PUBLICIDAD

“Defender el derecho al aborto no significa defender el aborto”

|

Desde la cuenta en Facebook del Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II se ha defendido la posición del nuevo presidente de Estados Unidos sobre el aborto, que ha ocasionado una dura condena por parte del episcopado norteamericano.

El Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II fue ya en su día defenestrado y convertido en algo lo bastante distinto a su ser original como para provocar ríos de tinta en comentarios de la prensa católica, amén de sonados y reveladores despidos. Digamos que, de acuerdo a los deseos de Su Santidad el Papa Francisco, perdió innecesarias ‘obsesiones’.

Sin embargo, la respuesta dada por su cuenta en Facebook a una feligresa particular sobre las alarmantes medidas abortistas anunciadas por Biden da indicios de una pérdida absoluta del norte.

Todo surgió a raíz de un artículo de la versión italiana del Huffington Post titulado ‘Joe Biden, un católico en la Casa Blanca entre los venenos de la iglesia americana” que la cuenta en Facebook del Instituto enlazó y recomendó.

El artículo hacía hincapié, como ya es común, al supuesto ‘Evangelio social’ que va a aplicar Biden en su gobierno, y contaba con la aportación de viejos conocidos del ala renovadora, como el profesor Massimo Faggioli, de la Universidad de Vilanova.

La autora católica Mirjana Gegaj respondió en el mismo medio que “una persona que tiene entre sus principales objetivos políticos el de afirmar con decisión el derecho al aborto”, difícilmente podía definirse como católico, a lo que la cuenta del Instituto replicó:

“Defender el derecho al aborto no significa defender el aborto. Pero, sobre todo, si tuviéramos que repartir patentes de catolicidad en base a las posiciones políticas, muy pocos políticos podrían definirse como católicos”.

Con independencia de lo vergonzoso del resultado de su ‘razonamiento’, causa enorme perplejidad la pobreza intelectual de un instituto que se preciaba de contener en su claustro verdaderas lumbreras del pensamiento. Manca finezza, que dicen lo italianos, especialmente en ese comodín final que insinúa que la gravedad no tiene peso y que es lo mismo ocho que ochenta.

Pero lo peor es la primera frase. Para empezar, porque la Iglesia, durante los últimos pontificados, ha aclarado sobradamente la responsabilidad de quien defiende un supuesto ‘derecho al aborto’. Y, para seguir, ¿alguien se atrevería a aplicar esta absurda distinción a cualquiera de los males sociales que, estos sí, todos los opinadores condenan unánimes? ¿Qué resultado tendría distinguir entre defender la esclavitud y el “derecho” a poseer esclavos? ¿O a enviar judíos a las cámaras de gas?

Tras el revuelo que ha causado este episodio, el Pontificio Instituto ha retirado el post de su cuenta oficial, informa Life Site News.

Life Site News

 

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

31 comentarios en ““Defender el derecho al aborto no significa defender el aborto”
    1. En cualquier caso, a fin de que no sigan mancillando el buen nombre de San Juan Pablo II, me gustaría proponer un cambio de nomenclatura para ese Instituto y se me ocurren dos opciones que lo definirian mejor: «Instituto Francisco» o bien «Instituto NOM»

    1. El ABORTO NO ES UN DERECHO. Parece mentira que alguien del Vaticano, diga tal blasfemia contra el Espíritu Santo.
      Decir que el mal es un derecho es lo contrario que enseña la Iglesia.

      ¿No han leído a San Pablo cuando dice que tan culpable es el pecador, como el que justifica o defiende su pecado?

      1. Estoy de acuerdo con los comentarios pero creo que deberían leer más sobre el tema del NOM, aunque basta con mirar y ver. La masonería es la herramienta del imperio del mal. Todo es mentira en sus tácticas. Ponen a un «católico» allí donde es necesario y lo triste es el debate y la confusión que ocasionan. Cualquier niño de primaria (incluso hoy día) sabe quién es católico y quién no.

        1. De acuerdo con Antonio. Muy fuleras están las cosas. Grande es el avance de la masonería. No es que tal defienda al Nom, sino que es parte de (o sea, Joe Bergoglio).

  1. Desde que asaltaron al Instituto, con premeditación, alevosía y ganas de venganza, se demuestra una vez más la esquizofrenia vaticana.

  2. Grandes filósofos de la historia de la Filosofía:

    Defender el derecho al [a] no significa defender el [a]

    entonces

    Defender el derecho al aborto no significa defender el aborto
    Defender el derecho a la eutanasia no significa defender la eutanasia
    Defender el derecho al suicidio asistido no significa defender el suicidio asistido
    Defender el derecho a la eugenesia no significa defender la eugenesia
    Defender la reproducción asistida no significa defender la reproducción asistida
    Defender el derecho al matrimonio homosexual no significa defender el matrimonio homosexual
    Defender el derecho a la transexualidad no significa defender la transexualidad

    1. …Defender el derecho al asesinato no significa defender los asesinatos,
      defender el derecho a la violación de menores no significa defender la violación de menores,

  3. Lo que supongo que quiere colar es que uno puede individualmente hacer lo posible por que no haya aborto en su vida, porque lo considera desde su ética un mal, mientras que defiende que, puesto que otros no comparten esa misma ética, que pueden hacer lo que él no quiere. Aceptar un derecho de que otros hagan lo que él nunca haría. Eso, que vale para las cosas indiferentes, pongamos por caso jugar a la petanca, no es aceptable cuando se trata del mal moral. No puede pedir el derecho de asesi nato aunque no piense ases inar a nadie. En el Vaticano harían bien en hacer una limpia de tar ados men tales. Luego ya habría que hablar de los malos. Pero primero los tont os que sirven a los malos.

    1. Además, Bid en no defiende el derecho al ab orto en plan acti vista: puede hacer que lo que no era derecho lo sea y que, además, sea eficaz como tal derecho, que es de lo que se trata con este tipo de “derechos” (pues me niego a llamar derecho al abo rto). Utilizar esa lógica es de un reto rcimiento, de una su ciedad espi ritual que clama al cielo. Y que el tí o o la tí a que ha dicho eso esté en el Va ticano y no lo hayan ful minado de un plumazo nos da idea de qué es lo que hay allí. No me extraña que los cism áticos o los her ejes no quieran saber nada de la Iglesia con esta panda al frente. Da ra bia, tris teza… Afortunadamente, no son nuestro Señor, que nos dijo por boca de sus santos que aunque viéramos caer las torres más altas a nuestro alrededor, no nos inmutásemos, teniendo el corazón y la mente puesta en él.

  4. Dice el Señor: «Por sus frutos los conoceréis» (Lc 6,43). En este desastre moral del Pontificio Instituto San Juan Pablo II se ve la deriva de la alta jerarquía eclesiástica, cuyo principal culpable es el Papa Francisco.

  5. Que una institución de la Iglesia acepte que el aborto puede ser considerado un derecho no sólo indica que ha perdido el norte sino que está totalmente pervertida; lo mismo que cuando defiende las uniones civiles entre homosexuales o la fraternidad universal al margen de Jesucristo. No puedo evitar acordarme de la mala sensación que tuve al ver aparecer por primera vez a Francisco en la logia vaticana.

  6. Defender el derecho a los campos de concentración y la cámara de gas no significa defender los encarcelamientos y asesinatos masivos. Es solo el derecho a elegir.

  7. El aborto no es un derecho, sino un asesinato. Igual que la eutanasia. Igual que los sacrificios humanos de mexicas, incas y cartagineses.

    Apoyar el aborto en su praxis y como derecho es lo mismo. Déjese de sofismas, Sr. Biden. Sofismas forbidden.

  8. “Defender el derecho al aborto no significa defender el aborto”
    Entonces defender el aborto significa defender la obligación de abortar

  9. Instituto… de los judas, de los Herodes, de los infanticidas….
    Con qué epíteto se presentarán ante el Tribunal Divino? pues de Dios nadie se burla pilantras de la bazofia…
    Esconderse detrás de sofismas baratos no es de quien tiene la mirada honesta.

  10. Defender el derecho del dueño de las plantaciones de algodón a comprar y vender esclavos no es defender el derecho a la esclavitud.

    La estulticia argumentativa de politiquerío mainstream de consenso progresista. Asombrosa, y cada vez batiendo su propia cota.

  11. «Defender el derecho a matar no es lo mismo que defender matar»… ¡Madre mía en manos de quiénes hemos puesto al mando del Mundo!

  12. Defender el derecho de Asesinar, no significa defender el Asesinato… Que poco recursos argumentativos cuando se defiende lo indefendible…

  13. Pero que tipo de torpe pensamiento es este, de manera que defender el derecho a asesinar no es defender el asesinato. Que pobreza intelectual la de ese Instituto. Debe llamarse más bien como han dicho algunos, Instituto Francisco

  14. Tenemos un cura castrense venezolano en Aragón, que tras el atentado de Las Ramblas de Barcelona, justificó el hecho como legítima defensa y luego derivó a la fraternidad universal y la abolición de la propiedad y cuando la gente nos mirábamos, atónitos, lo aclaró del todo, sin venir a cuento: «El auténtico cristianismo es el comunismo» (tengo grabación. El nuevo obispo Escribano lo sabe, porque se le ha hecho llegar el hecho directamente y todo sigue igual. Vamos por buen camino. Así que lo de Biden es una mera anecdota: lo obvio no es obvio; solo una «ensoñación».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles