Abundante demagogia es lo que hay.

    1. Pues claro que no son cosas contradictorias entre sí, pero ese no es el problema de Lutero que aquí se plantea: lo que aquí se dice es que era un mentiroso de tomo y lomo. Presumía de padres pobres y de una vida austera, cuando era todo lo contrario. Ya comprendo que te cueste entender el texto y su sentido, pero no te preocupes que yo siempre intentaré ejercer contigo un acto de misericordia. Lo de la misericordia sí que te sonará, ¿verdad?

      1. Si Lutero vivió con su familia en la misma casa que fue de sus padres, yo no veo claro que los arqueólogos puedan distinguir entre lo que se comía cuando él era niño y lo que se comía cuando era su casa, ni lo que fueron sus juguetes o los de aya hijos. Podría ser que los padres fueran pobres, como dijo, aunque con casa, y lo que queda claro es que él, protegido por príncipes, era el que llevaba buena vida, pues él dice que no eran sus padres, y ahí están los restos (de la basura, por cierto)
        Y tenía entendido que su esposa también fue monja, aunque eso no se dice en el artículo.
        En cuanto a que renegó de su reforma poco de antes de morir, también lo había oído. Lo mejor que hizo fue traducir las Sagradas Escrituras al alemán y contribuía a su divulgación entre los fieles

    1. Y mira que se lo decimos, pero él erre que erre….. empeñado en opinar de cosas que se le escapan totalmente a su limitada capacidad, pero él cada día ha de darnos lecciones…….

  3. Mª Elvira Roca sostiene que la disidencia doctrinal que Lutero defendía no era superior a otras aparecidas anteriormente y que la de Lutero prosperó porque muchos príncipes alemanes la apoyaron al encontrar en ella la coartada para su rebelión contra Carlos V que quería ser emperador de verdad y no una simple figura decorativa.

    1. Ha dado usted en el clavo. Y además que el propio Lutero traicionó la famosa «revuelta de los campesinos» y los entregó a los buitres principescos. No hay grandes reformas sin sangre y mentiras: incluso las reformas franciscanas y dominicas fueron traicionadas y tergiversadas por los más tempranos seguidores.

  4. Lo q divide no viene de Dios.En ese sentido el diablo le engañó.Estaría bien aprender de él aquello q no debemos hacer : propiciar la división.

    La primera división justificó las siguientes.Hay q mantener la unidad por encima de todo y no regalar trofeos al maligno.

    NPor esa razón nunca le he visto testigo del evangelio pero juzgar eso es cosa de Dios.

  5. Yo os recomiendo la magistral biografía de Martín Lutero en dos volúmenes de la Biblioteca de Autores Cristianos, del gran historiador Ricardo García Villoslada. Ahí lo encontraréis todo sobre este personaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles