El cardenal Zen se une a las protestas: «¡Quitad esas manos sacrílegas de la casa común de todos los fieles!»

|

Ya son 5 los cardenales que muestran su indignación por la decisión de suprimir las misas individuales en San Pedro. A Sarah, Burke, Müller y Brandmüller se suma el cardenal chino Joseph Zen, quien ha enviado una carta pública al cardenal Sarah, apoyándole en la protesta que el purpurado africano envió al Pontífice.

«Si no fuera por las restricciones impuestas por el coronavirus cogería el primer vuelo para venir a Roma y arrodillarme delante de la puerta de Santa Marta hasta que el Santo Padre haga retirar el edicto», escribe el cardenal chino en la carta.

Celebrar una misa en San Pedro era de las cosas que «más fortalecía» la fe de Zen cada vez que iba a Roma, confiesa el purpurado. «Creo que son las misas que, en toda mi vida, celebré con más fervor y emoción, a veces con lágrimas rezando por nuestros mártires vivos en China», señala el arzobispo emérito de Hong Kong.

Y al finalizar realiza una advertencia: «Es el momento de reducir el poder excesivo de la Secretaría de Estado. ¡Quitad esas manos sacrílegas de la casa común de todos los fieles del mundo! Que se contenten con jugar a la diplomacia mundana con el padre de la mentira. ¡Que hagan de la Secretaría de Estado «una cueva de ladrones», pero dejad en paz al devoto pueblo de Dios!

Puede leer aquí la protesta del cardenal Sarah.

Carta completa del cardenal Zen

A Su Eminencia

Card. Robert Sarah

Querida Eminencia,

El dolor y la indignación invaden mi corazón al escuchar ciertas noticias increíbles: ¡¿han prohibido las misas privadas en San Pedro?!

Si no fuera por las restricciones impuestas por el coronavirus cogería el primer vuelo para venir a Roma y arrodillarme delante de la puerta de Santa Marta hasta que el Santo Padre haga retirar el edicto.

Era lo que más fortalecía mi fe cada vez que venía a Roma: exactamente a las siete en punto entraba en la sacristía (casi siempre me encontraba con el santo, el arzobispo y luego el cardenal Paolo Sardi), un joven sacerdote se adelanta y me ayuda a ponerme las vestiduras, luego me llevaban a un altar (en la Basílica o en las grutas no me importaba, ¡estábamos en la Basílica de San Pedro!). Creo que son las misas que, en toda mi vida, celebré con más fervor y emoción, a veces con lágrimas rezando por nuestros mártires vivos en China (ahora abandonados y empujados al seno de la iglesia cismática por la «Santa Sede» [así se presentaba ese documento de junio de 2020 sin firmas y sin la revisión de la Congregación para la Doctrina]).

Es el momento de reducir el poder excesivo de la Secretaría de Estado. ¡Quitad las manos sacrílegas de la casa común de todos los fieles del mundo! Que se contenten con jugar a la diplomacia mundana con el padre de la mentira. ¡Que hagan de la Secretaría de Estado «una cueva de ladrones», pero dejad en paz al devoto pueblo de Dios!

“¡Era de noche!” (Juan 13:30)

Su hermano

Joseph Zen, SDB

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
24 comentarios en “El cardenal Zen se une a las protestas: «¡Quitad esas manos sacrílegas de la casa común de todos los fieles!»
  1. El Cardenal Zen es un hombre de Dios, muy purificado por la persecución. Y sus palabras están inspiradas por el Espíritu Santo.
    La prohibición de las misas en San Pedro es algo que parece diabólico y deja en evidencia la confusión del Papa Francisco y de la Secretaría de Estado.

    1. Primero tienen que purificar el Altar de la Confesión, la nave central de San Pedro, la Piazza y los jardines vaticanos de los ritos paganos, adoraciones y procesiones idólatras que Francisco y sus cardenales presidieron y llevaron a cabo, justo antes de que la pandemia castigara al mundo.

  2. Durante cinco siglos se habían celebrado misas individuales y ahora llega Francisco y las prohíbe. Como si todos los papas durante estos años lo hubieran hecho mal y ahora el actual hubiera descubierto la panacea de la verdad.
    El autoritarismo de Francisco es lamentable. Ni sigue a sus predecesores ni respeta a los cardenales ni sacerdotes. Usurpa abusivamente un supuesto derecho a decidir, hacer y deshacer, sin criterio de fidelidad a la doctrina eclesiástica, con la única vinculación a sus ideas subjetivas.

    1. Si la orden de prohibir misas es nula ex tunc, entonces es suficiente ir al altar y celebrar directamente, sin dar comunicación previa alguna, pues es una orden radicalmente sin fuerza compulsiva alguna, y así se fuerza la nulidad, pues la autoridad debería de exponerse ante todo el Pueblo de Dios a sancionar con una norma jurídica injusta, inicua, ilícita e invalida, que afecta a materia grave y causa perjuicio grave: que lo hagan, que lo intenten, que se atrevan en el Vaticano…

  3. Primero regala parte de los huesos de San Pedro a la iglesia ortodoxa sin consultar a nadie, porque le da la gana profana su cuerpo.
    Y ahora esto.
    Y tantas cosas entre una y otra.
    Hasta cuando, Señor?

  4. Es demasiado vergonzoso!
    Es casi imposible de creer. Qué posible bien se logra de esto?

    Que posible interés al igual de estar continuamente reduciendo el papel de la Santísima Vírgen en la redención de sus hijos?

    Planeará estos pasos con cuidado, o simplemente se levanta cada dia con una ocurrencia de querer menoscabar nuestra fe?

    Que rayos pasa?
    En serio estamos presenciando la gran apostasía?
    Sinceramente nunca creí verla, ni que fuera taaaan acelerada

  5. Otra eminencia aburridísima, y creo contar 5 en total (todo un record), pero bueno, mientras están entretenidos con este tema, no hacen daño en otros.

    1. Señor Marcos es usted un zafio y un frívolo con su comentario. Los cardenales que se han pronunciado son hombres dignos, avalados por su buen servir a la iglesia y por la rectitud de sus argumentos acerca de la despótica prohibición de las misas privadas en San Pedro. Un poco de respeto! aburrido estará usted y el que hace daño… No ellos. Atentamente.

    2. Este Marcos , igual que Berg pone su pie sobre los buenos católicos, como el Cardenal Zen, para ap last arlos. Ya sabemos parA dónde van y para quien trabajan, que no es para Dios.

    3. Marcos: más lastimoso tu caso, eres lo doble de aburridísimo y, entretenido con tu teclado, te haces daño y ridiculizas a tus ancestros delatando tu genética indigencia mental.

  6. Que bien el Cardenal.
    Me gustaría unirme a ellos.
    Hay algún lugar en Internet donde se recojan firmas?
    !Vamos a morir con Él!

  7. Para que luego nos creamos que la crème de la crème está en Occidente, resulta que un obispo en kirguís, el otro africano y el de más allá chino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles