PUBLICIDAD

Becciu dimite como prefecto para la Causa de los Santos y renuncia a los “derechos” del cardenalato

|

Su Santidad ha aceptado la renuncia del prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. el cardenal Angelo Becciu, a su puesto con tan sólo 72 años, llevando dos años en el cargo. El Pontífice también ha aceptado su renuncia a “los derechos” derivados del cardenalato.

Se cree que el propio Papa habría comunicado su decisión al interesado en una audiencia personal. Consultado por Adnkronos, Becciu ha dado como única reacción a la noticia estas palabras: “Prefiero el silencio”.

Becciu llevaba tan sólo dos años al frente de la Congregación para las Causas de los Santos, habiéndole nombrado para ese puesto el propio Francisco y creándole cardenal ese mismo año.

Nacido en Pattada, provincia de Sassari, un 2 de junio de 1948, recibió su ordenación sacerdotal el 27 de agosto de 1972 de manos del obispo Francesco Cogoni.

Desde entonces ha trabajado en diversas nunciaturas apostólicas, como las de República Centroafricana, Nueva Zelanda, Reino Unido, Francia y Estados Unidos. Debido a su amplia experiencia, el 15 de octubre de 2001, el Papa San Juan Pablo II lo nombró nuncio apostólico en Angola y arzobispo titular de Roselle.

A su paso por la Nunciatura de París coincidió con el que había sido nuncio en España, Mario Tagliaferri, que confió en el joven Becciu hasta su muerte, en 1999, algo que en Alatri todavía lamentan.

Un mes después volvió a cambiar de nunciatura, ya que el Papa lo trasladó en el mismo cargo al país africano Sao Tomé e Príncipe. El 1 de diciembre de 2001 recibió la ordenación episcopal de manos del cardenal Angelo Sodano. Y fue el 23 de julio de 2009 cuando el Papa Benedicto XVI transfiere a Mons. Becciu a una de las nunciaturas más delicadas: la de Cuba. Dos años más tarde lo nombró Secretario para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado de la Santa Sede.

En febrero de 2017 el Papa Francisco lo nombró Delegado Pontificio ante la Orden de Malta. Fue creado cardenal por el Papa Francisco el 28 de junio de 2018.

Todas las pistas apuntan al cardenal Becciu

Angelo Becciu, un conspirador vestido de púrpura

Destituyen al ex secretario del cardenal Becciu en la operación policial en las finanzas vaticanas

Entrevista a Angelo Becciu, Sustituto de la secretaría de estado

24 comentarios en “Becciu dimite como prefecto para la Causa de los Santos y renuncia a los “derechos” del cardenalato
  1. Leyendo el articulo no imagino a Jesucristo bregando entre tantas cosas mundanas y burocráticas. La mayoría de estos cardenales y funcionarios del Vaticano creo que pierden el norte, al perder el norte con Jesús. Dios ten misericordia de nosotros.

  2. La del cardenal Becciu es una purga más en la cúspide de la Santa Sede que ocurre en este pontificado. Purgas dignas de juntas militares sudamericanas, que evitan esclarecer la verdad y salvan solo al consorcio ganador.

    Riccardo Cascioli, La Nuova Bussola.

    1. Culpable o inocente? Puede que nunca lo sepamos, pero ciertamente el cardenal Angelo Becciu había caído en desgracia desde hacía mucho tiempo a los ojos del Papa; y por lo tanto, como es ahora la práctica en este pontificado, su cabeza rueda por los suelos. La lista de las principales figuras del Vaticano que son purgadas, suspendidas o privadas de sus poderes es ahora larga: los cardenales Müller, Burke, Comastri, el arzobispo Georg Gänswein, solo por nombrar los casos más famosos. Y ahora Becciu.

    2. Las razones de estas elecciones nunca son claras, nunca explicadas, métodos de una junta militar sudamericana. Debemos contentarnos con los rumores, con la paciente puesta en línea de pistas recopiladas a lo largo del tiempo, con la reconstrucción de algunos hechos que han puesto a la víctima pretendida en una mala posición a los ojos del Papa. Ahora el famoso palacio en Londres, incluso si el ala alemana de la Orden de Malta descorchó champán. El Papa debe haberse convencido – o estaba convencido – de la corrupción de Becciu y no lo ha pensado dos veces.

    3. Pero la impresión es que el edificio de Londres es el pretexto para una guerra interna que poco tiene que ver con la necesidad de transparencia y equidad en la gestión económica. Hace unos meses, en el momento del intercambio público entre el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin y el cardenal Becciu, hablamos sobre una guerra de pandillas en curso en la cima del Vaticano, con otros posibles desarrollos. Fuimos profetas fácilmente.

    4. Precisamente este último caso destaca una característica inquietante de las decisiones de gobierno del Papa Francisco. Hay una ejecución pública de la sentencia sin juicio. Con estas medidas, el cardenal Becciu fue definido de facto como una “persona corrupta”, pero sin haber sido procesado formalmente por un juez ni reconocido por ningún tribunal. Incluso en el caso del edificio de Londres, todavía no está claro de qué crimen estamos hablando y si realmente hubo crimen.

    5. Se dirá: no importa, mientras tanto hace un barrido limpio de los corruptos sin los largos tiempos de un proceso. El justicialismo, sin embargo, es exactamente lo contrario de la justicia. Y las drásticas decisiones contra algunos presuntos corruptos no se concilian con la protección, la defensa indefinida y la promoción de otros que también son objeto de fuertes acusaciones, como el cardenal Maradiaga, o que son responsables de sensacionales carencias, como el arzobispo Paglia.

    6. Hace un año, el Vaticano había prometido un informe preciso sobre todo el asunto McCarrick: debería haberse publicado ya hace unos meses, pero aún no se sabe nada sobre ese informe. Sin embargo, incluso si se publicara, no podría reemplazar un juicio justo, que no habrá. Solo pasará la versión del Capo.

      Y los fieles católicos, consternados, tendrán que seguir sufriendo este triste espectáculo de emboscadas, operaciones temerarias, purgas de pastores que deben preocuparse sobre todo por la salvación del rebaño que les ha sido confiado.

  3. El asunto de la ahora famosa propiedad en 60 Sloane Avenue, comprada en 2014 por la Secretaría de Estado a través de la inversión en un fondo vinculado al financiero Raffaele Mincione, ya ha derribado, directa o indirectamente, a bastantes cabezas excelentes:desde el ex director de la AIF Tommaso di Ruzza al ex presidente René Bruhelart, del ex director de la oficina administrativa de la Sección Primera de la Secretaría de Estado, monseñor Alberto Perlasca, al líder laico Fabrizio Tirabassi. Sin olvidar la sensacional renuncia de Domenico Giani, comandante de la Gendarmería Vaticana y hasta entonces sombra del Papa, tras la difusión de un documento interno con los nombres y fotos de los primeros empleados investigados en la investigación del inmueble.

  4. Becciu es de la pandilla de Bertone, trepa de cuidado por lo visto. Ya fue extraño que alguien con tanta ambición de poder cuasi renacentista pasase de grandes poderes a Prefecto de la Causa de los Santos con un perfil más pío y religioso.
    ¿Qué pasa ahora con la orden de Malta? ¿no es este el delegado papal en la misma?,¿no sustituyó al cardenal Burke que quiso llevar una limpieza dentro de la orden de miembros de inspiración masónica que veían con buenos ojos la distribución de profilácticos en países subdesarrollados?.
    Al salir del mundo cardenalicio en vísperas de una elección de nuevo maestre tras fallecer el italiano que estaba, ¿quién es delegado papal?.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles