PUBLICIDAD

Las manifestaciones por las misas revelan una fractura generacional: el catolicismo de izquierda no tiene posteridad

|

(Michel Janva/Le Salon Beige) Yann Raison du Cleuziou, observador del mundo católico, ha publicado un artículo en La Croix sobre las manifestaciones reclamando la reanudación de las misas, subrayando una fractura generacional dentro de la Iglesia en Francia:

Estudiantes que piden la misa manifestándose… He aquí algo que podría haber sido una “divina sorpresa” en una Francia cuyo número de católicos practicantes disminuye constantemente. Los que siguen asistiendo a misa cada semana representan ahora sólo el 1,8% de la población francesa (entre los mayores de 18 años). La encuesta del Instituto Católico de París y la Universidad Saint Mary de Twickenham contabiliza solamente a un 23% de personas que se declaran católicas entre los 16 y 19 años. Son datos realmente impactantes

Pero la noticia de estas manifestaciones provoca más división que alegría. Porque estos laicos que se movilizan de forma autónoma de los sacerdotes y obispos no corresponden con la imagen de “pueblo en marcha” que muchos católicos de edad más avanzada llevan esperando desde hace más de cincuenta años. Los frutos del Concilio Vaticano II son paradójicos y algunos están perdiendo sus puntos de referencia, como Anne Soupa quien, en su página de Facebook, pide a los obispos que metan en cintura a estos insolentes.

Una gran fractura generacional

Si las manifestaciones causan tanta amargura, es debido a una gran fractura generacional que atraviesa el cuerpo eclesial. Un reemplazo cuyos efectos ya son muy claros en el clero. Porque los estandartes que enarbolan estos estudiantes son los del Sagrado Corazón de todas las contrarrevoluciones y no las banderas de la Acción Católica.

El catolicismo se recompone sobre aquellos que tienen la interpretación más restringida del Concilio Vaticano II y no sobre los más extremos. No hay necesidad de discutir sobre la verdad de los argumentos teológicos de unos y otros. Desde mi punto de vista, la explicación se explica desde las ciencias sociales, la demografía o la sociología.

La controversia actual me recuerda a los debates sobre la religiosidad popular en los años 70. Ya entonces se hablaba de la superficialidad de las motivaciones de los que pedían el bautismo o la comunión solemne. En aquella época, el fraile dominico y sociólogo Serge Bonnet recordó que la culpabilización de esos «católicos festivos» era contraproducente porque cualquier grupo social, sea cual sea, sólo puede renovar su núcleo duro de militantes de los márgenes que es capaz de mantener vivos. Según él, al olvidarlo, la Iglesia se condenaba a convertirse en una secta elitista destinada a desaparecer al ritmo del agotamiento progresivo de sus miembros.

La oposición entre fe y religión, de la que se habló abundantemente en su momento para lanzar un manto de sospecha sobre el apego a los ritos, se sigue utilizando hoy en día contra los manifestantes del domingo. El Evangelio, y especialmente Mateo 25, es usado con condescendencia para explicar a estos jóvenes que su apego a la misa demuestra la superficialidad de su fe. La escueta prudencia de ciertos obispos equivale a un golpe contra estos jóvenes demasiado celosos. Un cardenal [Mons. Grech, el nuevo secretario general del Sínodo de los Obispos] no duda en describir su impaciencia como «analfabetismo espiritual».

Más comprometidos

La sentencia es definitiva. No obstante, ¿quién puede probar que los que desean la reanudación de las misas no hacen nada por los pobres? ¿O que aquellos que no tienen ninguna prisa hacen más por los pobres? ¿Quizás no hacen nada? Los prejuicios son numerosos, pero lo que muestra la encuesta Bayard-Ipsos de junio de 2016 es que los más practicantes son también los que están más comprometidos.

Hoy en día, creo que es necesaria una advertencia complementaria a la de Serge Bonnet. En una institución como la Iglesia, el desprecio hacia los últimos practicantes es suicida. Si, teológicamente, la oposición entre fe y religión puede funcionar como una forma de examen de conciencia que estimule a cuestionar el vigor de una fidelidad, desde un punto de vista sociológico, este razonamiento es disfuncional.

Transmitir a lo largo del tiempo

Uno puede deshacerse de las instituciones y de los ritos para vivir mejor su fe. Aún así, la posibilidad misma de esta emancipación, y de los frutos que la acompañan, dependen todavía de la matriz abandonada. Sin la institución religiosa, con sus normas y disciplinas, ya no hay fe con capacidad de estructurar a un colectivo. Pueden eventualmente sobrevivir opiniones personales y bellas trayectorias de compromiso. Pero, ¿cuál es su capacidad para generar cultura, es decir, duración?

La cuestión de la transmisión es crucial. Hoy en día la conclusión de las encuestas sobre la práctica católica es implacable. Si no se hace nada para volver a dar sentido, o una carga sagrada, a la práctica de la misa, de una generación a otra, los practicantes se hacen no-practicantes y estos últimos dan a luz a no-cristianos. Toda pastoral que no busque introducir en la práctica nutre, en vez de revertir, este proceso.

Publicado en por Michel Janva en Le Salon Beige. Traducido para InfoVaticana por Jorge Soely.

12 comentarios en “Las manifestaciones por las misas revelan una fractura generacional: el catolicismo de izquierda no tiene posteridad
  1. Ah, sin duda. A su debido tiempo, cuando ya estemos todos difuntos, otros dirán lo mismo. Y asi. No es difícil la profecía, viene sola: esto no tiene arreglo.

  2. Yo quiero un Papa que cada noche se lea un capitulo de la “Imitacion de Cristo”, de Tomas de Kempis.
    Nada mas y nada menos. Creo que tendremos que ir a buscarlo en un convento, en una Cartuja, en una
    aldea remota en Africa. Un Papa que no haya sido cardenal, ni arzobispo, sino sacerdote simple y llanamente. Que no haya leido sino a Santo Tomas de Aquino y a San Agustin, y el Kempis, claro esta.
    Un Papa que no quiera estarle dando la vuelta al mundo embarrando los cielos con gasolina. Que no disfrute con el clamor de las multitudes. En fin, quizas ni existira jamas, pero asi lo imagino

  3. Cosas del estilo de vida LGBTI. Que no se puede abrir a la vida, con lo que biológicamente tiene fecha de caducidad. En su mismo mensaje tiene su extinción irremediable. Mientras que en la fe católica, está siempre presente la esperanza de un futuro mejor, la esperanza de ganar el Reino de los Cielos.

  4. Me gustaría decir que he entendido el contenido del artículo, con independencia de que esté de acuerdo o no con el autor. Pero mentiría, porque no he entendido ni palote. O tal vez lo que me parece que dice no me convence en absoluto, porque es un análisis de la realidad explicado con prejuicios ideológicos que nada tienen que ver con la realidad.
    Me gustaría saber a qué escuela pertenece.

  5. Una estupenda noticia y prueba de que Dios cuida a su Iglesia. En 10 años más no queda ni un “moenno” más y se retomará la recta doctrina. Nuestra función, como padres, maestros y me atrevo a incluir a algún sacerdote es seguir formando a los jóvenes en ella.
    La lástima es la cantidad de ovejas que se han perdido durante estos años por dejadez.

  6. Seguí por las redes la protesta “pour la messe” y he notado el cambio generacional, a Dios gracias. La generación de carismáticos y de más extremistas del concilio va desapareciendo. Que alegría! Yo cómo joven todavía tengo esperanzas que mi generación y las que vienen reparen la Iglesia. Seremos pocos pero mejores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles