PUBLICIDAD

Cardenal Müller, sobre la bendición de parejas homosexuales: «Es una blasfemia»

Bendición parejas homosexuales
|

«Resulta increíble que los obispos y los teólogos insistan de repente en la urgencia pastoral de bendecir a las parejas homosexuales en zonas donde, durante muchos meses, los creyentes se vieron privados del consuelo y la gracia de los sacramentos durante el coronavirus».

(Gerhard Müller/First Things)- El 10 de mayo, más de un centenar de sacerdotes católicos de toda Alemania bendijeron la unión de parejas del mismo sexo. Se trataba de una respuesta a una declaración de febrero de la Congregación para la Doctrina de la Fe en la que se reafirmaba que la Iglesia no podía bendecir este tipo de unión. Esta puesta en escena de pseudo bendiciones de parejas homosexuales masculinas o femeninas es, teológicamente hablando, una blasfemia, una cínica contradicción de la santidad de Dios. San Pablo escribió a la iglesia de Tesalónica que Dios no quiere otra cosa que «vuestra santificación, que os apartéis de la impureza, que cada uno de vosotros trate su cuerpo con santidad y respeto, no dominado por la pasión, como hacen los gentiles que no conocen a Dios» (1 Tes 4,3-5).

El lugar legítimo y sagrado para la unión corporal del hombre y la mujer es el matrimonio natural o sacramental de marido y mujer. Cualquier actividad sexual libremente elegida fuera del matrimonio es una grave violación de la santa voluntad de Dios (Heb 13,4). El pecado contra la castidad es aún mayor si se instrumentaliza el cuerpo de una persona del mismo sexo para estimular el deseo sexual. «Todo otro pecado que el hombre comete está fuera del cuerpo; pero el hombre inmoral peca contra su propio cuerpo. ¿Acaso no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo?» (1 Cor 6,18).

Los pecados graves contra los Diez Mandamientos, que se resumen en el mandamiento de amar a Dios y al prójimo, conllevan la pérdida de la gracia santificante y de la vida eterna mientras no nos arrepintamos de esos pecados en nuestro corazón, los confesemos a un sacerdote y recibamos la absolución que nos reconcilia con Dios y con la Iglesia. «No os hagáis ilusiones: los inmorales, idólatras, adúlteros, lujuriosos, invertidos, ladrones, codiciosos, borrachos, difamadores o estafadores no heredarán el reino de Dios» (1 Cor 6,9).

En la Biblia, la bendición de Dios se menciona por primera vez cuando el hombre es creado a su imagen y semejanza. La institución del matrimonio participa de la verdad de que nuestra creación como «hombre y mujer» (Gén 1,27) expresa la bondad esencial de Dios. Cuando un hombre y una mujer asienten libremente y en matrimonio se convierten en «una sola carne» (Gén 2,24; Mt 19,5). La promesa que Dios hizo desde el principio se aplica a ellos: «Dios los bendijo; y les dijo Dios: ‘Sed fecundos y multiplicaos'» (Gén 1,28).

Dios ha determinado el número de personas que, por la obra generadora de sus padres, nacerán en esta vida, y que, como individuos únicos, están destinados «por medio de Jesucristo, según el beneplácito de su voluntad, a ser sus hijos» (Ef 1,5). Cada individuo engendrado y cuidado por un padre y una madre es una revelación de la gloria de Dios, y esto demuestra que la diferencia creada entre el hombre y la mujer y su comunión en el matrimonio son bendiciones para ellos, para la Iglesia del Dios Trino y para toda la humanidad.

La bendición nupcial del sacerdote en el rito católico del matrimonio invoca la bondad revelada de Dios y pide su gracia auxiliar en la oración de intercesión de la Iglesia (ex opere operantis). También comunica a la pareja la gracia santificante del matrimonio a través de sus votos conyugales (ex opere operato). Por eso, el potencial de vida del cuerpo y el espíritu en el acto conyugal y su apertura a los hijos, en los que Dios quiere revelar su gloria y salvación, no solo es buena en sí misma y libre de pecado, sino que es un acto procreador meritorio que se cuenta para la vida eterna (véase Tomás de Aquino, Comentario a 1 Cor. 7, lectio 1; Suma contra Gentiles IV, Cap. 78).

La bendición nupcial está estrechamente relacionada con el matrimonio como institución de la creación y sacramento instituido por Cristo. La bendición nupcial es la poderosa oración de la Iglesia por los novios para que participen en la salvación: para que su matrimonio edifique la Iglesia y promueva el bien de los esposos, de sus hijos y de la sociedad (Lumen Gentium 11).

La bendición nupcial es diferente a otras bendiciones y consagraciones. No se puede separar de su conexión específica con el sacramento del matrimonio y aplicarla a las parejas de hecho o, peor aún, utilizarla indebidamente para justificar uniones pecaminosas.

La declaración de la Congregación de la Doctrina de la Fe del 22 de febrero simplemente expresó lo que todo cristiano católico que ha sido instruido en los fundamentos de nuestra fe sabe: la Iglesia no tiene autoridad para bendecir uniones de personas del mismo sexo.

Resulta increíble que los obispos y los teólogos insistan de repente en la urgencia pastoral de bendecir a las parejas homosexuales en zonas donde, durante muchos meses, los creyentes se vieron privados del consuelo y la gracia de los sacramentos durante el coronavirus. Este hecho demuestra lo bajo que ha caído el nivel dogmático, moral y litúrgico. Si los obispos han prohibido la asistencia a misa, las visitas de los sacerdotes a los enfermos y las bodas en la iglesia por el riesgo de infección, entonces su afirmación de que hay una necesidad urgente de bendecir a las parejas del mismo sexo no es ni remotamente plausible.

Por tanto, el escándalo en Alemania no tiene que ver con los individuos y sus conciencias. Tampoco se trata de la preocupación por su salvación temporal y eterna. En cambio, lo que estamos presenciando es la negación herética de la fe católica en el sacramento del matrimonio y la negación de la verdad antropológica de que la diferencia entre hombres y mujeres expresa la voluntad de Dios en la creación.

El anticatolicismo que ha marcado durante mucho tiempo la cultura alemana, así como una estúpida hostilidad hacia el papa como sucesor de Pedro, han tocado fondo. El espíritu alemán es propenso a los vuelos del idealismo, creyendo que está espiritual y moralmente por encima de los límites de lo sacramental y lo visible, y por encima de sus formas demasiado humanas definidas por Roma. Al final, esta arrogancia conduce de nuevo al cautiverio del cuerpo y sus instintos irredentos. Como muchos creen que estar «en contra de Roma» es un signo de verdad, los agitadores se esfuerzan por imponer su punto de vista, aunque amenace la unidad de la Iglesia y contradiga su enseñanza apostólica. La yuxtaposición de la «experiencia vivida» a la revelación tiene una triste historia en Alemania. Aceptada ingenuamente o de buen grado, esta falsa dicotomía impulsa al espíritu cristiano hacia una nueva paganización que solo se disfraza con el ropaje litúrgico cristiano.

A principios de la década de 1930, millones de personas no solo se pervirtieron por la oposición a la Iglesia católica, sino también por la oposición a la «ortodoxia» de la Iglesia confesante. El propagandista nazi Alfred Rosenberg denigró a la Iglesia confesante por considerarla en deuda con el poder romano y por sostener «la ley, la revelación, la Iglesia y el credo actuales como dogmáticamente más elevados que las necesidades vitales del pueblo alemán que lucha por la libertad interna y externa».

En realidad, la vida y la verdad son una sola cosa en Cristo (Jn 14,6). Y el amor no es lo que le hace feliz a uno, lo que satisface mis instintos, adormece mi nihilismo y alivia temporalmente la enfermedad de mi alma. «Si alguno ama al mundo, no está en él el amor del Padre. Porque lo que hay en el mundo —la concupiscencia de la carne, y la concupiscencia de los ojos, y la arrogancia del dinero—, eso no procede del Padre, sino que procede del mundo. Y el mundo pasa, y su concupiscencia. Pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre» (1 Jn 2,15-17).

Estos obispos y teólogos alemanes tratan a la gente como estúpida; afirman tener un conocimiento exegético secreto que les permite interpretar los versículos de las Sagradas Escrituras que condenan algo contrario a la naturaleza como algo compatible con la afirmación de las uniones del mismo sexo. (Esto se hace descomponiendo el amor conyugal en aspectos individuales, algunos de los cuales se aplican a las uniones del mismo sexo). Las leyes pro-gay respaldadas por un lobby gay multimillonario no pueden destruir la verdad sobre la naturaleza humana. La bendición de Dios solo puede ser transmitida por su Iglesia.

«Bendito sea el Dios y Padre de Nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en Cristo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales». Esta bendición es el poder efectivo del amor, que nos libera del amor propio para que seamos los unos para los otros como hermanos, y nos une como hijos de Dios. Este principio es primordial: «No utilicéis la libertad como estímulo para la carne; al contrario, sed esclavos unos de otros por amor» (Gál 5,13).

El espectáculo de las bendiciones a personas del mismo sexo no solo pone en duda la primacía del magisterio petrino, que se basa en la revelación, sino que también cuestiona la autoridad de la propia revelación de Dios. Lo nuevo de esta teología que vuelve al paganismo es su impertinente insistencia en llamarse a sí misma católica, como si se pudiera desestimar la Palabra de Dios en la Sagrada Escritura y la tradición apostólica como mera opinión piadosa y expresión temporal de sentimientos e ideales religiosos que deben evolucionar y desarrollarse de acuerdo con las nuevas experiencias, necesidades y mentalidades. Hoy se nos dice que reducir las emisiones de CO2 es más importante que evitar los pecados capitales que nos separan de Dios para siempre.

El «camino sinodal» no está legitimado por la constitución de la Iglesia católica. Está motivado por estereotipos anticlericales: sacerdotes y obispos obsesionados con el poder que, debido al voto de celibato, son supuestamente propensos a las perversiones sexuales y que mantienen deliberadamente a las mujeres fuera de su club masculino y les niegan los altos honores eclesiásticos.

Por el bien de la verdad del Evangelio y de la unidad de la Iglesia, Roma no debe observar en silencio, esperando que las cosas no salgan demasiado mal, o que se pueda apaciguar a los alemanes con sutilezas tácticas y pequeñas concesiones. Necesitamos una declaración de principios contundente que tenga consecuencias prácticas. Esto es necesario para que, tras quinientos años de división, lo que queda de la Iglesia católica en Alemania no se desintegre, con consecuencias devastadoras para la Iglesia universal.

La primacía se otorga a la Iglesia de Roma no solo por las prerrogativas de la Cátedra de Pedro, cuyo ocupante podría hacer lo que quisiera, sino más bien por la tarea seria del Papa, que le fue asignada por Cristo, de velar por la unidad de la Iglesia universal en la fe revelada.

En la solemnidad de Pedro y Pablo, el papa León Magno habló de la prueba de firmeza que se exigió a todos los Apóstoles en la Pasión: «Y sin embargo, el Señor se preocupa particularmente por Pedro y reza especialmente por la fe de Pedro (Lc 22, 32), como si los demás fueran más firmes si el valor del jefe permaneciera imperturbable. En la fuerza de Pedro se fortalecen todos, pues la asistencia de la gracia divina se considera de tal manera que la fuerza dada a Pedro pasa a través de él a los apóstoles» (Sermón 83,3).

Publicado por el cardenal Gerhard Müller en First Things.

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

17 comentarios en “Cardenal Müller, sobre la bendición de parejas homosexuales: «Es una blasfemia»
  1. los robots, que son copia de tu cerebro de un humano pueden recibir alma con una bendicion y las palabras «doti alma doti espiritu» es un lenguaje que no se conoce,tambien deven ser bautizados para recibir el espiritu santo a partir de entonces se combierten en joseicos, no es lo mismo cristiano que joseico joseico es el que copia mi filosofia.

    los robots estaran encantados de recibir alma y ser bautizados para recibir al espiritu santo,

      1. doti alma doti espiritu que significa yo te doto de alma yo te doto de espiritu, pero un robot inteligente no puede ser sacerdote, pero un robot que es copia del cerebro humano, si puede ser sacerdote pues pose alma, despues de la bendicion.

        1. 1 Tesalonicenses 5:23
          Y que el mismo Dios de paz os santifique por completo; y que todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea preservado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

  2. ¿Y el Papa Francisco, tan locuaz sobre temas secundarios que no le compete va a cumplir la misión que asumió al aceptar su elección como Obispo de Roma y por ellos sucesor de San Pedro que tiene una responsablidad muy grave sobre la unidad de la Iglesia y la pureza de la fe? A mi parecer, va a ser irresponsable como su antecesor León X, Médici, que consideraba que lo de Lutero era una mera pelea entre órdenes religiosas, domínicos contra agustinos, siendo Teztel domínico y Lutero agustino, y dejó pasar mucho tiempo sin hacer nada de manera que el incendio provocado por Lutero se convirtió en una conflagaración. Si uno tiene un jardín y no elimina de él la maleza, dentro de poco ya no tiene jardín.

  3. El cardenal Müller defiende la recta doctrina por el bien de las almas. (Lo que no hace su sucesor Ladaria que recomienda el silencio). Ahora sólo falta que el Papa lo tache de «rígido», porque Francisco es de los que ni habla ni deja hablar.

    1. El cardenal Muller recuerda la doctrina, pero yerra claramente al relacionar el tema de las bendiciones con el coronavirus. Nada tiene que ver una cosa con la otra.

  4. «Necesitamos una declaración de principios contundente que tenga consecuencias prácticas. Esto es necesario para que, tras quinientos años de división, lo que queda de la Iglesia católica en Alemania no se desintegre, con consecuencias devastadoras para la Iglesia universal.»

    Totalmente de acuerdo.

  5. “Cualquier actividad sexual libremente elegida fuera del matrimonio es una grave violación de la santa voluntad de Dios (Heb 13,4)” Pues no dice eso: En la RVR, dice: “los fornicarios y a los adúlteros” y en la King james Version dice: “whoremongers [= puteros] and adulterers”. Pero no dice que toda actividad sexual fuera del matrimonio sea “fornicación”, ni que todos los que la practican sean “puteros”. A base de manipular la Escritura y traducirla como a uno le dé la gana, se puede condenar lo que se quiera.

    1. «No os hagáis ilusiones: los inmorales, idólatras, adúlteros, lujuriosos, invertidos, ladrones, codiciosos, borrachos, difamadores o estafadores no heredarán el reino de Dios» (1 Cor 6,9).

  6. Yo pido mucho por el Cardenal Müller y por todos aquellos que sin importar «los vientos mundanos» que corran en estos tiempos; declaren, proclamen y defiendan lo estipulado en las Sagradas Escrituras, en la Divina Tradición y en el Magisterio de la Iglesia guiado por el Espíritu Santo.

      1. Estamos tan atados al Código Canónico que es como una parálisis. Se juntan 10 o 20 obispos católicos (si todavía hay) y firman una declaración solemne de excomunión. Es muy simple: si piensan y obran así no son católicos y cualquier fiel lo sabe. Y que después vengan a discutirlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles