PUBLICIDAD

El presidente del episcopado luso critica los populismos que incluso “usan el nombre de Dios”

|

El presidente de la Conferencia Episcopal Portuguesa alertó ayer en Fátima sobre los “movimientos populistas”, subrayando la necesidad de encontrar soluciones comunes para superar la crisis provocada por la pandemia, informa Ecclesia.

“Vivimos un tiempo en el que los movimientos populistas manipulan la nostalgia del pasado, el miedo real e imaginario, el peligro del extranjero, del que piensa diferente, que utilizan la codicia de poseer y dominar e incluso usan el nombre de Dios y modelos religiosos para sus intereses”, afirmó José Ornelas, en la homilía de la Misa del aniversario del milagro del 13 de octubre en Fátima.

Ornelas, que es obispo de Setúbal, cuestionó las políticas de los “muros”, en línea con lo que indica el Papa Francisco en su última encíclica ‘Fratelli Tutii’, considerando que “se exacerban los nacionalismos egoístas y conflictivos” y “se impide el consenso global para encontrar soluciones para los problemas de todos, como la pobreza, la injusticia, la guerra y la depredación del planeta”.

“Este ciertamente no es el plan de Dios ni el camino que María nos señala. Esta no es la forma de construir la Iglesia, la casa de Dios para la humanidad”, advirtió. El prelado destacó la situación provocada por el coronavirus y señaló la necesidad de soluciones que cuenten con la participación de todos. “La pandemia ha hecho que estos problemas sean más visibles, como todos sabemos. Estamos en el mismo barco: o nos ayudamos unos a otros para salvarnos o el barco se hunde”, dijo.

Teniendo en cuenta la situación epidemiológica actual, el Santuario de Fátima decidió restringir el acceso de los peregrinos, limitando el número de participantes, con el uso obligatorio de mascarilla y delimitando el espacio creando perímetros de seguridad.

6 comentarios en “El presidente del episcopado luso critica los populismos que incluso “usan el nombre de Dios”
  1. Palabras en concordancia con el actual papado. Si alguien defiende a Dios o lo nombra, es un blasfemo. A Dios solo lo nombro yo y basta. Pero los que nombran a Dios, aunque sea con fines políticos y espúreos, no persiguen a la Iglesia, que hoy registra más de cien actos anuales de cristianofobia registrados por observatorios dedicados a eso. Hay profanaciones de cementerios (tanto del Estado como de izquierdistas ateos), hay irrupciones en ceremonias religiosas, hay derribo de símbolos y monumentos cristianos, incendios y destrozos en templos, etc… la lista sería interminable. Y los responsables son siempre gentes que no “usan el nombre de Dios” (excepto para blasfemar). Pero lo que preocupa a monseñor son los que sí usamos el nombre de Dios y la “depredación del planeta”. Y a lo mejor, hasta moneseñor tiene razón en preocuparse, pues denunciamos una y otra vez una Iglesia desentendida de la fe y militante de la primera majadería que se pone de moda.

  2. el papa benedicto clamaba contra el subjetivismo y la dictadura del relativismo mientras sostiene los esquemas politicis del liberalismo. libertad religiosa entendida como derecho natural. laicidad positiva del estado y otras chorradas maritainianas.

  3. La iglesia portuguesa limita el número de fieles en Fátima, para proteger a los asistentes. Eso es levantar muros. Pues, hombre de Dios, los países deben protegerse de los aludes indiscriminados de personas que colapsan los servicios sociales y la economía y que, encima, contagian. La idea, tan izquierdista, de que los recursos son ilimitados, eso sí que es una pandemia. Y una grave imprudencia. Eso de denigrar “los populismos” sin definirlos, es populismo, suponiendo que populismo es un eufemismo para no hablar de demagogia. Señor, qué tiempos.

  4. Efectivamente Stork. Yo estoy hasta el gorro con la manía de la xenofobia, el diferente y la memez. ¿Se han enterado del más reciente suceso en el barrio de San Blas en Madrid? Quizá no se enteren si no ven la televisión ” El Toro tv.” ¿Cómo podemos ser tan ASNOS de no ver el problemón de los MENAS en España. Y de las pateras y otros métodos de inmigración ilegal. Pero que burros somos y que idiotas. Y miren lo que pasa en barrios de Bruselas, París , Londres, etc. Pues nada, erre que erre. Si eres partidario de la Ley y el Orden eres poco menos que un peligroso al que hay que extinguir. Y la gente sigue tragando para que no le llamen xenófobo. Vivimos en la ABERRACIÓN más estúpida que se pueda imaginar. Entérense los demagogos . No somos racistas. Simplemente creemos que mantener los MENAS, es una barbaridad como una montaña. Los menores, HAN DE ESTAR CON SUS PAPÁS, aquí, en Africa, en Asia, en Oceanía o en el planeta Marte. Siempre se ha criticado el desarraigo como mal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles