PUBLICIDAD

Un candidato a presidir Chile, del Opus Dei, tibio ante el ‘matrimonio’ gay

Opus Dei Chile
|

Sebastián Piñera, presidente de Chile, anunció ayer, en su última rendición de cuentas ante el parlamento chileno, que impulsará, antes de marcharse a finales de año, la ley del ‘matrimonio’ homosexual. El anuncio sorprendió a propios y extraños, ya que el tema no estaba encima de la mesa, y era un proyecto de el anterior gobierno de Michelle Bachelet. Joaquín Lavín, miembro del Opus Dei, y candidato a suceder a Piñera en 2022 como presidente de Chile, se posiciona a favor de la igualdad civil entre parejas homosexuales y parejas heterosexuales.

Les contábamos esta mañana, como la agenda globalista sigue avanzando en casi todos los países, esté quien esté en el poder, salvo honrosas excepciones; da igual si son de derechas o izquierdas ―ya sé que estas etiquetas están obsoletas, pero para que se entienda.

Ahora, en Chile, se quiere aprobar el mal llamado matrimonio homosexual, con el objetivo de convertirse en el octavo país de Sudamérica en aprobarlo. Y esto, impulsado por un presidente supuestamente conservador cuando ya ni siquiera tiene que buscar rédito electoral.

Pero más sorprendente es la reacción de uno de los candidatos a presidir el país andino a partir de 2022 ―ya está confirmada su participación en las primarias―, Joaquín Lavín, alcalde de Las Condes, una comuna del noroeste de la ciudad de Santiago de Chile, la capital del país.

Miembro supernumerario del Opus Dei, Lavín es padre de siete hijos. La reacción del candidato al anuncio de Piñera es, viniendo de alguien católico, cuanto menos desconcertante. “Según mi concepción personal el matrimonio es entre un hombre y mujer, pero sí creo que las leyes civiles y el Estado deben dar el mismo nivel de protección a todos los tipos de familia, igualdad para las uniones heterosexuales y las uniones homosexuales”, dijo, según recoge Emol.

No es la primera vez que Lavín protagoniza episodios que provocan polémica por su condición de católico. En mayo de 2017, siendo ya alcalde de Las Condes con motivo del día de la “diversidad sexual”, Lavín tomó una decisión que supone un duro golpe para los defensores de la libertad en el país. La iniciativa —impulsada por el Movilh— buscaba “celebrar el día internacional contra la homofobia y la transfobia”.

Ese mismo año, en el programa de Chilevisión ‘Última Mirada’, valoró el asunto de la adopción de niños por parejas homosexuales: “Yo creo que esas cosas se deben conversar”, dijo abriendo la puerta a esta medida.

En otra ocasión, impulsó la colocación de un semáforo LGTB en su comuna: “Quisimos hacer algo bien especial en este día, como una señal de respeto y de integración”, explicó Lavín.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

22 comentarios en “Un candidato a presidir Chile, del Opus Dei, tibio ante el ‘matrimonio’ gay
    1. Lo normal en un país democrático es que cada uno defienda sus convicciones con respeto a los demás. En este caso, se supone que deberían ser convicciones católicas, pero no lo son. A usted no le parece sorprendente porque, evidentemente, tampoco sus convicciones son católicas.

      1. Si eres católico y gay no te casas y sigues cumpliendo con tus convicciones.
        Lo que no es de recibo en una democracia es lo que hacen muchos movimientos cristianos que pretenden imponer sus convicciones a los demás.
        Yo defiendo mis derechos como católico y les digo que pensamos de este o otro tema pero no les impongo vivir según las normas de los católicos.

        1. Tus convicciones son como los principios de Groucho Marx: intercambiables.
          Por otra parte, no se trata de convicciones subjetivas, sino de mandamientos dados por Dios. No cabe rechazarlos. O se cumplen o no. En este último caso, el rechazo supone rechazar a Dios mismo. Es decir, se elige la condenación eterna.
          Alguien que elige vivir en contra de la Ley de Dios no puede autodefinirse como católico. Está fuera de la Comunión de los Santos. Y no cabe decir que eso era antes. Esta es una de las mentiras propagadas tenazmente por el Demonio. Es doctrina de siempre, corroborada, además, por numerosas revelaciones de la Virgen a videntes de todo el mundo.
          Fuera de esto, lo que hacéis algunos es sembrar cizaña, embarrar el campo, crear confusión. En definitiva: crear escándalo. Y ya sabéis lo que se dice en el Evangelio sobre los que escandalizan…

  1. Demuestra que los tibuteos vaticanos en materias de matrimonio y familia, tal como ha ocurrido con el Instituto Juan Pablo II y el inefable Mona.Paglia, se contagian, no sólo a individuos, también a instituciones que son (o eran) tradicionales.
    En el siglo XXI, el sexto mandamiento deriva de light, a su mínima expresión.

  2. Tengo entendido que Lavín ya no es supernumerario del Opus Dei. Cuando tuvo no recuerdo qué cargo público, ondeó la bandera gay y me parece que en esa ocasión los de la Obra le pidieron que dejara el Opus Dei.

    1. Mariana: la realidad es distinta, especialmente porque se trató de un
      importante ministro centroizquierdista que apoyaba desde el Gobierno el proyecto de ley de aborto en 3 causales de la Presidente Bachelet, finalmente aprobado. Supernumerario, fue pacientemente aconsejado por la Obra para que recapacitara pero se mantuvo en su postura. Poco después se retiró, cabe pensar que motu proprio.
      En Chile, el OD es tenido por bastión exclusivamente derechista, así que el ministro era algo así como el negrito de Harvard.
      Hasta donde se sabe, Lavín persevera y es de esperar que se mantenga en la ruta, por cierto que habiendo rectificado.

  3. Lavín no tiene convicciones ni religiosas ni morales, para él todo vale para llegar a ser presidente de Chile. Al final se identificará como comunista-opus dei, sin ningún conflicto interior. Con 30 años de carrera política, ya lo conocemos

  4. «Según mi concepción personal el matrimonio es entre un hombre y mujer, pero sí creo que las leyes civiles y el Estado deben dar el mismo nivel de protección a todos los tipos de familia, igualdad para las uniones heterosexuales y las uniones homosexuales”

    Otro mierdecilla, de católico cobarde que separa fe y vida

      1. MIGUEL, imbáculo, lee EL CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA. NO opines sobre lo que no se puede opinar. Si no eres católico ni un ser humano racional si no quieres vivir las leyes naturales, eres libre pero tiene consecuencias tu elección. No digas que eres católico, eres sencillamente mundano, lo que es moda y lo que queda bien a ojos del consenso

  5. Espero que ya le hayan echado del Opus Dei aunque sería de agradecer una información oficial al respecto. Es por tipos como este, entre otras razones, por los que crece en Hispano América el protestantismo. Media Guatemala es ya protestante y el inmenso Brasil va camino de lo mismo.

  6. Lo que quiere la Iglesia es que, incluso en las normas civiles, haya una reserva para la palabra «matrimonio», sin perjuicio de la regulación de la «unión civil» plena a todos los efectos como el matrimonio

  7. Miguel, dónde queda (según ud) el mandato de Cristo de «Id por todo el mundo y predicad el Evangelio bautizando en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo»? Porque Cristo no dio una opción, dio un mandato… Y según sus palabras los errores tienen más derecho que el Derecho Divino…
    Nuestra obligación como católicos es corregir al que yerra y no aceptar el error sin más; recuerde que el error no tiene derecho!

  8. TIBIO ANTE EL MATRIMONIO GAY? de tibio nada, es favorable a lo no permitido por la NATURALEZA HUMANA Y POR TANTO PROHIBIDO POR DIOS!. Y se dice catolicoooooooooooo???Padre de 7 hijos-hijas e hijes???? Este señor que se vaya a un manicomio. Por cierto, no creo que Lavin conozca la miseria de una ciudad tan grandioso como es Santiago de Chile, máxime si es o ha sido alcalde del barrio más rico (y en mucho) de toda la urbe. De taraoooooo e incoherentes el mundo está lleno…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles