PUBLICIDAD

Reflexión sobre la afirmación del Papa Francisco sobre los homosexuales

|

Reflexión sobre la afirmación del Papa Francisco, en un documental, donde dice:

“Lo que tenemos que hacer es una ley para las uniones civiles (de los homosexuales). De ese modo estarán tutelados por la ley. Yo defendí eso”.

Debe recordarse que a nadie le es lícito, (=justificar como un bien), promover el amparo jurídico, de aquello que es un mal moral intrínseco, es decir algo que contradice la naturaleza humana.

Puesto que jamás se puede promover el mal, social y jurídicamente, como un bien, ni siquiera con la intención de buscar un beneficio particular para los involucrados. El bien particular debe fundarse, en otro bien, como es el caso de la protección social del ciudadano individual, pero nunca en el amparo jurídico (que la ley civil reconozca como un bien) aquello que es intrínsecamente malo, porque contradice esencialmente la integridad de la persona humana, fundamento de su dignidad, desde el punto de vista de la razón.

Y promueve lo falso como verdadero, contradiciendo el sentido común (un criterio basado en la lógica y la experiencia), tomando como cierto y confirmando en la falsedad, aquello que se basa en una inclinación subjetiva y libre, contraria a la evidencia directa.

A esto hay que sumarle, toda la enseñanza inequívoca, de la Sagrada Escritura, del Magisterio y de los grandes pensadores cristianos, donde jamás se considera como un bien a promover, ni como medio ni como fin, la unión entre personas del mismo sexo con una finalidad de convivencia “marital”; puesto que está es la finalidad de las uniones entre personas homosexuales, que persiguen reconocimiento legal… y no la de dos simples amigos

Quien sostenga y promueva esta grave inmoralidad, debe ser contradicho públicamente, aunque sea el Papa.

 

Julio Tomás Celis

Prof. Sup. Filosofía y Teología.

La Plata, Argentina, 23 octubre 2020.-

 

9 comentarios en “Reflexión sobre la afirmación del Papa Francisco sobre los homosexuales
  1. Artículo muy clarificador. Mi más cordial felicitación a Julio Tomás Celis y a Infovaticana. Me quedo con el gfinal ” Quien sostenga y promueva esta grave inmoralidad, debe ser contradicho públicamente, aunque sea el Papa “, que me confirma en lo que vengo sosteniendo, por eso me duele tanto el silencio connivente de la inmensa mayoría del episcopado y cardenalato.

    1. Yo, a estas alturas, de Munilla no espero nada de nada. La hermenéutica de la continuidad discontinua lleva a los equilibrios munillistas y santimartinistas, equilibrios que no han impedido la destitución fulminate del rector del seminario donostiarra, alentada por Roma, por excesivamente católico.

  2. Los derechos civiles son civiles y no tenemos nada que hacer. La cristiandad se acabó hace más de 300 años. Luchar contra las leyes humanas es poco útil, siempre lo ven como un modo de justificar que se deben aprobar. Si la Iglesia dice no, los legisladores salen a votar si.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles