PUBLICIDAD

Obispos americanos: “Presidente Trump, detenga estas ejecuciones”

|

Con motivo de las ejecuciones federales programadas para las próximas semanas, dos obispos presidentes de comisiones de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos han emitido un comunicado pidiendo a la Administración que actúe como “testigo de la dignidad de toda vida humana”.

Se trata del arzobispo Paul S. Coakley de Oklahoma City, que es presidente de la Comisión de Justicia Nacional y Desarrollo Humano, y el arzobispo Joseph F. Naumann de Kansas City, presidente de la Comisión de Actividades Pro-Vida.

“Debemos pedir a la Administración, una vez más, que detenga una ejecución, esta vez programada para el 19 de noviembre”, lamentan los prelados estadounidenses. “Hay dos más programadas para diciembre. Ahora estamos camino de diez ejecuciones federales en 2020, más del doble del récord anterior de cuatro en 1938”, recuerdan los arzobispos.

“La pena de muerte no es necesaria para proteger a la sociedad”, señalan. Según estos obispos la decisión de no ejecutar a alguien, “incluso a alguien que haya hecho algo terrible”, no es “suavizar el crimen” sino fortalecer “la dignidad de la vida”

Y llega, como era de esperar, una cita del Papa Francisco, quien retiró cualquier posibilidad de pena de muerte del Catecismo. Y citan un fragmento de ‘Fratelli Tutti’:

“«ni siquiera el homicida pierde su dignidad personal y Dios mismo se hace su garante». El firme rechazo de la pena de muerte muestra hasta qué punto es posible reconocer la inalienable dignidad de todo ser humano y aceptar que tenga un lugar en este universo. Ya que, si no se lo niego al peor de los criminales, no se lo negaré a nadie, daré a todos la posibilidad de compartir conmigo este planeta a pesar de lo que pueda separarnos”.

“Le pedimos al presidente Trump y al fiscal general Barr, como un acto de testimonio de la dignidad de toda vida humana: detenga estas ejecuciones”.

35 comentarios en “Obispos americanos: “Presidente Trump, detenga estas ejecuciones”
    1. ¿Y es que acaso Jesús era incondicionalmente opuesto a la pena de muerte? Mateo 18,6:
      “Pero al que escandalice a uno de estos pequeños que creen en mí, más le vale que le cuelguen al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos, y le hundan en lo profundo del mar.”
      En EEUU existen penas de 100 o más años, y también cadena perpetua. Pero simultáneamente, la pena de muerte. La pena de muerte no tiene intención punitiva, ni disuasiva, sino de mostrar que se hace justicia en proporción a la gravedad de ciertos delitos.

  1. En la Biblia se prescribe la pena de muerte en diversos pasajes: Ex 21,12; Lv 24,17; etc. La pena de muerte fue una práctica habitual. La aplicaron Josué (Jos 10,26); el profeta Elías (1 Re 18,40); etc.

  2. La doctrina de la Iglesia aprueba la pena de muerte. Inocencio III en 1210 pidió a los herejes valdenses que afirmaran la legitimidad de la pena capital, como condición de su reconciliación con la Iglesia.
    El Catecismo Romano publicado por decreto del Concilio de Trento en 1566, bajo la autoridad de San Pío V, defiende la pena de muerte.
    También el Catecismo de San Pío X, publicado en 1905, defiende la licitud de la pena de muerte.

  3. La doctrina de la Iglesia aprueba la pena de muerte. Inocencio III en 1210 pidió a los valdenses que afirmaran la legitimidad de la pena de muerte, como condición de su reconciliación con la Iglesia.

        1. El Catecismo de 1997, promulgado por San Juan Pablo II dice: “La enseñanza tradicional de la Iglesia no excluye…el recurso de la pena de muerte” (n 2267). Este Catecismo enseña que el Estado puede recurrir a la pena de muerte.

          1. Ningún Papa puede cambiar la doctrina de la Iglesia. Francisco no puede cambiar la doctrina definida por sus predecesores. Y si escribe lo contrario, eso no es doctrina, sinó error, y debe ser refutado por los fieles.

          2. La legitimidad de la pena de muerte solo se reconoce cuando el estado no tiene ninguna otra manera de defenderse se esa gente y en el caso de estados unidos tiene maneras de defenderse de estos personas más allá de la ejecución.

            Por otra parte si defendemos el derecho de la vida desde la concepción hasta la muerte natural también tenemos que defenderla incluso para los malos y en todos los supuestos sino somos unos hipócritas más.

  4. Sto. Tomás de Aquino también defiende la pena de muerte: “Si un hombre es peligroso a la sociedad y la corrompe por algún pecado, laudable y saludablemente se le quita la vida para la conservación del bien común.” (ST II II c.64 a.2)
    “Es lícito…matar al hombre por autoridad pública y a causa del bien común.” (ST II II c. 64 a.6)

    1. La Suma Teológica también explica: “Es lícito matar al malhechor en cuanto se ordena a la salud de toda la comunidad, y en consecuencia, el realizarlo le compete sólo a aquel a quien esté confiado el cuidado de conservar la comunidad…El cuidado del bien común está confiado a los príncipes, que tienen la autoridad pública. Por consiguiente solamente a estos es lícito matar a los malhechores.” (ST II-II c.64 a.3)

        1. Pepito, cuando Sto. Tomás escribe príncipes se refiere a la autoridad legítima, que en EEUU son el Presidente, los gobernadores de los estados, etc.

          1. Cuando os conviene lo que dice es un ejemplo o símbolo y cuando os conviene también puede ser literal según os convenga

  5. Planned Parenthood la mayor industria abortista, al parecer responsable de 70.000.000 de abortos en US desde su implantación. Planned Parenthood abiertamente patrocina a los candidatos del Partido Demócrata. Distinguidos Obispos, sería altamente reconfortante leer notas oficiales dirigidas a los mandatarios del país solicitando el fin de este abominable negocio. Me parece loable la nota emitida por Uds. para detener una ejecución. Sería alentador que publiquen numerosas y frecuentes notas oficiales pidiendo la detención de miles de abortos ejecutados cada día, y ayuden así a formar en las personas una conciencia moral en favor de la vida.

  6. Como existen cárceles ,extremadamente seguras,no es indispensable matar a éstas personas.Bien que nos gustaría que intercedan por nosotros si estuviéramos en el “Corredor de la Muerte”.No están pidiendo cambiar la doctrina,están pidiendo excepciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles