PUBLICIDAD

“Todos mis libros provienen de algún tipo de amor”

|

“Escribo libros que desearía que otras personas escribieran, pero no lo hacen”, dice Peter Kreeft, “así que, para poder leer estos libros, tengo que escribirlos primero”.

(Paul Senz/CWR)- Peter Kreeft es un escritor prolífico. Asombrosamente prolífico. Enseña filosofía en el Boston College desde 1965, al tiempo que mantiene una sólida agenda como conferenciante muy solicitado, especialmente en todo lo relacionado con el catolicismo -aunque es invitado a hablar por muchas organizaciones no católicas- y escribe innumerables artículos y libros, todo ello mientras vive su vocación como devoto esposo, padre y abuelo. A lo largo de los años ha escrito docenas de libros. Tantos que es difícil llevar la cuenta. Pero en cualquier caso, la cifra se acerca a los cien libros, y no muestra signos de ralentización. Sus libros cubren una amplia variedad de temas: la Escritura (Wisdom from the Psalms, Probes: Deep Sea Diving into Saint John’s Gospel, You Can Understand the Bible); la apologética fundamental (Handbook of Catholic Apologetics, Fundamentals of the Faith, Catholic Christianity); la historia de la filosofía (SocratesChildren: The 100 Greatest Philosophers); santo Tomás de Aquino (A Summa of the Summa, A Shorter Summa, Practical Theology: Spiritual Direction from Saint Thomas Aquinas); los diálogos socráticos (Socrates Meets Marx, ¿Símbolo o Sustancia? Un diálogo sobre la eucaristía ); Tolkien y El Señor de los Anillos (The Philosophy of Tolkien: The Worldview Behind The Lord of the Rings, Celebrating Middle Earth); el aborto (Three Approaches to Abortion, The Unaborted Socrates); la guerra cultural (Cómo ganar la guerra cultural, Relativismo, ¿relativo o absoluto? ); la oración (Prayer for Beginners, Prayer: the Great Conversation) el surf (I Surf, Therefore I Am, If Einstein Had Been a Surfer); y muchos más. La obra de Kreeft es notable por su volumen, ciertamente, pero también por su facilidad de lectura. Cabría esperar que los escritos de un profesor de filosofía fueran de difícil comprensión, pero Kreeft tiene el don increíble de presentar, incluso las ideas más complejas, de manera que puedan ser fácilmente comprendidas por los no iniciados. Sus escritos son amenos e informativos, nunca condescendientes ni pedantes, y siempre edificantes. Peter Kreeft ha hablado recientemente con Catholic World Report sobre su proceso de escritura y sus numerosos libros. He visto diferentes cifras en distintos lugares, así que vamos a hablar de ello de viva voz: ¿cuántos libros ha escrito? Entre 80 y 90. Los números casi no tienen significado. Lo más importante es la calidad, no la cantidad. ¿Cómo es su proceso de escritura? ¿Tiene un enfoque muy diferente para los distintos tipos de libros? No tengo un método, un técnica o un enfoque especial. Escribo lo que quiero escribir. Sospecho que muchas veces el mejor método es no tener método. ¿Es la oración parte de su proceso de escritura? Antes de escribir, ofrezco una oración del tipo “esto es para Ti”, pero no pretendo ser un experto en oraciones. Tengo trastorno por déficit de atención y me aburro muy fácilmente. ¿Hay algún escritor en particular que le haya servido de inspiración? San Agustín y santo Tomás, Chesterton y Lewis, están siempre en algún lugar de mi mente, habitualmente en los lugares oscuros e inconscientes. ¿Tiene varios libros en preparación en un momento dado? A veces sí, a veces no. Lo que me funcione en ese momento. Usted ha escrito un gran número de diálogos: Socrates Meets Jesus, Símbolo o Sustancia, Between Heaven and Hell, entre otros. ¿Le gusta escribir libros de este formato? ¿Cree que este formato se presta a ciertas cosas a las que no se presta la prosa normal? Sí, creo que los diálogos logran un dramatismo y un magnetismo que el monólogo no logra, y nunca he resuelto el problema de por qué no los utilizan más pensadores, como hizo Platón. Nadie le ha superado. Y sin embargo, sus libros son los más antiguos y los primeros de la historia de la filosofía.  Cuando estuve en Japón, allá por 1968, uno de los maestros zen a los que entrevisté me dijo tras una conversación: “Nunca alcanzarás la iluminación zen porque siempre estás dialogando contigo mismo. Apuesto a que Sócrates es tu filósofo favorito”. Vio en mi alma.

Puede comprar aquí el libro ‘¿Símbolo o Sustancia?’

¿Hay libros que haya escrito y que no se hayan publicado, o libros que siempre haya querido escribir? No. Si quiero escribir un libro, lo hago. Escribo libros que me gustaría que otros escribieran, pero no lo hacen, así que para leer esos libros tengo que escribirlos primero. Tengo obras más cortas que no han sido publicadas, pero los dos únicos manuscritos que tienen longitud de libro son mi aburrida disertación doctoral sobre la maravilla en Platón y Agustín y un comentario temprano, demasiado poco crítico, sobre El medio divino, de Teilhard de Chardin. Me gusta comentar los libros de otros escritores.  A los enanos les gusta subirse a las cabezas de los gigantes. De los muchos libros que ha escrito, ¿cuáles son sus favoritos? ¿Cuáles cree que son sus mejores? ¿Por cuál quiere ser recordado? Mi única novela, An Ocean Full of Angels, fue a la vez la más divertida y la más problemática. Tardé casi veinte años en terminarla por dos razones: tuvo que ser condensada y revisada en distintas ocasiones (mis tres libros cortos sobre el surf y el mar formaban parte originalmente de ella) y tuve que esperar a que los personajes se me mostraran por sí mismos en lugar de dejarme manipular por ellos.  Creo que el libro que más ayudará a las personas es Jesus Shock.  Creo que el libro que más perdurará y ayudará a los estudiantes es mi historia de la filosofía en cuatro volúmenes para principiantes inteligentes, Socrates’ Children. El libro que me costó menos esfuerzo escribir (fueron tres días para escribirlo y otros tres para revisarlo) fue Between Heaven and Hell. Su último libro, publicado por Ignatius Press, es Wisdom from the Psalms. ¿Qué le impulsó a escribir este libro? ¿Qué tipo de sabiduría se puede extraer de los Salmos? Todos mis libros surgen de algún tipo de amor. Sin amor nadie puede hacer nada bien. Los Salmos me revelan continuamente su profundidad y su poder en la oración, así que he querido compartir algunas de las muchas intuiciones que me han dado. Sé que va a publicar más libros en un futuro próximo con Ignatius Press. ¿Hay otros en preparación ahora mismo? Ahora estoy escribiendo tres volúmenes de homilías sobre todas las lecturas litúrgicas del Leccionario para el ciclo de tres años para la organización “Word on Fire” del obispo Barron, que se llamará Homily Helpers. El primer volumen saldrá a tiempo para el Adviento del próximo año.  Ignatius tiene otros libros míos (colecciones de ensayos) pendientes de publicación. Dos de las muchas palabras que no tienen sentido para mí son “jubilación” y “previsibilidad”. Dos que me parecen muy significativas son “¡ups!” y “sí”, que corresponden a los dos requisitos para la salvación, el arrepentimiento y la fe. Publicado por Paul Senz en CWR. Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana.

Ayúdanos a seguir trabajando, a seguir diciendo lo que nadie más dice:

5 comentarios en ““Todos mis libros provienen de algún tipo de amor”
  1. El autor es excelente. Apenas tengo unos cuatro de Peter Kreeft. Sus comentarios sobre los Pensamientos de Pascal son excelentes. Socrates Meets Jesus es para no dejar de leer. Su libro de apologética católica, creo que no hay nada igual, es muy útil y con mucho conocimiento condensado. Asimismo, cómo hubiera querido que mi profesor de Lógica hubiera basado sus clases en el libro de Kreeft Socratic Logic. Se nota como dice la entrevista que escribe con amor a la verdad y sobre todo a la Verdad.

  2. ¿Hay algún escritor en particular que le haya servido de inspiración? San Agustín y santo Tomás, Chesterton y Lewis, están siempre en algún lugar de mi mente, habitualmente en los lugares oscuros e inconscientes.

    Tengo obras más cortas que no han sido publicadas, pero los dos únicos manuscritos que tienen longitud de libro son mi aburrida disertación doctoral sobre la maravilla en Platón y Agustín y un comentario temprano, demasiado poco crítico, sobre El medio divino, de Teilhard de Chardin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles