PUBLICIDAD

Omella: “No es momento para dejar que los brotes populistas irresponsables traten de colarse”

|

“Deseamos seguir atentos y comprometidos con los lugares de la Tierra donde más se está sufriendo esta y otras pandemias como la violencia, el hambre, el racismo o la destrucción forestal de la Amazonía”.

Hoy ha dado comienzo la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española, una semana en la que se reúnen todos los obispos del país. Sin embargo, en esta ocasión, debido a la epidemia de coronavirus, la Plenaria será semipresencial. De un total de 122 prelados 38 estarán presencialmente, el resto la seguirán por vía telemática.

“Nos reunimos en un momento crucial para nuestro país y, sin un ápice de exageración, para la civilización global”, ha comentado Juan José Omella, arzobispo de Barcelona y presidente del episcopado, estrenando el cargo en una plenaria con su discurso inaugural.

El cardenal ha recordado el momento de oración del Papa del 27 de marzo de 2020, “en una oscura plaza de San Pedro sacudida por una gran tormenta”. “Nunca había estado tan vacía la plaza y acaso nunca había estado tan llena de gente siguiendo el mensaje desde cada hogar. Personas de distintas religiones, creencias y nacionalidades más unidas que nunca por la insólita y dura experiencia que todos estamos sufriendo”, ha asegurado el purpurado.

“El abrazo del santo padre al Señor crucificado, en medio de aquel diluvio nocturno, será una de las imágenes que quedarán para la posteridad”, ha augurado el cardenal Omella. El arzobispo de Barcelona ha manifestado que la última encíclica del Pontífice, Fratelli Tutti, ya tiene “una dimensión histórica y universal”. “En medio de la zozobra mundial provocada por esta pandemia, Fratelli tutti viene a ofrecernos las claves para superar integralmente esta crisis sanitaria que hiere a nuestro mundo y a contribuir al renacimiento de la humanidad”, ha señalado el prelado.

Para Omella ya hacía tiempo que el mundo “estaba desajustado” y esta pandemia no ha hecho sino “visibilizar y agudizar” el desproporcionado estado de las desigualdades, “las gravísimas consecuencias de la destrucción de los ecosistemas, el interés egoísta y polarizador de los populismos irresponsables y, sobre todo, nos hace ver lo lejos que estamos de sentir y comportarnos como una única familia humana”, ha explicado.

Para el arzobispo de Barcelona es muy importante que la pandemia “siga abriendo nuestros ojos y nuestros corazones a las personas sin hogar, a quienes sufren soledad, a los inmigrantes y refugiados varados en las fronteras, a las mujeres víctimas de trata y prostituidas, a las personas que están en prisión, en alojamientos colectivos…”.

Por muy intenso que esté siendo el dolor en nuestro país, ha comentado el cardenal, “deseamos seguir atentos y comprometidos con los lugares de la Tierra donde más se está sufriendo esta y otras pandemias como la violencia, el hambre, el racismo o la destrucción forestal de la Amazonía”.

“La actividad sacramental y espiritual de la gente ha quedado físicamente afectada por las normas de confinamiento”, ha reconocido el purpurado turolense, quien ha querido agradecer “la respuesta tan creativa y vital que se ha suscitado en forma de miles de iniciativas de celebración, plegaria, meditación o reflexión, promovidas desde parroquias, escuelas, universidades, comunidades laicales, redes digitales y los más variados espacios”.

“No podemos ocultar nuestro dolor ante la imposibilidad de atender a muchos pacientes durante la enfermedad y, particularmente, en los últimos momentos de su vida, por la escasez de material de protección”, ha confesado el presidente de los obispos, quien confía en que “se haya aprendido de la situación” y, de ahora en adelante, “se reconozca la importancia del acompañamiento o asistencia espiritual durante la enfermedad”.

“Sabemos que no se puede imponer, pero creemos que no se puede impedir. El derecho a recibir una atención espiritual es un derecho humano que no se puede vulnerar”, ha manifestado Omella.

“No es momento de divisiones, no es momento para dejar que los brotes populistas irresponsables e ideológicos traten de colarse”, ha señalado el jefe del episcopado español. “Es el momento de la cohesión, de la cordialidad, de trabajar unidos, de mirar a largo plazo liberándonos del cortoplacismo de las elecciones o de la bolsa”, ha añadido.

Para Omella es el momento de “la unidad y de la buena política, aquella que vela por el respeto a la persona humana y trabaja incansablemente por el bien común”.

El cardenal ha explicado que hacen suya la llamada del papa Francisco a todas las naciones e instituciones “a participar en un Pacto Educativo Global con el fin de alcanzar un acuerdo que permita generar un cambio a nivel planetario que promueva una educación que sea creadora de fraternidad, paz y justicia”.

“El clamor de la inmensa mayoría de la sociedad por un Pacto educativo en España, que sea a largo plazo y que incorpore a todas las fuerzas políticas y también a las entidades civiles y religiosas activas en el campo de la educación, no ha cesado de crecer. Sería conveniente que de este pacto educativo pudiera concretarse una ley sólida que no sea objeto de debate con cada cambio de color político en el Gobierno”, ha dicho sobre la educación.

Omella dice que los prelados lamentan profundamente “todos los obstáculos y trabas que se quieren imponer a la acción de las instituciones católicas concertadas” y ha abogado por respetar “en todo momento el derecho constitucional de los padres y madres a escoger libremente el centro y el modelo educativo para sus hijos —en consonancia a su con- ciencia, identidad y tradiciones—, y asegurando siempre el derecho constitucional a la libre iniciativa privada”.

10 comentarios en “Omella: “No es momento para dejar que los brotes populistas irresponsables traten de colarse”
  1. No es momento para dejar que nos tengan presos en las casas, la oracion y confianza en Jesus de Nazaret nos puede liberar.

    Gloria y adoracion a Jesucristo para alabanza de Dios Padre!
    Gloria al Padre, al Hijo y al Espiritu Santo!

  2. Barrunto por donde va lo que quiere decir. En respuesta diré y le diré si es que lee esto, que en las próximas elecciones antes de ir a votar rezaré mi rosario diario y luego, a votar a VOX.

      1. Marcos, ¿y qué “pecado mortal” integra el voto a VOX que es para usted merecedor de recabar el perdón divino?

        NO vaya a ser que sea usted el que deba pedir perdón, finalmente.

        En todo caso, yo haré lo propio: orar y votar a VOX.

    1. No sé de donde saca esta gente que Vox es populista e irresponsable. Es el partido más serio que hay hoy día en España. En cambio adoran al PP, que ya da asco poner 13TV. Lo único bueno de esta cadena es la Misa que transmite a diario.

  3. Otro que lloriquear, abrid los ojos obispos del mundo, que el Sacro Imperio Romano germánico no se va a reproducir, ni un gobierno confesional. Que los gobiernos pueden dar subvenciones si les interesa, pero no van a llenar las iglesias de buenos cristianos. Abandonen por favor el victimismo, y a evangelizar con el báculo, las sandalias y la Biblia en la mano a tiempo y a destiempo. Ningún gobierno ni populista ni conservador van a mover el corazón de los humanos a Jesucristo, esa es una labor de los pastores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles