Francisco en Irak: La guerra, el odio, la violencia son incompatibles con la religión

Vatican Media
|

(Aciprensa)- “Que el recuerdo del sacrificio de los mártires nos inspire para renovar nuestra confianza en la fuerza de la Cruz”. Ese fue el pedido del Papa Francisco en la Catedral católica siria de Nuestra Señora de la Salvación, en Bagdad, donde el 31 de octubre de 2010 terroristas de Estado Islámico asesinaron a 48 personas y causaron heridas a otras 70.

En el último evento de su primer día del viaje apostólico a Irak, este viernes 5 de marzo, el Papa Francisco se reunió en esta catedral con obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas, seminaristas y catequistas.

En su discurso, el Pontífice recordó que la Cruz transmite un “mensaje salvífico de perdón, reconciliación y resurrección”.

Francisco insistió en que la muerte de los mártires “nos recuerda con fuerza que la incitación a la guerra, las actitudes de odio, la violencia y el derramamiento de sangre son incompatibles con las enseñanzas religiosas”. Asimismo, recordó a los cristianos asesinados en esta catedral hace más de diez años “y cuya beatificación está en proceso”.

En ese sentido, recordó “a todas las víctimas de la violencia y las persecuciones, pertenecientes a cualquier comunidad religiosa”.

Por otra parte, el parte reconoció que “dificultades forman parte de la experiencia cotidiana de los fieles iraquíes”.

“En las últimas décadas, ustedes y sus conciudadanos han tenido que afrontar las consecuencias de la guerra y de las persecuciones, la fragilidad de las infraestructuras básicas y la lucha continua por la seguridad económica y personal, que a menudo ha llevado a desplazamientos internos y a la migración de muchos, también de cristianos, hacia otras partes del mundo”.

Por ese motivo agradeció a obispos y sacerdotes iraquíes “por haber permanecido cercanos a su pueblo, sosteniéndolo, esforzándose por satisfacer las necesidades de la gente y ayudando a cada uno a desempeñar su función al servicio del bien común”.

Al mismo tiempo los animó “a perseverar en este compromiso, para garantizar que la Comunidad católica en Irak, aunque sea pequeña como un grano de mostaza, siga enriqueciendo el camino de todo el país”.

Asimismo, el Papa Francisco hizo un llamado a estrechar los lazos entre los fieles de las diferentes confesiones cristianas enraizadas en Irak, y comparó al conjunto de las comunidades cristianas con “la familiar imagen de una alfombra”.

“Las diferentes Iglesias presentes en Irak, cada una con su ancestral patrimonio histórico, litúrgico y espiritual, son como muchos hilos particulares de colores que, trenzados juntos, componen una alfombra única y bellísima, que no sólo atestigua nuestra fraternidad, sino que remite también a su fuente”.

El Papa explicó que “Dios mismo es el artista que ha ideado esta alfombra, que la teje con paciencia y la remienda con cuidado, queriendo que estemos entre nosotros siempre bien unidos, como sus hijos e hijas”.

El Obispo de Roma reveló también ante los prelados iraquíes que le agrada pensar “en nuestro ministerio episcopal en términos de cercanía, es decir, nuestra necesidad de permanecer con Dios en la oración, junto a los fieles confiados a nuestro cuidado y a nuestros sacerdotes”.

Por eso, pidió a los obispos que sean “particularmente cercanos a sus sacerdotes. Que no los vean como administradores o directores, sino como a padres, preocupados por el bien de sus hijos, dispuestos a ofrecerles apoyo y ánimo con el corazón abierto”.

“Acompáñenlos con su oración, con su tiempo, con su paciencia, valorando su trabajo e impulsando su crecimiento. De este modo serán para sus sacerdotes signo visible de Jesús, el Buen Pastor que conoce sus ovejas y da la vida por ellas”.

Insistió en que la labor episcopal no se debe limitar a una mera gestión administrativa: “Sabemos que nuestro servicio conlleva también una parte administrativa, pero esto no significa que debamos pasar todo nuestro tiempo en reuniones o detrás de un escritorio”.

“Sean pastores, servidores del pueblo y no administradores públicos. Siempre con el pueblo de Dios, nunca separados como si fueran una clase privilegiada. No renieguen de esta ‘estirpe’ noble que es el santo pueblo de Dios”, concluyó el Papa Francisco.

Publicado en Aciprensa.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
15 comentarios en “Francisco en Irak: La guerra, el odio, la violencia son incompatibles con la religión
      1. Mientras que hasta Pio XII los pa pas al hablar de «la religión» se referían a la religión católica, a partir de Juan XXIII, cuando se habla de «la religión» se están refiriendo a todas las religiones, puesto que las religiones son un derecho que da la propia naturaleza y se basa en la dignidad humana, y esta aberración es tal que a continuación añaden que el «Espiritu Santo no rehusa servirse de otras religiones como caminos de salvacion santidad y gracia». Le han quitado a Dios el derecho a salvar a la gente por la religión puesta por el propio Dios, porque yo lo valgo y por toda la cara, y quien se dé cuenta, lo está malinterpretando.

    1. Creo que se refiere a la leyenda negra antiespañola, por la cual la iglesia era muy mala porque restringía la salvación a una sola religión y por ello mataba indios o los convertía a la fuerza porque Dios no había revelado todavía el tercer testamento: el sesentero, por el cual todos y no muchos se salvan.

    1. Y parece que de algunos de la religión cristiana y/ o católica, también.

      Sólo hay que leer los comentarios de arriba, para ver el odio que destilan.

      Todos los integrismos son iguales.

  1. Mahoma dedico 20 años de su vida a la guerra contra los que no aceptaban el Islam, con asesinato de miles de prisioneros. Este es el modelo del Islam.
    A partir de ahí, el Islam lleva 15 siglos asesinando miles de infieles cada año. Negar la realidad, no ayuda a nadie.

  2. Mons Fulton Sheen advertía, alla por 1947 (habra llegado ese tiempo?):
    La Iglesia de Cristo. ( la Iglesia Católica ) será una. Y el Falso Profeta va a crear otra. La falsa iglesia será mundana, ecuménica y mundial. Va a ser una federación de iglesias. Y las religiones formarán algún tipo de asociación global. Un parlamento mundial de iglesias. Vaciadas de todo contenido divino y será el cuerpo místico del Anticristo. El cuerpo místico en la tierra hoy tendrá su Judas Iscariote , y él será el falso profeta. Satanás lo reclutará de entre nuestros obispos.”

  3. Hablar de que no deben ser burócratas sentados en un escritorio a Obispos y sacerdotes expuestos a las bombas, los disparos y las cuchilladas de los terroristas islámicos sunníes, y a la indiferencia cómplice del gobierno pro-chiíta parece demasiado…

  4. Decir que las diferentes confesiones son como una alfombra urdida por Dios es reiterar el error del documento de Abu Dhabi. Dios quiere una sola Iglesia Católica.

  5. Este hombre es un demagogo que ni siquiera parece que crea en Dios, al menos en el que creen los cristianos; por eso se empeña en decir cómo tienen que ser las religiones en vez de cómo son en realidad, al igual que hizo cuando escribió que las religiones están al servicio de la fraternidad en el mundo y que «ofrecen un aporte valioso para la construcción de la fraternidad y para la defensa de la justicia en la sociedad» (Fratelli Tutti). ¡Como si Dios quisiera que los hombres den culto a los demonios y les hagan hasta sacrificios humanos, y que persigan a los cristianos! Dios debe estar preparando alguna gran «purificación» en la Iglesia para permitir esto.

  6. Infantilismo primario.

    Es de perogrullo que el católico no debe odiar a nadie.

    Existe la guerra justa.

    Existe violencia justa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles