PUBLICIDAD

Polémica por el premio Princesa de Asturias

|

La artista serbia Marina Abramović, de 75 años, ha sido galardonada con el Premio Princesa de Asturias de las Artes 2021. Esta decisión ha causado gran polémica debido al contenido de sus actuaciones y a los rumores de satanismo que, aunque ella niega, han rodeado a esta artista.

“La obra de Abramović es parte de la genealogía de la performance, con una componente sensorial y espiritual anteriormente no conocida. Cargado de una voluntad de permanente cambio, su trabajo ha dotado a la experimentación y a la búsqueda de lenguajes originales de una esencia profundamente humana. La valentía de Abramović en la entrega al arte absoluto y su adhesión a la vanguardia ofrecen experiencias conmovedoras, que reclaman una intensa vinculación del espectador y la convierten en una de las artistas más emocionantes de nuestro tiempo”, se lee en el veredicto del jurado de la Fundación Premios Princesa de Asturias.

Lo cierto es que esta serbia ha protagonizado no pocas polémicas, siendo acusada de satanismo debido al contenido de algunos de sus espectáculos.

En uno de ellos, Abramović puso a disposición de los asistentes 72 objetos que iban desde una rosa, un perfume, una boa de plumas, cuchillos, un hacha y hasta una pistola cargada. La premisa era que la artista se dejaría manipular con ellos durante seis horas sin frenar en ningún momento el límite, pasase lo que pasase. Y, efectivamente, el límite de la violencia llegó cuando un hombre la apuntó con la pistola y otro asistente se la quitó, recoge el Huffington Post.

En otra ocasión, la artista se introdujo dentro de una estrella de cinco puntas de madera -según dice ella, en referencia a la estrella de los países comunistas- a la que prendía fuego con gasolina y a las que echaba su cabello y sus uñas recién cortadas. Abramović perdió el conocimiento al quedarse sin oxígeno y los asistentes tuvieron que rescatarla.

En otro espectáculo tomó varios medicamentos destinados a pacientes con problemas motrices con el fin de perder el control sobre su cuerpo en una suerte de experimento médico. Cuando empezó a sentir espasmos tomó otro medicamento frente al público destinado a la esquizofrenia y la catatonia y cayó inconsciente. En otra, su pareja le apuntaba al corazón con un arco durante varios minutos.

Realizó otro en el que totalmente desnuda, se comía un kilo de miel y bebía un litro de vino. Después, en su vientre marcaba con una navaja afilada el pentagrama y comenzaba a flagelarse hasta sangrar. Terminaba con su postración en una cruz de hielo de la que los asistentes tuvieron que retirarla al quedar, de nuevo, inconsciente.

Los rumores de las supuestas predilecciones satánicas de Abramović han sido frecuentes. En Estados Unidos adquirieron mayor protagonismo con las elecciones presidenciales de 2016, con el hackeo de la cuenta electrónica de John Podesta, jefe de campaña de Hillary Clinton. Abramović había enviado un correo, que salió a la luz gracias a Wikileaks, invitando al hermano de John, el lobbyista Tony Podesta, si su hermano iría con él a una cena, a la que llamó ‘Spirit Dinner’. En las redes sociales cundió el rumor de que era algo satánico.

En una entrevista con el diario La Tercera se le preguntó acerca de esas acusaciones de satanismo:

“Hace un tiempo hablé de eso en The New York Times y el título de la noticia fue: “No soy satánica, soy artista”. Seguramente es porque soy una figura conocida y creo que tuvo que ver más con la elección de Trump en el 2016 y el llamado Pizzagate (teoría conspirativa desacreditada que vinculaba al Partido Demócrata con el tráfico de personas y una red sexual infantil). Todo comenzó cuando vieron una de mis antiguas acciones de arte, la estrella de cinco puntas que se incendia, y que era en realidad la estrella de los países comunistas. Después relacionaron esa performance con mi acción en la Bienal de Venecia en 1997 con huesos de animales. Traducido al lenguaje de estos grupos ultraconservadores todo eso es satánico. Son los mismos que niegan el Holocausto, creen que el coronavirus fue creado por Bill Gates para luego desarrollar una vacuna con la que ganar dinero y piensan que la Tierra es plana. Son cosas que pasan mucho en Estados Unidos y la verdad es que no es gracioso: recibí amenazas de muerte. En fin, cualquiera que me conozca o haya leído mi autobiografía Derribando muros sabe lo que yo pienso. Es todo algo tragicómico: ahora mismo ya no me dicen satánica, sino que alta sacerdotisa. Sin pedirlo, me subieron de categoría”.

La artista tampoco tiene reparos en confesar que abortó. Lo hizo ante el periódico alemán Taggespiegel, declarando que había abortado tres veces, por considerar que tener un hijo habría sido desastroso para su arte. “Uno tiene una energía limitada en su cuerpo y habría tenido que dividirla” se justificaba Abramovic, según recogió ABC.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

17 comentarios en “Polémica por el premio Princesa de Asturias
  1. Satanista, no sé pero aficionada al suicidio artístico, si parece, aunque siempre por lo visto le sale mal.
    Y el problema del jurado de la Fundación del premio de Asturias, debe ser que se aburre, y necesita emociones fuertes.
    Esto es lo que pasa, cuando la gente no tiene en su vida a Dios.

    1. Que confusión, tienen tantos en la cabeza, afirmar que hay entre los conservadores, personas que piensan que la tierra sea plana, lo que si he oído, en algunos círculos es que la tierra es el centro del sistema planetario y no el sol. Lo de la tierra plana es una acusación sin fundamento, prejuicio puro.

  2. ¿Alguien es capaz de traducir el veredicto del jurado?
    No entiendo nada de esa verborrea

    En cuanto a lo del satanismo, no sé si lo es o no. Lo que sí está claro es que es una asesina: tres veces ha asesinado a sus hijos.Pudiendo haber evitado quedarse embarazada, prefirió el aborto (=asesinato) y por «razones» absolutamente incomprensibles.

    No ardió en medio de esa estrella, pero si no se convierte, arderá eternamente en el Infierno

  3. “No soy satánica, soy artista”…
    Minte como como el padre de la mentira al que, conscientemente o no, está “consagrada y representa.
    Hay un interés preferencial por satanizar a nuestra monarquía. ¡Pobre Leonor, entregar el premio a una gran artista del demonio!
    Marcos 9, 29 Les dijo: «Esta clase con nada puede ser arrojada sino con la oración.»

  4. Esta artista satanista es una buena candidata para ser invitada a alguno de esos akelarres vaticanos donde acuden Chelsea Clinton (abortista y metodista), Cindy Crawford (modelo de Playboy y otros medios pornográficos), Joe Perry de la banda de rock Aerosmith (pro drogas y pro aborto), Deepak Chopra (nueva era), Kerry Kennedy (abortista), etc… Vamos, los amigos de Francisco.

  5. Desgraciadamente, desde hace ya unos cuantos años los premios Príncipe (o Princesa) de Asturias están totalmente politizados y encaminados a lo que piden los del globalismo, el relativista y el ateísmo. Con su pan se los coman la princesa y los reyes.

  6. Que pecó gravísimamente con el aborto es indiscutible. Pero que es satánica no tiene sentido, alguien que no cree en Dios tampoco cree en satanás y por lo mismo no es ni teísta ni satanista. Es una pobre mujer que ha vivido sin el sentido fundamental de la Fe.

  7. Que yo sepa los satanistas y los que comen niños en rituales no suelen ir reconociendolo publicamente porque De momento comerse gente esta penado, aunque con la ley Celaa dentro de poco dejara de estarlo, los niños pasan a ser propiedad del Estado y sus dirigentes podran hacer con ellos lo que dispongan las leyes que ellos mismos aprueban.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles