«El peligro hoy en día es que la misa y la espiritualidad se vuelvan antropocéntricas»

misa antropocéntrica
|

(Nuova Bussola Quotidiana)- «La difusión de la forma extraordinaria de la misa no puede detenerse: es el signo del renacimiento de lo sagrado en los corazones. Y es una contribución a la unidad de los cristianos, especialmente los ortodoxos». La Nuova Bussola entrevista a don Nicola Bux, mientras continúan los rumores sobre la cancelación del motu proprio Summorum pontificum: «Teniendo en cuenta el público que asiste a la llamada misa en latín, jóvenes y convertidos, las palabras del Papa sobre la rigidez de quienes se aferran a las formas del pasado son una contradicción».

Continúan los rumores, no desmentidos por la Santa Sede, sobre la voluntad del papa Francisco de introducir restricciones a la libertad de celebrar la misa tridentina. La Bussola habla de ello con el teólogo don Nicola Bux.

Don Nicola, ¿qué opina usted de estos rumores persistentes?

Existe sin duda un innegable contexto de rechazo al antiguo rito romano que denota una crisis de fe. En un ensayo de 1959, Joseph Ratzinger observaba que la Iglesia se estaba convirtiendo en «una Iglesia de paganos que continúan llamándose a sí mismos cristianos, pero que en realidad, desde hace mucho, se han convertido en paganos». ¿Qué pasaría si un patriarca ortodoxo rechazara el rito bizantino? La paradoja es que esto está ocurriendo mientras el Papa postula un “régimen sinodal”, como suelen llamarlo, en el que toda la Iglesia debe aventurarse, comenzando por las periferias.

El papa Francisco arremete a menudo contra los cristianos rígidos”. Paradójicamente, ¿no revela la actitud reciente de una parte del Vaticano hacia los católicos tradicionalistas una rigidez excesiva contra ellos?

¿Qué se entiende por rigidez? ¿Firmeza de adhesión a la doctrina de la fe y la moral? Sabemos que a él no le gusta la identidad en general ni la católica en particular. Escribió que prefiere el pensamiento incompleto, es decir, fluido, y por tanto débil. De esta forma la virtud de la fortaleza y, por tanto, la firmeza se van al traste. Newman recuerda que, en este período, «la tradición divina confiada a la Iglesia infalible fue proclamada y conservada más por los fieles que por el episcopado».

Cuando el papa Ratzinger promulgó el documento, el Patriarca de Moscú Alexis II felicitó al pontífice. En una entrevista con Andrea Tornielli, el 29 de agosto de 2007, el jefe supremo de la ortodoxia rusa afirmó que «la recuperación y mejora de la antigua tradición litúrgica es un hecho que nosotros acogemos positivamente».

Las Iglesias ortodoxas conservan este sentido de la Tradición, que la Iglesia católica enriquece con el Magisterio. De hecho, el patriarca ruso consideró el acto de Benedicto XVI como una aportación a la unidad cristiana, que recibe su energía precisamente de la tradición conservada: el resultado es la resistencia a la persecución, gracias a la firmeza de la fe, que se nutre de la liturgia. Las Iglesias orientales, a las que el comunismo impidió ejercer su misión, han resistido gracias a la liturgia tradicional asiduamente celebrada. Una liturgia de hierro y no de goma –como escribió Civiltà Cattolica en 2000– es aquella que perdura y puede transmitir la fe. También lo hemos visto durante el contagio por COVID-19. Entonces, bienvenida sea la “rigidez”, que es la fortaleza de la resistencia actual dentro y fuera de la Iglesia.

¿Poseen el antiguo rito romano y las liturgias de la tradición bizantina características comunes?

Habiendo estudiado, enseñado y celebrado el rito bizantino, puedo afirmar que los estudiantes ortodoxos se identificaban más con la forma del antiguo rito romano que con la nueva posconciliar, precisamente porque tienen muchas características en común: por ejemplo, la preparación del sacerdote y el ofertorio; en una palabra, el sentido de lo sagrado. El caso es que pocos conocen la liturgia bizantina: nunca han visto, por ejemplo, la preparación y la investidura del sacerdote, ni el sugerente rito del ofertorio. Por otro lado, quienes conocen estas dos fases en el antiguo rito romano, y luego acceden al bizantino, notan inmediatamente las similitudes y comprenden las razones de la complacencia del patriarca.

¿La posible abolición del motu proprio Summorum Pontificum repercutirá en el diálogo ecuménico con las Iglesias orientales separadas de la comunión con Roma?

Si le echamos un vistazo al ecumenismo actual, no parece que se esté moviendo nada más allá de los abrazos y las sonrisas. Lo que usted recuerda es cierto, pero precisamente la Iglesia rusa muestra “rigidez” doctrinal y moral, al menos en algunos aspectos. El papa Francisco, en un informe periodístico de gran altura, elogió la tradición litúrgica de los orientales; poco tiempo después, señaló entre las tentaciones, «el repliegue que va a buscar en las formas del pasado las seguridades perdidas; y la pretensión de quienes quisieran defender la unidad negando las diversidades, humillando así los dones con los que Dios sigue haciendo joven y hermosa a su Iglesia…” (Discurso en la 66 Asamblea General de la CEI, 19 de mayo de 2014).

No sé a quién se refería, puesto que el público que asiste a la misa en la forma extraordinaria está compuesto principalmente por jóvenes, y la unidad y la diversidad están constituidas por tradición e innovación: por lo tanto, se contradijo. Lo cierto es que los convertidos se sienten atraídos por la liturgia antigua; ¿Y qué decir de las numerosas vocaciones sacerdotales y religiosas que surgen de la misma?

El motu proprio de 2007 consiguió cierta reconciliación litúrgica, pues permitió que los eclesiásticos y laicos que rezan según la tradición litúrgica más remota y  los eclesiásticos y fieles que siguen los ritos reformados después del Concilio Vaticano II convivieran pacíficamente. ¿Por qué interrumpir esta paz litúrgica?

El vínculo entre el sensus fidelium y el magisterio está especialmente presente en la liturgia. A la expresión a menudo repetida por el papa Francisco sentir cum Ecclesia (escuchar, sentir y percibir en armonía con la Iglesia) le falta un añadido: de todos los tiempos. Benedicto XVI dijo en Francia que era su intención promover la comunión y la paz en la liturgia, con el motu proprio Summorum Pontificum. Si hoy se prohíbe lo que hasta ayer era considerad sagrado, ¿quién asegura que lo que la Iglesia enseña hoy seguirá siendo verdad mañana? En la sagrada liturgia está en juego la fe, y “en materia de fe, el bautizado no puede ser pasivo”.

El motu proprio Summorum Pontificum está considerado universalmente como uno de los principales actos de gobierno del papa Benedicto XVI. ¿No representaría la abolición de este documento jurídico una violencia moral contra un anciano tan ilustre y, al menos de palabra, tan estimado por muchos prelados y cardenales?

El motu proprio Summorum Pontificum presupone el hecho de que los sujetos del sensus fidei son los miembros de la Iglesia que celebran un «culto racional» y que aceptan el papel de la razón iluminada por la fe en sus creencias y prácticas. En la Iglesia de hoy, sin embargo, hay quienes entienden el culto divino como un entretenimiento humano con un trasfondo sociológico. Nos encontramos ante un culto irracional. Esta es la discrepancia sobre la liturgia. Además, dejando de lado los sondeos que demuestran el continuo e inexorable desarrollo de la forma extraordinaria del rito romano, no hay que olvidar que en la historia de la Iglesia a menudo fue una minoría, y no la mayoría, la que vivió la fe con autenticidad. El peligro hoy en día es que la misa y la espiritualidad se vuelvan antropocéntricas y acaben haciendo que nos celebremos a nosotros mismos, como sucedió entre los protestantes. La difusión de la forma extraordinaria, como toda verdadera reforma, es tan imparable como el mar, es el signo del renacimiento de lo sagrado en los corazones. En esto Ratzinger fue profético. La “reforma de la reforma” es la recuperación de esas brasas que ardían bajo las cenizas de una liturgia antropocéntrica.

Publicado por Simone Ortolani en la Nuova Bussola Quotidiana.

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
47 comentarios en “«El peligro hoy en día es que la misa y la espiritualidad se vuelvan antropocéntricas»
  1. Rumores tumores y aquí estais vosotros para dar voz a los cotilleos y acrecentar los hasta que más que cotilleos parezcan hechos consumados.
    Os hacia más serios y profesionales no un medio de la prensa amarilla católica.

    1. Como solía decir el afamado periodista Jose María García: “el rumor es la antesala de la noticia”. También solía decir: “el tiempo es ese juez supremo que quita y da razones”. Veremos en que queda, pero hay indicios más que suficientes para temerse lo peor.

      1. En tiempos de apostasía, se hace i.m.p.r.e.s.c.i.n.d.i.b.l.e volver a poner en el centro de las vidas de todo hombre a Jesucristo y su doctrina salvífica. El gran pecado actual es contra el primer Mandamiento. Las fuerzas del enemigo, infiltradas en la Iglesia católica, nos dicen: ocupaos en hacer «obras buenas», que con eso basta. Porque al maligno le interesa que el hombre NO se relacione amorosamente con Dios.

        Pues no basta, porque si no me abro a Jesucristo y le dejo habitarme, NO hay redención que valga.
        El que cree, ya está salvo. El que no quiere creer ( y creer significa creer en Él y adherirse a Él ) ya está condenado.

      1. aplícate el cuento. si te no te gusta la Santa Iglesia Católica Romana presidida en la caridad por el Papa Francisco, Sucesor de Pedro, «no seas masoquista, puerta y con Dios»

        1. Marcos, a mi la Iglesia me da camino de salvación, no este o aquél Papa, que por definición, es servidor de los servidores de Cristo.

          Me aplico el cuento y proclamo las verdades del Credo de Nicea. Es quien niega tales verdades quien debe irse, si no le gustan. Es decir, tú mismo.

  2. El gran macro-festival de culto al hombre ya se produjo durante la «reforma litúrgica», cuando arrancaron impunemente los altares del cobijo de ábsides y sagrarios (incluso en templos y catedrales que son joyas arquitectónicas) para ponerlos a servir al lucimiento ceremonial de clérigos y monseñores.

  3. No se enteran. El Novus Ordo ya es la misa antropocéntrica. Con el Novus Ordo se pretendía volver a la misa primitiva original partiendo de la Sola Escritura luterana. Arqueologismo del malo, pues en la Escritura no tiene por qué aparecer los ritos, pues ya se conocen por Tradición. Siguen sin entender que Cristo no puso la Biblia, sino que puso su doctrina y culto q se transmitieron por Tradición. Mira q es fácil.

    1. En la pseudo liturgia Novus Ordo se sigue diciendo: «acabada la cena tomó pan».
      ¿Por qué no usan el intelecto y deducen que la misa no es una cena? En el contexto de una cena judía ya terminada, Cristo instituyó otra cosa nueva diferente Todo viene de que pone en la Biblia: «mientras comían». Contradicción sólo aparente.

      1. ¿Por qué la palabra «mientras» no se contradice con «acabada» si claramente parece una contradicción?. La palabra «mientras» no tiene por qué significar «al mismo tiempo» o «a la vez». Lo que se está diciendo es que «Mientras estaban comiendo, Cristo interrumpió para terminar la cena e instituir la Eucaristía» ¿y como sabemos q fue en un altar y no sobre la misma mesa? Pues lo sabemos por el rito judío de la pascua: terminaban la cena y se iban a otra habitación que tenía un altar de alabanzas.

    2. Cría que usted solo creía en el Magisterio de tentro ya que lo repite continuamente negando todo magisterio anterior y posterior y ahora de acoge a la tradición? Si fuese por tradición la misa sería en hebreo clásico no en latín.
      Aclares las ideas ¿hay no magisterio antes y después de Trento?

      1. Mira que intento contenerme y no decir nada pero es que no me lo permites…… Tus comentarios no solo dan pena sino que hacen aflorar lo peor……eres tontooooooooooooooooooooo, entérate ya, no sabes ni lo que hablas, no hagas más el ridículo, al menos por amor propio

      2. Miguel, menuda paranoia has soltado. Qué se supone q tengo q responder a esa ton tada q dices? ¿Y en hebreo por qué? ¿No sabes qué Dios habla en los idiomas que le da la gana? ¿De dónde deduces que no fue en latín? Fue en una lengua litúrgica, es decir, o muerta o poco hablada. Siempre se ha hecho en una lengua especial probablemente porque así lo puso Dios. La lengua del Templo judío y sus ritos tampoco era la coloquial de la gente. Mira si es costumbre antigua.

        1. O probablemente por qué era la lengua del imperio romano y sabían que allí a donde fueran habrían personas que les entenderían.

  4. No entiendo de misas. Sólo diré que a mí me gustan las misas en las que el silencio es sepulcral y el recogimiento se hace posible. Las misas en las que se lee y se reza con lentitud, sin prisas, contemplando cada una de las palabras que pronunciamos, entrando en el silencio y la paz de Cristo. Me gusta entrar en el silencio de ese cielo en la tierra, cerrando los ojos, escuchando a Cristo que nos habla mediante el sacerdote etc.

    Y no encuentro eso sino en un convento de carmelitas y en mi parroquia. El sacerdote es muy mayor. Y el convento me queda ahora lejos. No sé si después podré disfrutar de este precioso encuentro con Dios de la misma forma.

    Creo que deben respetarse las misas en general y que cada uno asista a la que más le acerque a nuestro Señor.
    Pero no sé…es sólo mi opinión.

      1. Miguel,

        bueno… en el caso de que me pongan con ellos o contra ellos será su elección. La mia es Cristo. Y en Él estamos todos unidos. La misa es una. El calvario es uno. La Eucaristía es una y eterna. La Iglesia es una. Las celebraciones litúrgicas son distintas en la forma pero no en la esencia. Un solo Señor. Un sólo Calvario, una sola resurrección en el presente eterno de Dios.

        Así que mi opinión es que cada cual elija la forma que más le llene.

        Saludos Miguel

      2. Miguel, ¿por qué no habría de gustar a la mayoría de participantes de este foro el punto de vista sensato y moderado de ACS sobre las misas?

        Pienso que usted ve fundamentalistas y rígidos cada vez que se emiten aquí simples y respetables opiniones que están en desacuerdo con ciertos cambios que intentan mundanizar y desacralizar a la Iglesia.

      1. Uno,

        me parece respetable pero yo prefiero entender lo que se dice en misa. Aunque lo del silencio…es verdad que es dificil encontrarlo.

        Saludos

        1. Con que lo leas una vez en la vida en el misal, ya sabes lo que se está diciendo, no es un secreto. Lo que dices es el resultado del falso concepto de misa que impuso Pablo VI. La misa no es para el hombre sino para Dios, por eso, lo q el cura le está diciendo a Dios no le incumbe a la gente, es más, está de espaldas porque no habla con la gente. No hay necesidad de entender nada. Con una vez q te lo expliquen basta.

          1. Misa racionalista sin secretos de ningún tipo ni misterios ni confidencialidad del cura con Dios, todo claramente entendíble por todos porque es una misa hecha para el hombre y no para Dios. Un servicio al hombre en vez de a Dios. En la liturgia del antiguo testamento Dios quería el secreto del santa santorun con SU sacerdote. No es el cura de la gente es de Dios y para Dios. Para la nueva iglesia el cura es un laico con un trabajo para la gente. Un funcionario.

          2. Y como la misa es para Dios se nos pide que vayamos los domingos y fiestas de guardar.
            Si lo que dice fuese cierto no pedirían a los fieles que fuésemos a misa pues es una celebración entre Dios y el sacerdote.

          3. Recuerdo que miadre y mis tías eran analfabetos como casi toda España rural y la alegría que les dió cuando empezaron a entender lo que se decía en misa por qué no podían leer en un misal.

        2. ACS, yo recomiendo por lo menos conocer el rito de nuestros antepasados y saber rezarlo. Yo tenía mucho prejuicios, pero lo cierto es que la Misa en latín se entiende perfectamente y se puede rezar si aprendemos las oraciones y las partes. Se puede seguir genial con un misalito, aunque es cierto que las primeras veces uno se pierde un poco. Supongo que es por ser algo desconocido. Aún así en CVII dice claramente que los fieles deben aprender las partes principales de la Misa en latín. Es decir, el Agnus Dei, Sanctus, Gloria, Credo, Pater Noster. Y lo cierto es que esto no se hace. En resumen, yo creo que por lo que dice del silencio, el recogimiento, la oración… Le gustará esta Misa. Y ya si la conoce a fondo, lo que dicen las oraciones, la historia, los gestos… Sería ideal

          1. Si hubiera tenido ocasión ya habría asistido. Siento curiosidad. Un día hablando con una testigo de jehovà la invité a entrar en una capilla de adoración.Lo hizo pero me dijo que no sintió nada. A veces asistia a alguna misa aunque lo tenía prohibido. Un día me dijo que había asistido a una misa en latín y que allí sintió algo diferente. Des de aquel día tengo ganas de asistir a alguna. Sin embargo no lo tengo facil por circunstancias personales.

            Dios dirà…

            Saludos AJ

          2. AJ,

            no quiero decir que tenga que ir a misa en función de si siento o no siento,no me refiero a eso, pero me impresionó la efusividad con la que aquella mujer me lo explicaba. Y despertó en mí ese deseo.

          3. AJ, muy cierto, yo no domino el latín, pero la Santa Misa por el rito Tridentino se entiende perfectamente. Y la centralidad Cristológica es en ella muy superior al Novus Ordo.

  5. El antropocentrismo no es un peligro en la Iglesia conciliar sino una realidad triunfante desde que Pablo VI lo bendijo en el discurso de clausura del Vaticano II el 8 de diciembre de 1965: «también nosotros tenemos el culto del hombre «. Por eso se voltearon los altares de cara a Dios a cara a los hombres, por eso se abandonó la antiquísima lengua sagrada y se adoptaron las lenguas vulgares de los hombres de hoy, por eso se suprimió el ofertorio expresamente sacrificial y se sustituyó por las oraciones en alabanza de los frutos de la tierra y del trabajo de los hombres.

  6. Una razón de ser de una lengua distinta de la vulgar para la Liturgia, que no se suele tener en cuenta, es la de los defectos de las lenguas vulgares. Por ejemplo la inestabilidad al cuadrado porque cambian con el paso del tiempo y cambian en el espacio (el español de Costa Rica y el de España ahora mismo son distintos y palabras aquí inocentes allí son obscenas). Para servir de cauce al culto de una religión esencialmente idéntica a sí misma a lo largo del tiempo y del espacio es mucho más adecuada una lengua cristalizada a cuya plena comprensión se puede llegar como sucedía con los misales para los fieles.

    1. ¿Responsabilidad de Francisco? La responsabilidad principalísima fue de Pablo VI, que tuvo la impía arrogancia de suprimir de hecho el inmemorial rito romano y reemplazarlo despóticamente por una misa fabricada y favorecedora de la desacralización y la banalización. En esto Francisco es un mero continuador, como primer papa ordenado sacerdote con el nuevo rito y que nunca celebró la misa tradicional.

  7. Miguel, y tú dónde recibiste catequesis? Porque tienes un cacao mental tremendo eh. La misa tiene el mismo valor infinito la ofrezca el sacerdote solo o la ofrezca el sacerdote junto al pueblo. El pueblo se beneficia del sacrificio, especialmente los que están pero también los que no (por los que rezamos, por las ánimas del purgatorio). El pueblo se beneficia de las gracias que proporciona sacrificio. Además, pedimos perdón por nuestros pecados, acción de gracias, pedimos por nuestros hermanos y, al final, recibimos el cuerpo y la sangre del Señor, lo cual proporciona más gracias. Eso es cuestión de mirarlo en un catecismo de primero. La misa es primero para Dios y el pueblo se beneficia de esa adoración correcta, no por nuestros méritos, sino por los de Cristo.

    ACS, me alegro de escuchar esto. Existen muchos conversos gracias a esa misa.

    1. El probe Migue ni sabe de catequesis ni sabe de nada de nada, solo se dedica a repetir como un loro los mantras progre-,buenístas sin entenderlos tampoco y encima pretende dar lecciones aquí de fidelidad y de doctrina

    2. Lo sé y mi comentario viene por el de uno que elimina al pueblo cada vez que habla de la eucaristía.
      Tengo muy claro la importancia de participar en la eucaristía pero tal vez uno que siempre deja de lado al pueblo no lo tenga tan claro de ahí mi comentario.

        1. Pero uno siempre elimina al pueblo de Dios de la ecuación.
          Recuerda las palabras de San Pablo cuando decía:
          Así como el cuerpo tiene muchos miembros, y sin embargo, es uno, y estos miembros, a pesar de ser muchos, no forman sino un solo cuerpo.

          1. Miguel, no insista, no hay ecuación. Es Cristo Sacramentado, Cristo presente.

            Me parece que usted no entendió el significado del pasaje paulino que cita. Para variar, vamos, lo usual en sus comentarios.

          2. Esa carta de San Pablo , ni siquiera se refiere a la Misa. Se está refiriendo al cuerpo místico, que es la Iglesia. Por cierto, el pueblo (como tú los llamas) tiene la OBLIGACIÓN de dar el culto debido a Dios. La misa es lo que es, esté el cura solo con un monaguillo o este con millones de personas. Y si alguien dice que la misa tiene más valor con el pueblo es ANATEMA. Está condenado por varios concilios

  8. A mí, la liturgia antigua y todo lo que la acompaña, me refiere a una idea de Dios alejado y que lo que menos representa es la idea de Padre. Llevado al terreno humano, me recuerda a nuestros mayores que se dirigían a su padre llamándole de Usted, como signo de respeto (y miedo?). Quizás, los defensores a ultranza de estos ritos proyectan un conflicto no resuelto con sus propios padres… donde la relación principal es el respeto más que el cariño y amor incondicional

    1. Wert, contradicción inexistente. El respeto reverencial al padre no está reñido con el amor y la ternura, es más ambas facetas han de concurrir.

      Quizás es usted quien proyecta sobre otros conflictos o traumas sin resolver.

    2. Eso que ha escrito es lo típico que dice alguien que no ha asistido nunca a ninguna. Lo dice de oídas, no por conocimiento. Es decir, es puro prejuicio.

      Aún así, le recuerdo que el santo temor de Dios es un fruto del espíritu Santo que aparece tanto en la Nuevo como en el Antiguo testamento. Pero claro, para el catolicismo blandyblue eso es demasiado fuerte. Prefieren a tratar a Dios como Padre coleguita

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles