PUBLICIDAD

Las cifras de las transferencias a Australia eran erróneas, dice el Vaticano

|

¿Se acuerdan de las supuestas transferencias de la Santa Sede a Australia de las que les informamos y que, hace días, les contamos que habían sido desmentidas? Pues ayer, el propio medio oficial del Vaticano se hacía eco del desmentido de estas supuestas transferencias multimillonarias, que habían escandalizado a no pocos fieles, ya que coincidían con el proceso judicial del cardenal George Pell, por el que fue condenado -y, finalmente, absuelto- por pederastia. Les dejamos el artículo de Vatican News:

El organismo de supervisión financiera australiano, que había hablado de 1,4 millardos de euros transferidos en los últimos seis años, admite el error de cálculo: se trataba de 6 millones de euros. La Santa Sede: “Cifra atribuible, entre otras cosas, a algunas obligaciones contractuales y a la gestión ordinaria de los propios recursos”.

Se desmantela el caso de las enormes transferencias financieras que supuestamente partieron de la Santa Sede hacia Australia. No fueron 1,4 billones (americanos) de euros con 47.000 transacciones financieras en los últimos seis años, sino 6 millones de euros para 362 transacciones. El Centro Australiano de Informes y Análisis de Transacciones (AUSTRAC), organismo de vigilancia financiera de Australia, de hecho, ha publicado en el sitio web del periódico “The Australian” una declaración en la que admite haber sobrestimado enormemente el flujo de esas transferencias. “Se cree que un error de codificación de la computadora es el origen del error de cálculo”, escribe AUSTRAC, que consideró como vaticanas también las transacciones con Italia.

Como se recordará, en las últimas semanas AUSTRAC, en respuesta a una interrogación parlamentaria de la senadora australiana Concetta Fierravanti-Wells, había declarado que de 2014 a 2020 resultaban enviadas por el Vaticano a Australia sumas de dinero por un valor de 1,4 billones de euros (2,3 billones de dólares australianos), por un total de aproximadamente 47.000 transferencias. Una cifra enorme, que inmediatamente pareció irreal, tanto en términos de cantidad de dinero como de número de transacciones, ya que no era en absoluto compatible con los movimientos de la Santa Sede.

Las sucesivas verificaciones, solicitadas por la Santa Sede y realizadas por AUSTRAC junto con ASIF, la Autoridad de Supervisión e Información Financiera del Vaticano, permitieron reducir enormemente la suma: en los últimos seis años, las transferencias de dinero realizadas por entidades vinculadas al Vaticano pueden contabilizarse en 9,5 millones de dólares australianos, equivalentes a unos 6 millones de euros, por un total de 362 transferencias que tuvieron lugar en ese período de tiempo.

“La Santa Sede”, se lee en un comunicado difundido hoy, “toma nota de los resultados de la verificación que solicitó, realizada conjuntamente por ASIF y AUSTRAC, y de la considerable discrepancia reportada hoy por un periódico australiano, respecto a los datos previamente difundidos sobre las transacciones financieras realizadas por el Vaticano a Australia entre 2014 y 2020: 9,5 millones frente a 2,3 millardos de dólares australianos.

“La cifra -continúa la nota- es atribuible, entre otras cosas, a algunas obligaciones contractuales y a la gestión ordinaria de los propios recursos. Con la ocasión, la Santa Sede reitera su respeto por las instituciones del país y manifiesta su satisfacción por la colaboración entre las entidades involucradas”.

Publicado en Vatican News.

16 comentarios en “Las cifras de las transferencias a Australia eran erróneas, dice el Vaticano
  1. Sean cuales sean las cifras de las transferencias, que ahora ya se admiten como de la Santa Sede, ¿ Quien o quienes han hecho esas transferencias ? ¿ A quien o quienes han favorecido ? ¿ ¿ De qué supuestas obligaciones contractuales se trata ? La claridad brilla por su ausencia en este homenaje a la opacidad.

    1. ¿ Error informático ? ¿ Seguro que la informática no sabe sumar, restar, multiplicar y dividir ? Cuanto más revuelven el asunto de las transferencias australianas, peor huele. Acabarán echando la culpa a los canguros y a los boomerangs.

    2. Antes negaban que las transferencias fueran desde la Santa Sede. Ahora las admiten. Algo es algo. Pero no basta. Queremos más. El encefalograma plano es cosa de los misericordíticos, no de los católicos.

    1. Si, pero realmente admiten que hubo una transferencia. ¿Por qué esa transferencia y a quién? Y además que visto lo visto cualquiera se fía de estos ya

  2. Si AUSTRAC comete esos errores de cálculo (de 1400 Mio. a 6 Mio.) hay que despedirles a todos y montar algo nuevo…. serio.

    Y luego se publica en el mismo periódico que primero dijo que que sí, luego a instancias vaticanas negó la mayor…. y ahora bajo las mismas instancias corrige la cifra de forma increíble. Y los chicos del Vaticano, que lo negaban todo, ahora admiten… un piquito de 6 Mio. …que da para mucho más que para gastos corrientes, a menos que paguen el hotel Ritz de más de uno.

    Huele a negociación, pasteleo y acuerdo tras los decorados para echar tierra. Pero si el río suena, agua lleva y no poca.

    Si AUSTRAC se presta, es un bochorno similar a la Justicia australiana condenando a sabiendas a un inocente (sobornos muy probables) y luego tras más de un año de cárcel soltarle sin cargos.

    1. Buena valoración, XRada. Que Dios te bendiga y vuelva expulsar a los mercaderes de templo, aunque sea a latigazo limpio, la otra forma de ejercicio de la misericordia divina que la Misericorditis no quiere reconocer, para vendendor, con el diablo, ternuras terrenas que llevan a infiernos perennes.

  3. Todo suena a justificación sin justificar. Con tantas transparencias prometidas y anunciadas, seguimos sin saber el porqué y para qué de estas transferencias. Un problema distinto es si son muchas, peor, o pocas. Hoy ya sabemos que el Vaticano las reconoce y nos da una justificación que suena a cachondeo. Son para: «algunas obligaciones contractuales» y para «la gestión ordinaria de los recursos». Más que aclarar, el misterio se profundiza con una comunicación opaca. Specola. Me alegra que coincidamos, una vez más.

    1. Si queremos añadir una extrañeza más, es inusual que un organismo gubernamental como el Austrac cometa errores. La cosa arrancó en octubre del año pasado con 700 mil dólares australianos. El 15 de diciembre, el cardenal Pell: “Eso es mucho dinero: 2 millones de dólares australianos, no solo los 700 mil dólares que reportó un periódico italiano, basado en las declaraciones hechas a los investigadores por Monseñor Perlasca. Las investigaciones deberán determinar si se han utilizado con fines ilegales. Por supuesto, es un poco anómalo. Normalmente el dinero sale de Australia y llega al Vaticano y no al revés». Que algo anda mal es lo menos que podemos decir.

  4. El Vaticano está acumulando sombras sobre un organismo de auditoría extranjero de renombre. Si Austrac admitió un error de cálculo, ¿qué dinero calcularon? ¿Qué transacciones han leído? ¿Cómo confundió los datos italianos con los del Vaticano? Si Austrac ha leído esos datos e incluso si los ha «codificado mal», los datos existen. La Santa Sede informa que Austrac ha admitido el error. Podemos estar ante triangulaciones sofisticadas. Si el Vaticano quiere enviar dinero a Australia necesita un banco, que puede ser el suyo, el IOR o uno italiano, donde el Vaticano puede operar con un código IBAN italiano. En Australia esto se puede leer como flujos de datos italianos. El banco que los recibe debe saber ‘leer’ los códigos vaticanos detrás de los italianos, o suizos, o malteses… Se atribuye a Austrac el ‘leer mal’ los códigos…, quizás somos muy malpensados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles