PUBLICIDAD

Una verdad incómoda para nuestros prelados

prelados medio ambienteObispos
|

El jefe del episcopado español y arzobispo de Barcelona, cardenal Juan José Omella, está evidentemente alarmado por el deterioro del medio ambiente, como puede comprobar cualquiera que atienda a sus recientes mensajes, especialmente en redes sociales, y lo compare con la poca alarma que, relativamente, parece provocarle la acelerada descristianización de su archidiócesis.

Hombre soy y nada de lo que es humano me es ajeno”, que decía Terencio, y bien está que Su Eminencia se preocupe del futuro del planeta como podría ocuparse y preocuparse de la guerra en Siria o el precio de los hidrocarburos.

Sin embargo, y dado que la ecología es, en lo esencial, una ciencia (o debería, cuando no se convierte en una religión de sustitución), no creo irrespetuoso aventurar que lo que piense el señor cardenal del estado de los océanos no debería tener especial peso entre sus feligreses. Su competencia directa, como sucesor de los apóstoles, es la salvación eterna de su grey, que las almas que le han sido confiadas encuentren a Cristo y vayan al Cielo. Esa, y no salvar el planeta, es su misión.

Tiene ello la ventaja de que, mientras que la expresión de su angustia por el mar, que también se muere, no es probable que tenga efectos apreciables en el destino planetario, su labor celosa de pastor sí puede influir en la conciencia de los fieles, y si solo lograra enderezar a uno y ser mínimamente responsable de su salvación, ya habría hecho más que si hubiera salvado el solito el ecosistema de mil galaxias. Después de todo, las galaxias tienen los días contados, y las almas, no.

Así las cosas, y acostumbrados como estamos los periodistas a recelar del poder y a reconocer patrones de conducta, podría incluso pensarse que su súbita obsesión/conversión ecológica está estrechamente relacionada con la que expresa a tiempo y a destiempo la persona que, en términos humanos y terrenales, va a decidir el destino laboral y la esfera de poder de nuestro querido prelado.

Afortunadamente, hay un medio muy sencillo de desechar esta insidiosa sospecha. Veamos: el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático empezó a dar la voz de alarma con su misma creación en 1988, y sus mensajes han ido a más en alcance y carácter apocalíptico. Por su parte, don Juan José es obispo (auxiliar, de Zaragoza) desde 1996. Démosle unos años para discernir sobre el daño que la actividad humana estaba causando al planeta. Desde ese primer cargo episcopal hasta 2014 pasaron 18 años, casi dos décadas, tiempo más que suficiente para que se fraguara de forma independiente en la capaz mente del pastor la idea, que hoy se presenta casi como autoevidente, que el cuidado del planeta es eje de nuestra vida de fe, muy especialmente en nuestros tiempos, cuando se nos avisa que “el tiempo se acaba” (el tiempo se acababa ya hace veinte años, por cierto). Así que va de suyo que en ese largo periodo, en los escritos y alocuciones del obispo habrá, si quiera en germen, numerosas referencias a este problema central de nuestro tiempo, ¿no?

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

146 comentarios en “Una verdad incómoda para nuestros prelados
    1. Para una «ciencia» de 100 años, que culpa de todo al hombre que habita esta tierra, la cual cuenta con extensísimas regiones despobladas, donde no se piensa en construir carreteras o cualquier medio de locomoción terrestre, debido a la baja densidad poblacional, y dado el carácter cambiante de las ciencias, (excepto las exactas, matemáticas, aunque ya hay quienes afirman que son racistas, y las quieren cambiar por lo que sea), por los descubrimientos que continuamente pueden hacer quienes se dedican a estas cosas, lo suyo parece de fe religiosa en la ciencia, cientifismo que le llaman.
      Aquí se está hablando de la responsabilidad que le cabe a quien ha sido llamado y ordenado para el cuidado de las almas, que anda más preocupado por los seres inanimados.

    2. Egge, ¿tiene usted acaso mucha idea de ciencia?

      No le gusta Infovaticana, es evidente. Pero mostrando acá su amargura y odio no logrará nada de nada.

      D. Carlos Esteban, gracias por defender siempre la Verdad. La reacción iracunda de los apóstoles del progresismo rancio es la viva prueba de que se recorre la senda de Cristo.

      1. Si, tengo mucha idea de ciencia. Al menos la suficiente para reafirmar que el autor no tiene ni p. idea de ciencias ambientales. Y usted, tampoco.

        De periodismo, sabrá el autor; de ciencias ambientales, nada.

        Lo de que no me gusta infovaticana no es cierto. Discrepo con comentaristas integristas, eso si.

        Yo no soy progre; otra vez se ha equivocado. Lo que no soy es fundamentalista rígido, ni espiritualista.

        1. Lo que es Vd. es un ton to de capirote, y muy pagado de sí mismo. Ha leído dos libritos y ya se cree un experto…
          Deje de presumir y deje de fastidiar. Dice que no es progre pero no le gustan los integrismos. Vaya! Pues sólo le veo atacar a estos últimos, y con virulencia. Vd. No entiende nada de nada. No existen en la Iglesia integrismos. La Iglesia es conservadora o no es Iglesia…”el cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasaran”. La doctrina y las enseñanzas de Jesucristo no podemos modificarlas al tenor de los tiempos. Es el mundo quien se tiene que acomodar a esa doctrina y no al revés.

        2. Egge, me encanta su humildad, siempre tan a flor de piel.

          Desengáñese, de ciencia no tiene usted ni idea. Usted presume de tenerla, pero en realidad no pasa de dos pancartas de sindicalista de Primero de Ciencias Políticas de la Komplutense maduril.

          El autor, periodista, no está sentando cátedra sobre ciencias ambientales, como hace usted, careciendo del conocimiento más básico: constata una realidad, dolorosa para usted, pero ineludible: es tema controvertido y discutido.

          Usted no es progre, ni yo fariseo, paleto, bobo, rígido, tradicionalista, espiritualista, neopelagiano, ni ninguna de sus lindezas simplonas. ¿Estamos?

  1. Que junten sus anillos para invocar al capitán planeta en un sínodo de los océanos, lo mismo funciona y se les aparece, por probar que no quede.

  2. GRACIAS, CARLOS ESTEBAN, POR ESTA ACERTADÍSIMA NOTA SOBRE OBISPOS, SUS OBLIGACIONES Y COMPETENCIAS, Y SU OPORTUNA OBSECUENCIA CON LAS MODAS ECOLOGISTAS ACTUALES…GRACIAS MIL POR LA FINÍSIMA IRONÍA QUE DECORA TODO EL TEXTO, Y QUE ME HACE REÍR EN LA COLA DEL SUPERMERCADO!

  3. Coincido completamente con el artículo de D. Carlos Esteban.
    De hecho existe una ideología política ambientalista ajena (y contraria) a la fe católica, que es auspiciada por el NOM, y en la que de buena fe, pero erróneamente, han caído muchos eclesiásticos.

    1. Contaminando su mente y su alma en ambientes y webs integristas y fundamentalistas donde sólo le den la razón y se unten mutuamente de cera.

      1. Por lo menos se hizo tradicionalista razonando. Otros tienen el razonamiento atrofiado. Lo de pedir peras al olmo no siempre es así. Belzunegui es un claro ejemplo de que a veces el olmo da peras porque era un peral.

    2. Belzunegui era el alma mater de la sección de comentarios. La mayoría le añoramos. No se sabe lo que pasó pues no se despidió, lo que lleva a pensar en una desaparición súbita, probablemente por enfermedad o fallecimiento.
      Dios le premiará su celo apostólico. Rezo por él.

      1. Sacerdote, me consta que el óbito no es el motivo, porque en redes sociales sigue comentando. Yo más bien me inclino por una decisión basada en el hartazgo, ora por el logaritmo moderador caprichoso, ora por la catarata de improperios a cargo del grupito de trolls de costumbre.

  4. Un 10 por el articulo. Su santidad y sus acólitos deberian explicar a los cristianos que razón de fondo tienen para defender estas doctrinas complicadas y extrañas al cristianismo. No existe fundamento biblico ni evangélico para defender estas ideologias. Cristo maldijo y secó la higuera. Utilizó las peces y los granos de trigo y la vid para su sustento…No hay nada de esto en el evangelio. Detrás de la ecologia hay dinero y negocios inconfesables y probablemente detrás de la alineación de la iglesia con todo esto de la agenda 2050 está lo mismo. Intereses y lucros inconfesables. Y por el camino nos toman a todos por tontos de baba.

    1. Teología de la Creación se llama y como toda teología tiene su fundamento en las Escrituras y la Tradición.

      Eso si, los tradis que son esencialmente gnóstico poco conocen el tema.

      1. Todo se puede torcer a gusto, pero el Señor, ha dicho que debemos temer al que puede perder cuerpo y alma en la gehenna, y no temer a los que matan el cuerpo y de ahí no pueden más, la onu, la oms, las big tech, los media, y los que se les parecen, pueden «matar el cuerpo», con su cancelación y silenciamiento generalizado, pero el alma, nones. Y el obispo, debería utilizar la libertad de los hijos de Dios, para hacer de centinela, advertir, que sin conversión (vuelta al Dios Verdadero), se pierde el alma para siempre.

      2. La teología ambientalista salió de las logias satánicas. Cuando el Estado profundo caiga vuestra falsa iglesia profunda también caerá. Se llama efecto Viganó.

        1. La teología de la Creación se remonta a tiempos de la patrística y se fundamenta en las escrituras, empezando por el Génesis. Las intervenciones y el magisterio reciente sobre la cuestión (por ejemplo, Laudato Si) se apoya en dicha tradición, actualizando cuestiones a medida que aparecen nuevos problemas.

          La visión ambientalista de corte liberal y laico si es una mezcla de ciencia y new age bastante imperfecta. Y además es criticada en la propia encíclica.

          Lo que pasa es que hay que leer, y muchos no quieren porque rechazan al Papa (bueno a todos los postconciliares). Y entonces no se enteran y ven monstruos y fantasmas por las esquinas.

      3. Egge, cualquier parecido entre la herejía pachamámica y la Teología católica es producto del mero azar o casualidad.

        Para los católicos, la naturaleza es ante todo creación de Dios, puesta al servicio del hombre, su más preciada criatura, quien debe servirse de ella a la mayor gloria de su Creador.

        Para el credo pachamámico, la Naturaleza es divina en sí misma, y en su diabólico altar, hay que sacrificar millones de bebés inocentes y arruinar naciones enteras para sostener los pingues beneficios de unos pocos políticos y millonarios neomalthusianos.

        1. Aquí nadie, ni Omella, defiende la divinización de la naturaleza.

          Que haya grupos, ideologías y ONGS que lo hagan, no significa que la Iglesia se adhiera a ellos por pedir que se cuide la Creación. La doctrina social no habla nunca de divinización de la naturaleza, sino de creación sometida a limitaciones -como toda materia- que ha de ser cultivada sin caer en despotismos, abusos, sobreexplotación, degradación irreversible, etc.

          Mezclar los intereses y gines de animalistas, new age, ecologistas radicales, etc. con las enseñanzas magisteriales sobre la creación y la doctrina social, es no conocerla.

          Lo que pasa es que la gente no lee las encíclicas, no discierne y luego mezcla.

          1. Egge, la Doctrina Social no se pronuncia sobre temas controvertidos como el cambio climático. Cualquier pronunciamiento al respecto carece, pues, de valor magisterial.

          2. Falso, la Doctrina Social de la Iglesia -que es magisterio- si se pronuncia sobre cuestiones de medioambiente y de explotación desmedida de los recursos desde hace más de 60 años focalizada en los problemas actuales.

            Se pronuncia sobre la promoción humana integral e incluye esa cuestión.

            Sólo hay que leer las encíclicas de JPII, BXVI y Francisco al respecto.

            La más especifica del tema es Laudato Si que es magisterio ordinario a pesar de que usted se oponga a ello con sus sofismas.

            Si una encíclica no es magisterio ordinario, entonces nada lo es. Sus argumentos no tienen ningún sentido y solo los defiende porque no le agrada lo que pone. Lógico, es usted otro gnóstico moderno.

          3. Egge, Cristo no encomendó a la Iglesia una misión en el orden político, económico o social; el propósito que le asignó fue religioso. … Esto quiere decir que la Iglesia no interviene con su doctrina social en cuestiones técnicas ni propone ni establece sistemas o modelos de organización social. Eso no forma parte de la misión que Cristo le confió.

            El propio papa Francisco dice en la «Laudato Si»: «La Iglesia no pretende zanjar cuestiones científicas ni reemplazar a la política», y asimismo afirma que su intención es «alentar a que haya un debate sincero y abierto» (párrafo 188). Sin embargo, viene Egge a decirnos que constituye anatema el oponerse a las teorías del apocalipsis climático.

            Ningún Papa ni Obispo puede hablar sobre cuestiones científicas con autoridad indiscutible, por lo que usar la palabra «magisterio» es tendencioso y revela ignorancia profunda.

          4. Egge, por lo tanto, desista usted de pretender colarnos como «magisterio» lo que no lo es, por mucho que integre el contenido de una Encíclica. Se ve que algunos quieren que se repita el error de Galileo, cuando el «consenso» científico iba por caminos diferentes a las tesis del astrónomo italiano.

            El valor magisterial de lo que diga un Papa, cualquiera, sobre cuestiones científicas, tiene exactamente el mismo valor magisterial que un artículo mío sobre los hábitos alimenticios y reproductores del Eider islandés, o sea, nada de nada. Lo cual, obviamente, no impide que este Papa, o cualquier otra, escriba en una Encíclica lo que estime más justo para preservar la creación divina.

          5. Usted se engaña con su discurso infinito.

            La Iglesia si tiene doctrina sobre cuestiones económicas, políticas o culturales. No toma partido, pero marca unos límites morales y expone responsabilidades en el ámbito social.

            Pero como ha usted no le gusta la doctrina social empieza a trilear. Como siempre.

            Negar a estas alturas que hay un grave problema medioambiental es ser un paleto.

          6. Egge, que hay problemas medioambientales, algunos graves, nadie lo niega.

            Que haya calentamiento global pernicioso y antropogénico lo niegan muchos expertos, algunos católicos.

            En efecto, no se toma partido. Y yo apoyo al de los escépticos hacia las pancartas de Niña Greta. Pruba de que no hay asomo alguno de magisterio solemne.

          7. Claro, el 3% de los científicos, pagados por las multinacionales de hidrocarburos.

            La ciencia nunca conoce toda la realidad porque esta es compleja y el conocimiento humano tiene sus limites.

            Pero si el 97% están de acuerdo en algo, por pura estadística es la explicación racional más próxima a la realidad.

          8. Un poco de ciencia y no tanta chachara negacionista:

            COOK, J., NUCITELLI, D., GREEN, S., RICHARDSON, M., WINKLER, B., PAINTING, R.,
            WAY, R., JACOBS, P., SKUCE, A. (2013) Quantifying the consensus on anthropogenic global
            warming in the scientific literatura. Environmental Research Letters, Volume 8, Number 2

            Según el estudio, que analiza más de
            12000 artículos científicos sobre el cambio climático, el 97% de los científicos
            apoyan la existencia de un cambio global producido por el ser humano (causa
            antropogénica).

            Pero claro, aun integrista no le hables de ciencia porque es un invento de la masonería.

            Bla, bla bla.

          9. La Iglesia, como Cristo, se preocupa del hombre y su realidad. De los problemas que le aquejan y le hacen sufrir.

            No es un espiritualista como vostros; le importan sus sufrimientos tanto espirituales como corporales.

          10. Y por eso desarrolla una doctrina social que se ocupa de estas cuestiones y se pronuncia sobre problemas determinados propios del contexto histórico.

            ¿Que hay un problema grave por la explotación despótica de los recursos que hace sufrir al hombre? Pues lo analiza, se pronuncia y desarrolla una moral cristiana al respecto.

            Que a los de Trento os choque eso será porque seguís en el s. XV.

            Y no estáis atentos a la realidad, sino solo a vuestras ideas espiritualistas desfasadas.

          11. Luego tu discurso manido de que si magisterio extraordinario, ordinario u opinión es la excusa perfecta para ignorar esa doctrina magisterial y atacar al Papa.

            Sofismas. De trilero.

            Si no sabes lo que es un «religioso respeto» quizás debas reflexionar sobre ello en vez de dar la tabarra hasta el infinito.

          12. Egge, a mi no me interesa quien paga a un científico, me interesa sus argumentos. Eso se llama falacia ad hominem. Yo puedo replicar que a los calentólogos les paga la ONU y estamos en las mismas.

            El número no da la razón, lo dan los argumentos. Eso se llama falacia ad populum. El 97 % de los científicos del siglo XVI se oponían a la teoría heliocéntrica: y se equivocaban. Verá, es que la ciencia se basa en el método científico, no en el sufragio universal. Las verdades científicas no se establecen por votación.

            Le molesta que haya disidentes, lo sabemos, pero no se van a esfumar.

            Por tanto, lo lógico y racional es constatar que es cuestión controvertida. Y en donde hay controversia científica no hay magisterio eclesial.

          13. Egge, la Iglesia se puede preocupar de mil cosas. Pero al final del día la opinión de un Obispo o del Papa sobre el clima tiene el mismo valor magisterial que una tesis sobre el estado vitamínico de los porteadores sherpas del Himalaya, es decir, ninguno.

          14. Egge, a las opiniones personales del Papa siempre se le debe respeto. Pero no adhesión preceptiva, en el sentido del canon 750 del Código de Derecho Canónico.

          15. Que un artículo tuyo sobre los hábitos alimenticios y reproductores del Eider islandés, no valga nada de nada, es obvio. Porque no tienes ni puñetera idea del tema.

            Que supongas que una encíclica papal se elabora con la opinión de paletos, es no tener ni la menor idea de lo que es el magisterio, ni de como funciona la Iglesia.

            La Iglesia, como la teología, se nutre de todas las ciencias humanas, las analiza, discierne, compara, etc. y luego elabora un discurso propio sobre lo analizado y lo expone desde un punto de vista teológico.

            Comparar un estudio tuyo de algo que desconoces con una encíclica elaborada por miles de expertos y luego ratificada por el Papa tras un proceso de discernimiento profundo es de una presunción alucinante.

            La soberbia que demuestran esas críticas por personas que no tienen ni p. idea es, sin duda, un grave comportamiento. Pero jamás lo reconocerán, porque la soberbia es así: necedad vanidosa.

          16. Egge, ¿no será que confunde usted este respeto con una presunta obligación de creer «por fe divina y católica» (can. 750) todo lo que está contenido en una opinión papal sobre un tema científico?. La Iglesia Católica, mientras insiste acerca del respeto debido al Oficio petrino en cuanto instituido por Nuestro Señor, jamás ha sostenido que toda afirmación del Sucesor de San Pedro deba ser recibida como parte de su Magisterio infalible.

          17. Tu sigue haciendo caso a los científicos negacionistas pagados por multinacionales y en contra de todas las evidencias, e incluso de lo que te enseña tu Iglesia en su tarea magisterial, y así podrás seguir durmiendo como un cómodo burgués en cama mullida con la barriga llena, mientras millones de personas sufren por lo que tu deseas ignorar. ¿Te suena Epulón?

          18. Egge, yo soy muy falible en ornitología. Y el Papa en climatología. La misma idea sobre el tema de fondo hay en ambos casos.

            Yo no acuso a nadie de paleto, eso lo hace usted. Yo tan sólo recuerdo que eso no tiene valor de magisterio eclesial.

            La Iglesia no proclama la teoría del calentamiento global antropogénico como verdad de fe.

            Yo comparo lo que es comparable para el magisterio eclesial solemne.

            De momento, para saber quien tiene más idea del tema de fondo, basta con comprobar quien desliza una secuencia de falacias pueriles. Allá donde la falacia reina, no hay conocimiento, todo lo mas diletancia pretenciosa y rígida, incapaz de admitir que un tema es debatido.

          19. Yo nunca he hablado de magisterio extraordinario. Te hablo de una encíclica; si crees antes a los pagados por multinacionales y a los cristianos neoliberales a los que no les conviene que se trate el tema, es tu decisión.

            Yo confío más en el 97% de los 12.000 estudios y lo que me dice el Papa en una encíclica.

          20. Una encíclica es magisterio ordinario. No trata de temas infalibles, pero es la enseñanza propia de la jerarquía en un momento determinado.

            Usted elige a quien creer; yo lo tengo muy claro.

            No creo que esto de más de si.

          21. Egge, repetir la misma falacia ad hominem no la transforma en argumento lógico.

            Yo replico lo siguiente: allá usted si quiere hacer caso a los paniaguados de la ONU, que se aferran a la fantasía de un consenso inexistente. Y estamos en las mismas.

            Ninguna tarea magisterial me obliga como católico a aceptar que haya un calentamiento global antropogénico, ninguna. Pero puedes seguir soñando con ello para calmar tu mala conciencia con el dinero de los demás, como buen progresista de salón y subvención.

        2. Egge, entre dos científicos católicos que disienten no tengo que confiar ni desconfiar de ninguno. Simplemente oiré sus argumentos.

          Mi fe la limito a las verdades de la propia fe: para debates científicos suelo escuchar a los expertos. Y usted no lo es.

          1. Egge, el que no escucha, nunca, es usted, salvo a su propio ego alimentado de prejuicios ideológicos.

            Expertos los hay de toda opinión. He ahí la verdad incómoda que tanto le molesta a usted. Es más cómodo refugiarse en el espejismo de un consenso inexistente. Pero lo siento, la verdad nos hace libres.

          1. Egge, en efecto, excusas de trilero: este argumento no lo puedo refutar así que paso olímpicamente o descalifico al autor.

        3. ¡Que falacias y que paniaguados de la ONU!

          Es la conclusión del 97% de 12.000 estudios analizados sobre el tema.

          Ciencia, señor paleto. No desvaríos de un integrista sofista.

          Que además va de sagaz cuando se rige por criterios ideológicos y no tiene ni p. idea del tema. Bobo, bobo.

          1. Egge, ¡qué científicos a sueldo de nadie ni chorraicas!

            Es la conclusión de muchísimos expertos, de muchas naciones.

            Ciencia, señor engreido. No ensoñaciones de consensos que sólo existen en su cabeza.

            No hay ideología alguna en la constatación de un hecho innegable: el calentamiento global antropogénico es tema científicamente controvertido. En cambio, en su afán de rodillo consensual sí que hay una huella ideológica evidente, y de las más infames y contrarias al magisterio católico.

            Un argumento ex populo o sofisma populista es una falacia que implica responder a un argumento o a una afirmación refiriéndose a la supuesta opinión que de ello tiene la gente en general, en lugar de al argumento por sí mismo. Para Egge, por ejemplo, hay que comer excrementos, porque «millones de moscas no pueden estar equivocadas».

            Es el nivel máximo al que puede llegar, no da para más.

  5. “ la salvación eterna de su grey, que las almas que le han sido confiadas encuentren a Cristo y vayan al Cielo. Esa, y no salvar el planeta, es su misión”. Me parece una opinión delirante: no salvar el planeta equivale a dejar que mueran millones de personas. Eso es pecar a lo bestia contra el 5º mandamiento y un aborto elevado a la enésima potencia.

    1. A ver si me he enterado. Acaso Cardenal Omella, además de acaparar títulos eclesiásticos, ahora es, junto con Francisco, portavoz de GREMPEACE? Un nuevo cargo para su excelencia? Carambas, tiene su Diócesis patas arriba con aquello de reorganización de parroquias – asesorado por arbitrariedad-hay mucha ignorancia en tema doctrinal y moral. Hay ausencia de asistencia a Misas y Sacramentos. En las escuelas se adoctrina en el odio a la Iglesia y a España. No hay enseñanza de religión católica, y por desgracia si la hay, casi mejor que no la haya. Hay hipersexualismo en todo, existe mucho sufrimiento por la cada vez mayor CRISIS ECONÓMICA… Y la buena «señora» de Omella preocupado por la ECOLOGÍA… INTEGRAL! Estará bien de la cabeza o ha entrado en supermegaestrés por tantos quehaceres acumulados en su grandisima persona… Por favor, un LUSTRO SABÁTICO PARA SU ILUSTRISIMA!!! POR MISERICORDIA

    2. «Las personas» que creen (pero no en la ecología sino en Dios) no mueren
      «El planeta» morirá de todas formas por el ensanchamiento del Sol (y seguro que los que vayan a Marte no lo van a respetar, porque se irán para sobrevivir, no de soplagaitas), y es mucho más probable que el «el planeta» acabe con «las personas» que no al revés. Con una glaciacioncilla, por ejemplo, unida al coste de la energía, ni de neandertales podrán aguantar algunos

    3. SOTA DE BASTOS( menos mal que no eres de OROS), como siempre o no te enteras o «miccionas» (no quiero ser grosera) fuera de tiesto. Tu sabrás

  6. Tengo más que comprobado que un buen cristiano, es un buen ciudadano, un buen vecino, un buen compatriota y por supuesto, un respetuoso con la «CASA COMÚN», Obra de Dios. Si están tan preocupados por la contaminación ambiental, de mares y de tantas cosas será porque el hombre al alejarse de Dios también se aleja de su creación y de su cuidado.

    1. Libertad religiosa para profesar cualquier es tup idez ambientalista.
      Para seguir con la religión de la misa tradicional apostólica, estos mismos no te otorgan la libertad religiosa.
      4p0stat4s de segunda: Es Dios el que tiene derecho a ser tocado por manos consagradas en un rito de tradicion apostólica, so ecoidi otas. Cuando el estado profundo caiga, vuestra iglesia profunda también. Cómo me voy a reír.

  7. Alabado seas, mi Señor, con todas tus criaturas, especialmente por el hermano sol quien llega con el día y nos ilumina.

    Alabado sea, mi Señor, por la hermana luna y las estrellas que en el cielo las hiciste diáfanas, preciosas y hermosas.

    Alabado seas, mi Señor, por el hermano viento, y por el aire y el nublado y el sereno y todo tiempo, por el cual a tus criaturas das sustento.

    Alabado seas, mi Señor, por la hermana agua que es tan útil y humilde y preciosa y casta.

    Alabado seas, mi Señor, por el hermano fuego, con lo que iluminamos la noche, y es bello y robusto y fuerte.

    Alabado seas, mi Señor, por la hermana nuestra madre tierra que nos sustenta y gobierna y produce diversos frutos y flores coloridas, y la hierba.

    1. A los espiritualistas bien poco les preocupa el cuerpo y la materia.

      Para ellos es algo de escaso valor y por eso puede explotarse despóticamente para su bienestar burgués. Porque tras esa fachada lo único que queda es codicia, hedonismo y vanidad; nulo agradecimiento por el don de la Creación y desconocimiento absoluto de lo que significa que Dios se hizo CARNE.

      Luego se pasan horas debatiendo sobre microscópicas partículas que pueden quedar en la mano tras comulgar, tachando de sacrílegos a los que reciben así la comunión. Y montan un escándalo mayúsculo mientras les importa un bledo los sufrimientos humanos y las consecuencias de una sobrexplotación de los recursos que genera pobreza, dolor y miseria.

      Es alucinante y son ideologías gnósticas muy dadas en ambientes tradicionalistas.

        1. Sacapuntas, Egge tiene evidentes tics de dialecto marxistoide. Siente un odio visceral por todo lo que tenga reminiscencias de «burgués».

          Supongo que habrá leído algunos párrafos inconexos de algún teólogo de la liberación, y de esos pozos sacó el agua podrida.

          1. Hidaspes:

            No inventes como siempre. El marxismo me parece una pesadilla totalitaria y violenta.

            Pero eso no está reñido con la existencia de personas acomodadas, con la barriga llena y el colchón mullidito a los que les importa bien poco el sufrimiento de otras personas por ser de otra cultura, religión o vivir en la miseria.

            Tu eres un claro ejemplo al leer tus comentarios respecto a dramas humanos que justificas con argumentos sofistas.

          2. La única agua podrida que fluye por aqui es la que rodea a los cadáveres que perecen por falta de auxilio de sofistas legalistas y que caen como cataratas sobre sus farisaicas cabezas. Eso si, muy repeinadas y perfumadas como sepulcros blanqueados.

          3. Egge, yo no he justificado drama alguno. Más bien es usted quien apoya dramas bajo ridículas excusas de pseudohumanitarismo multicultural.

            ¿Qué decía de «inventar»?

          4. Egge, no he visto fariseismo mayor que el de quien se rasga las vestiduras por los que mueren en el mar mientras apoya a las mismas mafias que les ponen en tal peligro. La palabra «cinismo» se queda corta, no llega a definir ni de lejos el desparpajo de quien alienta el drama mortal del que luego se queja, echando la culpa al resto.

          5. No defiendo ninguna mafia de traficantes humanos. Me parece un pecado gravísimo de personas que se aprovechan de los más desfavorecidos.

            Pero eso no está reñido con la obligación moral de ayudar a los necesitados y más en peligro de muerte.

          6. El argumento de que no hay que ayudar a los que están a punto de morir ahogados en el mar porque así se fomenta n las mafias es un sofisma de libro.

            Hay que hacer dos cosas:

            1. Ayudar a los que están en una situación dramática
            2. Combatir, perseguir y encarcelar a los traficantes.

            Pero es inhumano no socorrer porque sino se fomentan las mafias. Típica excusa maniquea.

            Es como decir que el buen samaritano hizo mal en curar y atender al apalizado porque eso fomenta a los salteadores o beneficia al dueño del albergue, el cual financia a bandidos para que los buenos samaritanos le sigan trayendo a sus víctimas y así se enriquecen más. Si así actuará, sería problema de su torcida conciencia, no del samaritano.

            No me imagino a los apóstoles haciendo ese tipo de puntualizaciones cuando predicó esa parábola.

            Puros sofismas retorcidos para justificar la inacción.

          7. Egge, sigue usted inventándose cosas. NADIE niega el deber moral de ayuda al que se haya en peligro de muerte. Simplemente, usted disfraza de «ayuda al que está en peligro de muerte» su apoyo a las mafias esclavistas del siglo XXI. Y para eso se sirve, ¡cómo no!, de una de sus falacias habituales: oponer el deber a la norma, como si cumpliendo la norma internacional se faltase al deber moral. De eso nada, la norma internacional está diseñada, concebida y pensada para salvar vidas; su prejuicio ideológico, en cambio, está concebido para objetivos espúreos, aunque quiera revestirlos de pseudohumanitarismo con pedigree progresista.

          8. Egge, la inacción se la inventa usted, para variar.

            Lo que usted propone no es inacción, es una acción. El problema es que es una acción antijurídica, porque su objetivo es ideológico, no humanitario. Usted no quiere una misión de rescate, quiere un servicio regular de taxis. Y eso, está más que demostrado, es ser cómplice activo de las mafias esclavistas.

            No es al rescate del que se ahoga a lo que nos oponemos, es a su infame cinismo pseudohumanitario, que quiere vendernos de acción humanitaria a una ilegalidad manifiesta que multiplica el efecto llamada, y acrecienta el drama del que, como buen fariseo, se rasga las vestiduras sacerdotales (de clérigo de secta progresista, claro).

          9. Bla, bla, bla de sofista para justificarse. Lo que ha escrito al respecto en otras noticias, escrito está.

          10. Egge, y tanto que está escrito. Por eso se denuncia su extremo fariseismo disfrazado de pseudohumanitarismo multikulti.

  8. Luego se sorprenden que se prevea poner algún tipo de control para la misa en el rito antiguo.

    Todavía no se han enterado que el problema no es el rito en si, que tiene enorme belleza, sino su UTILIZACIÓN por parte de estos grupos para fomentar estas ideas gnósticas, además de sembrar cizaña y atacar sin descanso al CVII, a Papas y Obispos postconciliares y su magisterio.

    En definitiva, los que os cargáis el rito antiguo sois los tradicionalistas por usarlo para promocionar una ideología cismática.

    1. ¿Y qué tiene que ver una cosa con la otra? Lo que aquí se está diciendo es que, si bien el cuidado de la Creación es importante (como dice el artículo) no es un punto esencial de nuestra fe. Le reto a que me encuentre en el Nuevo Testamento algo que insinúe que es lo esencial. Lo esencial es la Salvación, punto. Por eso Cristo murió por nosotros. El mundo se va a acabar porque es finita y así está en el Apocalipsis. Igual que todos nos moriremos. Y creo, sinceramente, que viendo como está la fe de España, concretamente la de Cataluña, que va a cerrar la mitad de las parroquias en Barcelona y que la mayoría de la gente no tiene ni idea sobre el catolicismo creo que el cuidado de los mares es algo secundario. El discursito es anodino, facilón y muy aceptable por el mundo. No dice nada. Lo podría hacer un político o un activista de Green Peace. Y si eso es la Iglesia, pues la verdad, yo no veo un motivo para meterme en ella

      1. Nadie ha dicho que es lo esencial. Es una responsabilidad más -el cuidado de las cosas incluidos los recursos y el ambiente- que un cristiano debe asumir para evitar degradación, pobreza, migraciones por pérdida de formas de vida asociadas con la naturaleza, enfermedades, etc.

        Pertenece a la doctrina social con fundamentos en la Tradición. Los que solo creen en Trento y poco saben de patrística y de teología de la Creación, desvarían con ideas espiritualistas y gnósticas claramente heréticas.

      2. Greenpaece no apoya una promoción humana integral. Su ecologismo se olvida de dignidad de las personas con frecuencia.

        La visión cristiana en temas medioambientales es integral e incluye al hombre en ella como criatura especialmente dignificada. Por eso condena el animalismo, la newage, el inmanentismo, el aborto, la eutanasia o las teorías gender. Todas ellas son condenadas en Laudato Si y en el resto de encíclicas sobre doctrina social de los demás Papas.

        He allí la importante frontera.

        1. Vamos, que estamos diciendo lo mismo. Y la visión cristiana en las declaraciones de Omella están… Porque yo no las veo. Veo una frase que firmaría Green peace

          1. Están en recordar a los cristianos que tenemos responsabilidad de cuidar la creación. No solo explotarla despoticamente, sino hacerlo bien sin dejar todo hecho una mierda y esquilmado.

            Doctrina Social y teología de la Creación.

          2. Egge, recordar que tenemos que cuidar la Creación de Dios, es preceptivo y magisterial.

            Que haya calentamiento global, pernicioso y de origen antropogénico, ni es preceptivo ni es magisterial.

            Que se le ve venir desde lejos, menos cuentos.

          3. Vale. Si quiere ser un paleto negacionista de una evidencia científica, solo por llevar la contraria a Francisco, usted sabrá.

          4. Egge, si quiere elevar su pancarta de secta progresista a magisterio eclesial allá usted, pero no callaremos ante la mentira.

            ¿Se lo vuelvo a aclarar? Niego el apocalipsis climático gretense, mil veces si hace falta.

          5. Haga lo que quiera; yo prefiero ceñirme a la realidad que refugiarme tras una ideología contestataria al magisterio.

          6. Egge, la única realidad es que hay debate abierto. Yo prefiero vivir en la verdad y no refugiarme en una ideología totalitaria que, encima, quiere hacer pasar por magisterio eclesial.

          7. Egge, hay consenso para los iluminados diletantes de secta progresista. Para una persona racional hay debate abierto y creciente.

            De momento, la única evidencia innegable es que hay debate: el resto es tema de controversia, y creciente.

            Lo siento, es evidente que le saca de sus casillas, pero es que de nada sirve refugiarse en un espejismo de uniformidad. De hecho, denota infantilismo notorio.

          8. No me saca de mis casillas. Tengo claro que es un paleto bobo y además bastante pesado.

            Para sacarme de mis casillas necesito que me sorprendan.
            Su simplicidad de fundamentalista, aburre.

    2. Y sobre el tema del vetus ordo, vuelvo a responderte. Si quieren fomentar la unidad, ¿por qué no celebran ellos mismos el rito alguna vez?¿Por qué no dan libertad a los sacerdotes diocesanos que lo celebran?¿Por qué no se enseña en los seminarios si es un rito válido? Porque , por lo que he visto, quieren prohibir que los diocesanos lo celebren por su cuenta. ¿Eso no acentúa el hacer un guetto en los fieles tradis? ¿Por qué no ordenan un obispo para la FSSP y otras órdenes? Y sobre el CVII: si alguien no cree en el ecumenismo y cree todo lo demás, ¿eso implica que no es cristiano? ¿San Francisco de Asís no era cristiano porque no era ecuménico entonces? Me gustaría que respondieses a estas preguntas

      1. En tiempos de San Francisco no existía el cisma protestante; difícilmente podía saber lo que es el ecumenismo.

        Respecto a las posibles limitaciones -que de momento no existen- mi punto de vista ya lo he aclarado: no es por rechazo al rito antiguo, es para no dar facilidades a los que lo utilizan con fines ideológicos, cismáticos y sedevantistas.

        1. Existían otros cismas: los albigeneses sin ir más lejos. Puedo poner más ejemplos: San Ignacio, Francisco de sales, Santa teresa. La Iglesia jamás hablo del ecumenismo hasta 1960. Bueno si, para condenarlo en las Syllabus o en Mortalium animos entre otros. Y eso también es magisterio, o no? Por cierto, sabías que San Francisco era firme defensor de las cruzadas? Otra pregunta, si el CVII dice que hay que preservar en latín, y claramente no se reza en latín, quiere decir que la mayoría de los católicos no son cristianos porque no cumplen este punto? En serio?

          Sobre el Vetus ordo, son problemas que existen. Los seminaristas aprenden el rito por si quieren celebrarlo? No. Me estas diciendo que si el obispo o el Papa celebran el Vetus ordo atacan la unidad de la Iglesia o promueven un cisma? Es en serio?

          1. No, le estoy diciendo que en círculos tradicionalistas se UTILIZA el rito antiguo para predicar ideologías cismáticas.

    3. Egge, por esa regla de tres, habría que habilitar controles para todo ritual de Misa, también la del novus ordo, en donde a menudo se realizan declaraciones cismáticas, heréticas y contrarias al Magisterio y a la Tradición.

      Su argumento no se sostiene.

      1. Ahí tenemos el caso del camino neocatecumenal. Hicieron un rito a su manera sin pedir permiso a nadie y hablan bastantes veces contra la Iglesia preconcilio. Pero vamos, yo ya me doy por vencido con Egge. Repite siempre lo mismo y jamás contesta las preguntas

        1. AJ, Egge manipula, insulta y recurre a falacias. No cabe esperar otra cosa. Bueno, sí, una pedante y diletante pose de teólogo avezado.

          1. Egge, no soy yo el que para refutar el argumento que me incomoda recurro a «quien le paga» ni quien pretende que un argumento es definitivo «porque lo dice el 97 %». Eso lo hace usted.

        2. Definitivo solo la muerte.

          En ciencia, un 97 % de 12.000 es una cifra altamente significativa.

          Menos para un bobo que se agarra al 3% sin tener ni la menor idea del tema.

          Estas cosas demuestran su trilerismo de sofista de feria.

          1. Egge, definitivo es sólo la muerte… más su complejo patológico de inferioridad y su diletancia prolongada.

            En ciencia, los porcentajes no cuentan, la ciencia se basa en el método científico, no en un recuento de votos.

            Sus falacias repetitivas denotan un sectarismo furioso y beligerante ante cualquier discrepancia, así como un analfabetismo funcional extremadamente peligroso, porque realmente ha llegado usted a creerse todo un intelectual. Recuerde lo del Maestro Ciruela.

          2. Paso de ti Hidaspes. Eres un rígido integrista faltón y maleducado.

            Eso si, tu verborrea no sirve para nada. Vas dando bandazos como un pelele. De racionalidad tienes bien poco. Lo tuyo es sectarismo ideológico de libro.

          3. No tiene ni puñetera idea de ciencia. Presume de ello, pero se ve a la legua que lo suyo es defender su status quo de burgués con mucha verborrea.

            De ciencia, cero.

      2. AJ:

        Me has lanzado ocho preguntas en 20 lineas. No pretendas que te conteste a todo porque es excesivo.

        Yo pienso que te he respondido a lo fundamental respecto al porqué se plantean limitaciones al rito extraordinario. Para que no se utilice para crear ideologías cismáticas.

        Las preguntas sobre el poco del uso del latín, la ordenación de un obispo de la FSSP, etc. pues lo desconozco. Imagino que se usa menos porque las personas lo desconocen y entonces no se enteran…

        1. Te pregunto siempre lo mismo, pero nunca respondes. Respondes un: «es válido» y ya está. Y en el segundo párrafo vuelves otra vez con lo mismo. El poco uso del latín contradice al Vaticano II: «Se conservará el uso de la lengua latina en los ritos latinos». Si no se cumple ese punto del Vaticano II, entonces eres un cismático según tú. Lo que quiero decir, es que, dentro del CVII existen partes que son verdades de fe, y por tanto deben de ser aceptadas, y otras partes que no lo son. Y este es un ejemplo. Y si te parecen demasiadas preguntas, contéstame solo a una: ¿Por qué los seminaristas no aprenden el rito en el seminario por si lo quieren celebrar?

  9. Está en marcha una religión sincrética patrocinada por la ONU, que es como decir el Averno, con todos esos postulado de que obra y creador don lo mismo, la tierra es un organismo vivo, Gaia, aunque hay unos virus que sobran que somos nosotros, y que es una divinidad, la Pachamama, en la que no deberíamos dejar huella.
    Se da de tortas con el espíritu cristiano, en el que el hombre es el que está hecho a imagen y semejanza de Dios. Cristo no vino a redimir a los caballos

  10. Tiempos de tribulación y angustias nos han tocado vivir, al menos a mí generación. Vi la destrucción de Cuba y estoy viendo la desintegración de mi país (USA) y la apostacia en la Iglesia. Tiempos de santificación tambien

  11. Pues no me parece mal que se haga lo mismo en ambientes progres cismáticos tipo lo que se ve en Alemania.

    De hecho se les ha prohibido tanto la bendición de uniones homosexuales como la transcomunión.

    ¿Que no hacen caso? Ellos mismos se excluyen

  12. La Iglesia tiene el deber de luchar contra los cismáticos progres como contra los cismaticos gnósticos, espiritualistas y pelagianos.

    A un lado y a otro. Y eso hace.

        1. Pues magnífico. Cada uno responde al otro. Lo de responderse a sí mismo se lo dejo a engreidos patológicos, con complejo de superioridad progresista, autodesignados como seres de luz, llamados por la suprema divinidad «razón de progreso» a marcar con sambenitos inquisitoriales a los «paletos retrógrados».

  13. La presión es por ambos extremos y al final se van a excluir ellos solos.

    En la Iglesia Católica, Apostólica y Romana quedará el remanente fiel a la doctrina, el Papa, los Obispos, el magisterio y la Tradición.

    ¿Pocos? Quizás, pero en la Iglesia con Pedro, no contra él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles