PUBLICIDAD

Francisco define a la familia en su Gran Pacto Educativo como “primera e indispensable educadora”

|

Durante meses se ha hablado y ha hablado Francisco del Gran Pacto Educativo que debía revolucionar la educación en el planeta y aunar las voluntades de los líderes mundiales. Las grandes esperanzas, no menos que los grandes temores, que este pacto suscitaban han quedado muy disminuidas: un documento de poco más de mil palabras sin compromisos concretos.

Un videomensaje publicado en las web oficial del Vaticano saluda a los participantes al Pacto Global sobre Educación, el proyecto que lleva acariciando algún tiempo Su Santidad y del que se esperaban -y temían- grandes compromisos y pronunciamientos.

Y es curioso que el Santo Padre hable de que el covid ha hecho que veamos “que no son suficientes las recetas simplistas o los vanos optimismos”, porque a continuación da recetas que no pueden ni con la mejor intención considerarse sofisticadas y transcribe esperanzas que cualquiera podría juzgar ‘optimista’, vanamente o no.

Empieza hablando de la pandemia, de cómo la pandemia ha provocado una “situación desastrosa” en la educación. En muchos mensajes, en casi todos los que ha emitido desde que saltaron a la prensa las primeras noticias de la epidemia de coronavirus, incluida la recién publicada encíclica, el Papa ha hecho referencia a la misma en unos términos que, contrastados con los números oficiales, no siempre parecen justificados. Llevamos ya meses, estamos en la segunda ola, el ‘pico’ parece haber pasado y, sobre una población que supera los 7.500 millones, se estiman los fallecidos por covid en torno al millón: hagan ustedes mismos los cálculos.

Pero el Santo Padre repite a menudo que la pandemia ha cambiado radicalmente nuestra manera de concebir esto y aquello, la necesidad o la urgencia de actuar de esta o aquella manera, algo que, tras una sobria mirada a los datos, tendría más sentido referido no tanto a la enfermedad en sí como a las medidas que se han adoptado universalmente para combatirla, con resultados muy desiguales.

En cuanto a las medidas concretas -es un modo de hablar- que propone Su Santidad para revolucionar la educación a escala planetaria son las siguientes:

· Poner en el centro de todo proceso educativo formal e informal a la persona, su valor, su dignidad, para hacer sobresalir su propia especificidad, su belleza, su singularidad y, al mismo tiempo, su capacidad de relacionarse con los demás y con la realidad que la rodea, rechazando esos estilos de vida que favorecen la difusión de la cultura del descarte.

· Segundo: Escuchar la voz de los niños, adolescentes y jóvenes a quienes transmitimos valores y conocimientos, para construir juntos un futuro de justicia y de paz, una vida digna para cada persona.

· Tercero: Fomentar la plena participación de las niñas y de las jóvenes en la educación.

· Cuarto: Tener a la familia como primera e indispensable educadora.

· Quinto: Educar y educarnos para acoger, abriéndonos a los más vulnerables y marginados.

· Sexto: Comprometernos a estudiar para encontrar otras formas de entender la economía, la política, el crecimiento y el progreso, para que estén verdaderamente al servicio del hombre y de toda la familia humana en la perspectiva de una ecología integral.

· Séptimo: Salvaguardar y cultivar nuestra casa común, protegiéndola de la explotación de sus recursos, adoptando estilos de vida más sobrios y buscando el aprovechamiento integral de las energías renovables y respetuosas del entorno humano y natural, siguiendo los principios de subsidiariedad y solidaridad y de la economía circular.

Salvo la cuarta, que no gustará en el círculo globalprogresista donde abundan sus partidarios seculares, no nos parece que impliquen la revolución esperada. Parece, más bien, un conjunto de pías intenciones de difícil medición o comprobación más que un programa aplicable. Pero no podemos dejar de alegrarnos de que siga considerándose desde la cúpula de la Iglesia que la familia es la primera e indispesable educadora.

13 comentarios en “Francisco define a la familia en su Gran Pacto Educativo como “primera e indispensable educadora”
  1. Sr. Esteban, que ha pasado el pico?, de verdad?, le parecen poco 50.000 muertos solo en España en apenas 6 meses.
    Este argumento lo he escuchado en varias ocasiones en sus artículos, y me parece tan atroz, tan poco objetivo, como cuando se decía que nada, que vayamos a las parroquias, la gente mayor que es la que abunda en las comunidades, para qué?, para que se contagian y se mueran?.

    En fin, no puedo por menos que dejarme sorprendido con tales afirmaciones.
    Ya que no le gusta nada de lo que escribe el Santo Padre, además de criticar, lo que se nota le gusta y se le da muy bien, lo reconozco yo también soy muy irónico y sarcástico, puede iluminarnos a todos, también al Papa, con su gran teología y caridad.
    Un saludo,

      1. Bueno, yo paso por esta página de vez en cuando, y a diferencia de otros muchos ilustres comentaristas, no puedo estar hablando de todos los temas que se plantean. Resulta, de otro lado, sr. Stock, que el tema del aborto, no era objeto ni por asomo de lo que se nos proponía como objeto de comentario en el artículo.

        Un saludo,

  2. Algunos se creen mas buenos que Dios …..porque son tan amplios…..todo les viene bien piensan que Jesus es tan exagerado !
    Dice que El es Unico camino verdad y vida seguramente piensan que El es muy rigido de mente estrecha
    Se olvidan que desde el principio Dios dividio todo
    Luz de tinieblas
    Tierra del agua
    Mal del bien
    No es lo mismo verdad que mentira
    Religiosidad falsa que autentica
    Gracia que pecado
    A Dios no le da lo mismo cualquier cosa y a los verdaderos catolicos TAMPOCO

  3. Francisco podía sugerir de forma explícita, medidas como cuidar la oración en el ámbito educativo, fomentar la asignatura de religión católica, estudiar la historia sin tergiversaciones, educar contra el aborto y la eutanasia, defender la familia contra el ataque del lgtbi…

    1. Tener a la familia como primera e indispensable educadora.
      Todo parece indicar que será en la familia en la escuela pública.
      Pero me parece muy bien que se fomente el Pin parental como un derecho en la escuela pública. Ese es el peligro, el del pensamiento único que se imponga en la sociedad. Tenemos que estar unidos todos los creyentes porque el peligro es, con la Agenda 2030, que se imponga de una manera “dictatorial” el pensamiento único que va en la línea de un mundo sin Dios y por lo tanto con todos los falsos sucedáneos que lo “sustituirían”: eutanasia, aborto, depravación sexual y así en esa línea.
      El Papa Francisco menciona 7 medidas y la cuarta es la clave, la que hay que poner el énfasis.

  4. Sin embargo no vemos estas medidas, sinó iniciativas feministas, escuchar a los alumnos (cuando son ellos los que han de escuchar), acoger a inmigrantes musulmanes (a pesar de que nos están invadiendo), proclamas medioambientalistas, etc.

    1. Lo de escuchar a los alumnos es muy importante.
      Vivimos en un mundo, hoy, en el que los niños, adolescentes, conviven en clase con compañeros que han nacido en el seno de una familia con una determinada educación y que pueden ser creyentes o no creyentes o agnósticos. Si son creyentes pueden haber muchísimas formas de entender la forma de religarse a Dios.

      La “teoría” de lo que les llega de la familia sobre la religión puede ser mucha o poca. Pero siempre les llegará más el ejemplo de los padres que la “teoría” y lo que ven en clase.

      “Por lo tanto, si las religiones son tan diferentes y es notorio, en algunos sectores de esas religiones, cierto “radicalismo” que hace distanciarse mucho unas de otras, es porque algunas tienen que estar “equivocadas” y resulta que en los creyentes o agnósticos no son tan diferentes y por tanto no “parece ” que estén tan “equivocados””. Ese es el peligro desde mi punto de vista que HAY QUE VER y por ello distinguir entre creyentes o no creyentes.

  5. ¿ Porqué no se habla del milagro de Carlo Acutis que posibilitó su beatificación ? Un niño brasileño, afecto de una grave anomalía al páncreas, destinado a morir en breve, y curado de la noche a la mañana, por intercesión de Carlos, como atestiguan médicos y radiografías.

    Dios sigue haciendo milagros, por intercesión de Los Santos. No desaprovechemos ni su intercesión ni el poder de Dios, por mucho que la Misericorditis no crea en ellos. Así le va.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles