PUBLICIDAD

Marx aclara que no renuncia por cansancio y que aguarda la decisión del Papa

Marx renunciaMatthias Kopp junto al cardenal Marx
|

Tras la ‘bomba’ de su renuncia como arzobispo de Munich-Frisinga, el cardenal Reinhard Marx ha declarado a la prensa que la medida no responde a que se sienta cansado, y que está a la espera de lo que decida el Papa. Una renuncia, en realidad, muy medida.

Al fin, Marx solo ha presentado la renuncia a presidir su archidiócesis, la de Munich-Frisinga, como hace no tanto renunció a la presidencia de la turbulenta Conferencia Episcopal Alemana, aunque no antes de iniciar el ‘camino sinodal’ que marcha por preocupantes derroteros. Sigue siendo cardenal, sigue en el consejo de cardenales que asesora al Papa en la reforma de la Curia y seguirá, en principio, asesorando a esta en cuestiones económicas.

En unas declaraciones a la prensa casi inmediatas a la carta de renuncia, el cardenal aclara que no está cansado ni desmotivado. Es decir, no está en absoluto tirando la toalla, ni es que piense encerrarse en un oscuro monasterio cartujo de la Selva Negra a llevar una vida de oración y penitencia. Lo que ha hecho, al fin, es desvincularse de su archidiócesis y aparecer como el único prelado que, sin que nadie le presione o se le pida, responde con sentido de responsabilidad al triste panorama del encubrimiento de abusos sexuales entre el clero alemán en el último medio siglo, lo que no va a dañar precisamente su imagen.

«Todos tienen que asumir su responsabilidad en la forma en que lo hacen, no quiero culpar a nadie por eso», dijo Marx cuando se le preguntó si esperaba que otros obispos alemanes le siguieran en su decisión.

El arzobispo sigue creyendo firmemente en una nueva era para la Iglesia. «Llegará cuando la Iglesia se renueve y aprenda de la crisis», subrayó Marx, en referencia al Camino Sinodal. Los abusos sexuales, dice, no se pueden tratar de forma puramente administrativa: «Se trata de renovar y reformar la iglesia».

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

3 comentarios en “Marx aclara que no renuncia por cansancio y que aguarda la decisión del Papa
  1. Permitió diez años enteros que un degenerado perpetrara abusos en su diócesis, a pesar de que tenía informes desde el principio. No molestó a otro que recomendó abortar a una empleada de la Iglesia embarazada de otro cura… Y aparece ahora como el gran sabio sacrificado y sereno…

    1. Por cierto, el bandido que empujó a abortar a la mujer, lo hizo desde el confesionario; y Marx reconoció en 2007 que no le tocó un pelo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles